Potenciar la economía creativa de Indonesia

Octubre de 2019

Por Catherine Jewell, División de Publicaciones, OMPI

Indonesia es la mayor economía de Asia Sudoriental y uno de los países más diversos del mundo, en lo que se refiere a diversidad tanto biológica como cultural. En 2015, el presidente de Indonesia, Joko Widodo, creó la Agencia de Economía Creativa de Indonesia (BEKRAF), una agencia no ministerial cuyo mandato es elaborar y coordinar políticas para aprovechar el enorme potencial de la economía creativa de Indonesia. Ari Juliano Gema, director adjunto de Facilitación y Reglamentación de los Derechos de Propiedad Intelectual en la BEKRAF, explica la labor que está llevando a cabo su organización para ayudar a las empresas creativas de Indonesia a prosperar.

¿Cuán grande es el sector creativo de Indonesia? ¿Cuáles son sus principales puntos fuertes?

“La economía creativa de Indonesia tiene un vasto potencial sin
explotar”, señala Ari Juliano Gema, director adjunto de Facilitación
y Regulación del DPI en la Agencia de Economía Creativa de
Indonesia (photo: Cortesía de BEKRAF).

La economía creativa de Indonesia es muy diversa y abarca 16 sectores diferentes (véase el recuadro). Su desempeño en los últimos años demuestra el fuerte potencial de crecimiento que tiene. En 2017, el sector generó más del 7% del PIB y dio empleo a unos 15,9 millones de personas. Para 2020, prevemos que tendrá un valor aproximado de 1,924 billones de rupias indonesias (aproximadamente 130 millones de dólares de los Estados Unidos de América).

La economía creativa de Indonesia tiene un vasto potencial sin explotar, pero se encuentra confrontada con una serie de obstáculos. Gran parte del sector está formado por pequeñas y medianas empresas (pymes) que siguen comercializando sus productos únicamente a escala local. Son muy pocas las que tienen conocimiento de cómo los derechos de propiedad intelectual (PI) pueden añadir valor a sus negocios o las que tienen acceso a la tecnología y el capital financiero necesarios para ampliar sus operaciones.

La diversidad de nuestra cultura es una fortaleza fundamental, al igual que lo es la ventaja demográfica de la que disfrutamos. Para 2030, tendremos a 180 millones de jóvenes listos para incorporarse a la fuerza laboral. Actualmente, los jóvenes están mostrando un gran entusiasmo por la economía creativa. Muchos están creando empresas emergentes y desarrollando excelentes contenidos y eventos creativos. También tenemos muchos intérpretes, cantantes y youtubers exitosos.

Además, el turismo desempeña una función clave en el apoyo al desarrollo del sector. De hecho, podría decirse que el turismo representa la piel y las industrias creativas, el músculo y la carne. Cuando los turistas vienen a Indonesia y ven todos los productos que fabricamos, a menudo quieren llevárselos de vuelta a casa. En un intento por apoyar el turismo, el Gobierno ha determinado diez destinos turísticos importantes en Indonesia y la BEKRAF los está ayudando a sacar provecho de su cultura y del potencial de las industrias creativas locales con miras a velar por que sigan siendo atractivos para los turistas.

La economía creativa de Indonesia

La economía creativa de Indonesia abarca 16 sectores, a saber:

  • el desarrollo de aplicaciones y juegos;
  • la arquitectura;
  • el diseño de interior;
  • la moda;
  • el diseño de productos;
  • el diseño de comunicación visual;
  • el cine, la animación y los vídeos;
  • la fotografía;
  • las artesanías;
  • las artes culinarias;
  • la música;
  • el sector editorial;
  • el sector publicitario;
  • las artes escénicas;
  • las bellas artes;
  • la televisión y la radio.

Se espera que estos sectores contribuyan de forma significativa al PIB de Indonesia e impulsen las exportaciones y el empleo.

¿Qué papel desempeña la BEKRAF?

El principal papel de la BEKRAF es establecer un ecosistema que permita a las empresas creativas de Indonesia aumentar su productividad y prosperar. Las funciones de la Agencia abarcan seis esferas: la investigación, el desarrollo y la educación; el acceso al capital; la infraestructura, comercialización y facilitación; la regulación de los derechos de PI; las relaciones intergubernamentales; y las relaciones interregionales. Nos coordinamos con otros organismos gubernamentales que han establecido programas de apoyo a la economía creativa para procurar que nuestras acciones estén alineadas y sean coherentes. Nuestro objetivo primordial, por supuesto, es crear condiciones que permitan a la economía creativa convertirse en un pilar del desempeño económico nacional.

¿Qué sectores sobresalen en la economía creativa de Indonesia?

Los sectores de la moda, la gastronomía y la artesanía son los más maduros y los que más contribuyen al PIB. En la moda, por ejemplo, tenemos una dilatada y amplia tradición de fabricación del batik y contamos con numerosos diseñadores contemporáneos talentosos. Nuestro objetivo es que este sector mantenga sus altos niveles de desempeño.

Nuestra diversidad cultural es nuestra fuerza. Nos proporciona los medios para desarrollar una economía sólida y creativa basada en el uso eficaz de los derechos de PI.

También se han logrado avances extraordinarios en los ámbitos del cine, la música, las aplicaciones informáticas y los videojuegos, en los que se observa un fuerte crecimiento. El desarrollo de la industria cinematográfica indonesia es particularmente interesante. Por ejemplo, en 2018, nada menos que diez películas indonesias atrajeron a más de un millón de espectadores a las salas de cine del país. La película Warkop (DKI), producida por Falcon Pictures, atrajo a unos 7 millones de espectadores de toda Indonesia. Fue algo inédito. Pero las películas indonesias también están teniendo buena racha en el plano internacional. Marlina the Murderer in Four Acts se estrenó recientemente en los Estados Unidos de América y Sekala Niskala (Visto y no visto) se convirtió en la primera película indonesia en ganar el Gran Premio en el Festival Internacional de Cine de Berlín de 2018. Ulteriormente, fue premiada con el Asia Pacific Screen Award y el International Feature Fiction Award en el Festival de Cine de Adelaida.

En términos prácticos, ¿cómo están apoyando a estos sectores?

La moda es uno de los subsectores creativos más maduros,
dinámicos y económicamente importantes de Indonesia.
(Foto: Picture Capital / Alamy Stock Photo).

Estamos trabajando por lograr un marco regulador eficaz que respalde a las empresas creativas de Indonesia. Asimismo, las estamos ayudando a acceder a la inversión que necesitan para desarrollarse y crecer. Llevamos a cabo una serie de iniciativas dentro de los distintos sectores. Por ejemplo, en el sector cinematográfico, hemos creado oportunidades para que los jóvenes cineastas tengan ocasión de trabajar en el TorinoFilmLab en Italia y así perfeccionar sus capacidades. Hay a quien enviamos a festivales internacionales de cine y a quien enviamos a eventos como el Foro de Financiación de la Industria Creativa “Akatara” de Indonesia, donde los participantes pueden presentar sus ideas ante los inversores. En lo que va de año, el Foro ha financiado cinco películas que se estrenaron en cines y otras cuantas que están en curso de producción. Se percibe un gran interés entre los inversores extranjeros por coproducir o codirigir películas en Indonesia. Con alrededor de 250 millones de personas, el mercado indonesio resulta muy atractivo.

Del mismo modo, en el sector de la música, organizamos Indonesia Creative Incorporated (ICINC), un programa de envergadura destinado a descubrir, promover y comercializar el talento creativo de Indonesia en el país y en los mercados internacionales. También organizamos Musikologi, un evento que congrega a profesionales de toda la industria musical y a través del cual pueden intercambiar sus conocimientos y experiencia con los nuevos músicos. Los talleres que organizamos ayudan a los jóvenes músicos a aprender sobre el mercado musical y los derechos de PI. La BEKRAF también se esfuerza por promover la organización de gestión colectiva de Indonesia, que se ocupa de fijar las tarifas por regalías y de recaudar los ingresos y redistribuirlos a los artistas.

Además, el “Día del desarrollador” de la BEKRAF, que da lugar a una serie clases magistrales y talleres, ofrece una oportunidad para que los expertos en software den a conocer sus conocimientos ante jóvenes entusiastas interesados en adquirir nuevas capacidades. En Indonesia, el acceso a estas oportunidades de formación es muy limitado, por lo que estos eventos son muy populares. También existen varias iniciativas financiadas por el Gobierno que hacen posible que empresas emergentes prometedoras participen en eventos internacionales como la Conferencia SXSW y la Copa Mundial de Empresas Emergentes en los Estados Unidos de América. Esta participación demuestra al mundo que Indonesia cuenta con desarrolladores de software sumamente talentosos.

En el sector de la moda, que es uno de los más importantes y maduros de Indonesia, desempeñamos una función de apoyo, por ejemplo, investigando las tendencias de la moda y ofreciendo subvenciones públicas a los nuevos diseñadores. En la misma línea, en el sector de la artesanía apoyamos eventos como Inacraft. Ayudamos a los artesanos a que participen en encuentros internacionales como NY Now, el mayor evento de artesanía del mundo. Nuestros talleres para fabricantes de batik ayudan a estos artesanos a mejorar su prestigio profesional, así como la calidad de sus productos, de modo que estos resulten más competitivos.

En Indonesia no podemos competir en tecnología, pero sí en creatividad y cultura.

¿Qué papel desempeña la PI a la hora de sumar valor a los activos culturales de Indonesia?

La PI tiene un papel central en la economía creativa. Si los productos no se protegen con derechos de PI, se convierten en una simple mercancía y no tienen ningún valor añadido. Por este motivo, una de las principales prioridades es sensibilizar al conjunto del sector creativo sobre las ventajas que puede reportar el uso estratégico de los activos de PI.

En 2017, el sector creativo de Indonesia generó 990 millones de rupias indonesias (7,9 millones de dólares EE.UU.), más del 7% del PIB, y empleó a unos 15,9 millones de personas. “Para 2020, prevemos que tendrá un valor aproximado de 1,924 billones de rupias indonesias (130 millones de dólares EE.UU.)”, apunta Ari Juliano Gema. (foto: Cortesía de BEKRAF).

Lo que los productores de la famosa película indonesia Ada Apa Dengan Cinta (¿Qué pasa con el amor?) consiguieron es un ejemplo reciente de lo que se puede lograr cuando se hace un uso estratégico de los derechos de PI. La película, estrenada en 2004, fue un éxito de taquilla. Los productores, que vieron en ello una oportunidad para aprovechar su popularidad, firmaron acuerdos de licencia para la grabación de una serie de televisión y la comercialización de productos (como camisetas y otros artículos de moda). Al hacerlo, pudieron generar suficiente dinero para financiar una secuela y otros éxitos taquilleros, entre ellos Filosofi Kopi (Filosofía del café), a raíz del cual crearon una cafetería con el mismo nombre. La función de la BEKRAF es facilitar el flujo de capital hacia las empresas creativas de Indonesia y apoyar la monetización y comercialización de los numerosos activos de valor creativo del país, alentando a las empresas creativas a reflexionar estratégicamente sobre sus activos de PI.

¿Cómo están fomentando la toma de conciencia?

En Indonesia es muy difícil crear conciencia sobre la PI. Solo un 11% de los agentes de la economía creativa de Indonesia, aproximadamente, han adquirido derechos de PI. Para abordar este problema, organizamos regularmente actividades de sensibilización sobre la PI en ciudades de todo el país. Estos eventos dan a las empresas creativas la oportunidad de aprender sobre la PI y de ponerse en contacto con posibles inversores. El creciente número de medios de comunicación que cubren cuestiones relacionadas con la PI es reflejo del sólido progreso que estamos realizando.

La BEKRAF también lanzó recientemente su aplicación móvil, BIIMA (“Información sobre derechos de PI de la BEKRAF en aplicación móvil”), que ofrece a los usuarios información básica sobre los derechos de PI. Solo tiene que abrir la aplicación y seleccionar un producto —de entre las múltiples opciones—, y encontrará información sobre los derechos de PI relativos al producto, lo que tiene que hacer para obtener esos derechos y cuánto le cuesta. Nuestro objetivo es llegar a 1 millón de usuarios para 2022. La pusimos en marcha en julio de 2016 —nos llevó unos seis meses desarrollarla— y, a día de hoy, tenemos alrededor de 1.500 suscriptores. BIIMA es una herramienta práctica para mejorar la comprensión en torno a la PI entre las pequeñas empresas y las comunidades de artesanos, a fin de que puedan proteger mejor sus intereses en materia de PI y rentabilizar al máximo el valor de sus activos de PI.

La falsificación y la piratería ¿son un gran problema?

Sí, al igual que otros muchos países, nosotros también lidiamos con obstáculos en ese ámbito. La BEKRAF ha establecido un grupo de trabajo contra la piratería y, aunque no tenemos autoridad para investigar casos de infracción de la PI, ofrecemos a las empresas creativas orientación y asesoramiento prácticos cuando se vulneran los derechos sobre sus productos. En definitiva, ponemos en contacto a los agentes de la economía creativa con las autoridades encargadas de la observancia la ley. Esto es importante, ya que, si los creadores no denuncian los casos de infracción de sus derechos de PI, las autoridades no pueden hacer nada.

La piratería en línea también supone un gran problema en la actualidad, dado que mucha gente todavía no tiene acceso a plataformas de streaming legítimas. Pero la piratería no solo surge porque sea difícil acceder a productos legítimos o porque los precios sean demasiado elevados; el comportamiento adictivo es otro factor importante. Aunque saben que está mal, algunos usuarios de Internet siguen comprando copias piratas de obras creativas. En cuanto a cómo hacer frente al fenómeno, la imposición de sanciones estrictas no ha resultado muy eficaz. La educación es la clave para cambiar ese comportamiento. Tenemos que enseñar a las personas desde la más temprana edad el daño que causan la piratería y la falsificación, y esa educación tiene que ser integral y continua.

¿Cómo ve usted la evolución de la economía creativa en Indonesia?

La economía creativa se convertirá en la columna vertebral de la economía indonesia. Ya genera alrededor de 1.100 billones de rupias indonesias al año. Nuestra diversidad cultural es nuestra fuerza. Nos proporciona los medios para desarrollar una economía sólida y creativa basada en el uso eficaz de los derechos de PI. Ello permitirá a Indonesia hacer realidad sus ambiciones económicas y promover el progreso social y el desarrollo cultural. Todos los indonesios se beneficiarán de la riqueza generada por el desarrollo y la expansión continuos de nuestra economía creativa.

¿Cuál es su mensaje para las empresas creativas de Indonesia?

Para 2030, está previsto que Indonesia se convierta en una de las mayores economías del mundo. Con objeto de aprovechar esta expansión económica, las empresas creativas deben reconocer que la única manera en que pueden cosechar todos los beneficios económicos de sus innovaciones y de su obra creativa es protegerlas con derechos de PI. Necesitan tener más conocimientos en materia de PI. Necesitan desarrollar estrategias y sistemas que les permitan sacar provecho del valor de su obra en un panorama empresarial en rápida evolución. Por lo tanto, mi mensaje es que sigan innovando, que protejan su trabajo por medio de la PI y que disfruten de la experiencia.

¿Cuáles son los futuros objetivos de la BEKRAF?

Nuestros objetivos actuales son garantizar que la economía creativa se convierta en un nuevo pilar de la economía indonesia y que, para 2030, el país se consolide como agente de la economía creativa a escala mundial. Con este fin, en 2018, la BEKRAF organizó la primera Conferencia Mundial sobre Economía Creativa en Bali, que giró en torno al tema de la “creatividad inclusiva”, con objeto de promover la economía creativa como motor para la igualdad de oportunidades y la inclusión. En consonancia con esta visión, la BEKRAF seguirá centrando sus esfuerzos en fomentar la comprensión, dentro y fuera de la comunidad empresarial, respecto de las ventajas que revisten la protección y la gestión inteligentes de sus activos de PI. Esto es fundamental para crear condiciones que permitan a estas empresas prosperar en los mercados internacionales.

El propósito de OMPI Revista es fomentar los conocimientos del público respecto de la propiedad intelectual y la labor que realiza la OMPI, y no constituye un documento oficial de la Organización. Las denominaciones empleadas en esta publicación y la forma en que aparecen presentados los datos que contiene no entrañan, de parte de la OMPI, juicio alguno sobre la condición jurídica de ninguno de los países, territorios o zonas citados o de sus autoridades, ni respecto de la delimitación de sus fronteras o límites. La presente publicación no refleja el punto de vista de los Estados miembros ni el de la Secretaría de la OMPI. Cualquier mención de empresas o productos concretos no implica en ningún caso que la OMPI los apruebe o recomiende con respecto a otros de naturaleza similar que no se mencionen.