Demostrar la fecha exacta de creación de un activo: en ello reside la importancia práctica del sellado digital de WIPO PROOF

Enero de 2021

Frederick Mostert, profesor asociado, y Sheyna Cruz, estudiante de posgrado, Facultad de Derecho Dickson Poon, King’s College, Londres (Reino Unido)

En el ámbito deportivo, la primera persona que cruza la línea de meta recibe todos los honores. Lo mismo ocurre con la propiedad intelectual (PI), que reposa en el principio esencial de "el que llega primero, se sirve primero". Aunque el principio parece sencillo, muchos creadores e innovadores han tenido que batallar para demostrar que fueron los primeros en cruzar esa línea de meta y hacer valer así sus derechos de PI. Para subsanar ese problema de falta de pruebas, la Organización Mundial de la Propiedad Intelectual (OMPI) ha creado una nueva e interesante herramienta digital, WIPO PROOF, que permite a los creadores demostrar la existencia de su obra en una fecha y un momento determinados.

Muchos creadores e innovadores que hacen valer derechos de PI han tenido que batallar para demostrar que han sido los primeros en inventar o crear una obra. WIPO PROOF les permite demostrar que su obra existía en una fecha y hora determinada. (Foto: OMPI)

¿Por qué importa la fecha de creación?

En la caja de herramientas de las mentes creativas, como los diseñadores, artistas, científicos, inventores y empresarios, así como las empresas emergentes y las pymes, la protección de la PI se considera cada vez más como un activo esencial, ya que todos ellos crean valor con sus obras, diseños, invenciones y marcas originales. Crear el código fuente de un programa, componer una canción, diseñar un bolso de mano único o inventar un nuevo widget digital: en todos esos actos hay que hacer valer la PI frente a actos no autorizados de copia o de uso indebido, o lo que se conoce como "infracciones". No es de extrañar que para las grandes empresas tecnológicas y de marcas internacionales, lo importante es ser los primeros en cruzar la meta para proteger sus activos más importantes.

WIPO PROOF utiliza la tecnología de sellado digital de fecha y hora, que permite a los creadores obtener una "huella digital" única que consigna la fecha exacta de creación.

En todas las formas de PI, poder demostrar que se ha sido "el primero en llegar" es una condición previa para poder hacer valer los derechos, aunque a menudo se pasa por alto. Y en ningún ámbito es más importante poder probar eso que en el derecho de autor. Esta forma de PI, por su naturaleza, se origina automáticamente sin formalidades: por ejemplo, el autor de una obra literaria o artística original es, por defecto, el primer titular del derecho de autor.

Sin embargo, muchos creadores no son conscientes de la importancia de documentar la fecha decisiva de creación de su obra. Este descuido puede tener desenlaces desafortunados cuando más tarde intentan hacer valer sus derechos de PI.

¿Cómo probar que se ha sido “el primero en llegar"?

Responder a la necesidad de los creadores de sellar el momento en que producen su obra en un entorno cada vez más digital es lo que propone WIPO PROOF.

En general, la tecnología de sellado digital de fecha y hora permite a los creadores obtener una "huella digital" única que recoge la fecha clave de existencia  de la obra. El uso del sellado digital de fecha y hora para los titulares de derechos de propiedad intelectual ha ganado en importancia en los últimos años. Por ejemplo, varias entidades privadas han puesto en marcha sus propios registros de derechos de autor y otros registros de propiedad intelectual con miras a ofrecer a los titulares de derechos de propiedad intelectual un medio de dejar constancia de la fecha y la hora de su trabajo. Sin embargo, al igual que sus equivalentes más tradicionales, el sellado digital de fecha deriva su valor probatorio del hecho de que la verificación se lleva a cabo de forma independiente por terceras partes acreditadas y a menudo oficiales.

En todos los tipos de activos de propiedad intelectual, demostrar que uno ha sido " el primero en llegar" es una condición previa para hacer valer derechos. Sin embargo, muchos creadores no se dan cuenta de la importancia de documentar la fecha exacta de creación de su obra. (Foto: monsitj / Getty Images)

Con la reciente herramienta innovadora que ha puesto en marcha, la OMPI ejerce hoy una función primordial como entidad oficial independiente y acreditada. Introducida en mayo de 2020, WIPO PROOF es un servicio en línea que permite tanto a los creadores como a las empresas generar un sello de fecha y hora de un archivo digital, conocido como ficha digital de WIPO PROOF. Dado que estos certificados son emitidos por la OMPI, llevan un sello oficial, que contribuye en gran medida a hacer valer las pruebas necesarias en los tribunales y en los litigios. La OMPI es una organización intergubernamental imparcial y una autoridad líder en el registro de la PI. Eso hace de WIPO PROOF un mecanismo autorizado del que se pueden servir creadores y empresas para probar de forma contundente la fecha de nacimiento de sus creaciones.

Además de su función básica de autenticación, varias características importantes garantizan que WIPO PROOF sea ampliamente accesible y fiable. Para empezar, el servicio se presta a una tarifa muy razonable. La estructura de tasas de WIPO PROOF hace que esta importante herramienta digital sea accesible para los particulares y para las empresas emergentes, lo que a su vez contribuye a democratizar la PI.

Además, WIPO PROOF funciona en 10 idiomas (español, alemán, árabe, chino, coreano, francés, inglés, japonés, portugués y ruso), lo que permite a los clientes obtener pruebas documentales en el idioma local de los tribunales de que se trate. El servicio también ha sido certificado conforme a todas las normas técnicas y de seguridad pertinentes establecidas por el reglamento eIDAS de la Unión Europea (UE) y la norma 27001 de la Organización Internacional de Normalización (ISO). Esto proporciona una mayor garantía a los titulares de derechos de PI de que la información confidencial que almacenan mediante WIPO PROOF está segura y protegida conforme a las normas mundiales.

Si bien WIPO PROOF puede utilizarse para confirmar la creación de un archivo en un momento determinado, no hay que perder de vista que el sello de tiempo cumple una función de carácter formal y no equivale al registro sustantivo. En otras palabras, tener una ficha digital de WIPO PROOF no confiere ni prueba los derechos de propiedad intelectual de por sí, sino que estos derechos se generan normalmente de forma separada, de acuerdo con los procedimientos de registro. No obstante, disponer de un documento oficial que acredite la fecha y hora de creación es un primer paso rápido, barato y eficaz y una forma sencilla de probar de forma oficial que un creador ha sido "el primero en llegar".

Los primeros datos nos indican que hay mucha demanda de sellado digital de fecha y hora. En septiembre de 2020, WIPO Proof ya había sido utilizada por usuarios de 117 países. Con el tiempo, es posible que el sellado digital de fecha y hora se recomiende como mejor práctica para los titulares de activos de PI de todo el mundo.

El propósito de OMPI Revista es fomentar los conocimientos del público respecto de la propiedad intelectual y la labor que realiza la OMPI, y no constituye un documento oficial de la Organización. Las denominaciones empleadas en esta publicación y la forma en que aparecen presentados los datos que contiene no entrañan, de parte de la OMPI, juicio alguno sobre la condición jurídica de ninguno de los países, territorios o zonas citados o de sus autoridades, ni respecto de la delimitación de sus fronteras o límites. La presente publicación no refleja el punto de vista de los Estados miembros ni el de la Secretaría de la OMPI. Cualquier mención de empresas o productos concretos no implica en ningún caso que la OMPI los apruebe o recomiende con respecto a otros de naturaleza similar que no se mencionen.