About Intellectual Property IP Training IP Outreach IP for… IP and... IP in... Patent & Technology Information Trademark Information Industrial Design Information Geographical Indication Information Plant Variety Information (UPOV) IP Laws, Treaties & Judgements IP Resources IP Reports Patent Protection Trademark Protection Industrial Design Protection Geographical Indication Protection Plant Variety Protection (UPOV) IP Dispute Resolution IP Office Business Solutions Paying for IP Services Negotiation & Decision-Making Development Cooperation Innovation Support Public-Private Partnerships The Organization Working with WIPO Accountability Patents Trademarks Industrial Designs Geographical Indications Copyright Trade Secrets WIPO Academy Workshops & Seminars World IP Day WIPO Magazine Raising Awareness Case Studies & Success Stories IP News WIPO Awards Business Universities Indigenous Peoples Judiciaries Genetic Resources, Traditional Knowledge and Traditional Cultural Expressions Economics Gender Equality Global Health Climate Change Competition Policy Sustainable Development Goals Enforcement Frontier Technologies Mobile Applications Sports Tourism PATENTSCOPE Patent Analytics International Patent Classification ARDI – Research for Innovation ASPI – Specialized Patent Information Global Brand Database Madrid Monitor Article 6ter Express Database Nice Classification Vienna Classification Global Design Database International Designs Bulletin Hague Express Database Locarno Classification Lisbon Express Database Global Brand Database for GIs PLUTO Plant Variety Database GENIE Database WIPO-Administered Treaties WIPO Lex - IP Laws, Treaties & Judgments WIPO Standards IP Statistics WIPO Pearl (Terminology) WIPO Publications Country IP Profiles WIPO Knowledge Center WIPO Technology Trends Global Innovation Index World Intellectual Property Report PCT – The International Patent System ePCT Budapest – The International Microorganism Deposit System Madrid – The International Trademark System eMadrid Article 6ter (armorial bearings, flags, state emblems) Hague – The International Design System eHague Lisbon – The International System of Appellations of Origin and Geographical Indications eLisbon UPOV PRISMA Mediation Arbitration Expert Determination Domain Name Disputes Centralized Access to Search and Examination (CASE) Digital Access Service (DAS) WIPO Pay Current Account at WIPO WIPO Assemblies Standing Committees Calendar of Meetings WIPO Official Documents Development Agenda Technical Assistance IP Training Institutions COVID-19 Support National IP Strategies Policy & Legislative Advice Cooperation Hub Technology and Innovation Support Centers (TISC) Technology Transfer Inventor Assistance Program WIPO GREEN WIPO's Pat-INFORMED Accessible Books Consortium WIPO for Creators WIPO ALERT Member States Observers Director General Activities by Unit External Offices Job Vacancies Procurement Results & Budget Financial Reporting Oversight
Arabic English Spanish French Russian Chinese
Laws Treaties Judgments Browse By Jurisdiction

Mexico

MX031-j

Back

Juicio Contencioso Administrativo Federal 1112/14-EPI-01-8 decidido por la Sala Especializada en Propiedad Intelectual del Tribunal Federal de Justicia Administrativa, en sesión del 30 de junio de 2015. Mayoría de 2 votos y 1 voto disidente. Juez Relator: Ramón Ignacio Cabrera León. Secretaria: Tania Monroy Caudillo

México, Distrito Federal, a tres de febrero de dos mil tres

SALA ESPECIALIZADA EN MATERIA DE PROPIEDAD INTELECTUAL

 

EXPEDIENTE: 1112/14-EPI-01-8

 

ACTOR: ***** ******* **** ** ****

 

TERCER INTERESADO: ***** ************

 

México, Distrito Federal a treinta de junio de dos mil quince.- Integrada la SALA ESPECIALIZADA EN MATERIA DE PROPIEDAD INTELECTUAL DEL TRIBUNAL FEDERAL DE JUSTICIA FISCAL Y ADMINISTRATIVA, por los CC. Magistrados que la componen, Licenciados RAMÓN IGNACIO CABRERA LEÓN, como Instructor en el juicio y en su carácter de Presidente de la Sala, LUZ MARÍA ANAYA DOMÍNGUEZ y JUAN ANTONIO RODRÍGUEZ CORONA; ante la C. Secretaria de Acuerdos que da fe, Licenciada TANIA MONROY CAUDILLO; una vez que ha quedado cerrada la instrucción y estando dentro del término previsto por el artículo 49 de la Ley Federal de Procedimiento Contencioso Administrativo, se procede a dictar sentencia en el juicio número 1112/14-EPI-01-8, promovido por ***** ******* **** ** ***. en los términos siguientes:

 

R E S U L T A N D O

 

1°.- Por escrito presentado en la Oficialía de Partes de esta Sala el 28 de agosto de 2014, compareció el C. ***** ***** *******, en representación legal de ***** ******* **** ** ***. a demandar la nulidad de las resoluciones contenidas en el oficio 17806 de 30 de mayo de 2014, por el que el Director General Adjunto de Propiedad Industrial del Instituto Mexicano de la Propiedad Industrial confirmó el oficio 9327 de 21 de marzo de 2014, por medio del cual se resolvió declarar las infracciones administrativas previstas en las fracciones I, V y VIII, del artículo 213 de la Ley de la Propiedad Industrial, en contra de ***** ******* **** ** ****, respecto del registro marcario ****** *****; negar administrativamente las infracciones previstas en la fracciones I, V, y VIII del citado artículo, en contra de la misma sociedad anónima, respecto del registro marcario ****** ***** * ******; imponer una sanción a ***** ******* **** ** ***. equivalente a 1,000 (Mil) días de salario mínimo general vigente en el Distrito Federal, al 1º de febrero de 2013, fecha en la que se constató la conducta infractora y, ordenar a ***** ******* **** ** ***. abstenerse de seguir utilizando como parte de su razón social la denominación *****. Asimismo, se impugnó el oficio 19737 de fecha 17 de junio de 2014, por el que la Subdirectora Divisional de Prevención de la Competencia Desleal, del Instituto Mexicano de la Propiedad Industrial, resolvió hacer efectivo el apercibimiento decretado en el resolutivo IV, de la resolución contenida en el oficio de fecha 21 de marzo de 2014, con el número de código de barras PI/S72014/009327, imponiendo a ***** ******* **** ** **** una sanción consistente en 1,500 (Mil quinientos) días de salario mínimo general vigente en el Distrito Federal, al 03 de junio de 2013, fecha en la que se acreditó que dicha empresa no había dado cumplimiento al apercibimiento en cita.

 

.- Por auto 28 de agosto de 2014, se admitió a trámite la demanda de nulidad, ordenándose emplazar a juicio a la autoridad demandada y al tercer interesado, requiriendo a la demandada remitiera el expediente administrativo P************ (*****) ******

 

3º.- Por medio de escrito presentado el 17 de octubre de 2014, en la Oficialía de Partes del Tribunal Federal de Justicia Fiscal y Administrativa, se apersonó el tercer interesado ***** *********** en el presente juicio.

 

4º.- Por oficio JNTF.2014.6008, ingresado el 19 de noviembre de 2014, en la Oficialía de Partes de esta Sala la autoridad demandada produjo su contestación a la demanda, remitiendo los expedientes administrativos P.C. ********* (*****) ***** y R.R. ************.

 

5°.- Por auto de 02 de enero de 2015, se tuvo por apersonado al tercer interesado en el presente juicio.

 

6º.- Mediante proveído de la misma fecha, se tuvo por contestada la demanda y se dejó sin efectos el apercibimiento realizado por acuerdo de fecha 28 de agosto de 2014.

 

7º.- Por acuerdo de 06 de marzo de 2015, se otorgó término a las partes para efecto de que formularan sus alegatos.

 

8º.- Una vez transcurrido el término señalado en el artículo 47 de la Ley Federal de Procedimiento Contencioso Administrativo, se declaró cerrada la instrucción del presente juicio a efecto de que se dictara la sentencia que en derecho corresponde, lo que se hace en los siguientes términos:

 

C O N S I D E R A N D O

 

PRIMERO.- La competencia por materia y por territorio de esta Sala para conocer del presente asunto, se surte en la especie ya que ésta se encuentra en los supuestos previstos en los artículos 2, fracción II, 2 bis, 14, fracciones XI y XII, y 23, fracción VIII, segundo párrafo de la Ley Orgánica del Tribunal Federal de Justicia Fiscal y Administrativa, así como en el artículo 23 del Reglamento Interior de este Tribunal donde se prevé la existencia de una Sala Regional que tendrá competencia material especializada para tramitar y resolver los juicios que se promuevan en contra de resoluciones definitivas dictadas con apoyo en la Ley de Propiedad Industrial, en la Ley Federal del Derecho de Autor, en la Ley de Variedades Vegetales, así como en los demás ordenamientos que regulan la materia de Propiedad Intelectual.

 

SEGUNDO.- La existencia de la resolución impugnada se encuentra debidamente acreditada en autos con la exhibición que de dicho documento hace la demandante, el cual hace prueba plena de conformidad con lo previsto por los artículos 129 y 202 del Código Federal de Procedimientos Civiles, de aplicación supletoria, así como con el reconocimiento expreso que de la misma hace la autoridad en su contestación a la demanda, en términos del artículo 46, fracción I de la Ley Federal de Procedimiento Contencioso Administrativo.

 

TERCERO.- ANTECEDENTES DE LOS ACTOS IMPUGNADOS. Con la finalidad de contextualizar esta resolución, se estima oportuna la cita de los siguientes antecedentes:

 

1.      Mediante escrito presentado ante el Instituto Mexicano de la Propiedad Industrial el 15 de octubre de 2012, bajo el número de folio de entrada 018316, ***** *********** solicitó la declaración administrativa de infracciones en contra de ***** ******* **** ** ****

 

2.      Por escrito ingresado en Instituto Mexicano de la Propiedad Industrial el 14 de febrero de 2013, ***** ******* **** ** **** produjo su contestación a la solicitud de declaración administrativa de infracciones en su contra.

 

3.      Por oficio 9327, de fecha 21 de marzo de 2014, la Subdirectora Divisional de Prevención de la Competencia Desleal, del Instituto Mexicano de la Propiedad Industrial resolvió:

 

a) Declarar las infracciones administrativas previstas en las fracciones I, V y VIII del artículo 213 de la Ley de la Propiedad Industrial, en contra de ***** ******* **** ** ***** respecto del registro marcario ****** ******

 

b) Negar administrativamente las infracciones previstas en la fracciones I, V, y VIII del citado artículo, en contra de la misma sociedad anónima, respecto del registro marcario ****** ***** * *******

 

c) Imponer una sanción a ***** ******* **** ** **** equivalente a 1,000 (Mil) días de salario mínimo general vigente en el Distrito Federal, al 1º de febrero de 2013, fecha en la que se constató la conducta infractora.

 

d) Ordenar a ***** ******* **** ** **** abstenerse de seguir utilizando como parte de su razón social la denominación *****.

 

4.      Por escrito ingresado en Instituto Mexicano de la Propiedad Industrial, el 22 de abril de 2014, bajo el número de folio de entrada 08525, la C. ***** ****** ****** ******, apoderada legal de ***** ***********, solicitó a la autoridad administrativa requerir a ***** ******, **** ** ***** documento que acreditara el cambio de su denominación social y en caso de no hacerlo, imponer una multa adicional a la infractora por desacato.

 

5.      Mediante oficio con número de folio 15581, de fecha 09 de mayo de 2014, el Supervisor Analista Adscrito a la Coordinación Departamental de Infracciones y Delitos, del Instituto Mexicano de la Propiedad Industrial, requirió a ***** ******* **** ** **** acreditara mediante documento idóneo que había dejado de utilizar como parte de su denominación social, el elemento *****, en debido cumplimiento a lo señalado en el resolutivo IV del oficio 9327, de fecha 21 de marzo de 2014, apercibiéndola que de no hacerlo se haría acreedora a la aplicación de una multa equivalente a 20,000 (Veinte mil) días de salario mínimo vigente en el Distrito Federal.

 

6.      Mediante escrito ingresado el 28 de mayo de 2014, en el Instituto Mexicano de la Propiedad Industrial, bajo el número de folio de entrada 011368, ***** ******, **** ** **** presentó sus respectivas manifestaciones, señalando que con fecha 08 de abril de 2014, se había interpuesto recurso de reclamación en contra de la resolución administrativa 9327, de fecha 21 de marzo de 2014.

 

7.      Por oficio con número de código de barras 19737, de fecha 17 de junio de 2014, la Subdirectora Divisional de Prevención de la Competencia Desleal, del Instituto Mexicano de la Propiedad Industrial, resolvió hacer efectivo el apercibimiento decretado en el resolutivo IV de la resolución contenida en el oficio de fecha 21 de marzo de 2014, con el número de código de barras 9327, imponiendo a ***** ******* **** ** ***. una sanción consistente en 1,500 (Mil quinientos) días de salario mínimo general vigente en el Distrito Federal al 03 de junio de 2013, fecha en la que se acreditó que dicha empresa no había dado cumplimiento al apercibimiento en cita.

 

8.      Por escrito ingresado en Instituto Mexicano de la Propiedad Industrial, bajo el número de folio de entrada 008097, el 08 de abril de 2014, ***** ******* **** ** **** promovió recurso de revisión en contra del oficio de fecha 21 de marzo de 2014, con el número de código de barras 9327.

 

9.      Por oficio con número de folio 13358, el 22 de abril de 2014, el Coordinador Departamental de Cumplimiento de Ejecutorias, del Instituto Mexicano de la Propiedad Industrial, admitió a trámite el recurso de revisión promovido por ***** ******* **** ** ****

 

10.   Con fecha 30 de mayo de 2014, mediante el oficio con número de código de barras 17806, el Director General Adjunto de Propiedad Industrial, del Instituto Mexicano de la Propiedad Industrial, resolvió confirmar la resolución contenida en el oficio con número de código de barras 9327, de fecha 21 de marzo de 2014, emitida en el procedimiento identificado con el número P.C. ********* (*****) ******

 

CUARTO.- SÍNTESIS DE ARGUMENTOS Y CONTRAARGUMENTOS. En contra del acto antes señalado, la parte actora expone en sus TRES conceptos de impugnación, los siguientes argumentos:

 

a)    Que resolución impugnada carece de fundamentación y motivación, al no manifestarse las razones particulares y preceptos legales en los que se basó la autoridad demandada para emitir la resolución 9327, de fecha 21 de marzo de 2014.

 

b)    Que el nombre de una persona moral o razón social otorgada por el estado como atributo de la personalidad no puede estar supeditada a un registro marcario, que al ser similar en grado de confusión impida su uso de manera privada en el ámbito jurídico a capricho del titular del signo marcario.

 

c)    Que en el caso concreto se recae en la excepción prevista en la fracción III, del artículo 92 de la Ley de la Propiedad Industrial, por lo que la autoridad demandada apreció los hechos de forma equivocada.

 

d)    Que la razón social ***** ******* **** ** **** cuenta con elementos que la diferencian claramente del registro marcario ****** ******

 

e)    Que la autoridad demandada al declarar las infracciones administrativas previstas en las fracciones I, II y VIII del artículo 213 de la Ley de la Propiedad Industrial, no le asiste la razón, la verdad y el derecho, en virtud de que la Ley de Inversión Extranjera en su artículo 15 y artículo 13 en su respectivo reglamento, segundo párrafo, señalan que cuando se incluyan en la razón social solicitada, vocablos o palabras cuyo uso se encuentre regulado en otras leyes, la Secretaría de Relaciones Exteriores debe condicionar el uso de los permisos a la obtención de las autorizaciones que establezcan dichas disposiciones legales.

 

f)     Que no se actualiza la hipótesis prevista en la fracción I, del artículo 213 de la Ley de la Propiedad Industrial, ya que el actor nunca eligió la razón social ***** ******* **** ** ***** y éste ha utilizado dicha razón social en cumplimiento de un deber legal, no por obtener ventaja comercial alguna.

 

g)    Que no se actualizan la infracciones previstas en las fracciones I, V y VIII, del artículo 213 de la Ley de la Propiedad Industrial, toda vez que el enjuiciante no usa en sentido estricto la marca ****** *****, ni usa la denominación comercial como tal, sino que utiliza sus propias marcas para fines comerciales, aunado a que en la práctica comercial no existe riesgo de confusión alguno, considerando que el signo ****** ****** es conocido por producir ***************** * ************, no ********** * **********

 

h)    Que el demandante no podía saber que el signo marcario ****** ***** había sido declarado marca famosa por el Instituto Mexicano de la Propiedad Industrial, en virtud de que dicha declaración fue emitida con fecha posterior a la solicitud de permiso de la constitución de ***** ******* **** ** ***** por lo que no se puede aplicar ningún acto administrativo de forma retroactiva.

 

i)      Que la individualización de la multa se realizó de forma incorrecta toda vez que como se desprende a foja 33 de la resolución impugnada la autoridad demandada al considerar las condiciones económicas de ***** ******* **** ** ***** cita a persona moral distinta ****** ******* **** ** ***** misma con la que el actor no posee relación alguna.

 

j)      Que el resolutivo III, de la resolución 9327, de fecha 21 de marzo de 2014, deviene ilegal al señalar que ***** ******* **** ** ***. es culpable de usar un nombre para fines de identificación fiscal similar al de un marca registrada, toda vez que esto no es motivo de infracción.

 

k)    Que los resolutivos III y IV, de la resolución 9327, de fecha 21 de marzo de 2014, no se apegan a los criterios de proporcionalidad establecidos en los artículos 214 y 220 de la Ley de la Propiedad Industrial y el artículo 78 del reglamento de la ley de la materia.

 

n( �span style='font:7.0pt "Times New Roman"'>      Que la resolución 19737, de fecha 17 junio de 2014, fue emitida en contravención a los artículos 14 y 16 constitucionales, ya que la resolución primigenia se estaba combatiendo por un recurso de revisión.

 

En respuesta a lo anterior, la autoridad demandada sostuvo la legalidad del acto impugnado, manifestando que éste se encuentra debidamente fundado y motivado, en virtud de que se acreditó que la sociedad ***** ******* **** ** ***., utiliza en su razón social la denominación *****, sin elemento que la diferencie del registro marcario ****** *****, y sin mediar autorización alguna de ***** ***********.

 

Asimismo, señala que la multa fue impuesta conforme a derecho al considerar el carácter intencional, las condiciones económicas del infractor, la gravedad de las conductas contrarias a la ley y el perjuicio causado a ***** ***********.

 

Respecto al tercer interesado, éste manifiesta que el actor contraviene la prohibición prevista en el artículo 91 de la Ley de la Propiedad Industrial, ostentándose bajo la razón social ***** ******* **** ** ****., permitiendo que exista riesgo de asociación entre los productos que comercializa ésta * ***** ************

 

Continúa argumentando que en efecto se actualizan las infracciones previstas en las fracciones I, V y VIII, del artículo 213 de la Ley de la Propiedad Industrial, al incluir ***** ******, **** ** ***** en su razón social el registro marcario ****** ****** mismo que fue declarado por el Instituto Mexicano de la Propiedad Industrial marca famosa en agosto de 2010.

 

QUINTO.- DETERMINACIÓN DE LA LITIS Y ESTUDIO DEL CASO. Los antecedentes previamente expuestos, el acto impugnado y los argumentos de la parte actora, permiten fijar la litis de este juicio, que consiste en determinar la legalidad de los oficios impugnados.

 

Las pruebas ofrecidas por la actora con las que pretende sustentar sus argumentos son:

 

1.   Resoluciones administrativas con número de código de barras 9327, 19737 y PI/S/2014/017806.

 

2.   Expedientes administrativos P.C. *********(*****)***** y R.R. ************.

 

3.   Solicitud de permiso para la constitución de sociedad, de fecha 19 de diciembre de 2007.

 

4.   Permiso número 2900636, para la constitución de S.A. de C.V. bajo la denominación ***** ******.

 

5.   Inscripción de registro federal de contribuyentes de la persona moral ***** ******* **** ** ****

 

6.   Comprobante fiscal digital por internet serie A folio 2423, emitida por ***** ******* *** ** ***. el 31 de enero de 2013.

 

7.   ******** en una bolsa plástica con cierre, con la denominación ***** ******.

 

8.   Dos bolsas plásticas con cierre, con la denominación ***** ******.

 

A juicio de los suscritos Magistrados, los argumentos sintetizados en el cuarto considerando, son parcialmente fundados, sin embargo, insuficientes para declarar la nulidad solicitada, en atención a las consideraciones que se exponen a continuación:

 

Esto, ya que de los oficios que constituyen los actos impugnados de fechas 21 de marzo de 2014, 30 de mayo de 2014 y 17 de junio del mismo año, que obran a folios 38 a 65 de autos, se advierte que el funcionario emisor del Instituto Mexicano de la Propiedad Industrial confirmó el oficio por el que se declararon las infracciones administrativas previstas en las fracciones I, V y VIII del artículo 213 de la Ley de la Propiedad Industrial, imponiendo una sanción a ***** ******* *** ** ***. equivalente a 1,000 (Mil) días de salario mínimo general vigente en el Distrito Federal, al 01 de febrero de 2013, y ordenó a la hoy actora abstenerse de seguir usando como parte de su razón social la denominación ****** protegida bajo el número de registro marcario ******, en razón de que ***** ******* **** ** ***. realizó actos de competencia desleal en materia de propiedad industrial al utilizar el signo marcario ****** ****** como elemento de su razón social, sin la autorización correspondiente de ***** *********** y aplicar dicha razón social a establecimientos que producen, importan y comercializan productos que ampara el signo registrado.

 

Y aquél que hizo efectivo el apercibimiento decretado en el resolutivo IV, de la resolución 9327 de fecha 21 de marzo de 2014, imponiendo una sanción a ***** ******* **** ** **** de 1,500 (Mil quinientos) días de salario mínimo general vigente en el Distrito Federal al 03 de junio de 2013, en virtud de que dicha persona moral siguió utilizando como parte de su razón social la denominación *****, protegida bajo el número de registro marcario ******.

 

En principio, es necesario precisar que de conformidad con el artículo 1º, segundo párrafo, de la Ley Federal de Procedimiento Contencioso Administrativo, cuando en el juicio contencioso administrativo federal sea impugnada la resolución recaída a un recurso administrativo, se entenderá simultáneamente impugnada la resolución recurrida, en la parte en que siga afectando los intereses del actor, pudiendo hacer valer agravios no planteados en el recurso administrativo; lo que implica que el actor puede hacer valer de manera directa, agravios en contra del acto primigenio que le causa afectación jurídica de origen, lo que se conoce también como litis abierta.

 

De ahí que si en el caso, la resolución impugnada consiste en aquélla que confirma el acto recurrido contenido en el oficio de fecha 21 de marzo de 2014; es procedente entonces estudiar, en primer término, los agravios que han quedado resumidos y que la actora hace valer de manera directa en contra de la resolución recurrida, a fin de resolver sobre la legalidad de ésta, en términos del diverso artículo 50, párrafo penúltimo, de la Ley Federal de Procedimiento Contencioso Administrativo.

 

Sin que lo anterior implique la inoperancia de los argumentos que la actora hace valer en contra de la resolución recurrida, en específico, los que hace valer de forma reiterativa, esto es, que ya hizo valer en el recurso administrativo de revisión; pues resulta claro que conforme al principio de litis abierta previsto en la ley procesal, si éste permite la posibilidad de plantear argumentos novedosos de forma directa en contra de la resolución recurrida, esto es, agravios que no fueron formulados ante la autoridad en la instancia administrativa, por mayoría de razón, es dable que pueda plantear argumentos reiterativos en contra de la recurrida, esto es, que planteó en la instancia administrativa y que de nueva cuenta plantea en el juicio contencioso administrativo.

 

Al respecto, es aplicable, por analogía, la jurisprudencia 2a./J. 32/2003 sostenida por la Segunda Sala de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, visible en la página 193 del Semanario Judicial de la Federación y su Gaceta, XVII, Abril de 2003, que a continuación se transcribe:

 

JUICIO DE NULIDAD. EL PRINCIPIO DE LITIS ABIERTA CONTENIDO EN EL ARTÍCULO 197, ÚLTIMO PÁRRAFO, DEL CÓDIGO FISCAL DE LA FEDERACIÓN VIGENTE, PERMITE AL DEMANDANTE ESGRIMIR CONCEPTOS DE ANULACIÓN NOVEDOSOS O REITERATIVOS REFERIDOS A LA RESOLUCIÓN RECURRIDA, LOS CUALES DEBERÁN SER ESTUDIADOS POR EL TRIBUNAL FEDERAL DE JUSTICIA FISCAL Y ADMINISTRATIVA. El artículo 197 del Código Fiscal de la Federación, en su texto anterior a la reforma publicada en el Diario Oficial de la Federación el 15 de diciembre de 1995, contenía el principio de "litis cerrada" que impedía que se examinaran los argumentos dirigidos a demostrar la ilegalidad del acto administrativo contra el cual se enderezó el recurso, es decir, no permitía que el demandante hiciera valer o reprodujera argumentos relativos a la resolución recurrida; y, por ende, el entonces Tribunal Fiscal de la Federación no estaba obligado a estudiar los conceptos de anulación que reiteraran argumentos ya expresados y analizados en el recurso ordinario; sin embargo, en el texto vigente del último párrafo del citado numeral se simplificó el procedimiento contencioso administrativo al cambiar el principio de "litis cerrada" por el de "litis abierta", el cual comprende no sólo la resolución impugnada sino también la recurrida; los nuevos argumentos que pueden incluir los razonamientos que se refieran a la resolución recurrida, y los dirigidos a impugnar la nueva resolución; así como aquellas razones o motivos que reproduzcan agravios esgrimidos en el recurso administrativo en contra de la resolución originaria. Por tanto, todos estos argumentos, ya sean novedosos o reiterativos de la instancia administrativa, constituyen los conceptos de anulación propios de la demanda fiscal, lo cual implica que con ellos se combaten tanto la resolución impugnada como la recurrida en la parte que afecte el interés jurídico del actor, por lo que el Tribunal Federal de Justicia Fiscal y Administrativa está obligado a estudiarlos.

 

Contradicción de tesis 171/2002-SS. Entre las sustentadas por el Segundo Tribunal Colegiado en Materia Civil y el Primer Tribunal Colegiado en Materias Administrativa y de Trabajo, ambos del Séptimo Circuito. 28 de marzo de 2003. Cinco votos. Ponente: Genaro David Góngora Pimentel. Secretario: Rolando Javier García Martínez.
Tesis de jurisprudencia 32/2003. Aprobada por la Segunda Sala de este Alto Tribunal, en sesión privada del cuatro de abril de dos mil tres.”

 

Una vez puntualizado lo anterior, también conviene precisar que el enjuciante señala que la autoridad demandada no estudió de forma exhaustiva los conceptos esgrimidos por el actor en el recurso de revisión, por lo que la resolución impugnada carece de motivación.

 

Al respecto tal agravio para los suscritos resulta genérico, y por lo tanto, inoperante, esto es, el demandante no señala cuáles son los argumentos que no fueron analizados por la autoridad, ni como trasciende esto en el sentido de la resolución impugnada, por lo que es claro que no controvierte los motivos y fundamentos de la misma.

 

Sirve de apoyo a lo anterior la tesis I.7o.A.466 A visible en la página 1170 del Semanario Judicial de la Federación y su Gaceta, Tomo XXIV, Julio de 2006, que a la letra precisa:

 

CONCEPTOS DE IMPUGNACIÓN INOPERANTES EN EL JUICIO CONTENCIOSO ADMINISTRATIVO. LO SON AQUELLOS EN LOS QUE EL ACTOR ADUCE LA INDEBIDA VALORACIÓN DE PRUEBAS EN EL PROCEDIMIENTO DE ORIGEN, SIN ESPECIFICAR A CUÁLES EN CONCRETO SE REFIERE, NI EL VALOR PROBATORIO QUE DEBIÓ HABÉRSELES OTORGADO (LEGISLACIÓN VIGENTE HASTA EL 31 DE DICIEMBRE DE 2005). El artículo 237, párrafos primero y tercero, del Código Fiscal de la Federación, vigente hasta el 31 de diciembre de 2005, dispone que las sentencias del Tribunal Federal de Justicia Fiscal y Administrativa se fundarán en derecho y resolverán sobre la pretensión del actor que se deduzca de su demanda, en relación con una resolución impugnada; asimismo, podrá corregir los errores que advierta en la cita de los preceptos que se consideren violados y examinar en su conjunto los agravios y causales de ilegalidad, así como los demás razonamientos de las partes, a fin de resolver la cuestión efectivamente planteada, pero sin cambiar los hechos expuestos en la demanda y en la contestación. De esta manera, a efecto de que las Salas de dicho órgano puedan analizar la legalidad del acto impugnado, relativo a la valoración de las pruebas hechas por la autoridad demandada, ello debe hacerse a la luz de los conceptos de impugnación que haya hecho valer el actor en su demanda de nulidad, ya sea en un capítulo expreso, o bien, realizando un análisis integral del ocurso inicial, máxime, si el referido código no les otorga la facultad de suplir la queja deficiente en beneficio del actor. Por tanto, si la demandante se limita a señalar que su contraparte valoró indebidamente las pruebas recabadas en el procedimiento administrativo de origen, sin especificar cuáles fueron en concreto, ni el valor jurídico que, a su criterio debió habérseles otorgado, tal argumento es inoperante.

 

SÉPTIMO TRIBUNAL COLEGIADO EN MATERIA ADMINISTRATIVA DEL PRIMER CIRCUITO.

 

Amparo directo 133/2006. Teresa Díaz Lucero. 17 de mayo de 2006. Unanimidad de votos. Ponente: F. Javier Mijangos Navarro. Secretario: Carlos Alfredo Soto Morales.

 

Ahora bien, el actor argumenta que la autoridad demandada apreció los hechos de forma equivocada, al declarar las infracciones administrativas previstas en las fracciones I, V y VII, del artículo 213 de la Ley de la Propiedad Industrial, en virtud de que en el caso concreto se actualiza una de las limitaciones a los efectos del registro de una marca, específicamente la fracción III del artículo 92 de la ley de la materia.

 

Relativo a esto, cabe señalar que del análisis integral de la resolución impugnada con número de código de barras 9327, el expediente administrativo P.C. *********(*****)***** y las constancias que integran el expediente en que se actúa, se advierte que no le asiste la razón al demandante y que dicho argumento resulta infundado, toda vez que el artículo en cita, en su fracción III, señala:

 

“Artículo 92.- El registro de una marca no producirá efecto alguno contra:

III.- Una persona física o moral que aplique su nombre, denominación o razón social a los productos que elabore o distribuya, a los servicios que presente, o a sus establecimientos, o lo use como parte de su nombre comercial, siempre que lo aplique en la forma en que esté acostumbrado a usarlo y que tenga caracteres que lo distingan claramente de un homónimo ya registrado como marca o publicado como nombre comercial

…”

 

De la fracción transcrita se desprende que es aplicable una limitación a los efectos de un registro marcario, cuando un tercero, ya sea persona física o moral, utiliza dicho registro en su nombre, denominación o razón social y lo aplica a los productos que elabora o distribuye, o a los servicios que presta, o a sus establecimientos, o lo usa como parte de su nombre comercial, siempre y cuando:

 

a) Éste se aplique en la forma en la que esté acostumbrado a usarlo, y

b) Que tenga caracteres que lo distingan claramente de un homónimo ya registrado como marca o publicado como nombre comercial.

 

Es así, que dicha excepción está condicionada a estos dos supuestos, y al incluirse de forma idéntica e íntegra el registro marcario ****** ***** en la razón social ***** ******* **** ** ***., y no presentar ésta última, carácter alguno que permita distinguir claramente entre uno y otra, ya que la marca que se considera invadida, es nominativa, por lo que resulta claro que no es aplicable en el caso que nos ocupa.

 

Asimismo, atendiendo a lo manifestado por el actor relativo a que los elementos ****** y **** ** ***., permiten la distinción clara entre el registro marcario ****** ***** y la razón social ***** ******* **** ** ***** a juicio de esta Sala tales argumentos igualmente son infundados, en virtud de que la palabra ****** evidentemente denota el objeto social de la parte actora y la relaciona directamente con los productos que fabrica, importa y comercializa, tal y como se desprende de la definición aportada por el Diccionario de la Real Academia de la Lengua Española.

 

*******

(*** **** ****ĭ***)*

** **** ***** ** *** *******: ***** ** ********* * ***** * *** ******* ** ** ** **

** **** ************* * ******** * *** ********

 

Mismos productos de la Clase 24 Internacional, que ampara el registro marcario ****** *****, por lo que no es posible que tal elemento permita se puedan distinguir claramente uno de la otra, del mismo modo, las abreviaturas S.A. DE C.V. no permiten que se puedan diferenciar, toda vez que éstas señalan la especie de sociedad mercantil y la responsabilidad limitada de los socios que la conforman, mismas que presentan todas las sociedades con dicha estructura y participación de accionistas.

 

Lo anterior se robustece con a siguiente tesis:

 

VI-TASR-EPI-366

INFRACCIONES ADMINISTRATIVAS.- EXCEPCIÓN PREVISTA EN EL ARTÍCULO 92, FRACCIÓN III, DE LA LEY DE LA PROPIEDAD INDUSTRIAL.- Si bien el artículo 92, fracción III, de la Ley de la Propiedad Industrial, establece que el registro de una marca no podrá tener efecto alguno en contra, entre otros, de una persona física o moral que aplique su nombre, denominación o razón social a los productos que elabore o distribuya, a los servicios que presente, o a sus establecimientos, o lo use como parte de su nombre comercial; lo cierto es que tal excepción queda condicionada a que la denominación o nombre la aplique en la forma que esté acostumbrado a usarlo y que tenga caracteres que lo distingan claramente de un homónimo ya registrado como marca o publicado como nombre comercial. Así las cosas, aún cuando se acredite que se ha venido utilizando el nombre o razón social de la presunta infractora, pues en principio resultaría lógico el uso de la expresión para la realización de su objeto social; lo cierto es que esto no exceptúa la actualización de las infracciones cometidas y en consecuencia, su sanción, si la denominación o nombre con que se ostente no contiene caracteres que lo distingan claramente de la marca ya registrada, manteniendo elementos similares y coincidentes con el signo registrado; siendo tales signos homónimos.

 

Juicio Contencioso Administrativo Núm. 420/09-EPI-01-4.- Resuelto por la Sala Regional Especializada en materia de Propiedad Intelectual del Tribunal Federal de Justicia Fiscal y Administrativa, el 20 de noviembre de 2009, por mayoría de votos.- Magistrada Instructora: Luz María Anaya Domínguez.- Secretaria: Lic. Denisse Juárez Herrera.

 

De tal forma, que aún cuando el enjuiciante manifieste que la razón social con la que se ostenta, se aplica a los productos que elabora y distribuye en la forma en la que está acostumbrado a hacerlo o de manera común, esto no es suficiente para desvirtuar el riesgo de asociación que genera la reproducción total e inclusión de la marca ****** ***** en la razón social ***** ******* **** ** ***** permitiendo que el público consumidor se confunda respecto al origen de los productos, considerando que los fabrica y comercializa la misma persona.

 

Continuando con el estudio de los argumentos vertidos por el accionante, éste aduce que la razón social ***** ******, **** ** **** fue otorgada por Secretaría de Relaciones Exteriores y que nunca eligió tal razón social, por lo que no se actualizan las infracciones previstas en las fracciones I, V y VIII, del artículo 213 de la Ley de la Propiedad Industrial.

 

En el mismo sentido, manifiesta que a la autoridad demandada no le asiste la razón, la verdad y el derecho, en virtud de que la Ley de Inversión Extranjera en su artículo 15 y artículo 13 de su respectivo reglamento, segundo párrafo, (vigente hasta el 29 octubre de 2014), señalan que cuando se incluyan en la razón social solicitada, vocablos o palabras cuyo uso se encuentre regulado en otras leyes, la Secretaría de Relaciones Exteriores debe condicionar el uso de los permisos a la obtención de las autorizaciones que establezcan dichas disposiciones legales.

 

Al respecto, dichos argumentos devienen infundados toda vez que de acuerdo al artículo 88 de la Ley General de Sociedades Mercantiles la denominación o razón social de una sociedad se forma libremente mediante solicitud expresa, en la que se manifiestan tres posibles denominaciones con las que se desea se ostente la sociedad, misma que como se aprecia a foja 346 del expediente administrativo P.C. ********* (*****) *****, se realizó mediante la solicitud de permiso para la constitución de sociedad, el 19 de diciembre de 2007, promovida por el C. ***** **** ****** con lo que se comprueba que, contrario a lo argumentado por el actor, éste sí intervino en la propuesta y elección de la razón social ***** ******* **** ** ****

 

Asimismo, resulta relevante aclarar, que aún cuando Secretaría de Relaciones Exteriores otorgó la autorización correspondiente para la constitución de S.A. de C.V. bajo la denominación ***** ******, con el número de permiso *******, tal documento no le otorga autorización alguna en materia de propiedad industrial para usar el registro marcario ****** *****, ya que permitir lo contrario, conlleva a consentir que se genere confusión en el público consumidor y se invadan los derechos previamente concedidos a favor de ***** ***********.

 

Lo anterior, se refuerza al advertir del citado permiso para la constitución de S.A. de C.V., que dicha autorización se otorgó sin perjuicio de lo dispuesto por el artículo 91 de la Ley de la Propiedad Industrial, el cual establece:

 

“Artículo 91.- No podrá usarse ni formar parte del nombre comercial, denominación o razón social de ningún establecimiento o persona moral, una marca registrada o una semejante en grado de confusión a otra marca previamente registrada, cuando:

I.- Se trate de establecimientos o personas morales cuya actividad sea la producción, importación o comercialización de bienes o servicios iguales o similares a los que se aplica la marca registrada, y

II.- No exista consentimiento manifestado por escrito del titular del registro de la marca o de quien tenga facultades para hacerlo.

La violación a este precepto dará lugar a la aplicación de las sanciones a que se refiere esta Ley, independientemente que se pueda demandar judicialmente la supresión de la marca registrada o aquella semejante en grado de confusión a la previamente registrada, del nombre comercial, la denominación o razón social correspondiente y el pago de daños y perjuicios.

Lo dispuesto en este precepto no será aplicable cuando el nombre comercial, denominación o razón social hubiesen incluido la marca con anterioridad a la fecha de presentación o de primer uso declarado de la marca registrada.”

(énfasis agregado)

 

Por lo que al incluir en su razón social la enjuiciante, el registro marcario ****** ***** sin el consentimiento correspondiente de ***** ***********, y dedicarse la persona moral ***** ******* **** ** ***. a:

 

1. La producción, importación y comercialización de todo lo relacionado con la industria ******, tal y como se desprende del objeto social de su acta constitutiva, a fojas 320 y 321 del expediente administrativo P.C. ********* (*****) ***** y

 

2. La comercialización de *********** ******** ******* * ********* así como la producción de **********, según se advierte de las actas de visita de inspección ordenadas por los oficios 2562 y 2563, de fecha 31 de enero de 2013.

 

El actuar del demandante contraviene lo dispuesto en el artículo 91 de la Ley de la Propiedad Industrial, resultando procedente la aplicación de sanciones administrativas, pues para el 19 de diciembre de 2007, fecha en que se solicitó el permiso de constitución de sociedad actora, ya existía la marca ****** ****** cuya fecha legal es del 22 de marzo de 2001 y fecha de concesión lo fue el 16 de abril de 2004, aunado a que se otorgó para distinguir productos de la clase 24 internacional, a saber, ******* * ********* ******** ** ************ ** ***** ******; **** ** **** * ** ****; **** *** ******; ****** ** ********; ******* ** ***** ** ****** **** *** ******; ******* *********; ******* *** ****** ** **** ** ********; ******* *** ** ******** *** ***** ** *****; ******* *********** ** ******* ********* **** ** *******; **** *** ****** (*******); **** **** *********; ***** ********* (********); ***** ********* *** ** **** **** ** *********; ***** **** ******; ******** ** ****; ******** ** ****; ********* ** *******; ***** * ********* ****** ** *****; ******** ************ ** ******** ******; ****** ** **** * ****** ** *****; ******** *** ** **** ** ****** ******** ** ******** ******** * *********; *******; *********** ** ****; ******* ** *****

 

Lo anterior es así, aún y cuando el demandante manifieste que la razón social ***** ******* *** ** ***. la utilizó en cumplimiento de la ************** “*********** ******************** ** ********* ********* ******* ** ******* *** ********** * **** ** ****, dicho argumento no desvirtúa el uso ilícito del registro marcario ****** *****.

 

Del mismo modo, relativo a lo que señala el accionante referente a que una razón social sirve para identificar a una persona moral y que en ningún momento se contrapone con un registro marcario que es usado en el comercio.

 

Al respecto, a juicio de esta Sala resulta relevante señalar, que la Ley de la Propiedad Industrial en su artículo 91, establece la prohibición expresa del uso de un registro marcario en la razón social o denominación social de un tercero, al tratarse de establecimientos o personas morales cuya actividad sea la producción, importación o comercialización de bienes o servicios, iguales o similares a los que se aplica una marca registrada, y no exista consentimiento del titular del registro marcario respecto de su uso, situaciones que se presentan en el caso en concreto, por lo que es evidente que el uso de la marca registrada ****** ***** en la razón social ***** ******, **** ** **V., sí genera un perjuicio a los derechos en materia de propiedad industrial del hoy tercero, contraponiéndose el registro marcario en cita a la razón social del enjuiciante.

 

Esto es así, toda vez que mediante la razón social de una persona moral también se demuestra el origen de los productos, mismo que al incluir en su denominación un registro marcario previamente registrado, invade los derechos del titular del registro y permite que se presente riesgo de asociación entre el origen de los productos que oferta y produce dicha empresa, y el origen de los productos que se amparan con el registro marcario, generando que el público consumidor se confunda.

 

Circunstancia que contrario a lo que el demandante señala, sí se encuentra prohibido por el Convenio de París para la Protección de la Propiedad Industrial, específicamente en el artículo 10 bis, mismo que se reproduce para mayor abundamiento:

 

Artículo 10 bis [Competencia desleal]

1) Los países de la Unión están obligados a asegurar a los nacionales de los países de la Unión una protección eficaz contra la competencia desleal.

2) Constituye acto de competencia desleal todo acto de competencia contrario a los usos honestos en materia industrial o comercial.

3) En particular deberán prohibirse:

1. cualquier acto capaz de crear una confusión, por cualquier medio que sea, respecto del establecimiento, los productos o la actividad industrial o comercial de un competidor;

 

Por lo que, se concluye que lo que impide el uso del registro marcario ****** *****, contrario a lo que señala el enjuiciante no es un capricho del titular del registro, sino la misma ley de la materia y los tratados internacionales, que buscan contrarrestar e inhibir los actos de competencia desleal que se presentan en la industria y en el comercio, protegiendo los derechos concedidos previamente a ***** ***********, y por tales motivos, del uso de la razón social ***** ******* **** ** ***** derivan las infracciones administrativas previstas en las fracciones I, V y VI, del artículo 213 de la Ley de la Propiedad Industrial.

 

Asimismo, por lo que hace a lo manifestado por el actor relacionado a que el resolutivo III, del oficio con número de código de barras 9327, de fecha 21 de marzo de 2014, es ilegal por señalar la autoridad demandada que ***** ******, **** ** ***** es sujeto de infracciones administrativas por utilizar para fines de identificación fiscal un nombre similar al de una marca registrada, se advierte que tal argumento es falso, toda vez que del oficio en cita no se aprecia que en el resolutivo III, la Subdirectora Divisional de Prevención de la Competencia Desleal, del Instituto Mexicano de la Propiedad Industrial exprese tal razonamiento.

 

Atendiendo a lo manifestado por el accionante, relacionado a que a su juicio no existe riesgo de confusión alguna entre el público consumidor y por tanto es improcedente declarar las infracciones previstas en las fracciones I, V y VIII del artículo 213 de la Ley de la Propiedad Industrial, en virtud de que:

 

a) La persona moral ***** *********** y el registro marcario ****** ***** se distinguen en el comercio por producir ***************** * ************, no se distinguen en la práctica comercial por producir y comercializar ********** ** **********

 

b) ***** ******* **** ** **** explota sus propias marcas comerciales ***** ****** y ***** ****** **** ******

 

c) Que las bolsas plásticas en las que embala sus productos poseen suficientes elementos distintivos para diferenciarlos de los productos que se ofertan con la marca ****** ******

 

A juicio de los suscritos Magistrados tales argumentos son infundados, toda vez que para que se configuren las infracciones previstas en las fracciones I, V y VIII del artículo 213 de la Ley de la Materia, resulta completamente irrelevante si el registro marcario ****** ***** es conocido o no por producir y comercializar ********** * *********.

 

Del mismo modo, el hecho de que ***** ******* **** ** **** explote sus propios registros marcarios y señale que las bolsas plásticas en las que se empacan los bienes que produce, importa y comercializa, esto no desvirtúa la actualización de las infracciones citadas, toda vez que basta con que se haya incluido el registro marcario ****** *****, como parte o elemento de la razón social de ***** ******* **** ** ***** sin el consentimiento de ***** ***********, y tal razón social o denominación social, se utilice o aplique a establecimientos comerciales que produzcan, importen, comercialicen o se relacionen con los productos o servicios que ampara un registro marcario, situación que en la especie se actualiza.

 

Prosiguiendo con el estudio de los conceptos de impugnación, el demandante manifiesta que no podía conocer que el signo ***** era una marca famosa, debido a que la declaración correspondiente emitida por el Instituto Mexicano no había sido emitida en la fecha en la que se solicitó el permiso de la constitución de ***** ******* **** ** ***., por lo que no se puede aplicar retroactivamente dicho acto administrativo.

 

En el mismo sentido tal argumento, a juicio de esta Sala resulta infundado e insuficiente para desvirtuar la actualización de las infracciones administrativas declaradas a ***** ******* **** ** ***., en virtud de que si bien cierto, el signo ***** fue declarado como marca famosa en agosto de 2010, como ya quedó apuntado en párrafos anteriores, el registro del signo marcario ****** ***** fue solicitado por ***** *********** el 22 de marzo de 2001 y otorgado el 16 de abril de 2004, fecha anterior incluso a la solicitud de permiso para la constitución de sociedad anónima de capital variable que promovió el C. ***** **** *****, (19 de diciembre de 2007), constituyéndose el 22 de abril de 2008, por lo que se concluye que no se aplica de forma retroactiva acto administrativo alguno en perjuicio del actor, al declarase administrativamente las infracciones previstas en las fracciones I, V y VIII del artículo 213 de la Ley de la Propiedad Industrial.

 

Lo anterior, aunado a que la marca que se considera transgredida se otorgó para distinguir productos como los que refiere la hoy actora, ella elabora, como son ropa de cama, como se analizará a detalle más adelante.

 

Ahora bien, resulta conveniente transcribir el artículo 213, fracciones I, V y VIII, de la Ley de la Propiedad Industrial, numerales en los que se apoyó la autoridad para declarar las infracciones contenidas en el primer oficio que se impugna:

 

“Artículo 213.- Son infracciones administrativas:

I.- Realizar actos contrarios a los buenos usos y costumbres en la industria, comercio y servicios que impliquen competencia desleal y que se relacionen con la materia que esta Ley regula;

V. Usar, sin consentimiento de su titular, una marca registrada o semejante en grado de confusión como elemento de un nombre comercial o de una denominación o razón social, o viceversa, siempre que dichos nombres, denominaciones o razones sociales estén relacionados con establecimientos que operen con los productos o servicios protegidos por la marca;

VIII.- Usar una marca previamente registrada o semejante en grado de confusión como nombre comercial, denominación o razón social o como partes de éstos, de una persona física o moral cuya actividad sea la producción, importación o comercialización de bienes o servicios iguales o similares a los que se aplica la marca registrada, sin el consentimiento, manifestado por escrito, del titular del registro de marca o de la persona que tenga facultades para ello;

 

En este sentido, la finalidad de dichos preceptos consiste en inhibir toda acción que realiza un agente económico en el campo industrial o comercial, capaz de perjudicar al competidor honesto, al consumidor o al sistema de propiedad industrial, quebrantando el régimen de retribución, estímulo o beneficio que establece la propiedad intelectual.

 

Contrarrestando con ello, que un agente económico realice actos que generen confusión u obtengan ventaja indebida de logros de terceros.

 

Es así, que la existencia de dichas fracciones radica en salvaguardar intereses públicos y privados de quienes intervienen y se benefician de la propiedad industrial, al sancionar el uso de un registro marcario o uno similar en grado de confusión de forma ilícita por un tercero, al incluirlo en el nombre comercial, denominación o razón social con el que se ostenta, cuando éstos se relacionen con los productos o servicios amparados por el registro marcario.

 

Ahora bien, resulta importante señalar, que en presencia de una solicitud de declaratoria de infracciones, el accionante debe acreditar de forma fehaciente las conductas infractoras que realiza un tercero en contravención a sus derechos ante la autoridad administrativa, sin que se base en meros indicios que se actualiza la infracción solicitada.

 

Relativo a esto, el actor señala que la autoridad demandada de forma ilegal y apreciando los hechos de forma equivocada determinó declarar las infracciones previstas en las fracciones I, V y VIII del artículo 213 de la Ley de la Propiedad Industrial, toda vez que a su juicio:

 

1. La autoridad demandada basó su decisión en criterios subjetivos, considerando sólo fuentes de internet, sin tomar en cuenta otras pruebas en las que se acreditara de forma veraz que se actualiza la infracción en cita.

 

2. ***** ******* **** ** ***** no realizó acción alguna que constituyera infracción.

 

Al respecto cabe señalar que del análisis integral de la resolución impugnada con número de código de barras 9327, el expediente administrativo P.C. *********(*****)***** y las constancias que integran el expediente en que se actúa, se advierte efectivamente se actualizan las hipótesis previstas en la fracciones I, V y VII, del artículo 213 de la Ley de la Propiedad Industrial.

 

Esto es así, ya que a juicio de los suscritos la autoridad demandada basó su decisión en criterios objetivos y pruebas fehacientes al considerar para declarar la infracción en cita:

 

1. Que el registro marcario ****** *****, propiedad de ***** *********** se encontraba vigente y surtiendo efectos desde el día en que se solicitaron las infracciones a la fecha.

 

2. Que dicho registro ampara productos de la Clase 24 Internacional, a saber ******* * ********* ******** ** ************ ** ***** ******; **** ** **** * ** ****; **** *** ******; ****** ** ********; ******* ** ***** ** ****** **** *** ******; ******* *********; ******* *** ****** ** **** ** ********; ******* *** ** ******** *** ***** ** *****; ******* *********** ** ******* ********* **** ** *******; **** *** ****** (*******); **** **** *********; ***** ********* (********); ***** ********* *** ** **** **** ** *********; ***** **** ******; ******** ** ****; ******** ** ****; ********* ** *******; ***** * ********* ****** ** *****; ******** ************ ** ******** ******; ****** ** **** * ****** ** *****; ******** *** ** **** ** ****** ******** ** ******** ******** * *********; *******; *********** ** ****; ******* ** *****

 

3. Que los productos amparados por el registro marcario ****** *****, son coincidentes a los que fabrica, importa y comercializa ***** ******* **** ** ***., en sus establecimientos, según se desprende del objeto social que aparece en el acta constitutiva de dicha persona moral, escritura pública número ******, de fecha 22 de abril de 2008, levantada ante la fe de la Licenciada María Josefina del Rayo Cabrera Guarneros, circunstancia que se refuerza teniendo a la vista las actas de visita de inspección ordenadas por los oficios 2562 y 2563, de fecha 31 de enero de 2013, en las que se asentó que la empresa ***** ******* S*** ** **** opera los establecimientos ubicados en ** ** noviembre, ****** ** * ***** ******* ******** ***** *** ************ ********* **** ***** * ****** ** ****** ******* ******* ***** *** ************ ********* **** *****, en donde en uno de ellos se fabrican **********, mismos que se embalan en bolsas plásticas con cierres, en las que se aprecia la leyenda “Hecho en México por ***** ******* **** ** ****”

 

Mientras que en el otro establecimiento, el inspector comisionado advirtió que se realiza la comercialización de productos tales como *********** ******** ******* * *********

 

4. Que el actor se ostenta bajo la razón social ***** ******* **** ** **V., y se dedica a comercializar productos coincidentes a los protegidos por el registro marcario ****** ****** según se aprecia del comprobante fiscal digital con número de folio ***, serie A, de fecha 01 de marzo de 2012, emitido por ***** ******* **** ** ****

 

5. Que el registro marcario ****** *****, se reproduce de forma íntegra como parte o elemento de la razón social ***** ******* **** ** ***., misma con la que se ostenta el demandado según se advierte de su Registro Federal de Contribuyentes y su acta constitutiva.

 

6. Que a la fecha no existe consentimiento alguno otorgado a ***** ******* **** ** ***** por parte de ***** *********** titular del registro marcario ****** *****, para efectos de éste sea utilizado e incluido en la razón o denominación social del hoy actor.

 

7.- Que ***** ******* **** ** ***** utiliza su razón social para identificar el origen de los productos que fabrica, importa y comercializa según se desprende:

 

a) De las bolsas plásticas con cierre en las embala sus productos, de acuerdo a las pruebas físicas con número de inventario 502/2012, 43/2013 y 48/2013.

 

b) De la fe de hechos, de fecha 13 de agosto de 2012, pasada ante la fe del Notario Público 74 del Distrito Federal número ******, en la que se advierte, que en diversas páginas de internet se utiliza la razón social ***** ******* **** ** ***** o la denominación ***** ****** para ofrecer ******** *********** ******** ******* ********* *********** ** ****** *********** *********** ** *********** mismos productos amparados por el registro marcario ****** *****.

 

8. Que al considerar cada una de las pruebas y circunstancias descritas, resulta claro que el accionante realiza conductas contrarias a los buenos usos y costumbres, implicando su comportamiento competencia desleal, al utilizar en su razón social el registro marcario ****** *****, permitiendo que se induzca al error al público consumidor, generando un riesgo de asociación respecto del origen de los productos que produce y comercializa, que son coincidentes con los amparados con el registro marcario propiedad de ***** ***********.

 

Es así ***** ******* **** ** **V., explota y usa derechos de propiedad industrial en contravención a lo dispuesto por la Ley de la Propiedad Industrial, aprovechándose de la imagen y reputación del hoy tercer interesado, aún y cuando el actor argumente que nunca explotó y uso de mala fe el signo registrado ****** *****.

 

De tal forma que contrario a lo que señala el actor la resolución impugnada se emitió conforme a derecho tomando en cuenta distintas pruebas, además de las que provienen de internet, como infundadamente lo argumenta el enjuiciante, mismas que adminiculadas, acreditan de manera fehaciente que se actualizan las infracciones previstas en la fracciones I, V y VIII del artículo 123 de la Ley de la Propiedad Industrial.

 

Así, se concluye a juicio de los suscritos, que legal y materialmente ***** ******, S*** ** **** incurre en las multicitadas infracciones administrativas.

 

Asimismo, para esta Sala resulta importante puntualizar que con la declaración de marca famosa del signo ***** realizada por Instituto Mexicano de la Propiedad Industrial, publicada en la Gaceta en el mes de agosto de 2010, se refuerza que le asiste la razón a la autoridad demandada, toda vez que a partir de tal fecha se rompió el principio de especialidad de las marcas respecto de este signo, por lo que es totalmente independiente e irrelevante la actividad comercial y productos que fabrique la hoy actora.

 

Del mismo modo, atendiendo a lo que señala el enjuiciante referente a que no se provocó un daño irreparable al patrimonio, prestigio y calidad de la marca ****** *****, tal circunstancia en el caso que nos ocupa sólo es relevante para considerar el monto de la sanción administrativa, toda vez que como ya ha sido señalado en el cuerpo de la presente sentencia basta con que se actualicen las hipótesis previstas en las fracciones I, V y VIII del artículo 213 de la Ley de la Propiedad Industrial, para que se presente competencia desleal y derivado de ello se determine el monto de la multa correspondiente.

 

Ahora bien, atendiendo a lo argumentado por el actor relacionado con la imposición de la multa adicional equivalente a 1,500 (Mil quinientos) días de salario mínimo general vigente en el Distrito Federal, emitida en el oficio 19737 de fecha 17 de junio de 2014, en el que se sancionó al accionante por inclumplimiento a lo ordenado en el resolutivo IV del oficio 9237 de 21 de marzo de 2014; a criterio de los suscritos ésta no violenta los artículos 14 y 16 constitucionales como lo refiere la parte actora, toda vez que como se aprecia de los expedientes administrativos P.C. ********* (*****) ***** y R.R. ************, el actor, al momento de interponer el recurso de revisión en contra del oficio 9237 de 21 de marzo de 2014 –el 8 de abril de 2014-, no solicitó la suspensión de la ejecución del acto impugnado, de acuerdo a lo previsto por el artículo 87 de la Ley Federal de Procedimiento Administrativo.

 

Por lo que la Subdirectora Divisional de Prevención de la Competencia Desleal, del Instituto Mexicano de la Propiedad Industrial actúo conforme a derecho al hacer efectivo el apercibimiento decretado en el resolutivo IV, del acto administrativo contenido en el oficio 9327, con fecha 21 de marzo de 2014, en cumplimiento a lo dispuesto en los artículos 9 de la Ley Federal de Procedimiento Administrativo, 214, fracción II y 220 de la Ley de la Propiedad Industrial y 78 del Reglamento de la ley de la materia.

 

Finalmente, respecto a lo argumentado por el actor sobre:

 

a) El monto inequitativo de la multa impuesta por la autoridad demandada, equivalente a 1,000 (Mil) días de salario mínimo general vigente en el Distrito Federal, en la resolución 9327 de fecha 21 de marzo de 2014.

 

b) La errónea consideración de la autoridad demandada al determinar las condiciones económicas de ***** ******* **** ** ***** para fijar la sanción administrativa correspondiente en la resolución 9327, citando a persona moral distinta ****** ******, **** ** ***** misma con la que no guarda relación alguna la parte actora.

 

c) La falta de proporcionalidad y subjetividad al determinar la sanción administrativa correspondiente en la resolución 9327, por no establecer y considerar la autoridad demandada las condiciones económicas del infractor de forma detallada, la intencionalidad y los daños y perjuicios.

 

A juicio de los suscritos, los argumentos señalados con los incisos a y c devienen infundados, y el indicado el inciso b resulta fundado, sin embargo, es insuficiente para desvirtuar la legalidad de oficio 9327, de fecha 21 de marzo de 2014.

 

Lo anterior en virtud de que de la resolución administrativa en cita, se advierte que el monto de la multa impuesta al demandante, se impuso de acuerdo a lo establecido en el artículo 214, fracción I de la Ley de la Propiedad Industrial, sin exceder la cuantía señalada en dicho numeral, y considerando cada una de las fracciones incluidas en el artículo 220 de la ley de materia, tal y como se aprecia de foja 54 a 55 del expediente en el que se actúa.

 

A mayor abundamiento, la Subdirectora Divisional de Prevención de la Competencia Desleal, del Instituto Mexicano de la Propiedad Industrial consideró detalladamente:

 

1. El carácter intencional de la acción: Valorando las actas de visita de inspección ordenadas por los oficios 2562 y 2563, de fecha 31 de enero de 2013, mediante las que se comprobó que ***** ******* **** ** ***., utiliza como parte de su razón social para ofertar sus productos, el signo marcario ****** *****, mismo que fue declarado por Instituto Mexicano de la Propiedad Industrial marca famosa en agosto de 2010, lo que permite concluir que el demandante, sí realiza actos de competencia desleal, obteniendo ventajas indebidas a su favor, invadiendo y explotando los derechos de propiedad industrial derivados del registro marcario ****** *****, concedido el 16 de abril de 2004 a ***** ************

 

2. Las condiciones económicas del infractor: Estimando que el actor cuenta con un establecimiento, el cual se ostenta con el nombre comercial ***** ******, incluyendo éste, el signo marcario ****** *****, contando con dos establecimientos fijos donde se producen en su caso, **********, y se comercializan ******** ******** ******** * ***********

 

Asimismo, valora la consulta realizada a la página de internet ****:**************************** mediante la que se puede observar el directorio empresarial de Tlaxcala 2010, en el que se aprecian del listado que arroja como resultado, los datos de la empresa ***** ******, **** ** ****** por lo que la autoridad demandada concluyó que el actor cuenta con una capacidad económica solvente y por tanto puede mantener la negociación y sus actividades, razonamiento en el que se basa la hoy demandada para determinar que la infractora posee la capacidad económica suficiente para hacer frente al pago de la sanción administrativa.

 

Ahora bien, la consideración de este aspecto por la Subdirectora Divisional de Prevención de la Competencia Desleal, del Instituto Mexicano de la Propiedad Industrial presenta un error, como acertada y fundadamente lo señala el actor, mismo que se advierte a foja 54 del expediente en el que se actúa, donde la autoridad demandada citó equivocadamente a la persona moral ****** ******* **** ** ***** con la que el demandante no tiene relación alguna, sin embargo, este argumento resulta insuficiente para desvirtuar la legalidad de la resolución primigenia, toda vez que se advierte que la hoy demandada se refiere adecuadamente al número de establecimientos comerciales que posee la persona moral ***** ****** ***** ** ***** según se desprende de las actas circunstanciadas de las visitas de inspección realizadas por personal del Instituto Mexicano de la Propiedad Industrial al hoy actor (visibles de foja 220 a 226 y 265 a 278 del expediente administrativo P.C.*********(*****)*****)* por lo que se colige que la valoración correspondiente a este aspecto para determinar la sanción administrativa se realizó conforme a derecho.

 

3. La gravedad que la infracción implique, en relación con el comercio de productos, así como el perjuicio ocasionado a los directamente ocasionados: Tomando en cuenta que las infracciones realizadas por el demandante son graves al implicar una relación directa con el ofrecimiento de productos, en virtud de que ***** ******* **** ** ***** utiliza como parte de su denominación social el signo marcario ****** *****, marca declarada famosa por Instituto Mexicano de la Propiedad Industrial por resolución emitida el 23 de agosto de 2010, sin poseer el consentimiento de ***** *********** o de persona autorizada para otorgar dicha concesión, actos que efectivamente constituyen competencia desleal.

 

Por lo expuesto y considerando que el demandante se limita a señalar de forma genérica que la multa impuesta es inequitativa, sin aportar prueba alguna que permita determinar que su situación económica es distinta a la valorada por la autoridad demandada, se concluye que Subdirectora Divisional de Prevención de la Competencia Desleal, del Instituto Mexicano de la Propiedad Industrial adecuadamente señaló los elementos que consideró para indicar la capacidad económica del infractor y resolver el monto de la multa correspondiente con estricto apego a derecho, por lo que los resolutivos III y IV de la resolución administrativa primigenia se apegan a los criterios de proporcionalidad establecidos en la ley.

 

Lo anterior se robustece con la siguiente tesis:

 

V-TASS-144

MULTAS IMPUESTAS EN MATERIA DE PROPIEDAD INDUSTRIAL.- REQUISITOS QUE DEBEN CONTENER.- El artículo 220 de la Ley de la Propiedad Industrial, establece los elementos que deben tomarse en cuenta para la determinación de las multas, a saber: el carácter intencional de la acción u omisión constitutiva de la infracción; las condiciones económicas del infractor y la gravedad que la infracción implique en relación con el comercio de productos, o la prestación de servicios, así como el perjuicio ocasionado a los directamente afectados. Por su parte, el artículo 214, fracción I de dicha Ley establece que las infracciones administrativas a esta Ley o demás disposiciones derivadas de ella, serán sancionadas, entre otras, con multa hasta por el importe de veinte mil días de salario mínimo general vigente en el Distrito Federal, por lo que, si en una resolución derivada de la declaración de infracciones administrativas previstas en el artículo 213 de la Ley de la Propiedad Industrial, la autoridad impone una sanción menor a lo establecido por el artículo 214, fracción I de la Ley aludida, tomando en cuenta los elementos antes citados, debe considerarse que el monto de la multa se encuentra debidamente fundado y motivado, ya que la autoridad razonó su arbitrio para imponerla. (8)

 

Juicio No. 20544/01-17-09-7/ac2/518/03-PL-01-04.- Resuelto por el Pleno de la Sala Superior del Tribunal Federal de Justicia Fiscal y Administrativa, en sesión de 3 de mayo de 2004, por mayoría de 5 votos a favor, 1 voto con los puntos resolutivos y 3 votos en contra.- Magistrado Ponente: Luis Humberto Delgadillo Gutiérrez.- Secretaria: Lic. Magdalena Judith Muñoz Ledo Belmonte.


(Tesis aprobada en sesión de 3 de mayo de 2004)

R.T.F.J.F.A. Quinta Época. Año IV. No. 46. Octubre 2004. p. 367

 

En tal virtud, a juicio de este órgano jurisdiccional atendiendo a los criterios expuestos, ***** ******* **** ** ***** realizó actos que implican competencia desleal en la propiedad industrial, afectando los derechos del ***** ***********, al incluir en su razón social el registro marcario ****** ***** y usarlo en su denominación social, permitiendo que se induzca al error al público consumidor, generando un riesgo de asociación respecto del origen de los productos que produce y comercializa, que son coincidentes con los amparados con el registro marcario propiedad de ***** ***********, obteniendo así ventajas indebidas y sustrayendo, infringiendo y explotando los derechos del tercer interesado, tal y como lo señala la autoridad demandada, actualizándose las infracciones previstas en las fracciones I, V y VIII del artículo 213 de la ley de la materia, sin que con esto se violente la fracción IV, del artículo 51 de la Ley Federal de Procedimiento Contencioso Administrativo.

 

Por lo ya expuesto, estos juzgadores consideran que no le asiste la razón al demandante, en tanto que la resolución impugnada se emitió conforme a derecho, al declararse las infracciones administrativas previstas en las fracciones I, V y VI del artículo 213 de la Ley de la Propiedad Industrial, señalando las circunstancias, razonamientos y preceptos legales en los que se basó para determinar que se actualizan las infracciones citadas fundando y motivando debidamente su decisión.

 

En consecuencia, al no haber acreditado los extremos de su pretensión en términos del artículo 81 del Código Federal de Procedimientos Civiles de aplicación supletoria, procede confirmar su validez.

 

SEXTO.- DECISIÓN. Derivado de lo antes expuesto, considerando que la litis consistió en determinar la legalidad del oficio 17806 de 30 de mayo de 2014, por el que el Director General Adjunto de Propiedad Industrial del Instituto Mexicano de la Propiedad Industrial confirmó el oficio 9327 de 21 de marzo de 2014, por medio del cual se resolvió declarar las infracciones administrativas previstas en las fracciones I, V y VIII, del artículo 213 de la Ley de la Propiedad Industrial, en contra de ***** ******* **** ** ***., respecto del registro marcario ****** *****; negar administrativamente las infracciones previstas en la fracciones I, V, y VIII del citado artículo, en contra de la misma sociedad anónima, respecto del registro marcario ****** ***** * ******; imponer una sanción a ***** ******* **** ** **** equivalente a 1,000 (Mil) días de salario mínimo general vigente en el Distrito Federal, al 1º de febrero de 2013, fecha en la que se constató la conducta infractora y, ordenar a ***** ******* **** ** **** abstenerse de seguir utilizando como parte de su razón social la denominación *****; así como del oficio 19737 de fecha 17 de junio de 2014, por el que la Subdirectora Divisional de Prevención de la Competencia Desleal, del Instituto Mexicano de la Propiedad Industrial, resolvió hacer efectivo el apercibimiento decretado en el resolutivo IV, de la resolución contenida en el oficio de fecha 21 de marzo de 2014, con el número de código de barras PI/S72014/009327, imponiendo a ***** ******* **** ** ***. una sanción consistente en 1,500 (Mil quinientos) días de salario mínimo general vigente en el Distrito Federal, al 03 de junio de 2013, fecha en la que se acreditó que dicha empresa no había dado cumplimiento al apercibimiento en cita.

 

Se tiene que efectivamente ***** ******* **** ** ***., al incluir el registro marcario ****** ***** en su razón social, y usarlo como denominación social en uno de sus establecimientos comerciales, permite que se induzca al error al público consumidor, generando un riesgo de asociación respecto del origen de los productos que produce y comercializa, que son coincidentes con los amparados con el registro marcario propiedad de ***** ***********, obteniendo así ventajas indebidas y sustrayendo, infringiendo y explotando los derechos del tercer interesado, siendo éstas contrarias a los buenos usos y costumbres en la industria, comercio y servicios, realizando actos de competencia desleal relacionados con la propiedad industrial.

 

Asimismo, resulta conforme a derecho lo resuelto por la autoridad demandada, al hacer efectivo el apercibimiento decretado en el resolutivo IV, del acto administrativo contenido en el oficio 9327, con fecha 21 de marzo de 2014, en virtud de que actor no solicitó la suspensión de la ejecución del acto impugnado, resolviendo acertadamente la hoy demandada de acuerdo a lo previsto por el artículo 87 de la Ley Federal de Procedimiento Administrativo y en cumplimiento de los numerales 9 de la Ley Federal de Procedimiento Administrativo, así como el 214, fracción II y 220 de la Ley de la Propiedad Industrial y 78 del Reglamento de la ley de la materia.

 

En esta tesitura, para esta Sala lo procedente es reconocer la legalidad de los actos controvertidos, ya que la actora en este juicio no acreditó los hechos constitutivos de su acción, en términos de lo dispuesto por el artículo 81 del Código Federal de Procedimientos Civiles de aplicación supletoria.

 

Por lo expuesto y con fundamento en los artículos 49, 50, y 52, fracción I de la Ley Federal de Procedimiento Contencioso Administrativo es de resolverse y se resuelve:

 

I.- Toda vez que la parte actora no acreditó en el presente juicio los extremos de su pretensión, en consecuencia;

 

II.- Se RECONOCE LA VALIDEZ de las resoluciones administrativas precisadas en el resultando primero de esta sentencia.

 

III.- NOTIFÍQUESE.

 

Así lo resolvieron y firman los CC. Magistrados que integran la Sala Especializada en Materia de Propiedad Intelectual del Tribunal Federal de Justicia Fiscal y Administrativa, ante la Secretaria de Acuerdos quien da fe.

 

 

____________________________                                ____________________________

 RAMÓN IGNACIO CABRERA LEÓN.                        LUZ MARÍA ANAYA DOMÍNGUEZ.

 Magistrado Presidente e Instructor.                             Magistrada de la Primera Ponencia.

 

 

_________________________________

JUAN ANTONIO RODRÍGUEZ CORONA.

Magistrado de la Tercera Ponencia.

 

 

_______________________

TANIA MONROY CAUDILLO

Secretaria de Acuerdos quien da fe.

 

TMC/GVS

“La Sala que al rubro se indica, de conformidad con lo dispuesto por los artículos 116, primer párrafo de la Ley General de Transparencia y Acceso a la Información Pública; 3º, fracción IX, de la Ley General de Protección de Datos Personales en Posesión de Sujetos Obligados, 113, fracciones I y III de la Ley Federal de Transparencia y Acceso a la Información Pública; y Trigésimo Octavo, fracciones I y II, y Cuadragésimo de los Lineamientos Generales en Materia de Clasificación y Desclasificación de la Información, así como para la Elaboración de Versiones Públicas; se indica que fueron suprimidos de la versión pública de la presente: nombre del actor, nombre del tercero y de los representantes de ambos, registros marcarios, expedientes administrativos, nombres de otras personas, productos, servicios, clase, otras marcas, definición y NOM relacionada con productos, número de permiso, número de acta notarial, domicilios, número de comprobante fiscal; por considerarse información comercial confidencial, por actualizar lo señalado en dichos supuestos normativos. Firma el secretario de acuerdos que emite la presente.”