Melinda: la primera manzana Italiana de diseño

Nombre:Consorzio Melinda
País / Territorio:Italia
Derecho(s) de PI:Indicaciones geográficas y denominaciones de origen, Marcas
Fecha de publicación:28 de julio de 2009
Última actualización:9 de julio de 2012

Antecedentes

Durante más de 2000 años, los agricultores de Val di Non, un valle de la provincia autónoma de Trento, en el Norte de Italia, se han dedicado a cultivar manzanas. Este valle, situado a una altitud de entre 500 y 1000 metros sobre el nivel del mar y con un microclima particular, reúne las características necesarias para que las manzanas que se cultivan en él sean extraordinarias en lo que se refiere a su aroma, su color y su carne crujiente.

Los fruticultores de este valle utilizan técnicas integradas de producción agrícola, cuya finalidad es reducir los tratamientos químicos y su sustitución por ciclos biológicos naturales, a fin de obtener un producto que respete y preserve el medio ambiente en beneficio de los productores y de los consumidores.


El microclima de Val di Non, con una primavera lluviosa y un invierno seco, ofrece las condiciones ideales para el cultivo de manzanas (Foto: Consorzio Melinda).

Marca colectiva

A finales de la década de 1980, surgió la idea de crear una marca de manzanas protegida, después de que los fruticultores de Va di Non se dieran cuenta de que el número de manzanas comercializadas en el mercado italiano con el nombre de “manzanas de Val di Non” era por lo menos tres veces mayor que la cantidad producida realmente.

Por lo tanto, los productores decidieron agruparse y utilizar una marca común, a fin de que los consumidores pudieran reconocer con facilidad las auténticas manzanas “Val di Non”. El hecho de que los fruticultores fuesen fundamentalmente productores locales a pequeña escala que utilizaban las mismas técnicas de producción y que ya estaban organizados en cooperativas agrícolas con técnicas de empaquetado avanzadas, simplificó la puesta en práctica de esta resolución.

El acuerdo de los fruticultores del valle para agruparse bajo un nombre común se materializó formalmente mediante la decisión de registrar el nombre “Melinda” como marca colectiva. Las marcas colectivas consisten en signos que permiten distinguir el origen geográfico, el material, el modo de fabricación u otras características comunes de los productos y servicios de las distintas empresas que utilizan la marca colectiva.

Si bien la asociación de cooperativas Consorzio Melinda pasó a ser la titular de la marca “Melinda®”, los fruticultores conservaron el control sobre las medidas previstas para la gestión y el desarrollo de las cooperativas. La protección de la marca “Melinda”, palabra formada por las palabras italianas “mela” (manzana) y “linda” (tersa), se amplió posteriormente a todo el mundo mediante el registro de la marca en virtud del Sistema de Madrid.

El primer signo escogido como marca fue una abeja dibujada a mano. Tras notar que sus productos tenían muy buena acogida en el mercado, el Consorzio Melinda encargó a Minale Tattersfield and Partners, una famosa agencia de diseño con sede en Londres, que crease el logotipo que se sigue utilizando hoy en día.

Para tener derecho a la protección por marca colectiva, las frutas producidas por los miembros del Consorzio Melinda tienen que cumplir una serie de criterios estéticos y de calidad que diferencian las frutas con la etiqueta “Melinda” del resto. Al comprender que era necesario seguir unificando la calidad de los productos “Melinda”, el consorcio decidió que se dedicaría exclusivamente a producir y comercializar manzanas; también adoptó una normativa estricta (“especificaciones del producto”) que establece desde las normas que rigen a los productores y regulan las técnicas de cultivo hasta las normas sobre el control de calidad y el envase del producto; todos los miembros del consorcio tienen que respetar esa normativa para poder etiquetar sus manzanas con la marca “Melinda”.

Con objeto de ofrecer una garantía adicional a los consumidores, se adhirieron al protocolo de producción disciplinario creado por la A.P.O.T. (la Asociación de Productores de Frutas y Hortalizas del Trentino), y admitieron la supervisión y el asesoramiento de la E.S.A.T. (Organización de Desarrollo Agrícola del Trentino) y del Instituto Agrícola de San Michele all'Adige.


Las manzanas de Val di Non están registradas como denominación de origen protegida desde 2003 (Foto: Unión Europea).

Indicaciones geográficas

De conformidad con la legislación de la Unión Europea (UE) que establece un sistema para la protección de los nombres de los alimentos sobre una base geográfica, el consorcio registró la denominación “manzanas Val di Non” como “denominación de origen protegida” (D.O.P.) basada en las cualidades y características que su método de producción y su área geográfica concreta confieren al producto (descritas a grandes rasgos en la “pliego de condiciones relativo a la producción de las manzanas de Val di Non” de la UE). Además de ofrecer protección jurídica a las manzanas de ese valle ante posibles imitaciones en todo el territorio de la Unión Europea, la D.O.P. también contribuye a que cada vez más consumidores conozcan las “manzanas Val di Non” en Europa.

Resultados empresariales


Las manzanas “Melinda” son siempre de máxima calidad y se distinguen por su marca, ya tradicional, que garantiza su origen (Imagen: Consorzio Melinda).

Los consumidores aceptaron inmediatamente las “manzanas Val di Non” Melinda, al advertir la calidad y el respeto del medio ambiente vinculados al proceso integrado de producción utilizado por los productores del valle. Un estudio encargado por la A.P.O.T. puso de manifiesto que “Melinda” es la marca de manzanas más famosa y la que más se compra en Italia.

En la actualidad, las 16 cooperativas que forman el Consorzio Melinda cuentan con más de 5.000 miembros. A lo largo de los años, este consorcio ha hecho posible que a la forma de producción tradicional se añadan técnicas modernas de mercadotecnia, a fin de competir mejor gracias a un producto de calidad con identidad, reputación e imagen distintivas en el mercado nacional y en los de exportación.

Cada año se recogen más de 300.000 toneladas de manzanas en la Val di Non, lo que representa más del 60% de la producción de manzanas de la región del Trentino, el 10% de la producción italiana y el 5% de la producción europea. Se exporta en torno al 25% de la producción. El volumen de negocios del consorcio ha ascendido a casi 200 millones de dólares estadounidenses al año.

Recientemente, a fin de satisfacer la demanda de sus clientes, el consorcio ha comercializado dos nuevos productos: el zumo “Melinda”, de manzana pura, sin agua ni azúcar añadidos, y los aperitivos “Melinda”, que consisten en rodajas de manzanas de la clase Golden Delicious de Val di Non peladas y deshidratadas, a las que se ha quitado el corazón.

El registro de la marca colectiva posibilita la comercialización conjunta del producto y un mayor reconocimiento de éste

El registro de una marca colectiva para las manzanas de Val di Non permitió a los productores de ese valle la comercialización conjunta de sus productos, mejorando así el reconocimiento de su producto al diferenciarlo de los de la competencia; incrementó también la confianza de los consumidores en las manzanas con la marca “Melinda”. Al mancomunar los recursos de las diversas cooperativas, se contribuyó a que éstas superaran las dificultades vinculadas a los pequeños productores y a su aislamiento en el mercado.