World Intellectual Property Organization

Ejemplos nacionales – Pakistán: Hacia una gestión integrada de la propiedad intelectual

Septiembre de 2005

Punjab University College of Art and Design (Photo Imram)
Punjab University College of Art and Design (Photo Imram)

En los últimos años, el Pakistán ha avanzado de forma notable en la modernización de su sistema de propiedad intelectual. Ahora bien, los encargados de la formulación de políticas de este país del sur de Asia, que cuenta con 161 millones de habitantes, consideran que esos avances son tan sólo los primeros pasos, necesarios pero no suficientes, por lo que hace poco han adoptado un enfoque institucional radical a fin de centralizar mejor y modernizar su sistema de P.I. con miras a integrar más plenamente dicho sistema en los objetivos y planes de desarrollo del país.

En los últimos años se ha emprendido en el país un amplio examen y revisión de su normativa de P.I. para ponerla en sintonía con los instrumentos internacionales en esa esfera. Aunque esa iniciativa se ha saldado con resultados positivos, se ha llegado a la conclusión de que lo que más afecta al sistema es la fragmentación de las instituciones que se ocupan de la P.I. Hasta hace poco existían tres oficinas encargadas de la P.I. (marcas, patentes, y derecho de autor), que dependían de diferentes ministerios (respectivamente, Ministerio de Comercio, Ministerio de Industria y Ministerio de Educación). A esos ministerios venía a sumarse un organismo estatal encargado de emprender y coordinar actividades de P.I. con otros interlocutores.

Esa estructura institucional se ha traducido en un funcionamiento menos que eficaz del sistema de P.I. En primer lugar, difícilmente podía en esas condiciones el Gobierno adoptar un enfoque integrado y estratégico sobre la P.I. En la medida en que eran varias oficinas y varios ministerios los que se ocupaban de la gestión de las cuestiones de P.I., no podía procederse a un examen adecuado sobre la forma de crear medios que promuevan la utilización de los instrumentos de P.I. para mejorar el comercio y las inversiones, promover el desarrollo tecnológico, fomentar la industria cultural o explotar la P.I. para lograr objetivos sociales decisivos, por ejemplo, en las esferas de la salud y la educación.

En segundo lugar, a falta de una “plataforma de P.I.” en el Gobierno, ha sido difícil proceder a análisis de cuestiones que influyen en las distintas esferas de la P.I., como la protección de los programas informáticos, la medicina tradicional y el folclore. Esas y otras cuestiones exigen, por lo general, una evaluación con arreglo al contexto general de P.I. y no desde una óptica específica en materia de patentes, marcas o derecho de autor. Es evidente que era necesario adoptar un enfoque más global, imposible habida cuenta de la cantidad de oficinas que existían para ocuparse exclusivamente de su propio sector de P.I. En tercer lugar, incluso los servicios tradicionales que prestaban las tres oficinas de P.I., a saber, la recepción de solicitudes y la concesión de derechos, se vieron perjudicados. En la medida en que esas oficinas no se habían integrado en los planes globales de desarrollo, y por consiguiente, no se consideraba que contribuían directamente a los objetivos socioeconómicos, se partía de que las actividades que llevaban a cabo esas oficinas eran de índole técnica y estaban destinadas exclusivamente a unos cuantos iniciados. De ahí que las oficinas tuvieran dificultades para obtener los medios necesarios con miras a mejorar la eficacia de sus actividades. Ni los titulares de derechos estaban plenamente satisfechos ni había realmente incentivos para que el usuario potencial utilizara el sistema.

Para solucionar esas deficiencias, a principios de año, el Pakistán tomó la firme resolución de establecer una única organización de P.I. con el nombre de “Organización de Propiedad Intelectual del Pakistán”, que goza de estatuto autónomo (lo que le permite establecer su propia normativa financiera y de personal), rinde cuenta de sus actividades directamente a las autoridades gubernamentales y tiene por mandato ocuparse de todas las cuestiones de P.I. Las tres oficinas de P.I. que existían hasta entonces forman hoy parte de esta única Organización. Además, se ha creado una junta encargada de políticas, integrada por representantes de los sectores privado y público, cuya finalidad es reunirse como mínimo dos veces por año para ofrecer orientación a la Organización de Propiedad Intelectual en cuestiones de política general.

Ya se empiezan a apreciar los positivos efectos que ha tenido la creación de la Organización de Propiedad Intelectual. Hoy las cuestiones de P.I. han pasado a un plano más importante y están también en el orden del día de los encargados de la formulación de políticas. Por otro lado, se han obtenido recursos financieros adicionales para el funcionamiento del sistema de P.I. De igual importancia es el hecho de que los ingresos generados por las oficinas de P.I. quedan hoy íntegramente en manos de estas últimas, lo que significa que hoy puede contratarse a personal más cualificado pues se ha procedido a una revisión al alza del baremo de salarios. También cabe destacar las nuevas iniciativas que se están tomando en lo que respecta a las políticas. Está en curso un proyecto encaminado a formular una amplia estrategia nacional de P.I. que permita determinar qué medidas deben tomarse para promover una utilización eficaz del sistema de P.I. en aras de los objetivos de desarrollo, lo que entraña, entre otras cosas, formular recomendaciones de políticas de fomento de la innovación y de la creación y gestión de activos intelectuales que refuercen la protección y la gestión de los resultados de investigaciones y estimulen la industria cultural.

Hoy la OMPI colabora activamente con la Organización de Propiedad Intelectual del Pakistán en varias de esas esferas. Además, se ha emprendido un proyecto de asistencia técnica, en su mayoría financiado por la Unión Europea, a fin de reforzar las actividades que lleva a cabo esa Organización. En el marco del proyecto se llevan a cabo actividades como las siguientes:

  • Preparación de un informe de evaluación sobre la gestión integrada de la P.I. en el Pakistán, centrado concretamente en la gestión de la P.I.
  • Organización de una mesa redonda, celebrada en el mes de agosto, sobre problemas y prácticas óptimas en relación con la gestión de las oficinas “unificadas” de P.I. Entre los participantes de la mesa redonda estaban altos funcionarios de esas oficinas “unificadas” y un gran número de usuarios del sistema de P.I. del país.
  • Preparación de un documento de trabajo sobre la formulación de una estrategia nacional de P.I. que ayudará a la Organización de Propiedad Intelectual a elaborar dicha estrategia.
  • Elaboración de un amplio plan de automatización de la Organización de la Propiedad Intelectual y de las oficinas de P.I. integradas en esta última. En dicho plan se formulan recomendaciones encaminadas a integrar los sistemas de automatización de esas oficinas separadas y establecer plataformas comunes de tecnologías de la información para ofrecer nuevos servicios. Como parte del plan se ha suministrado también equipo de automatización.
  • Suministro de asesoramiento técnico en esferas prioritarias, en particular, medidas encaminadas a preparar la adhesión del país al Sistema de Madrid y creación de un sistema viable de protección de las indicaciones geográficas.

Uno de los aspectos que cabe destacar en relación con ese proyecto es que su puesta en práctica se está llevando a cabo en estrecha colaboración con la Comisión Europea y un organismo especializado de las Naciones Unidas, a saber, el Centro de Comercio Internacional. Eso está en sintonía con el objetivo de la OMPI de crear vínculos de colaboración entre los diferentes organismos especializados en cuestiones de desarrollo a los fines de mancomunar recursos, colaborar y obtener mayores beneficios. En definitiva, el objetivo de la OMPI y de todos los organismos que participan en el proyecto es velar por que los esfuerzos realizados por el Pakistán para consolidar su sistema de P.I. se vean recompensados.

Pakistán

 

Superficie: 796.095 km2

Población: 161,1 millones de habitantes

Capital: Islamabad

Idioma oficial: urdú (uso generalizado del inglés)

Principales industrias: material de construcción, industria alimentaria, productos de papel, productos farmacéuticos, textiles y prendas de vestir

 

El país, que goza de una situación estratégica pues tiene fronteras con Afganistán, China, India e Irán, está dividido por el Río Indo, que desciende desde el Himalaya hasta el Mar Arábigo. Las principales ciudades del país son Islamabad, Karachi, Lahore y Rawalpindi, que fue capital del Pakistán antes de Islamabad.

El Estado del Pakistán, que formó parte de la India británica hasta 1947, estaba dividido originalmente en dos partes: el este (que pasó a ser Bangladesh en 1971) y el oeste. En el país se han sucedido decenios de conflictos políticos internos que se han traducido en bajos niveles de inversiones del extranjero. Ahora bien, la asistencia que se ha recibido del extranjero y el nuevo acceso a los mercados mundiales desde el año 2001 han inducido una sólida recuperación macroeconómica en los últimos tres años. El crecimiento del PIB, estimulado por la producción industrial, que ha aumentado en un porcentaje de más de dos cifras en el último año, se ha traducido en una dependencia menor de la agricultura.

Fuentes: Naciones Unidas, www.infopak.gov.pk, www.nationsonline.org

 

 

 

La OMPI en Internet