World Intellectual Property Organization

Navegar por el nuevo espacio de nombres de dominio

Diciembre de 2011

Veinticinco años después del nacimiento del primer espacio comercial en línea, el “.com”, Internet está preparada para someterse a una expansión decisiva. Dina Leytes1 abogada del bufete estadounidense Griesing Law, LLC, examina lo que esto significa para los propietarios de marcas y las medidas que éstos deberán tomar para defenderse de la ciberocupación en el nuevo espacio de nombres de dominio.

En junio de 2011, la Junta Directiva de la Corporación para la Asignación de Nombres y Números en Internet (ICANN), órgano autorregulado sin fines de lucro radicado en California que supervisa la arquitectura del sistema de nombres de dominio, votó a favor de dar vía libre a las entidades privadas que buscan su propio espacio en línea con la terminación “.loquesea”. Hoy en día, existen alrededor de 20 de los denominados dominios genéricos de nivel superior (gTLD), como “.org”, “.net” o “.edu”. Esto se suma a los cerca de 250 dominios de nivel superior de códigos de país (por ejemplo, “.ch” (Suiza) o “.mx” (México)).


En enero de 2012, se dará vía libre al espacio
“.loquesea”. (Foto: JESS3)

Muchos propietarios de marcas tienen ya bastantes problemas para proteger sus marcas en el sistema actual de nombres de dominio y están sumamente preocupados por el aumento del riesgo de ciberocupación que supondrá esta ampliación, especialmente en un clima de dificultades económicas. Frederick Felman, Director de marketing de MarkMonitor, advierte de que es muy posible que los consumidores se sientan confundidos ante la introducción de nuevos dominios genéricos de nivel superior y recomienda a las empresas que no pierdan el tiempo en proclamar una estrategia dirigida a fortalecer y defender su identidad de marca en Internet a la vista de esos nuevos dominios.

Varios propietarios de marcas, como Canon, han abrazado públicamente la idea de crear una presencia de marca en línea personalizada. Bajo su propio espacio “.canon”, la empresa podría crear nombres de dominio personalizados para sus propios productos, como “camaras.canon” o “impresoras.canon”; esto podría incluir nombres de dominio orientados al consumidor, como “sunombre.canon”.

Además de las solicitudes basadas en marcas (“.canon”), cabe esperar solicitudes basadas en términos geográficos (“.nyc”, “.paris”), términos orientados a sectores o comunidades (“.eco”, “.gay”, “.hotel”) y términos genéricos (“.tienda”, “.música”). Sin embargo, algunos han cuestionado la legitimidad de la ICANN, al ser una entidad privada que gestiona estos espacios con fines lucrativos. Solamente los derechos de solicitud de la ICANN ascienden a 185.000 dólares de los EE.UU. (excluidos los gastos relacionados con la preparación de la solicitud y el asesoramiento jurídico). Además, una solicitud de dominio genérico de nivel superior que supere con éxito el proceso de la ICANN necesitará presupuestar un importante gasto técnico y de comercialización para pagar desde las clasificaciones de los motores de búsqueda hasta el envío de correo electrónico. Si bien los nombres de dominio de segundo nivel (“marca.eco”, “ciudad.hotel”, “artista.musica”) pueden estar disponibles en condiciones comerciales similares a los actuales dominios genéricos de nivel superior, se estima que el costo anual de explotación de un dominio genérico de nivel superior oscilará entre 25.000 y 500.000 dólares de los EE.UU.

El proceso de solicitud

La ICANN aceptará las solicitudes de nuevos dominios genéricos de nivel superior desde mediados de enero hasta mediados de abril de 2012. Si se reciben más de 500 solicitudes, la ICANN las examinará por lotes. No obstante, los pormenores de la metodología de procesamiento por lotes siguen estando poco claros. El proceso de solicitud de dominios genéricos de nivel superior es complejo y requerirá que los propietarios de marcas se alíen con expertos en ese ámbito; quienes todavía no estén bien versados en la Guía para el solicitante de la ICANN puede que se queden a la zaga.

El proceso de solicitud no está exento de dificultades. Por ejemplo, un "objetor independiente" concienciado por interés público podrá formular una objeción en contra de una solicitud de dominio genérico de nivel superior, aparte de existir otros cuatro motivos de objeción que se señalan más adelante. Además, durante un período de 60 días desde la publicación de la solicitud, el Comité Asesor Gubernamental de la ICANN (GAC) podrá emitir un aviso de "alerta" con relación a una solicitud que algún gobierno considere potencialmente sensible o problemática. Cualquier oposición podría aumentar considerablemente los costos y el tiempo necesarios para tramitar la solicitud. Teniendo en cuenta la conflictividad observada en el proceso que se extendió durante años y que desembocó en la votación de junio de 2011 favorable a comenzar a aceptar solicitudes, la ICANN ha destinado un tercio de las tasas de solicitud (30 millones de dólares EE.UU., según un modelo basado en 500 solicitudes) para gestionar los riesgos jurídicos.

A continuación se presentan algunos de los aspectos más destacados del procedimiento de solicitud con que se encontrarán los solicitantes de los nuevos dominios genéricos de alto nivel.

Evaluación inicial

Durante la fase de evaluación inicial, la solicitud de dominio genérico de alto nivel será revisada para determinar si el solicitante tiene capacidad financiera, suficiente capacidad técnica y operativa, y carece de antecedentes de ciberocupación. Asimismo, se llevará a cabo un examen de la cadena de caracteres para asegurarse de que el dominio genérico de alto nivel de que se trate no es similar a uno ya existente o a uno solicitado. En el caso de cadenas concurrentes, como último recurso, la ICANN llevará a cabo una subasta. No estarán disponibles algunas cadenas de nombres geográficos y otras cadenas reservadas (por ejemplo, nombres de países). Sin embargo, otras cadenas de ese tipo (por ejemplo, nombres de ciudades) estarán sujetas a determinadas condiciones.

Presentación de objeciones

El período de objeciones tendrá una duración de aproximadamente siete meses. Durante ese tiempo, un objetor podrá alegar que el dominio genérico de alto nivel que se solicita podría infringir sus derechos, basándose en cualquiera de los cuatro motivos siguientes: por confusión de cadenas, por interés público limitado, por objeción de la comunidad y por derechos legales (principalmente derechos de marca). Las objeciones por derechos legales serán administradas por el Centro de Arbitraje y Mediación de la Organización Mundial de la Propiedad Intelectual (OMPI).

Objeciones previas a la delegación

Los propietarios de marcas u organizaciones intergubernamentales que consideren que un dominio genérico de nivel superior solicitado podría infringir sus derechos pueden iniciar un procedimiento administrativo "previo a la Delegación" en el Centro de Arbitraje y Mediación de la OMPI. El Centro ha colaborado con la ICANN en la preparación de las modalidades sustantivas y de procedimiento de esta "objeción por derechos legales".

Las objeciones se presentarán por vía electrónica, y los casos se resolverán, en principio, en una única ronda de alegatos. Las partes pueden buscar una solución en el marco del Reglamento de Mediación de la OMPI.

Un panel de expertos independiente determinará si el dominio genérico de nivel superior solicitado podría aprovecharse indebidamente de la marca del objetante o del nombre o el acrónimo de la organización intergubernamental, si los perjudica injustificadamente, o si crea de otro modo una posibilidad de confusión que no se deba permitir entre ellos.

 

Transición hacia la delegación

Una vez que el solicitante complete la evaluación inicial y supere las objeciones, la solicitud seguirá adelante, con el resultado de un acuerdo de registro con la ICANN. En el mejor de los casos, las solicitudes podrán ser tramitadas en el plazo de nueve meses. Si una solicitud tropieza con obstáculos (por ejemplo, controversias) el proceso podría durar hasta 20 meses o más.

Observancia de la propiedad intelectual

El crecimiento exponencial del sistema de nombres de dominio supone un mayor riesgo para las marcas y los consumidores, si bien, tal como señala Erik Wilbers, Director del Centro de Arbitraje y Mediación de la OMPI, "los propietarios de marcas no pueden permitirse el lujo de disparar contra todo lo que se mueva en el sistema de nombres de dominio actual, por no hablar de un espacio ampliado de forma considerable". El Sr. Wilbers prevé que las estrategias de observancia de los titulares de marcas se centrarán en los casos más graves de abuso, al tiempo que prestarán una atención especial a la identidad básica de las marcas en línea.

El proceso de solicitud de dominios genéricos de nivel superior contempla varios mecanismos de reciente creación para la protección de los derechos. Ponerse de acuerdo sobre los detalles de estos mecanismos ha sido un proceso conflictivo, por cuanto que algunos afirmaban que los mecanismos excedían los límites, en tanto que otros sostenían que eran inadecuados y demasiado comprometidos. Estos mecanismos están destinados a complementar la Política Uniforme de Solución de Controversias en materia de Nombres de Dominio (Política Uniforme). Aprobada por la ICANN a raíz de una iniciativa de la OMPI, la Política Uniforme brinda una alternativa relativamente barata al litigio a los propietarios de marcas que tratan de recuperar nombres de dominio idénticos o confusamente similares a sus marcas de actores oportunistas o que actúan de mala fe. Todos los nuevos dominios genéricos de nivel superior deben ofrecer la Política Uniforme, así como los siguientes mecanismos.

La Política Uniforme de Solución de Controversias en materia de Nombres de Dominio: Mantener las demandas fuera de los tribunales

La Política Uniforme de Solución de Controversias en materia de Nombres de Dominio (Política Uniforme) iniciada por la OMPI es un mecanismo de probada eficiencia y de gran éxito para solucionar los casos claros de ciberocupación. En el contexto de un sistema de nombres de dominio en constante evolución, la Política Uniforme ha mantenido miles de demandas fuera de los tribunales en beneficio de los titulares de derechos, los solicitantes de registros y los órganos de registro.

Los propietarios de marcas de todas las áreas del comercio mundial recurren a la Política Uniforme en busca de una solución rentable que, a iniciativa de la OMPI, eliminó el papel impreso en 2009. Casi una cuarta parte de las demandas en virtud de la Política Uniforme de la OMPI se resuelven por acuerdo entre las partes, lo que permite sustanciales ahorros.

La OMPI es el líder mundial a la hora de prestar servicios de calidad en el marco de la Política Uniforme. Constituye un caso único entre los proveedores de servicios de solución de controversias, ya que ofrece gratuitamente herramientas en línea para la presentación de demandas, así como recursos sobre jurisprudencia que pueden ser consultados en todo el mundo.

El Centro de validación de marcas

El Centro de validación de marcas será un depósito central de información validada sobre marcas registradas formadas exclusivamente por palabras. Se desconoce cómo funcionará este Centro; en octubre de 2011, la ICANN solicitó a los operadores potenciales que formularan comentarios. El Centro de validación de marcas deberá ser utilizado con relación a los servicios de reclamación de marcas y de registro preferente.

El servicio de reclamación de marcas notificará al futuro titular si un nombre de dominio coincide con una marca de la base de datos del Centro de validación de marcas. Si se registra el nombre de dominio, el servicio de reclamación avisará entonces al propietario de la marca de que se ha registrado un nombre de dominio correspondiente a su marca. Este servicio está muy limitado: el propietario de la marca sólo recibirá la notificación si el nombre de dominio "coincide idénticamente" con su marca. Esto significa, por ejemplo, que si Omega hubiese presentado su marca "omega" al Centro de validación, recibiría una notificación si un tercero registrase “omega.relojes”, pero no si registrase “compraomega.relojes”.

El servicio de registro preferente permite a los propietarios de marcas cuya marca se haya incorporado al Centro de validación registrar de forma preventiva, por lo general por un precio muy superior al de los derechos de registro normal, un nombre de dominio correspondiente a su marca durante un período de tiempo limitado, antes de que se abra el registro público general de nuevos dominios genéricos de nivel superior. Al igual que sucede en el servicio de reclamación, las notificaciones de los registros durante el período de registro preferente están estrictamente limitadas a los nombres que coinciden exactamente.

El procedimiento uniforme de suspensión rápida

El procedimiento uniforme de suspensión rápida tiene por objeto actuar de modo más o menos paralelo a la Política Uniforme. Aunque emplea básicamente los mismos elementos sustantivos que la Política Uniforme, existen diferencias que los propietarios de marcas deben tener en cuenta a la hora de sopesar la posible utilidad del procedimiento. Si bien este procedimiento está concebido teóricamente para ser más rápido y barato que la Política Uniforme, en él la carga de la prueba es mayor que en la Política Uniforme. Sin embargo, a diferencia de la Política Uniforme, el procedimiento ofrece al solicitante la posibilidad de presentar sin costo alguno una respuesta a una decisión hasta 30 días después de haber sido emitida. Un solicitante de registro también puede solicitar una nueva revisión de una decisión hasta seis meses después de haberse emitido (y también puede solicitar otra prórroga de seis meses). Además, el demandante que salga victorioso en el procedimiento no adquirirá el nombre de dominio infractor. En su lugar, el nombre de dominio quedará en suspenso (lo que significa que la página remitirá a un aviso de controversia) hasta el final del período de registro, momento en el que volverá a estar disponible para su registro público, salvo que el demandante pague para ampliar un año la suspensión. En el momento de redactar este artículo, la ICANN no había anunciado los pormenores sobre los posibles proveedores de procedimientos uniformes de suspensión rápida.

Procedimiento de solución de controversias para la etapa posterior a la adjudicación

La finalidad del procedimiento de solución de controversias para la etapa posterior a la adjudicación es permitir a los propietarios de marcas interponer un recurso contra un operador de registro de dominios genéricos de nivel superior (en lugar de varios solicitantes individuales de registro de nombres de dominio), cuyo funcionamiento o uso de sus dominios genéricos de nivel superior causa o contribuye materialmente al uso indebido y sistemático de marcas. Sin embargo, el procedimiento de solución de controversias para la etapa posterior a la adjudicación no brindará recursos a los propietarios de marcas por el mero hecho de que se produzcan infracciones de nombres de dominio de segundo nivel en el dominio genérico de nivel superior. Más bien, este procedimiento pretende dar respuesta a situaciones en las que es evidente que se produce una conducta de registro "afirmativa", por ejemplo, en el caso de un operador de registro que indujese activamente conductas infractoras generalizadas por parte de terceros.

Phillip V. Marano, abogado de la firma de Washington, DC, Silverberg, Goldman & LLP Bikoff, ha seguido desde hace tiempo los debates del sector sobre los nuevos dominios genéricos de nivel superior y actualmente asesora a sus clientes sobre cómo prepararse para el lanzamiento. Marano recomienda un enfoque preventivo doble, centrado en el nivel superior (a la derecha del "punto") y en el segundo nivel (a la izquierda del "punto"). "Si bien existen numerosas deficiencias en los mecanismos de protección de los derechos del segundo nivel de la ICANN, es aconsejable que la mayoría de los propietarios de marcas participen en los servicios de reclamación de marcas y de registro preferente para proteger sus valiosos nombres de marca ", dice el Sr. Marano.

Aunque ciertamente no deja de especularse hasta qué punto el programa de la ICANN impulsará la innovación o la confusión, una cosa está clara: nos adentramos en aguas desconocidas.
 

_______________________
1  La Sra. Leytes representa a clientes en litigios y temas relacionados con la propiedad intelectual y los nuevos medios. Antes de dedicarse a la práctica privada, trabajó en el Centro de Arbitraje y Mediación de la OMPI.

La OMPI en Internet