World Intellectual Property Organization

El debate sobre la ecología: Perspectivas de la P.I.

Junio de 2010


En la jornada de puertas abiertas de la OMPI se desarrolló un debate público animado y profundo sobre la propiedad intelectual (P.I.) y el medio ambiente. Moderado por el Director General de la OMPI, Sr. Francis Gurry, talentosos oradores del ámbito universitario, el sector industrial y el sector no gubernamental examinaron la relación entre la P.I. y la innovación ecológica y reflexionaron sobre la forma en que el sistema de P.I. puede contribuir a encontrar soluciones al problema del cambio climático.

En este artículo se pasa revista a las distintas perspectivas presentadas y las cuestiones claves planteadas. En la lista de oradores estaban el Prof. Jacques de Werra, Universidad de Ginebra, Sr. Philippe Boydell, DuPont European Technical Center, Suiza, Sr. Pedro Roffe, Centro Internacional de Comercio y Desarrollo Sostenible (CICDS), y Sra. María Julia Oliva, Union for Ethical BioTrade.

El Sr. Gurry, que abrió el debate, llamó la atención sobre el enorme problema al que se enfrenta la humanidad: dar la espalda a una economía dependiente del carbono para llegar a una economía libre de carbono. Señaló que en esta transformación a la tecnología le cabe un papel fundamental. Desde el punto de vista de la política pública la cuestión clave es ¿cómo alentar esta transición a una economía “verde”? El Sr. Gurry explicó que una de las funciones de la P.I. es fomentar la inversión en investigación y desarrollo (I+D) protegiendo o concediendo un derecho sobre los nuevos inventos. La ventaja comercial obtenida de este modo permite a los inventores y sus socios comerciales recuperar su inversión y que el ciclo continúe.

¿De qué color es la P.I.?

¿Es fundamentalmente verde? En opinión del Profesor de Werra, “no”. La P.I. es tecnológicamente neutra: protege todo tipo de creatividad. No es verde de por sí, pero con voluntad política puede convertirse en “verde”. Llamó la atención sobre la práctica de algunas oficinas nacionales de P.I., como en los Estados Unidos, que aceleran los procedimientos de las solicitudes de patentes para tecnologías verdes. Señaló que ya existen muchas tecnologías verdes en el dominio público y que están disponibles gratuitamente. Esto indica que el sistema de P.I., al conceder un derecho exclusivo de utilizar y explotar una tecnología protegida, no es un obstáculo al desarrollo y uso de tecnologías verdes.

Transferencia de tecnología


Prof. Jacques de Werra, Universidad de Ginebra,
Sr. Philippe Boydell, DuPont Photovoltaic Solutions,
Francis Gurry, OMPI, Pedro Roffe, CICDS,
María Julia Oliva, Union for Ethical Biotrade
(Foto: OMPI/Jewell)

Para el Sr. Roffe, la P.I. es una condición importante pero no suficiente de la transferencia de tecnología: otras condiciones macroeconómicas son igualmente importantes. La P.I. es importante, pero en su justa medida, ya que demasiados derechos de P.I. ponen en peligro la innovación. El exceso puede matar su difusión.

El Sr. Roffe afirmó que el doble desafío del cambio climático y la seguridad energética exigen una implantación acelerada y en gran escala de tecnologías no contaminantes y de políticas que apoyen la difusión y la rápida transferencia de estas tecnologías, y que ofrezca incentivos a la innovación y la inversión en otras nuevas. Lo que es indiscutible, añadió, es que el proceso de transferencia de tecnología es complejo, no se trata de un proceso sencillo, tampoco es automático ni gratuito.

Soluciones solares innovadoras

Philip Boydell, de DuPont, empresa célebre por sus creaciones, Nylon, Lycra, Kevlar y Teflon, destacó la voluntad de su empresa de producir electricidad generada por la energía solar a un costo asequible. El European Technical Center de DuPont, con sede en Ginebra, se ocupa de perfeccionar su tecnología solar fotovoltaica utilizando el Teflon para lograr paneles solares más sencillos, flexibles y con una mejor relación calidad-costo. La protección por patente permite a DuPont invertir en la próxima generación de tecnologías, reducir los costos y obtener rendimientos de su inversión.

Biocomercio o biopiratería

El debate que rodea a las patentes y la biodiversidad es complejo y suele suscitar polémicas porque, observó la Sra. Oliva, planea el temor de que “las patentes permitan la biopiratería”. Explicó que, si bien las patentes pueden ser un incentivo económico para la conservación de la biodiversidad y la redistribución de los beneficios, existe preocupación sobre quién tiene la propiedad de los recursos biológicos y los conocimientos tradicionales y quién se beneficia de ellos y la incidencia en los derechos de los países y comunidades sobre esos recursos.

La Sra. Oliva explicó que aunque en los actuales debates internacionales se está examinando la forma de lograr que las patentes se empleen en apoyo de la biodiversidad (mediante el consentimiento previo y la distribución equitativa de los beneficios), las medidas destinadas a establecer normas que exijan a las autoridades nacionales que velen por que las solicitudes de patente cumplan con el Convenio sobre la Diversidad Biológica (CDB) serán importantes para desechar las preocupaciones. Señaló que una falta de información sobre el origen de los recursos y las reivindicaciones de patente redactadas en términos generales eran dos aspectos que causaban preocupación. Indicó que era necesario que las empresas contaran con directrices sobre la utilización de las patentes y la política en materia de ética en relación con las patentes, que se deben establecer paralelamente a unas prácticas serias de distribución de los beneficios.

El debate

¿Qué se ha previsto para eliminar los paneles solares una vez agotado su ciclo de vida?

El Sr. Boydell dijo que no se conocía todavía la duración de un panel solar. Los fabricados hace 25 años siguen funcionando muy bien todavía hoy. La iniciativa del “Ciclo de los paneles solares” ha puesto en marcha mecanismos sin riesgo ecológico para la evacuación de desechos de paneles solares.

Es preciso fomentar el desarrollo de nuevas tecnologías, pero no basta con obtener una patente. También se necesitan incentivos del Estado, aunque varían de un país al otro. ¿Cómo se pueden estandarizar?

“La P.I. no es una solución total” asintió el Sr. Gurry, sino parte de una transformación social y política completa que tiene que producirse. Añadió que era una tarea extremadamente compleja y mencionó el ejemplo de los vehículos eléctricos. “La utilización de vehículos eléctricos requiere que se implante una determinada infraestructura para recargar el vehículo, infraestructura que debe ser compatible entre los países; de lo contrario no es posible ir en coche de un país a otro. Esta compatibilidad sólo se obtendrá con un proceso de normalización o, dicho de otra forma, un proceso de cooperación internacional”, señaló


(Foto: OMPI/Migliore)

En lo que respecta a la transferencia de tecnología ¿por qué no se hacen más esfuerzos?

El Sr. Roffe explicó que no hay soluciones mágicas a este complejo problema. Las Naciones Unidas y la OMPI son importantes tribunas para el diálogo encaminado a determinar los problemas y las posibles soluciones, pero hallar soluciones equitativas no es fácil, como tampoco lo es su aplicación en la práctica.

¿Puede Ud. explicar el proceso de transferencia de tecnología?

El Sr. Boydell explicó que la transferencia de tecnología se produce en distintos niveles, entre las universidades y el sector económico y entre los países. En el primer caso, las universidades establecen vínculos con las empresas o las nuevas empresas financiadas por grandes empresas para poner las tecnologías en el mercado invirtiendo en maquinaria y comercialización y garantizando la funcionalidad del producto final. El Prof. de Werra señaló que las universidades muestran su entusiasmo por la transferencia de tecnología porque enriquece su investigación y es una forma importante de lograr que se dé el valor adecuado a la tecnología desarrollada a partir de su investigación.

Es muy complicado establecer la estructura y los ecosistemas necesarios para el desarrollo tecnológico en países en que aún no existen estas estructuras, afirmó el Sr. Boydell. Indicó que hay mecanismos financieros, como las iniciativas de microfinanciación y los organismos de financiación, que hasta cierto punto permiten el desarrollo de estos ecosistemas, pero señaló que es un proceso que con la mejor intención del mundo requiere no sólo dinero, sino tiempo y esfuerzo a muchos niveles.

¿Puede Ud. imaginar una situación en que la paternidad de una invención se atribuya a más de un inventor para obtener una amalgama de tecnologías y aplicaciones derivadas?

El Sr. Gurry señaló que esos acuerdos, conocidos como “innovación colectiva”, son una tendencia emergente. El Prof. de Werra explicó que la normativa de P.I. permite este tipo de cooperación, si bien la gestión de estos acuerdos puede resultar difícil. El Sr. Roffe convino en que los sistemas abiertos de cooperación entre el sector público y el privado desempeñan un papel importante y dijo confiar en que el sistema de la P.I. responda cada vez más a los retos de la economía del conocimiento.

¿Cómo contribuyen las empresas a la protección del medio ambiente y cómo ésta a su vez contribuye al desarrollo económico?

El Sr. Boydell sostuvo que la supervivencia de todas las actividades industriales depende del respeto por el medio ambiente. Señaló que además de los objetivos de sostenibilidad ecológica interna de DuPont, en 2005 la empresa ha dirigido sus esfuerzos a objetivos ecológicos más generales, por ejemplo, el desarrollo de su tecnología de paneles solares con bajas emisiones de carbono en sustitución de tecnologías que utilizan el carbono de manera más intensiva. Afirmó que los consumidores ecológicamente responsables también influyen en el comportamiento de la empresa, ya que es más probable que compren productos de una empresa que respeta el medio ambiente.

El Sr. Roffe expresó su convicción de que el desarrollo económico está vinculado al desarrollo tecnológico y requiere la movilización de recursos humanos y financieros y de la innovación.

La protección de la biodiversidad y el desarrollo económico están imbricados, según la Sra. Oliva que señaló que la protección de la biodiversidad no es cuestión de filantropía; se trata de los intereses económicos de los Estados y las empresas. Mencionó la experiencia de la empresa Natura, del Brasil, el valor de cuyas acciones aumentó un 400% aproximadamente a raíz de su dedicación a la protección de la biodiversidad.

El debate en síntesis

El animado debate fue una indicación manifiesta de que la P.I. se abre paso y de que nos afecta a todos. Aunque el sistema debe hacer frente a obstáculos, hay procesos, foros y mecanismos que permiten que evolucione de manera esclarecida para responder a las necesidades y preocupaciones actuales. La Sra. Oliva afirmó que la P.I. tiene potencial para convertirse en instrumento de desarrollo sostenible y animó al público a reflexionar sobre la forma de poner en práctica este potencial.

El Sr. Boydell dijo que el medio ambiente es demasiado importante para que las empresas no lo tengan en cuenta: el desarrollo y el medio ambiente son inseparables, afirmó. La protección por patentes, subrayó, es una necesidad absoluta que permite a las empresas obtener rendimientos de su inversión, financiar el nuevo desarrollo tecnológico y hacerlas más accesibles comercializando estas tecnologías.

Un desafío
La actual tecnología de paneles solares de silicio cristalino pierde aproximadamente el 4,5% de su potencia cada 10 grados de aumento de temperatura. Hasta la fecha no se ha desarrollado ninguna tecnología viable para resolver este problema.

 

El Sr. Boydell retó a los inventores a presentar una solución, señalando que si alguien lo hacía y la patentaba, no sólo se haría rico, muy rico, sino que también estaría prestando un gran servicio público.

La OMPI en Internet