World Intellectual Property Organization

Difusión de tecnología ecológica: perspectivas del sector privado

Febrero de 2014

Por Jennifer Brant, Directora de Innovation Insights

Todos los gobiernos desean atraer y apoyar el desarrollo de tecnologías de vanguardia. La implantación de nuevas tecnologías puede elevar los niveles de vida, crear empleo, dar lugar a centros de excelencia, estimular el crecimiento y la inversión y facilitar la prestación de servicios importantes, como la electricidad y la atención sanitaria. Las nuevas soluciones tecnológicas también serán determinantes de cara a mejorar el uso de los recursos naturales y ayudar a los gobiernos a gestionar los crecientes costos de la prestación de servicios y hacer frente a los problemas apremiantes, como el cambio climático, cuya mitigación requerirá enormes recursos. La Secretaría de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (CMNUCC) ha estimado que hasta el año 2030, el costo anual de mantener el nivel actual de gases de efecto invernadero en el mundo se elevará a una cifra de 200.000 millones de dólares EE.UU. No vamos a ser capaces de pagar este enorme precio sin avances tecnológicos. Según algunas estimaciones, la innovación en tecnologías limpias reduciría el costo de la mitigación en un porcentaje que asciende al 50%.

Incentivar la innovación

¿Cómo pueden los encargados de formular políticas canalizar el flujo de tecnología hacia sus propios países? Un enfoque podría ser la adopción de políticas que influyan y motiven a quienes se dedican actualmente al desarrollo y difusión de la tecnología. En la medida en que el sector privado representa dos terceras partes de la investigación y desarrollo (I+D) mundial, e incluso más —en torno al 80%— en relación con las tecnologías verdes, es un socio estratégico para cualquier gobierno que trate de ampliar la base de conocimientos existente en su país. Las empresas pueden ayudar mediante la aportación de conocimientos técnicos básicos, financiación y experiencia que puede acelerar y mantener la difusión de tecnología.

Avanzar en el desarrollo de tecnologías ecológicas es beneficioso desde todos los puntos de vista, y permite a los gobiernos reducir los niveles de gases de efecto invernadero y preservar recursos valiosos, al tiempo que se lucha contra la pobreza energética. En el mundo hay al menos 1.500 millones de personas que carecen de acceso a la energía. Otros mil millones carecen de un acceso fiable a la energía que necesitan. Los países en desarrollo se enfrentan a una presión importante para ampliar la capacidad energética. Bangladesh, por ejemplo, tendrá que triplicar su capacidad de producción de electricidad en el próximo decenio para mantener el ritmo de la creciente demanda. Estos países necesitan soluciones energéticas que les permitan satisfacer la demanda de manera asequible y ecológica.

Ahora bien ¿de dónde proviene la tecnología, y qué incentivos alientan al sector privado, en particular, a innovar? La respuesta es compleja, pero puede ayudar a ello descubrir un mercado grande. WIPO GREEN y el proceso de evaluación de las necesidades en materia de tecnología, que forma parte de la Convención Marco sobre el Cambio Climático, ofrecen posibilidades para determinar necesidades comunes que permitan detectar oportunidades para aumentar el poder adquisitivo de una región determinada. Con un mercado suficientemente grande y un entorno propicio, resulta lógico desde el punto de vista comercial que las empresas extranjeras inviertan en una región determinada para contratar mano de obra local que instale y dé servicio a su tecnología, o incluso la fabrique localmente. Con el tiempo, esos acuerdos generan conocimientos especializados y una industria a nivel local y pueden estimular la innovación continua.

Si bien el mercado no premia las innovaciones que aumentan el costo, aunque reduzcan la contaminación, los incentivos del mercado desempeñan un papel importante en el fomento del desarrollo de nuevas soluciones ecológicas que resultan más rentables a largo plazo. Se invierte cada vez más y de forma más importante en tecnologías limpias debido a que los gobiernos y otros clientes demandan este tipo de soluciones, llegándose a un punto álgido de interés ante la presencia de señales del mercado, como el aumento de precio de los combustibles fósiles.

Los flujos de tecnología impulsan el desarrollo

Constantemente se desarrollan y difunden tecnologías limpias a nivel mundial. Todos los días se realizan transacciones de tecnología en todo el mundo, en los mercados de los países desarrollados, los países en desarrollo y los países menos adelantados, a través de la venta de productos, la colaboración y el intercambio de conocimientos, el desarrollo y comercialización conjuntos de nuevos productos y servicios, la concesión de licencias de patentes, el mantenimiento de equipos y la externalización de la producción de componentes de los productos finales. Todos estos procesos fortalecen las capacidades locales.

Incluso la simple venta de un producto innovador, que transfiere tecnología a su usuario a través del producto en sí mismo, puede generar un efecto positivo de desarrollo. Por ejemplo, una tecnología de generación de electricidad que se implanta en un lugar sin electricidad, incluso si está desarrollada y mantenida en su totalidad por expertos externos, proporciona energía a la población local. Esto constituye una plataforma para aumentar la productividad, así como para mejorar las condiciones de vida. Simplemente con garantizar el acceso a una nueva tecnología pueden inspirarse nuevas innovaciones.

Optimizar la difusión de tecnología

Diversas condiciones locales pueden mejorar la difusión de la tecnología, en particular la capacidad de la comunidad receptora para absorberla. Esto es fundamental. La habilidad y el conocimiento de la mano de obra local es un determinante importante de los tipos de soluciones que se aplicarán en un país determinado, así como el tipo de relación de colaboración que evolucionará entre los socios locales y externos. Propiciar políticas reguladoras y un entorno de inversión seguro puede servir de apoyo a las transacciones tecnológicas; y las alianzas, que aceleran el intercambio de conocimientos especializados, mejoran la sostenibilidad de la implantación de la tecnología.

La protección efectiva de los derechos de propiedad intelectual es un componente de un entorno sano para la implantación de tecnologías ecológicas. La contribución de los derechos de propiedad intelectual a la difusión de la tecnología ecológica depende específicamente del contexto, y los derechos de propiedad intelectual no son el motor principal en todos los casos, especialmente en los países de ingresos bajos, donde factores como los mercados, el acceso a la financiación y la capacidad de absorción ejercen una influencia considerablemente mayor.

El Jenbacher forma parte de la cartera de tecnologías innovadoras de General Electric, y ofrece a las empresas y las comunidades de todo el mundo la capacidad de generar energía fiable y eficiente en el lugar de uso o en sus inmediaciones en cualquier momento, utilizando una variedad de materiales de desecho. (Crédito: General Electric)

Turning waste into energy

El Jenbacher de General Electric es una tecnología que puede transformar los materiales de desecho en energía. Los residuos orgánicos son "digeridos" anaeróbicamente por microorganismos que los descomponen, produciendo finalmente biogás compuesto de metano y dióxido de carbono. Este gas puede quemarse como el gas natural para generar energía.

Mediante el uso de "recursos" locales de residuos, los países pueden producir energía y también deshacerse de residuos no deseados y, en ocasiones, de emisiones de dióxido de carbono y de metano. Los motores de gas Jenbacher son especialmente adecuados para crear suministros de energía en zonas remotas. En todo el mundo se han instalado más de 5.100 motores con una capacidad total de generación de energía de 4.300 megavatios en aplicaciones de conversión de residuos en energía.

General Electric trabaja con sus clientes para adaptar los motores de gas de manera que descomponga y trate una gran variedad de materiales de desecho locales: estiércol, basuras, e incluso cáscaras de arroz. Por ejemplo, un motor de biogás Jenbacher está alimentando con éxito una planta de cogeneración de estiércol y metano del ganado en un gran complejo de productos lácteos del estado indio de Punjab. En Chile, la empresa de abastecimiento de agua Aguas Andinas está utilizando tres motores para el tratamiento de aguas residuales en una planta cerca de Santiago; los motores pueden producir hasta el 60% de las necesidades de energía de la planta con energía renovable (al tiempo que reducen las emisiones de gases de efecto invernadero), utilizando el lodo de las aguas residuales recogidas en la planta de tratamiento. Y en el Brasil y Filipinas, los motores de gas Jenbacher de General Electric están utilizándose en proyectos realizados en el marco del Mecanismo de Desarrollo Limpio para reducir las emisiones de metano de los gases de vertedero.

El papel de la propiedad intelectual en el apoyo a los acuerdos de transferencia de tecnología

Al mismo tiempo, el sistema de patentes facilita el desarrollo y la difusión de las tecnologías ecológicas de diversas maneras, entre ellas mediante el apoyo a las asociaciones. Un sistema de propiedad intelectual predecible sustenta la celebración de acuerdos de transferencia de tecnología y el intercambio de conocimientos especializados. Los derechos de propiedad intelectual ayudan a definir lo que cada empresa aporta a una alianza, cuestión que puede resultar decisiva, especialmente para las pequeñas y medianas empresas (pymes) que se asocian con empresas de tecnología más grandes. Los derechos de propiedad intelectual también pueden utilizarse para determinar la propiedad y la gestión de las invenciones conjuntas. En general, podemos considerar que los derechos de propiedad intelectual son un importante factor que facilita la innovación.

Impulsar la transferencia de conocimientos a través de las alianzas

No hay una sola empresa, persona, país o sector que tenga todas las respuestas. Los innovadores tienen que trabajar juntos y apoyarse en el trabajo del otro. La creación de alianzas, poniendo a trabajar el conocimiento y la creatividad colectivos, será fundamental a la hora de encontrar soluciones innovadoras para superar los problemas mundiales más acuciantes. La colaboración es especialmente vital en lo que se refiere al cambio climático, ya que las circunstancias locales son una parte integral del proceso de determinar las herramientas que resulten más eficaces para mitigarlo y adaptarse a él.

Las alianzas también son fundamentales para obtener conocimientos especializados donde se precisa la tecnología. No sólo deben desarrollarse tecnologías más ecológicas, sino que también deben implantarse donde van a ser más efectivas. El proceso complejo y multidimensional por el que se difunden las tecnologías a diferentes lugares a menudo se conoce como "difusión de tecnología". Dicho proceso da lugar a la implantación sostenible de soluciones tecnológicas adecuadas o adaptadas en los países, a lo largo del tiempo. No es algo que pueda suceder de la noche a la mañana, y requiere una base adecuada de conocimientos. En ausencia de capacidad local para utilizarla y mantenerla, una solución tecnológica puede que no se utilice correctamente, o que no se utilice en absoluto. La difusión se produce de manera gradual y orgánica; puede acelerarse mediante políticas y condiciones adecuadas, pero no puede forzarse.

Las alianzas funcionan mejor cuando los socios se sienten cómodos poniendo en común sus conocimientos, por ejemplo, en entornos donde hay una buena protección de los derechos de propiedad intelectual, incluidas las patentes y los secretos comerciales. Los encargados de formular políticas no deberían centrarse en simplemente obtener acceso a una tecnología o a la inversión, sino más bien en atraer socios tecnológicos que inviertan y transmitan conocimientos a largo plazo. Los esfuerzos de los gobiernos por forzar la transferencia de conocimientos son generalmente contraproducentes, ya que hacen que sea menos probable que los proveedores de tecnología colaboren y compartan conocimientos con las entidades locales. A veces, este tipo de políticas pueden incluso desalentar nuevos desarrollos tecnológicos.

Nokero desarrolla tecnologías patentadas, basadas en la energía solar, como lámparas y cargadores de teléfonos seguras, respetuosas del medio ambiente y asequibles. (Crédito: Nokero)

La bombilla solar de Nokero

Nokeroempresa fundada por el inventor y abogado de patentes Stephen Katsaros, desarrolla tecnologías patentadas basadas en la energía solar, como lámparas y cargadores de teléfonos seguras, respetuosas del medio ambiente y asequibles. Al proporcionar energía solar accesible, asequible y de alta calidad, la empresa trata de mejorar el acceso a la energía y eliminar la necesidad de fuentes de energía no saludables, sucias y costosas como el queroseno, que se utiliza de forma generalizada en los países de ingresos bajos y medianos. Nokero fue una de las ganadoras del concurso Patents for Humanity de 2013 organizado por la Oficina de Patentes y Marcas de los Estados Unidos de América (USPTO), que reconoce los esfuerzos de los titulares de patentes y licenciatarios para hacer frente a los problemas de desarrollo.

Las alianzas forman parte integrante del éxito de Nokero. La empresa mantiene alianzas con entidades, incluidas organizaciones no gubernamentales (ONG), que conocen sus mercados locales y garantizan que las tecnologías se adapten de manera que lleguen a las comunidades que realmente las necesitan y sean utilizadas por estas últimas. Los socios aportan un conocimiento valioso de las condiciones locales y ayudan a la empresa a mejorar sus ofertas en respuesta a las pruebas que realizan y los comentarios de los clientes. Nokero, que es la abreviatura de "no keroseno", se refiere a su actividad como "invención con impacto", una forma de empresariado social. La dirección de la empresa considera que el eje de su éxito comercial consiste en garantizar que las soluciones tecnológicas satisfagan las necesidades reales de los diferentes mercados y puedan implantarse de manera sostenible.

Atraer los flujos de tecnología

Los gobiernos deben desempeñar un papel fundamental de apoyo a la difusión de la tecnología ecológica y pueden influir en el flujo de tecnología hacia sus propios países. Así, pueden aplicar políticas precisas relativas al cambio climático para incentivar la implantación de tecnologías limpias. También pueden fomentar un clima favorable a la inversión que contribuya a atraer socios tecnológicos. Además, los gobiernos pueden aumentar la competencia leal mediante la eliminación de restricciones sobre contenido local y adquisiciones, que tienden a elevar el precio de la implantación. Asimismo, pueden eliminar los aranceles y otras barreras aduaneras, que encarecen las soluciones de tecnología limpia, incluso a nivel regional, como hizo en 2012 la región de la Cooperación Económica Asia-Pacífico (APEC).

Nos enfrentamos a enormes problemas relacionados con el cambio climático, pero también estamos viendo notables avances en tecnologías más limpias. Estos avances tendrán un tremendo efecto en nuestra capacidad para hacer frente eficazmente al cambio climático, así como a otros problemas de orden mundial. El desarrollo y la difusión general de soluciones tecnológicas pueden acelerarse mediante los elementos siguientes:

  • Trabajar en colaboración. Las alianzas entre los innovadores y la colaboración entre los sectores público y privado serán determinantes para dar respuesta a las nuevas necesidades.
  • Promulgar las políticas adecuadas. Las inversiones de los gobiernos en las capacidades nacionales de absorción y en los marcos normativos adecuados, entre los que figuran unos sistemas de propiedad intelectual eficaces, pueden complementar los incentivos del mercado. Los marcos normativos habilitantes desempeñan un importante papel en el apoyo a la implantación generalizada de tecnologías innovadoras.
  • Crear conocimiento local. Las alianzas aceleran la transferencia de conocimientos especializados, lo que mejora la sostenibilidad de la implantación de tecnología. La colaboración contribuye con el tiempo a crear capacidades locales, conocimientos y capacidad de innovación incremental.

La Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (CMNUCC) y el proceso de evaluación de las necesidades en materia de tecnología

El proceso de evaluación de las necesidades en materia de tecnología de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático está concebido con la finalidad de ayudar a definir y analizar las necesidades prioritarias en materia de tecnología para la mitigación y adaptación al cambio climático. Estas evaluaciones pueden servir de base para iniciativas que traten de facilitar la transferencia de tecnologías ambientalmente sostenibles y conocimientos especializados, y el acceso a ellas, en la aplicación del artículo 4.5 de la Convención.

La OMPI en Internet