La pequeña agricultura agita las olas del Pacífico

Nombre:Vanuatu Cocoa
País / Territorio:Vanuatu
Derecho(s) de PI:Marcas, Patentes
Fecha de publicación:30 de octubre de 2014
Última actualización:12 de marzo de 2015

Cacao de Vanuatu, Vanuatu

Vanuatu consta de más de 80 islas ubicadas a unos 1.700 kilómetros (km) al nordeste de Australia (CIA Factbook), se trata de islas remotas que a primera vista no parecen el sitio ideal para el cultivo del cacao, grano autóctono de Sudamérica que constituye la base para el chocolate (World Cocoa Foundation). A partir del siglo XIX florecieron plantaciones coloniales (Comisión Económica y Social de las Naciones Unidas para Asia y el Pacífico (CESPAP), 2014), con cuyo declive en el siglo XX aumentó espectacularmente la producción de cacao a pequeña escala (Pacific Agribusiness Research & Development Initiative (PARDI), 2014).

El clima de las islas de Vanuatu es perfecto para el cultivo del cacao (Foto: Flickr/Phillip Capper)

A finales de 2013 Vanuatu contaba con la tercera industria del cacao más importante del Pacífico Sur (CESPAP, 2013), aportando una fuente sustancial de ingresos al 25% de las familias del país (Conferencia de las Naciones Unidas sobre Comercio y Desarrollo (UNCTAD), 2014). A pesar de los problemas a los que se enfrenta el sector, como lo elevado de los gastos generales y la climatología adversa (Cardno Agrisystems Consortium (CAC), 2013), gracias a la ayuda de diversas organizaciones y de empresas chocolateras internacionales (que protegen sus imágenes de marca e innovaciones mediante el sistema de la propiedad intelectual (P.I.)), los cultivadores de cacao de Vanuatu están mejorando la calidad de sus granos, atrayendo la inversión extranjera y mejorando sus ingresos (The Lead South Australia, 2014).

Investigación y desarrollo

Al incremento espectacular del número de pequeños productores de cacao le acompañó la disminución de la reglamentación estatal del sector. Como consecuencia, gracias a la financiación procedente de Francia y de la Unión Europea (UE) al abrigo delProjet d’Organisation des Producteurs Agricoles pour la Commercialisation Associative (POPACA) se formó la Asociación de Cultivadores de Cacao (Cocoa Grower’s Association) de Vanuatu (CGA), que adquiere directamente el cacao a las cooperativas (prescindiendo de intermediarios) y facilita a los agricultores instrumentos de investigación y desarrollo (I+D) de los que antes carecían.

Por ejemplo, la CGA imparte con regularidad actividades de formación para aumentar la calidad del grano de cacao, saber acerca del mercado internacional de cacao y de los precios vigentes y recibir instrucción sobre cómo mejorar la gestión de las explotaciones y las empresas, todo lo cual ayuda a los agricultores a crear granos de mayor calidad y por tanto exigir precios más altos a las empresas extranjeras (UNESCAP, 2014).

Al poco de la creación de la CGA aumentó el interés de la industria internacional del cacao por los granos de Vanuatu. Coincidiendo con ello, a principios de 2010 la Universidad de Queensland de Australia, financiada por el Centro Australiano para la Investigación Agrícola Internacional (ACIAR), entidad que administra las partes del programa australiano de ayuda exterior relativas a la agricultura, puso en marcha la iniciativa PARDI, que realiza actividades de I+D para la promoción de medios de vida sostenibles en los países del Pacífico Sur (PARDI).

A tal fin, el proyecto llevado a cabo por PARDI en Vanuatu se centró en investigar cuestiones relativas al cultivo local de cacao y hacer un estudio detallado de la cadena de valor del cacao de Vanuatu, concluyendo que los pequeños agricultores podrían tener una ventaja comercial competitiva con la producción de cacao orgánico de primera calidad (ACIAR). Gracias a este proyecto ha aumentado la confianza de los inversores y el interés del sector en el cacao de Vanuatu (ACIAR).

El CGA ayuda a los pequeños agricultores a obtener el máximo rendimiento de su producción (Foto: Flickr/Banco Mundial)

La labor de I+D de PARDI en Vanuatu conlleva poner a los pequeños agricultores directamente en contacto con los compradores mundiales de grano de cacao a fin de proporcionar ayuda en materia técnica y de calidad. Entre los participantes en esa labor figuran empresas célebres como la australiana Haigh’s Chocolates (Haigh’s) y Bahen & Co. (Bahen), que evalúan la calidad del grano de cacao de Vanuatu y hacen recomendaciones a los investigadores de PARDI (que se ocupan de aplicarlas) sobre cómo aumentar su calidad, atractivo y precios (ACIAR, 2014). El proyecto PARDI también lleva a la práctica las conclusiones de su I+D mediante una serie de sesiones de formación en creación de capacidad y la adopción de nuevas estrategias de producción, con las que se ha podido ayudar a que Vanuatu satisfaga las normas internacionales y atraiga la atención de la industria internacional del cacao (PARDI, 2014).

Además, en una entrevista celebrada por correo electrónico con la OMPI, el Sr. Ed Seguine, experto internacional en cacao, explicó que en su calidad de vicepresidente de I+D y posteriormente asesor de la empresa chocolatera estadounidense Guittard Chocolat (Guittard), evaluó positivamente las muestras de cacao (al margen de las iniciativas de PARDI) de Vanuatu en una serie de ocasiones entre 2000 y 2010. Muchas de esas muestras obtuvieron buenos resultados con diversas iniciativas de I+D cuya finalidad era mejorar la calidad del cacao de Vanuatu. Por ejemplo, los granos de cacao de Vanuatu se presentaron a la primera edición del programa Cocoa of Excellence en 2009 y aparecieron en el Atlas de 2010 que publica la fundación alemana de confiteros (según conversaciones mantenidas por correo electrónico con el Sr. Seguine).

Productos con origen geográfico determinado

El cacao (denominado técnicamente theobroma cacao) se originó hace millones de años en América del Sur (Organización Internacional del Cacao (ICCO), 2014). Su crecimiento sólo es posible en una estrecha franja alrededor del ecuador terrestre (entre 10º norte y 10º sur) y requiere temperaturas elevadas (promedio anual máximo de 30 a 32ºC), precipitaciones anuales de entre 1.500 y 2.000 milímetros (mm) de lluvia, una elevada humedad (hasta el 100% durante el día y el 70% de noche) y una exposición mínima al sol de 4,5 horas diarias (ICCO, 2014). El Cacao también precisa de un suelo áspero pleno de nutrientes pero que no esté encharcado, y un pH (grado de acidez) de entre 5,0 y 7,4. Para que el suelo sea óptimo, es necesario que contenga más del 3% de materia orgánica y una razón de 1,5 entre nitrógeno y fósforo, y las plantaciones deben estar en una zona no demasiado expuesta a vientos extremos (ICCO, 2014).

En su mayor parte, estos requisitos representan más del 40% del total de la superficie que se presta al cultivo del cacao en Vanuatu (Organización para la Alimentación y la Agricultura (FAO), 2009). Si bien este país aislado es una de las regiones del mundo más expuesta a los ciclones, en su mayor parte está libre de contaminantes ambientales y en él abundan los nutrientes y las características del suelo (como la acidez) (FAO, 2009) necesarios para el cultivo de cacao, lo que lo convierte en fuente única y atractiva de cacao en la industria (PARDI, 2012).

En consonancia con la ubicación geográfica y las características del cacao de Vanuatu, el Gobierno del país promulgó lahe Ley del Cacao [Cap 139] en 1981 (revisada en 2006) a fin de velar por que el grano se cultive de manera que se obtenga una elevada calidad y también satisfaga determinadas normas para la exportación. Contando con este marco jurídico vigente y con la ayuda de proyectos como la iniciativa PARDI, los pequeños agricultores de Vanuatu han conseguido que su cacao no se pierda entre la inmensidad de los demás productores de cacao.

Conocimientos tradicionales

Los pequeños agricultores de Vanuatu cuentan con una larga tradición de más de doscientos años de experiencia de saber hacer en la producción de granos de cacao (CAC, 2012). Los pequeños agricultores de Vanuatu cuentan con una larga tradición de más de doscientos años de experiencia de saber hacer en la producción de granos de cacao (CAC, 2012). Conforme aumentaba la demanda de cacao, las familias y los pequeños agricultores perfeccionaron las técnicas de cultivo y de fermentación, que prácticamente han permanecido inalteradas dado que los sistemas agrícolas del país siguen determinadas tradiciones y apenas utilizan productos químicos (CAC, 2012).

Conforme aumentaba la demanda de cacao, las familias y los pequeños agricultores perfeccionaron las técnicas de cultivo y de fermentación, que prácticamente han permanecido inalteradas dado que los sistemas agrícolas del país siguen determinadas tradiciones y apenas utilizan productos químicos)

Recién recogidas, las mazorcas se someten a fermentación utilizando técnicas de hace siglos (como la de colocar los granos en cajas de maderas cubiertas de hojas) y a continuación se las seca al sol o mediante fuego de leña con ayuda de sopletes (práctica de la que intentan disuadir algunos productores internacionales debido al efecto adverso que tiene el humo en el sabor de los granos CAC, 2012).Seguidamente los granos son expedidos a empresas de elaboración como Haigh’s o Guttier para utilizarlos en productos de chocolate. Gracias a la fusión de sus técnicas tradicionales de cultivo, secado y fermentación, los pequeños agricultores de Vanuatu han sido capaces de utilizar sus conocimientos tradicionales para mantener su producción de granos de cacao que llevan consiguiendo exportar cientos de años.

Marcas y patentes

Conforme progresa su quehacer artesanal, los pequeños agricultores de Vanuatu siguen atrayendo la atención de empresas chocolateras multinacionales, en especial las de mercados próximos como los de Australia y Nueva Zelandia y en menor medida los de Europa, los Estados Unidos de América y el Japón, que crecen de manera sostenida (según la FAO).

Los cultivadores de Vanuatu venden su cacao de forma predominante a empresas chocolateras del extranjero, tanto grandes como pequeñas y medianas; es importante que estas empresas tengan una marca bien desarrollada, puesto que el sistema de la P.I. puede servir para proteger sus marcas en mercados importantes. Si el cacao procede de Vanuatu, algunas de estas empresas comercializan los productos adornando los envases con el nombre del cacao de Vanuatu (por ejemplo, Haigh’s). Ello, junto con sus marcas amparadas por la P.I., puede redundar en beneficio de la industria del cacao de Vanuatu por fomentar la sensibilización acerca de las marcas, así como reconocimiento, y generar fidelidad en los clientes que disfrutan del sabor del cacao de Vanuatu.

Efectivamente, muchas de las empresas con las que trabajan los pequeños agricultores de Vanuatu han protegido sus marcas mediante el sistema de P.I. En 2001, Haigh’s solicitó el registro de una marca comercial para el nombre de su empresa nombre de su empresa registrada al año siguiente.

Aparte de las marcas comerciales, algunas empresas han solicitado patentes para proteger las innovaciones en la industria del chocolate que se pueden utilizar en productos elaborados con cacao de Vanuatu. Por ejemplo, aunque en la actualidad Guittard no compra cacao de Vanuatu, en 1997 la empresa registró en la USPTO, en los Estados Unidos de América, una patente para los jarabes y licor de cacao/chocolate con mejora de la fluidez para los productos con alto contenido de cacao. La solicitud de patente también se presentó en el Canadá. El cacao de Vanuatu tiene habitualmente una concentración elevada, por lo que tal innovación podría ser provechosa si Guittard opta en el futuro por comprarle cacao.

Gracias a las marcas e innovaciones amparadas por el sistema de P.I., las empresas que utilizan cacao de Vanuatu en sus productos (y las organizaciones que ayudan a los cultivadores en el país) pueden aumentar el acceso a los mercados y fomentar más la comercialización del cacao de Vanuatu.

Comercialización

La industria del cacao de Vanuatu estuvo habitualmente dominada por la empresa Vanuatu Copra & Cocoa Export Limited (VCCE), que compra cacao de cualquier calidad a los pequeños agricultores para su venta a empresas multinacionales (como Cadbury Limited, con sede en el Reino Unido). Al evolucionar la tendencia hacia el cultivo del cacao de Vanuatu como producto especializado de alta calidad, y con ayuda exterior por la vía de proyectos como la iniciativa PARDI, a comienzos de los años 2000 aparecieron otros medios de comercialización (ACIAR, 2008).

Por ejemplo, muchos agricultores se unieron a la CGA a través de cooperativas formadas por el proyecto POPACA. Esta alianza contribuye a que los pequeños agricultores obtengan mayores precios para sus granos de cacao y establezcan relaciones directas con empresas de Australia, la UE, Singapur o Nueva Zelandia, entre otras (PARDI, 2013). La Asociación para el Comercio Alternativo en Vanuatu (ACTIV) también consagra su labor a colaborar con los pequeños agricultores y suministrar cacao de Vanuatu a un mercado especializado. En 2014 había unos 9.000 agricultores que se dedicaban a comercializar el cacao del país a través de tales cooperativas y de proyectos con respaldo internacional (UNCTAD, 2014).

En cooperación con la iniciativa PARDI, los productores de Vanuatu tienen acceso a algunas de las marcas de chocolates selectos de Australia, como Haigh’s (Foto: Flickr/Liza Lagman Sperl)

La comercialización como producto especializado del cacao de Vanuatu también puede fomentar el turismo y a la vez impulsar las ventas, puesto que se ha revelado como uno de los souvenires más populares del país (UNCTAD, 2014). Una forma de conseguirlo es hacer correr la voz acerca de la calidad del cacao de Vanuatu. En 2014, con ayuda del proyecto PARDI, el cacao de Vanuatu se comercializaba internacionalmente a empresas chocolateras, sobre todo de Oceanía como Haigh’s y Bahen de Australia. También han invertido en el cacao de Vanuatu pymes como Spencer Cocoa y African Pacific, también de Australia. En el plano local, los pequeños agricultores han podido vender su cacao a Gelato, fabricante local de helados, y a Lapita, empresa nacional especializada en productos sin gluten. Además, gracias a la labor de ACTIV se inauguró en la isla de Epi una nueva fábrica de chocolate para que los pequeños agricultores la usen para añadir valor a sus productos (ACTIV).

Aunque puede que Vanuatu nunca llegue a ser un líder mundial en la exportación de cacao, gracias a diversas iniciativas internacionales y nacionales el cacao del país no sólo se exporta para su uso en empresas multinacionales, sino que cada vez más se exporta y comercializa en tanto que producto especializado de alta calidad (The Lead South Australia, 2014).

Resultados del comercio y la industria

Gracias a que los pequeños agricultores pueden exigir mayores precios por sus granos de cacao, en 2009 los beneficios por kilogramo se elevaron a casi el doble (UNESCAP, 2014) lo que les permitió invertir en mejoras de maquinaria y en profundizar su formación para mejorar sus granos de cacao y hacerlos más atractivos en el mercado internacional (UNESCAP, 2014). Ello ha sido eficaz, puesto que de 2000 a 2010 aumentaron pronunciadamente los precios de los granos de cacao de Vanuatu (Gobierno de Vanuatu, 2012) y el promedio de las exportaciones anuales se aproximó a 5 millones de dólares EE.UU. entre 2009 y 2013, lo que representó el 5% de las exportaciones totales del país (UNCTAD, 2014).

Los pequeños agricultores están aprendiendo a gestionar mejor el cultivo de su cacao, luchar contra las plagas y adoptar nuevas técnicas de secado. Aunque aún queda trabajo por hacer, estos esfuerzos han dado sus frutos. Describiendo el cacao de Vanuatu a la OMPI por correo electrónico, el Sr. Seguine dijo: “Bien preparado, el chocolate obtenido del cacao de Vanuatu, de sabor agradablemente moderado, ofrece el atractivo de su amargor suave y su astringencia, características que acentúan su rico carácter de fruta y pasas doradas y las trazas de frutas rojas frescas.”

Al fijarse como objetivo un mercado especializado y aumentar la calidad de su cacao, se estima que los agricultores podrían pasar de ganar 1,25 dólares EE.UU. por kilogramo de cacao a entre 6 y 8 dólares EE.UU. por kilogramo en empresas de chocolates selectos (In Daily, 2014). Este notable aumento de los ingresos podría contribuir a mejorar el nivel de vida de los pequeños agricultores y de sus familias y comunidades y, con ello, a mejorar su acceso a la educación, la seguridad alimentaria y la reducción de la pobreza.

Gracias al aumento de los ingresos procedentes de las ventas de cacao, los pequeños agricultores y sus comunidades mejoran su acceso a servicios como la educación (Foto: Flickr/Banco Mundial)

Islas de progreso

Aunque el cacao no es oriundo del país, una vez introducido en Vanuatu su producción ha acumulado siglos de tradición. Utilizando los conocimientos tradicionales de su cultivo en condiciones ambientales que son únicas de sus islas, los pequeños agricultores han podido colaborar con organizaciones y empresas internacionales para lograr comercializar el cacao de Vanuatu en un mercado especializado. Gracias a las sólidas carteras de P.I. de estas empresas y a sus marcas protegidas, que refuerzan aún más la confianza en el cacao de Vanuatu, los pequeños agricultores y sus comunidades han podido seguir utilizando sus conocimientos tradicionales para aumentar su prosperidad económica.

Este estudio de caso se basa en información tomada de: