World Intellectual Property Organization

Desafíos a la P.I.: Atender las necesidades de las personas con discapacidad visual

Septiembre de 2009

La OMPI organizó, el 13 de julio, una reunión sobre el tema “Atender las necesidades de los discapacitados visuales: ¿Qué desafíos plantea a la P.I.?” que precedió a la Conferencia sobre Propiedad Intelectual y Cuestiones de Política Pública de la OMPI, y que tenía por objeto alertar acerca de la necesidad urgente de que los discapacitados visuales, en particular los ciegos y las personas con dificultad para leer, tengan acceso a las obras protegidas por derecho de autor. En esa reunión también se puso de relieve el papel que puede desempeñar a ese respecto el sistema de P.I.

En la reunión participaron más de 150 personas en representación de Estados miembros de la OMPI, de organizaciones de personas con dificultad para leer, de editores y de un consorcio de tecnología. Los debates se centraron en los desafíos que se plantean al respecto desde diversas perspectivas, y se sentaron las bases necesarias para conversaciones constructivas y positivas de cara al futuro.

Situación actual

Según la Organización Mundial de la Salud, hay en el mundo unos 314 millones de personas ciegas y con discapacidad visual, de las cuales el 90% vive en países en desarrollo.

En un estudio publicado por la OMPI en 2006 se pone en evidencia que, de los 184 países miembros de la OMPI, sólo 57 prevén en su legislación de derecho de autor disposiciones específicas para los discapacitados visuales. Asimismo, se señala la falta de claridad respecto de la cuestión de si los derechos de distribución permiten el intercambio de ejemplares de obras en formatos accesibles entre los países. Queda claro que podrían ponerse a disposición cantidades mayores de material – analógico y digital – protegido por derecho de autor en formatos accesibles, sin perjudicar los intereses legítimos de los titulares de derechos, y que ese material podría hacerse llegar prontamente a múltiples jurisdicciones, aumentando las posibilidades de alfabetización, independencia y productividad de los discapacitados visuales.

Cómo hacer frente al problema

Durante la reunión, los Estados miembros expresaron su disposición a continuar el examen de la cuestión, en particular, la cuestión del intercambio internacional de material adaptado entre las diferentes jurisdicciones. El Embajador Mario Matus de Chile dijo que los gobiernos no sólo pueden sino que deben desempeñar una función concreta a ese respecto. El Embajador Babacar Carlos Mbaye de Senegal destacó la necesidad de cooperación multilateral y recordó a las partes interesadas que, aunque los discapacitados visuales afrontan dificultades similares en todo el mundo, los que viven en países menos adelantados necesitan soluciones diferentes dado que no disponen de herramientas tecnológicas. El Sr. Douglas George del Canadá puso de relieve la importancia de crear soluciones internacionales flexibles, y de adoptar un enfoque amplio e integrador.

El Sr. Chris Friend, de la Unión Mundial de Ciegos, destacó que un instrumento internacional vinculante sobre las necesidades de las personas con discapacidad visual podría complementar los esfuerzos actuales. Los lectores ciegos de América Latina podrían tener acceso a libros en braille o libros sonoros producidos por la Organización Nacional de Ciegos Españoles (ONCE). Lo mismo podría hacerse en las regiones africanas de habla francesa con colecciones en francés procedentes del Canadá, Francia, Bélgica, Luxemburgo y Suiza. Las organizaciones de Portugal podrían compartir obras protegidas por derecho de autor en formatos accesibles con el Brasil, Angola y Mozambique. El Sr. Herman Spruijt, de la Unión Internacional de Editores, instó a las partes a hacer gala de flexibilidad para lograr el objetivo común. El Sr. Dipendra Manocha, del Consorcio Digital Accessible Information System (DAISY), dijo que las normas técnicas son la clave a la hora de encontrar soluciones tecnológicas para mejorar el acceso de los discapacitados. Aunque existen miles de obras en formatos accesibles en las colecciones de las bibliotecas o de organizaciones benéficas de países industrializados, debido a restricciones jurídicas no es posible compartir su contenido con los países en desarrollo que se ven obligados a gastar sus limitados recursos en recrear obras originales.

La labor actual de la OMPI en este ámbito abarca dos elementos muy complementarios: una plataforma con los sectores interesados, que se encarga de examinar los complejos problemas técnicos planteados; y una reciente propuesta de tratado internacional sobre limitaciones y excepciones específicas. El objetivo del primer elemento es establecer acuerdos operativos y prácticos en el contexto del segundo. El Sr. Francis Gurry, Director General de la OMPI, anunció la inauguración de un sitio Web – www.visionip.org – que servirá para conseguir apoyo, intercambiar opiniones y difundir información útil a todas las partes interesadas.

Los participantes en esta reunión y en la Conferencia de la OMPI sobre Propiedad Intelectual y Cuestiones de Política Pública recibieron la invitación de asistir al concierto que ofreció, la velada del 13 de julio, el cantautor nigeriano Cobhams Emmanuel Asuquo.

Marc Luanghy y Geidy Lung, División de Derecho de Autor, OMPI
 

La OMPI en Internet