El desarrollo de la imagen de una marca: el éxito de los granos de cacao de chuao

  • Nombre: Empresa Campesina de Chuao
  • País / Territorio: Venezuela (República Bolivariana de)
  • Derecho(s) de PI: Indicaciones geográficas y denominaciones de origen, Marcas
  • Fecha de publicación: 3 de septiembre de 2010
  • Última actualización: 25 de agosto de 2021

article_0085_1
Cosecha de cacao (Fotografía: Michael Nickel)

Antecedentes

En el norte de Venezuela, en la parte del valle de Aragua que se encuentra rodeada por el mar, el clima, la geografía y los recursos humanos se combinan para dar lugar a un cacao criollo de primera calidad. De entre todas las variedades de cacao que existen, el criollo se suele considerar como el de más calidad y sirve además de base para algunos de los mejores chocolates que se elaboran en el mundo. Chuao fue una de las primeras poblaciones fundadas en Venezuela a mediados de siglo XVI. En esta zona, las particulares características del suelo y un microclima con una elevada humedad y fuerte pluviosidad (que transporta los ricos y fértiles sedimentos montaña abajo hasta la plantación de 140 ha) ofrecen las condiciones perfectas para el cultivo del cacao.

Todo ello hace posible que los expertos habitantes de este pueblo aislado geográficamente, cuyas vidas han girado en torno a la producción del cacao durante más de 300 años, obtengan unos granos de cacao criollo de primera calidad. Aunque sus granos están considerados como los más finos, dulces y complejos, el cultivo de los árboles de cacao criollo resulta muy complicado y, además, estos árboles son muy propensos a contraer enfermedades. Es necesario por lo tanto contar con una mano de obra experta y con las condiciones geográficas necesarias para obtener estos granos de primera calidad de los árboles de cacao criollo que, por otra parte, es la variedad de cacao que menos rendimiento ofrece.

Conocimientos tradicionales

La plantación de Chuao, que se encuentra en los límites de uno de los parques nacionales más antiguos de Venezuela (el Parque Nacional Henri Pittier o Rancho Grande), es propiedad de la comunidad local, que la gestiona por medio de su propia cooperativa, la Empresa Campesina de Chuao (Campesina). La cooperativa está integrada por unos 100 agricultores que se ocupan de los árboles y que recolectan, secan y fermentan los delicados granos y elaboran la manteca y las pepitas de cacao totalmente a mano, sin añadir aditivos ni aromatizantes artificiales. Los agricultores se aseguran de que los árboles de cacao dispongan de agua suficiente construyendo diques y sistemas de riego improvisados con hojas de platanera.

Para los indígenas de la zona el cacao de Chuao representa mucho más que un producto agrícola. El cacao es su vida, su identidad, su orgullo. Para ellos, las almendras de cacao que han plantado, cultivado y seleccionado durante siglos forman parte de sus vidas, su cultura, su tierra y su lengua. Este concepto holístico tiene mucho que ver con la calidad excepcional del cacao de Chuao.

Denominaciones de origen y desarrollo de la marca

Para proteger este importante patrimonio nacional, el 10 de agosto de 2000 Campesina presentó en Venezuela una solicitud (Nº 00-14373) de denominación de origen (D.O.) de Chuao. La declaración de reconocimiento se concedió y se publicó en el Boletín de la Propiedad Industrial en noviembre de 2000. Mediante esta concesión se protege el nombre de Chuao y su uso queda restringido a los granos y productos de cacao provenientes de esa zona geográfica definida de forma específica. Además, se reconoce la influencia que tienen los factores climáticos y humanos en la calidad de dicho producto.

El cacao criollo representa solo una pequeña parte de la producción total de cacao de Venezuela (solo 3 de cada 16.000 toneladas de cacao que se producen son de cacao criollo), y el cacao de Chuao representa a su vez un porcentaje muy reducido del total del criollo. Aun así, la calidad, la reputación y las características del cacao de Chuao lo convierten en un producto de primera calidad y hacen que el nombre de esta región sea un sello de distinción, lo que subraya que la calidad inigualable del cacao que en ella se produce es esencialmente atribuible a su origen geográfico. La protección que aporta la D.O. ha demostrado ser una herramienta muy eficaz a la hora de comercializar y desarrollar la marca del cacao de Chuao. El nombre denota el carácter singular del producto, sirve como garantía de calidad y mejora el conocimiento que los clientes tienen del mismo.

Alianzas

La calidad reconocida del cacao de Chuao y la protección obtenida han permitido a la cooperativa Campesina negociar un acuerdo de suministro de cacao con una empresa chocolatera, la italiana Amedei s.r.l. En virtud de dicho acuerdo, Amedei recibe la totalidad de la producción de cacao de Chuao de Campesina. La cooperativa ha conseguido aumentar el beneficio que obtiene de sus productos y ha visto además cómo la empresa chocolatera asumía sus deudas.

Marcas

A raíz del acuerdo alcanzado con Campesina, Amedei quiso proteger aun más el nombre de “Chuao” y lo registró como marca a través del Sistema de Madrid. La empresa italiana es ahora famosa por su chocolate negro marca Chuao. Valrhona, una empresa chocolatera francesa que solía elaborar chocolate con la marca Chuao, dejó de hacerlo después de que Amedei registrara la marca. Antes de registrarse la D.O., algunos fabricantes de chocolate utilizaban el nombre “Chuao” aun cuando sus productos no se elaboraban con cacao de Campesina. Mediante la D.O. se ha conseguido también reducir el número de casos de este tipo.

Resultados empresariales

El reconocimiento del potencial de mercado y de las características especiales que tiene el cacao de Chuao y la protección de este mediante derechos de propiedad intelectual (P.I.) han permitido el aumento significativo de los ingresos que perciben los agricultores de la zona. Poco después de ser reconocida la D.O. del cacao de Chuao la cooperativa Campesina se encontró en una posición lo suficientemente fuerte como para negociar con sus clientes y acordar un precio mucho más elevado que el que obtenía con anterioridad por la venta del cacao. La protección ha provocado la llegada de inversión extranjera directa a la plantación, lo que contribuye a aumentar la creación de riqueza en la zona.

El éxito basado en la protección de la P.I. y en el desarrollo de la imagen de la marca

El cacao criollo de Chuao es un claro ejemplo de aprovechamiento de los derechos de P.I. por parte de una comunidad agrícola a fin de generar riqueza. La D.O. trajo consigo la creación de una marca de confianza que ayudó a los fabricantes de chocolate y a los consumidores a diferenciar el cacao de Chuao de otras variedades. Esta diferenciación basada en una calidad superior y la protección de la P.I. mediante los derechos correspondientes permite a los productos tradicionales competir con los productos equivalentes fabricados en masa garantizándose así la sostenibilidad de las comunidades rurales locales y la preservación de los conocimientos tradicionales.