World Intellectual Property Organization

Ecuador 2009 – Celebración de un bicentenario

Noviembre de 2009


Photo: WIPO/S. Castonguay

La primera jornada de la serie de sesiones de las Asambleas de la OMPI tuvo como colofón unas coloridas pinceladas del rico patrimonio artístico y cultural del Ecuador. Durante un concierto vespertino, el grupo de danza folclórica ecuatoriano “Nuestro Manantial” y el diestro grupo musical “Siembra”, que lo acompañaba, cautivaron a ministros, delegados y personal con su sorprendente vestuario y su puesta en escena rítmica y alegre, con más entusiasmo si cabe en el contexto de la celebración del bicentenario del país (1809-2009). Estas actuaciones demostraron con pasión la riqueza y la diversidad del folclore del Ecuador.

El concierto también señaló la inauguración de un conjunto artístico lleno de luces, olores, sabores y finas texturas que abrieron una ventana a la riqueza y diversidad del arte y la cultura ecuatorianos, tanto tradicionales como modernos. Junto con la selección de obras de los artistas contemporáneos Alegría Pólit y Telmo Herrera se presentaron dos de las exportaciones más famosas del Ecuador, los mundialmente conocidos sombreros Montecristi y el Cacao Arriba.

Expresiones modernas


Foto: Joao Cardoso
Los lienzos de Alegría Pólit forman parte de su serie “Espejos”, inspirada en la creencia de que las imágenes que reflejan los espejos se identifican con el alma o espíritu de la persona. “Concibo los espejos y el arte como una ventana al mundo del espíritu”, afirma Pólit. “Mis “Espejos” son simples y claros medios para cruzar a una dimensión distinta, donde la imagen ya no nos refleja, simplemente nos enseña cruda o maravillosamente quienes somos”. Su obra capta la visión de un mundo que define la personalidad y el carácter de la diversidad étnica del Ecuador, una personalidad que rezuma calidez, inventiva, hospitalidad, alegría y paz.

 

“Sonidos Negros”, título de la selección de obras de Telmo Herrera, pone de manifiesto el poder de la imaginación del artista. Sus creaciones abstractas representan la fuerza, la pasión y la espontaneidad que debieran caracterizar nuestras vidas. Su trayectoria creativa es rica en experiencias. Atraído por las artes desde muy temprano, se convirtió en un prolífico poeta, novelista y escritor. Su pasión por la creatividad le llevó al teatro, que le inspiró para cumplir su ambición de toda la vida de pintar y desarrollar su estilo abstracto único.


Foto: OMPI/Martinez Dozal

 

Ecos del pasado

Montecristi – el príncipe de los sombreros

El sombrero Montecristi, producto de un delicado trabajo de elaboración, conocido como el príncipe de los sombreros de toquilla y frecuentemente como “sombrero Panamá” debido a que lo utilizaban los trabajadores que excavaban el Canal de Panamá a principios del siglo XX, es considerado uno de los sombreros de verano más de moda que existen. Elaborado por calificados tejedores que viven en el pequeño pueblo de Montecristi y venerado por la realeza europea, estadistas y estrellas de cine por igual, el Montecristi se popularizó en la década de 1940, cuando fue puesto de moda por estrellas de Hollywood e hizo apariciones en películas clásicas como “Lo que el viento se llevó” y “Casablanca”.

El arte de tejer sombreros, transmitido de generación en generación, ha florecido a lo largo de la costa de ecuatoriana desde 1600. Los sombreros están hechos a partir de la hoja trenzada de la paja toquilla autóctona cardulovica palmate. Cada sombrero es único y está tejido por un solo experto artesano, con trocado a mano a partir de ocho círculos; dependiendo de la calidad deseada, su confección puede requerir hasta cinco meses.

¡Arriba, Arriba! – Un cacao con clase

En la muestra también se presentó la primera denominación de origen del Ecuador, el mundialmente renombrado Cacao Arriba, premiado por su aroma floral y sabor terroso. Sus cualidades únicas hacen de él un cacao inigualable.

Dice la leyenda que el cacao de fino aroma “Arriba” debe su nombre a que cuando un chocolatero suizo que navegaba por el río Guayas en el siglo XIX preguntó a unos trabajadores que descargaban sacos de cacao en grano de dónde provenía el rico aroma que percibía, le respondieron “del río arriba” (del árbol, la mazorca y la semilla del cacao se obtiene cacao en grano, manteca de cacao y cacao en polvo).

Desde entonces, el cacao ecuatoriano “Arriba” ha llegado a convertirse en sinónimo de alta calidad. Capaz de satisfacer los paladares más exigentes, se ha convertido en un elemento estratégico importante en la industria chocolatera. Apenas un 5% del cacao mundial se considera “fino aroma”, y el Ecuador es el responsable de aproximadamente el 63% de su producción.

El Ecuador es el séptimo mayor productor de cacao del mundo, con una producción de más del 3% del total mundial. Se estima que actualmente se dedican 500.000 hectáreas al cultivo de cacao. También conocido como “cacao nacional”, lo que refleja la importancia simbólica de este cultivo, el Cacao Arriba pertenece a la variedad botánica “Forastero” y constituye la tercera exportación agrícola más importante del país.

Por Cathy Jewell, Sección de Relaciones con los Medios de Comunicación y el Público

La OMPI en Internet