Innovar para todo el mundo: la función de la PI en el desarrollo

Diciembre de 2018

Por Aline Flower, asesora jurídica asociada, Desarrollo Mundial, Fundación Bill y Melinda Gates*

¿Qué puede tener que ver la propiedad intelectual (PI) con la ayuda a los más pobres en los países menos adelantados del mundo? A primera vista, los conceptos de PI y desarrollo parecen diametralmente opuestos. La PI se considera con frecuencia como la expresión de una sofisticada infraestructura jurídica creada por las naciones ricas para incentivar la innovación y dinamizar las economías avanzadas.

La PI tiene un papel que desempeñar donde quiera que la pobreza, el hambre o las enfermedades requieran de soluciones innovadoras (foto: imageBROKER / Alamy Stock Photo).

Sin embargo, un análisis más detallado pone de manifiesto una relación estrecha y cargada de matices entre la PI y el desarrollo, que plantea a la vez cuestiones microeconómicas y macroeconómicas como las siguientes:

  • ¿Quién se beneficia de los mercados comerciales y quién no?
  • ¿Qué papel desempeña el sector privado en el desarrollo?
  • ¿Cómo se puede impulsar la investigación, el desarrollo y la salida al mercado de un producto cuando los principales consumidores son los pobres de los países pobres?

La PI es un elemento integrante de cada uno de estos análisis. Donde quiera que la pobreza, el hambre o las enfermedades requieran de soluciones innovadoras, la PI cumple un cometido importante*. 

Las cuestiones relacionadas con la PI abundan en el desarrollo de las
vacunas de bajo costo, especialmente cuando se trata de conceder
licencias a distintas cepas víricas de diversas entidades y de garantizar
una transferencia eficaz de la tecnología (foto: Cortesía de la
Fundación Bill y Melinda Gates).

En algunos casos, el producto necesario ya existe y su PI está protegida adecuadamente en las jurisdicciones del mundo desarrollado. En esos casos, el desafío internacional en materia de desarrollo puede consistir en la distribución de ese producto en el mundo pobre. En otros casos, es posible que sea necesario adaptar y mejorar un producto ya existente para adecuar sus características a situaciones en las que los recursos son limitados o a las preferencias de las personas que viven en esa parte del mundo. Y en otras circunstancias, quizá sea necesaria una innovación radical para satisfacer las necesidades de la gente en los lugares más pobres del mundo, a fin de solucionar problemas singulares y desatendidos.

A continuación, se exponen diversos ejemplos sobre la presencia de la PI en proyectos de desarrollo, así como observaciones sobre el planteamiento que adopta la Fundación Bill y Melinda Gates en materia de desarrollo. En cada caso, es fundamental abordar de manera explícita la cuestión de la PI para garantizar el éxito del proyecto.

Productos existentes

Algunos de los ejemplos más conocidos de desarrollo abarcan actividades en las que es posible que el producto protegido por la PI ya exista en su forma básica y tenga que ser puesto a disposición de la población en los países pobres.

Gavi: vacunas existentes

Gavi, “la Alianza de las Vacunas”, vela por que las personas del mundo en desarrollo* no mueran por enfermedades contra las que las personas son vacunadas sistemáticamente en el mundo desarrollado. Gavi es una organización internacional creada en 2000 para mejorar el acceso a vacunas infrautilizadas (y también nuevas) de los niños que viven en los países más pobres del mundo. 

Gavi, “la Alianza de las Vacunas”, vela por que las personas del mundo en desarrollo* no mueran por enfermedades contra las que las personas son vacunadas sistemáticamente en el mundo desarrollado (foto: laboratory / Alamy Stock Photo).

Las cuestiones relacionadas con la PI pueden parecer sencillas en un modelo que aparentemente depende de manera exclusiva de la adquisición de productos ya existentes, pero esa percepción puede ser engañosa. Las cuestiones relacionadas con la PI abundan en el desarrollo de las vacunas de bajo costo, especialmente cuando se trata de conceder licencias a distintas cepas víricas de diversas entidades y de garantizar una transferencia eficaz de la tecnología.

Innovación radical

Entre la elaboración de la vacuna y su seguimiento, se plantea otro
reto innovador que tiene que ver con la distribución segura y eficaz
de esa vacuna en entornos de bajos recursos y áreas aisladas que
carecen de infraestructuras básicas (foto: Science Photo Library / Alamy
Stock Photo).

En otros casos, son necesarias tecnologías de nueva generación para mejorar las vidas de la gente que vive en entornos de bajos recursos. Puede que estas soluciones tecnológicas tengan también aplicaciones de mercado en entornos del mundo rico y, por lo tanto, es muy probable que den lugar a nuevos derechos de PI.

La reinvención del retrete

Las enfermedades diarreicas causadas por la ausencia de un
saneamiento adecuado son la quinta causa de fallecimientos a nivel
mundial. Encontrar maneras innovadoras de eliminar de manera eficaz
los excrementos humanos en las comunidades que no tienen acceso
a la red eléctrica o no disponen de un saneamiento canalizado es un
reto fundamental en materia de salud mundial y desarrollo
(foto: Joerg Boethling / Alamy Stock Photo).

Según las estadísticas de las Naciones Unidas, 4.500 millones de personas viven en hogares que no disponen de retrete para eliminar eficazmente los excrementos humanos. Se estima que las enfermedades diarreicas causadas por la ausencia de saneamiento adecuado causan 2,5 millones de muertes evitables al año y son la quinta causa de fallecimientos a nivel mundial. Por lo tanto, hallar el modo de eliminar de manera eficaz los excrementos humanos en las comunidades que no tienen acceso a la red eléctrica o no disponen de saneamiento canalizado es un reto fundamental en materia de salud mundial y desarrollo. Es evidente que el retrete con cisterna, inventado en 1596, es inservible en esos hogares y comunidades.

¿Podemos volver a idear un dispositivo de saneamiento más integral? Se están realizando experimentos para la construcción de hogares eficientes desde el punto de vista energético y de sistemas comunitarios de saneamiento basados en procesos tecnológicos de desecación. Esos procesos bioquímicos convierten los desechos sólidos y líquidos en subproductos inocuos que se pueden reutilizar. Ese tipo de dispositivos y sistemas avanzados de saneamiento podrían convertirse en productos comerciables y distribuibles a nivel mundial.



Foto: Cortesía de la Fundación Bill y Melinda Gates

La cadena del frío para las vacunas

Volvamos a examinar el ejemplo aparentemente sencillo de una vacuna ya existente que solo necesita ser distribuida. Además de los problemas de PI asociados a la elaboración del producto que se han mencionado anteriormente, supongamos que el desarrollo de esa vacuna de bajo costo ha sido posible gracias a la obtención de una licencia y a la transferencia de tecnología, y que la cantidad adquirida del producto es suficiente.

Todavía quedan por resolver varios retos en materia de innovación. También necesitamos sistemas que nos permitan determinar con fiabilidad y localizar con precisión a las personas que necesitan ser vacunadas, así como un método de seguimiento eficaz que confirme la administración de la vacuna. Entre la elaboración de la vacuna y su seguimiento, se plantea otro reto de innovación que tiene que ver con la distribución segura y eficaz de esa vacuna en entornos de bajos recursos y áreas aisladas que carecen de infraestructuras básicas. Las “cadenas de frío” o las cadenas de suministro a temperatura controlada que garantizan la termoestabilidad (y la viabilidad) de una vacuna, deben ser objeto de una mejora significativa para superar las carencias existentes en la cobertura de vacunación sistemática y erradicar enfermedades a nivel mundial.

Mejoras y adaptaciones

Existe una tercera manera (intermedia) de abordar las cuestiones de PI en materia de desarrollo cuando las tecnologías existentes constituyen la base fundamental -aunque no integral– de las intervenciones de carácter innovador. Estos proyectos se basan en derechos de propiedad ya existentes y casi siempre conllevan la posibilidad de que se generen nuevos derechos de PI producto de mejoras adicionales en materia de investigación, desarrollo y tecnología. 

Maíz de eficiencia hídrica para África (WEMA)

El riesgo crónico de sequías pone seriamente en peligro a los pequeños agricultores del África Subsahariana que intentan alimentar a sus familias con sus pequeños huertos. Un equipo de científicos dirigido por la Fundación Africana de Tecnología Agrícola (AATF) ha creado híbridos selectos del maíz con mayor tolerancia a las sequías, adaptados al África Subsahariana y pensados a partir de las preferencias de los pequeños agricultores. Nuevas iniciativas en investigación y desarrollo han conseguido conferir resistencia contra los insectos para preservar las cosechas frente a los barrenadores del tallo y otras toxinas.

Las investigaciones del WEMA surgen de una colaboración público-privada en la que participan el Centro Internacional de Mejoramiento del Maíz y el Trigo (CIMMYT), la AATF, los Sistemas Nacionales de Investigación Agrícola (NARS) y un socio del sector privado que donó el rasgo de resistencia a las sequías, así como PI de gran valor para generar, a través de empresas privadas de producción de semillas, productos objeto de licencia exentos de regalías destinados a los pequeños agricultores.

Innovaciones contraceptivas ajustadas a las necesidades del usuario

Consideremos las opciones disponibles para la madre en un hogar de pequeños agricultores –que probablemente carece de fácil acceso al agua potable– que desea gestionar los recursos familiares intentando espaciar el nacimiento de sus hijos. A la luz de las preferencias de las mujeres que viven en entornos de bajos recursos, diversos proyectos de planificación familiar estudian actualmente la posibilidad de adoptar medidas de intervención técnica para la obtención de anticonceptivos inyectables e implantes anticonceptivos de mayor duración. Algunos proyectos implican el uso de una plataforma singular para desarrollar fórmulas inyectables de acción más prolongada. Otros proyectos se centran en el desarrollo de implantes anticonceptivos biodegradables. Todos ellos guardan relación con la innovación y, por lo tanto, con la PI, tanto la que se utiliza en la investigación como la que pudiera resultar de ella.

El riesgo crónico de sequías pone seriamente en peligro a los pequeños agricultores en el África Subsahariana. Un equipo de científicos dirigido por la Fundación Africana de Tecnología Agrícola (AATF) ha desarrollado y distribuido variantes del maíz con tolerancia a las sequías, adaptadas a las condiciones meteorológicas imperantes y a las enfermedades de diferentes regiones (foto: Cortesía de la AATF).

Soluciones de mercado innovadoras

En diversos campos, se está considerando una nueva estrategia de intervención que no se basa tanto en una visión binaria y polarizada entre el mundo “en desarrollo” y el “desarrollado”, en la que el denominado mundo “en desarrollo” carece por completo de carácter comercial y el “desarrollado” es el único mercado comercial viable. Esta nueva perspectiva presupone que incluso las personas pobres de los países pobres toman decisiones fundamentadas sobre cómo gastar o ahorrar sus limitados recursos y constituyen un mercado desaprovechado en gran medida.

Productos nutricionales mejorados

¿Cómo se puede mejorar un alimento o una bebida que ya se vende a millones de consumidores pobres a fin de ofrecer una nutrición de mayor calidad sin comprometer su atractivo? Es muy probable que la mejora de los productos implique la protección de la PI. Se están estudiando posibles modelos que mejoren la nutrición global de los consumidores más pobres y que a la vez sean sostenibles comercialmente para el fabricante del producto. Además de mejorar la nutrición de los consumidores pobres, esos modelos podrían abrir la puerta al diseñador del producto a segmentos de mercado más amplios gracias a un producto mejorado. A la larga, un planteamiento híbrido de estas características que fusione objetivos empresariales y altruistas podría incluso eliminar la dependencia de la financiación de carácter filantrópico.

Se están estudiando diferentes modelos para la mejora de la nutrición global de los consumidores más pobres mediante una mejora de los productos que puede implicar la protección de la PI (foto: Cortesía de la Fundación Bill y Melinda Gates).

La Fundación Bill y Melinda Gates y su concepción de la PI al servicio del desarrollo

En la Fundación, somos conscientes de la importancia de la PI por dos motivos principales. En primer lugar, respetamos la PI como activo patrimonial. Si un proyecto propuesto depende de la PI de terceros, exigimos a los receptores de una eventual financiación que adopten una estrategia mediante la que se comprometan a obtener de ese tercero derechos de licencia o acuerdos para que no se hagan valer los derechos a fin de poder utilizar la PI ya existente. En segundo lugar, respetamos la PI por su capacidad intrínseca de incentivar la investigación y el desarrollo de productos. En algunos casos, un proyecto exitoso podría dar lugar a una tecnología de valor comercial en mercados del mundo rico (o desarrollado). Dado que los resultados de un proyecto financiado con una subvención de la Fundación son propiedad del beneficiario, la perspectiva de “estar haciendo el bien” y “estar haciéndolo bien” puede alentar a las entidades a presentar propuestas para recibir financiación de la Fundación. ¿Financiaría la Fundación un proyecto que pudiera dar lugar a una tecnología dirigida a beneficiar al mundo pobre, pero que podría tener también aplicación comercial en el mundo rico? Sí, si se dan ciertas condiciones.

Esas condiciones llevan por nombre “Acceso Global”. La Fundación exige que los beneficiarios estructuren los proyectos objeto de financiación de modo que contribuyan a alcanzar los objetivos de acceso global de la Fundación. La Fundación garantiza progresivamente la obligación de perseguir fines benéficos mediante la concesión de una licencia transferible y no exclusiva. En el marco del acuerdo de subvención de la Fundación, “por 'acceso global' se entiende que el beneficiario acepta dirigir y gestionar la investigación, las tecnologías y la información del proyecto de manera que permita: a) que los conocimientos adquiridos durante el proyecto se den a conocer rápidamente y tengan amplia difusión; y b) que el producto o productos concebidos se pongan a disposición y sean accesibles a un costo razonable para la gente que más los necesita en los países en desarrollo".

A la luz de las preferencias de las mujeres que viven en entornos de
bajos recursos, diversos proyectos de planificación familiar estudian
actualmente la posibilidad de adoptar medidas de intervención técnica
para la obtención de anticonceptivos inyectables e implantes
anticonceptivos de mayor duración. Todas ellas guardan relación con
la innovación y, por lo tanto, con la PI (foto: Cortesía de la
Fundación Bill y Melinda Gates).

Acceso Global es el mecanismo jurídico que garantiza que los objetivos filantrópicos del proyecto siguen siendo primordiales, con independencia de los beneficios imprevistos que pueda obtener el beneficiario coincidentemente con el propósito de la Fundación de financiar ese proyecto, a través, por ejemplo, del mercado tecnológico de doble uso. Esa estrategia de gestión de la PI asegura que los proyectos que financiamos logren el efecto programático perseguido por la Fundación. También garantiza que la Fundación cumpla las normas del Servicio de Impuestos Internos para las fundaciones privadas en los Estados Unidos, velando por el carácter filantrópico de sus inversiones.  

Una táctica específica para lograr ese objetivo consiste en pedir a nuestros beneficiarios que elaboren una “estrategia de acceso global” (denominada igualmente “plan de actividades filantrópico”). Una estrategia de acceso global que incluya la PI –como los proyectos descritos anteriormente– debe demostrar el modo en que se gestionarán los nuevos derechos de PI asociados a las invenciones desarrolladas en el contexto de un proyecto. Esto puede conllevar la concesión de licencias recíprocas a otros colaboradores en el proyecto, así como el desarrollo de un plan estratégico de comercialización que garantice un equilibrio entre el incentivo intrínseco de los mercados de vender el producto en mercados comerciales y la obligación filantrópica de hacer que el producto sea asequible para el segmento más pobre del mercado. En estos planes estratégicos se puede prever la concesión de licencias a distintos territorios o sobre la base de diferentes aplicaciones de la tecnología, atendiendo las necesidades de los segmentos de mercado más ricos y más pobres, respectivamente. La Fundación invita a sus beneficiarios a demostrar el modo en que prevén potenciar las aplicaciones comerciales de mercado en aras de obtener éxito a largo plazo y garantizar la sostenibilidad del proyecto en lo que atañe al objetivo de desarrollo global.

La Fundación Bill y Melinda Gates reconoce la importancia de la PI como activo patrimonial y su capacidad intrínseca de incentivar la investigación y el desarrollo de productos (foto: Cortesía de la Fundación Bill y Melinda Gates).

La invitación a asumir el reto de la innovación

Aún estamos tratando de comprender más adecuadamente las muchas maneras en que la PI es fundamental para el desarrollo. En este artículo se comparten solo algunos ejemplos fruto de la experiencia de la Fundación en la concesión de subvenciones. Hay mucho margen para la innovación, teniendo en cuenta el ingente trabajo pendiente para satisfacer las necesidades de la población en las regiones más pobres del mundo. Invitamos a todos a asumir el reto de la innovación –ya sea radical o incremental– para conseguir que el mundo sea un lugar en el que cada individuo tenga la oportunidad de llevar una vida saludable y productiva.

* A efectos de este artículo, se emplean los términos de países “en desarrollo" y “desarrollados”. Sin embargo, la autora es consciente de la necesidad de reconsiderar su utilidad a la luz de un libro de Hans Rosling, de importancia fundamental: Factfulness: Ten Reasons We’re Wrong About the World—and Why Things Are Better Than You Think, Flatiron Books, 2018.

El propósito de OMPI Revista es fomentar los conocimientos del público respecto de la propiedad intelectual y la labor que realiza la OMPI, y no constituye un documento oficial de la Organización. Las denominaciones empleadas en esta publicación y la forma en que aparecen presentados los datos que contiene no entrañan, de parte de la OMPI, juicio alguno sobre la condición jurídica de ninguno de los países, territorios o zonas citados o de sus autoridades, ni respecto de la delimitación de sus fronteras o límites. La presente publicación no refleja el punto de vista de los Estados miembros ni el de la Secretaría de la OMPI. Cualquier mención de empresas o productos concretos no implica en ningún caso que la OMPI los apruebe o recomiende con respecto a otros de naturaleza similar que no se mencionen.