Empoderar a las pymes para el aprovechamiento de la PI en la innovación

Junio de 2021

Frank Tietze, director del Laboratorio de Gestión de la PI (IIPM) del Departamento de Ingeniería de la Universidad de Cambridge (Reino Unido)

Las pequeñas y medianas empresas (pymes) constituyen una cuota importante de las economías, tanto en los países desarrollados como en los países menos adelantados. Contribuyen sustancialmente al PIB y son una fuente fundamental de innovación en todos los sectores, mercados y aspectos de la vida. En la actual pandemia de COVID-19, las pymes han contribuido a la creación de productos fundamentales para la crisis. Entre los ejemplos figura la pyme BioNtech, con sede en Alemania, en el ámbito de las vacunas, y BenevolentAI, en la determinación de un tratamiento contra la COVID-19 que obtuvo recientemente la aprobación de la Agencia de Alimentos y Medicamentos (FDA) de los Estados Unidos. Las pymes también están detrás de muchos de los instrumentos de comunicación digital que utilizamos a diario.

Al entender el poder de la PI, Nutriset, que tiene por objeto proporcionar alimento a grupos vulnerables en países menos desarrollados, creó un modelo de franquicias a través del cual se han establecido plantas de fabricación locales en África occidental y se han creado 400 puestos de trabajo permanentes. Solo en 2020, Nutriset benefició a 1 millón de niños. (Foto: gentileza de Nutriset)

La propiedad intelectual (PI) en sus distintas manifestaciones, desde las patentes y las marcas a los derechos sobre diseños y los derechos de autor, es de gran importancia para las pymes. Una serie de estudios muestran que las empresas en general, y las pymes en particular, logran un mejor desempeño cuando prestan atención a la PI. Podría decirse que la PI marca una enorme diferencia, en particular para las “gacelas” (pymes ambiciosas, de gran crecimiento), las empresas emergentes, cuando son más nuevas, y las grandes empresas, cuando alcanzan el éxito. Veamos algunos ejemplos para ilustrar de qué manera la PI ha marcado la diferencia.

Los estudios muestran que las empresas en general, y las pymes en particular, logran un mejor desempeño cuando prestan atención a la PI.

SwiftKey

SwiftKey es una empresa de inteligencia artificial (IA) fundada en 2008 por alumnos de la Unversidad de Cambridge. En 2016, la entonces pyme fue adquirida por Microsoft por 250 millones de dólares de los EE.UU. Por supuesto, existen muchas razones que explican una valoración de esa magnitud, pero me resulta difícil imaginar que los fundadores habrían logrado obtener ese monto por la venta de la empresa si no hubieran prestado atención a la PI. Resulta interesante señalar que, en 2013, SwiftKey contrató a Gareth Jones, un experimentado gestor de PI, que aportó los conocimientos prácticos adquiridos en dos empresas que han gestionado hábilmente su PI, Vodafone e IBM. Habrá quienes hayan cuestionado la decisión de SwiftKey de contratar a alguien para gestionar su PI, lo cual conllevó un gran costo en su momento, pero yo sostendría que fue una decisión muy inteligente; la inversión ciertamente dio sus frutos. Se contrató al Sr. Jones para velar por que la PI pudiera resistir los procesos de debida diligencia que realizan las multinacionales para determinar qué empresas podrían ser objeto de adquisición. Cuando me enteré de ese caso, recordé una visita a la Unidad Venture del Grupo Volvo, en Suecia, en mis épocas de estudiante. Durante la visita, la persona que dirigía la Unidad Venture en ese momento me dijo que no consideraría la adquisición de una pyme si esta no pudiera demostrar que ha protegido su PI en los mercados pertinentes a escala mundial. Eso me llevó a pensar, aunque sea difícil demostrarlo, que SwiftKey podría haber vendido su empresa a Microsoft o a cualquier otra multinacional aun sin tener su PI en regla, pero seguramente lo habría hecho a un precio muy inferior. Considero que podrían haberla vendido por unos 50 millones de dólares de los EE.UU. Eso es cinco veces menos que lo que Microsoft pagó para adquirirla.

Nutriset

(Foto: gentileza de Nutriset)

Voy a citar otro ejemplo de cómo las pymes pueden hacer un buen uso de la PI; se trata de un caso único del sector de la IA, tan de moda, hoy en día. Para nuestro proyecto de investigación sobre la propiedad intelectual para la aceleración de las transiciones sostenibles (IPACST, por sus siglas en inglés), financiado por el Foro Belmont, entrevistamos recientemente al Director General de Nutriset, empresa francesa que opera en el sector de la ayuda humanitaria.

Esta empresa fascinante tiene la misión específica de proporcionar alimento a todo el mundo, en particular a los niños y las mujeres embarazadas vulnerables en países menos adelantados, en particular, en África. Resulta claro que Nutriset entendió el poder de la PI y la ha utilizado de distintas maneras con buenos resultados. Nutriset no quería elaborar un producto de ayuda humanitaria en una planta de fabricación altamente eficiente y automatizada en Europa y enviarlo a países menos desarrollados. En cambio, la empresa creó un modelo comercial que apunta a generar un impacto sostenible y hacer posible la creación de empleo y el desarrollo de competencias locales. Con ese fin, Nutriset utilizó patentes para proteger a los franquiciados locales de los países del sur frente a los competidores del hemisferio norte, que podrían haber elaborado productos de imitación a escala por un costo inferior al que podrían haber alcanzado los franquiciados de Nutriset. Ello habría socavado la misión de Nutriset de generar un impacto sostenible en los países en desarrollo mediante la creación de capacidad de fabricación local. De hecho, hoy en día, Nutriset tiene unos 20 competidores, de los cuales solo dos son del hemisferio norte. Nutriset utilizó sus patentes para garantizar un plazo de comercialización suficiente a fin de establecer un modelo de franquicia a través del cual comparte su PI protegida por patentes y los conocimientos especializados complementarios, tales como los conocimientos sobre los procesos y las licencias para el uso de su marca. A través de ese modelo se han establecido plantas de fabricación locales en África occidental y se han creado alrededor de 400 puestos de trabajo permanentes. Solo en 2020, los productos de Nutriset beneficiaron a alrededor de 1 millón de niños, y han tenido un impacto positivo indirecto en las industrias locales.

La PI puede utilizarse tanto para obtener buenos resultados económicos como para lograr un impacto social positivo.

Los desafíos relacionados con la PI que muchas pymes enfrentan

Esos ejemplos demuestran que la PI puede utilizarse tanto para obtener buenos resultados económicos como para lograr un impacto social positivo. No obstante, muchas pymes enfrentan desafíos relacionados con la PI. En primer lugar, se dice que los ejecutivos de las pymes consideran que las patentes son costosas. Es cierto, son caras, pero es preciso poner en perspectiva ese costo. En primera instancia, es importante tener en cuenta que en la actualidad los activos intangibles suelen conformar al menos el 70% de los activos fundamentales de una empresa. En segundo lugar, los datos estadísticos muestran que una familia de patentes media, que abarque unos 10 países y se mantenga durante apenas 10 años (de un máximo de 20) acumula unos costos totales de alrededor de 50.000 libras esterlinas (aproximadamente 70.000 dólares de los EE.UU.). Teniendo presentes esos factores, si una patente específica protege los activos fundamentales de una empresa, ¿no valdría la pena gastar una suma equivalente al salario anual de un ingeniero de Investigación y Desarrollo para reivindicar la titularidad de la invención de su empresa, cuyo costo se repartiría a lo largo de varios años? Haciendo a un lado los costos, las pymes crean y poseen activos de PI patentables, así como varios activos susceptibles de protección mediante el uso de derechos de autor, tales como los códigos de programas informáticos, el contenido de sitios web y demás material comercial, como manuales y folletos, conocimientos especializados confidenciales, algoritmos y datos y, en muchos casos, marcas. Incluso hoy en día, tras varios años adentrándose en la economía del conocimiento, las pymes a menudo muestran un desconocimiento general de los derechos relacionados con la PI y la forma en que pueden emplearse.

El Laboratorio de Innovación y Gestión de la PI (IIPM) del Departamento de Ingeniería de la Universidad de Cambridge ha creado un instrumento para la elaboración de hojas de ruta relacionadas con la PI para ayudar a los ejecutivos de las pymes a entablar conversaciones estructuradas sobre la mejor forma de utilizar la PI de su empresa. (Foto: gentileza de Frank Tietze)

Si bien la creación de PI y la posibilidad de reclamar la titularidad son importantes, hay que recordar que la concesión de los derechos de PI no predetermina la forma en que deberían utilizarse los activos que protegen. Eso corresponde al titular. Los derechos de PI permiten a los titulares adoptar decisiones sobre quién los emplea y cómo. La siguiente anécdota es ilustrativa. Imagine que es propietario de una casa que no tiene puerta de entrada. Resultaría difícil evitar que personas extrañas entraran y se sirvieran de su refrigerador, disfrutaran películas en su sofá o durmieran una siesta en su cama, ¿verdad? Los derechos de PI representan la puerta de entrada a su casa. Le permiten adoptar decisiones sobre las personas de las que quiere rodearse. Si usted lo desea, puede mantener la puerta cerrada y no dejar entrar a nadie. O, puede emplear una política de puertas abiertas e invitar a sus amigos y familiares a que lo visiten. Podría incluso decidir publicar su propiedad en Airbnb y obtener dinero a cambio. Sin una puerta de entrada, resultaría difícil poner en práctica esas opciones.

Asimismo, si bien las pymes pueden encontrar en línea mucha información sobre la PI, lamentablemente, existen pocas herramientas eficaces disponibles para ayudar a los ejecutivos a explorar opciones estratégicas a fin de alcanzar determinados objetivos comerciales. A la vez, si bien hay muchos abogados de patentes, las pymes a menudo tienen dificultades para obtener un asesoramiento verdaderamente independiente, al menos sin tener que asignar una cuantía considerable de recursos financieros. Como parte de la investigación que realizamos en el Laboratorio de Innovación y Gestión de la PI, en el Departamento de Ingeniería de la Universidad, comenzamos a desarrollar instrumentos con barreras de acceso bajas para pymes y empresas emergentes. Un ejemplo es el instrumento para la elaboración de hojas de ruta relacionadas con la PI, desarrollado conjuntamente con más de 20 empresas, la mayoría de ellas pymes y empresas emergentes. Está diseñado para ayudar a los ejecutivos de las pymes a entablar conversaciones estructuradas sobre la mejor forma de utilizar la PI de su empresa. El enfoque de elaboración de hojas de ruta relacionadas con la PI se utiliza en formato taller y se emplean plantillas visuales que guían a los participantes en un proceso de cuatro etapas.

(Foto: gentileza de Frank Tietze)

La gestión de la PI en el contexto de la innovación abierta

La gestión de la PI en proyectos de innovación abierta genera otra serie de desafíos importantes para las pymes relacionados con la PI. Más y más empresas participan en colaboraciones, incluidas las grandes multinacionales y las universidades, a fin de crear conjuntamente soluciones, productos y servicios innovadores. De hecho, a medida que los gobiernos, incluida la Comisión Europea, incorporan la innovación abierta, las pymes podrían encontrarse en proyectos de innovación abierta bilaterales o multilaterales, tales como el Horizon Consortia financiado por el EIT. Si bien el desarrollo y la utilización de la PI sigue siendo complejo para las pymes, esos proyectos de innovación abierta traen aparejados sus propios problemas específicos relacionados con la PI. Por ejemplo, al participar en proyectos de innovación abierta, las pymes deben negociar acuerdos de colaboración con sus asociados, que podrían ser una gran multinacional con un gran número de abogados. Cuando participan en ese tipo de colaboraciones, las pymes deben realizar evaluaciones de los riesgos relacionados con la PI, determinar y especificar la PI ya existente y negociar la titularidad de la nueva PI, que los asociados se propusieron desarrollar en forma conjunta.

Las pymes carecen de un apoyo específico para abordar desafíos particulares relacionados con la PI cuando participan en actividades de innovación abierta.

En nuestro POINT project en curso para la Comisión Europea mi equipo ha entrevistado a pymes de toda Europa a fin de formular una visión de los desafíos que enfrentan las pymes a la hora de innovar en asociaciones de colaboración. Este proyecto tiene por objeto identificar las intervenciones que conlleven prácticas óptimas y formular recomendaciones sobre cómo la Comisión Europea podría ayudar a abordarlas. Nuestros resultados preliminares muestran que las pymes carecen de un apoyo específico para abordar desafíos particulares relacionados con la PI cuando participan en actividades de innovación abierta. Ofrecer mayor apoyo a ese respecto parece ser una mejor inversión para dar impulso a la siguiente generación de pymes exitosas, en lugar de poner a disposición en línea plantillas de licencias o guías para la elaboración de contratos.

El propósito de OMPI Revista es fomentar los conocimientos del público respecto de la propiedad intelectual y la labor que realiza la OMPI, y no constituye un documento oficial de la Organización. Las denominaciones empleadas en esta publicación y la forma en que aparecen presentados los datos que contiene no entrañan, de parte de la OMPI, juicio alguno sobre la condición jurídica de ninguno de los países, territorios o zonas citados o de sus autoridades, ni respecto de la delimitación de sus fronteras o límites. La presente publicación no refleja el punto de vista de los Estados miembros ni el de la Secretaría de la OMPI. Cualquier mención de empresas o productos concretos no implica en ningún caso que la OMPI los apruebe o recomiende con respecto a otros de naturaleza similar que no se mencionen.