Recalibrar la innovación: la ciencia como eje central del desarrollo de África*

Diciembre de 2019

Nathalie Munyampenda, directora gerente, The Next Einstein Forum**, Kigali (Rwanda)

* Este artículo se publicó originalmente en el número especial de la Revista de la OMPI editado con motivo de la Conferencia sobre Propiedad Intelectual, Innovación y Adición de Valor para la Competitividad Empresarial y el Desarrollo Sostenible, celebrada en Harare (Zimbabwe) en noviembre de 2019.

Si se para a una niña o un niño de cualquier ciudad africana y se le pide que nombre a un africano famoso, la respuesta variará desde Sadio Mané o Mo Salah hasta Wizkid. Algunos pueden quedarse con la mirada perdida mientras sueñan con protagonizar la próxima película de Pantera Negra o con crear una verdadera Wakanda, (la patria ficticia de Pantera Negra). Si se le pregunta a la misma niña o niño qué quiere ser de mayor, es probable que se entusiasme pensando en convertirse en cantante, atleta o por seguir los pasos de Mark Zuckerberg o Aliko Dangote, el empresario más rico de África. Queremos ser aquello que valoramos. La mayoría no mencionará a ningún científico o inventor. ¿Por qué? Porque la ciencia o el emprendimiento científico no están de moda. No son una carrera de primera elección. Esto es lo que pretende cambiar el foro Next Einstein (NEF).

(Foto: cortesía del Foro Next Einstein)

Así pues, ¿por qué es importante que cambiemos este discurso? Cada año se incorporan al mercado laboral de África alrededor de 11 millones de jóvenes. Estamos graduando a más personas que creando puestos de trabajo. Los nuevos empleos requieren nuevas industrias. África se está convirtiendo rápidamente en el continente del emprendimiento empresarial y eso es algo bueno, pero no es suficiente. África necesita “unicornios”, empresas que creen industrias y empleos y que tengan un impacto transformador en la economía de los países africanos. ¿Cómo se logra esto?

Una visión panafricana de la economía digital

Durante los últimos 18 meses, hemos estado trabajando en una visión y una hoja de ruta panafricanas para la economía digital. Creemos que la economía digital es el mayor motor de la innovación en África. Lo que hemos descubierto en nuestras mesas redondas con agentes de los sectores público y privado es que África carece de un marco de innovación colaborativa para acelerar la economía digital y las ganancias que pueden derivarse de ella. Tenemos que redefinir qué es la innovación y la manera en que puede transformar nuestras economías y sociedades.

Nuestro mensaje es sencillo. Si queremos beneficiarnos de la economía digital, tenemos que considerar la educación como una cadena de valor que requiere diferentes intervenciones en cada nivel. En el foro NEF hemos definido cinco pilares para acelerar el efecto transformador de la economía digital o, dicho de otro modo, para acelerar el proceso de toma de ideas del laboratorio y su traslado al mercado.

Los dos primeros pilares se refieren a la necesidad de una infraestructura básica y digital. Para muchos, puede parecer que la infraestructura digital (incluida la conexión final al usuario) elimina de alguna manera la necesidad de mejorar la infraestructura básica. Esta suposición es muy corta de miras. África debe redoblar los esfuerzos para construir y mejorar la infraestructura. La posibilidad de comprar productos en línea a agricultores que se encuentran a 500 kilómetros de distancia en otro país puede parecer la solución perfecta, pero todavía se requiere una buena red de carreteras y servicios personalizados eficientes para disponer de ese producto de manera asequible y acelerar el crecimiento empresarial.

Financiar la innovación

El tercer pilar se centra en los factores que sustentan un entorno o ecosistema propicios. Sin un entorno político y reglamentario sólido que reúna activamente a los sectores público y privado y a la sociedad civil en una etapa inicial, seguiremos avanzando a paso de tortuga. ¿Cómo podemos acelerar el proceso?

En primer lugar, tenemos que estudiar qué tipos de nuevos instrumentos de financiación y asociaciones se precisan para apoyar el proceso que lleva “del laboratorio al mercado” a nivel panafricano. Hasta ahora, aunque es probable que esto cambie pronto, no se han establecido mecanismos para financiar proyectos piloto y de demostración en África de manera sistemática. En África no existe un fondo integral de investigación e innovación.

En segundo lugar, necesitamos aumentar la concienciación sobre la forma en que los derechos de propiedad intelectual (PI) pueden añadir valor a la innovación y a la creatividad y fomentar el crecimiento empresarial. En un estudio realizado recientemente por la OMPI sobre los 19 países africanos que integran la Organización Regional Africana de la Propiedad Intelectual (ARIPO) se pone de manifiesto que la sensibilización sobre la PI en el continente es muy escasa. Tenemos que darle la vuelta a esa situación.

Por último, tenemos que establecer un marco abierto de innovación y, dentro de ese marco, desarrollar mecanismos sólidos de transferencia de tecnología en nuestras universidades e institutos de enseñanza superior que contribuyan a que el nuevo conocimiento que crean se traduzca en los productos y servicios necesarios para hacer frente a las exigencias locales. Si queremos aprovechar al máximo los beneficios de la PI, tenemos que hacer frente a los obstáculos que impiden una mayor sensibilización sobre la PI y abordar la necesidad de establecer oficinas eficaces de transferencia de tecnología de forma sistemática y financiarlas adecuadamente.

El foro Next Einstein está elaborando un índice del estado de la ciencia y la innovación en todo el continente para explorar qué es lo que se necesita para tener éxito en la innovación y utilizar ese conocimiento para recalibrar la forma en que definimos la innovación y la manera de velar por que sea transformadora. El papel que desempeña la PI en el aprovechamiento del valor de la innovación es un aspecto importante que se examinará en el marco de esta iniciativa. Presentaremos la primera edición del índice en marzo de 2020 en la reunión mundial del NEF que se celebrará en Nairobi (Kenya).

(Foto: cortesía del Foro Next Einstein)

Cambiar la forma de aprender

Los dos últimos pilares de nuestro marco de innovación se centran en la tecnología y las capacidades. Como el resto del mundo, tenemos que mejorar la forma en que aprendemos, de manera que empoderemos a la infancia africana y le demos oportunidades para adquirir las capacidades multidisciplinarias necesarias para convertirse en empleados y empleadores de gran calidad. Y, naturalmente, tenemos que hacer un esfuerzo deliberado para asegurar que las niñas permanecen en la cantera de la ciencia y la tecnología. Esto no significa únicamente que el objetivo final sea ir a la universidad. Tenemos que anticipar nuestras necesidades futuras, teniendo en cuenta los efectos que tendrá en nuestras vidas una mayor automatización, y poner empeño en asegurarnos de que tenemos el personal cualificado para crear nuevas cadenas de valor y sectores de actividad.

En el nivel terciario, tenemos que preparar a los estudiantes para el mundo laboral y asegurarnos de que sean aptos para el empleo, pero también tenemos que asegurarnos de que mantenemos algunos de nuestros mejores cerebros en el ámbito de la investigación. Sin buenos investigadores e ingenieros, siempre estaremos sujetos a la tecnología creada por otros y para otros. Debe haber un esfuerzo deliberado y un cambio cultural en toda África para consagrarse a la investigación científica y a la tecnología. La investigación debe convertirse en la profesión más popular.

A nivel de posgrado, debemos asociarnos con el sector privado o encontrar otras formas innovadoras de financiar la investigación en esferas prioritarias. Una de las necesidades más urgentes del continente es el desarrollo de nuevos instrumentos de financiación. Esto es incluso más decisivo en la fase de comercialización, en la que a menudo se necesitan millones de dólares para probar un concepto, introducir un producto y aumentar el alcance de la producción.

La economía digital es el mayor motor de la innovación en África

Así pues, ¿cuáles deberían ser nuestras esferas prioritarias? En el NEF, alentamos a los gobiernos a que consideren su ventaja competitiva, particularmente ahora que se está configurando la Zona de Libre Comercio Continental Africana. Tenemos que mejorar en la puesta en común de recursos y centrarnos en las tecnologías instrumentales fundamentales, sobre todo en lo que se refiere a las necesidades inmediatas de ciberseguridad, macrodatos, inteligencia artificial y aprendizaje automático, computación en la nube y 5G. Esto no debe hacerse de manera aislada. Una vez más, en las prioridades nacionales y entre quienes participan en el fortalecimiento de las cadenas de valor se deben examinar todos los aspectos del marco de innovación y la forma en que esta debe financiarse. Todos los agentes que intervengan deben estar en sintonía y asegurarse de que sus respectivas contribuciones se orientan hacia el aprovechamiento de los beneficios sociales y económicos derivados de estas tecnologías.

Hacer de la ciencia algo interesante

¿Dónde encaja el NEF? El NEF es una iniciativa del Instituto Africano de Ciencias Matemáticas (AIMS) y tiene la audaz ambición de que el próximo Einstein provenga de África. Como le gusta decir a nuestro presidente y director general, Thierry Zomahoun, “no se trata de un discurso motivacional; es nuestro modelo de referencia”.

El AIMS está formando a los mejores científicos de África, graduando a africanos de 43 países con maestrías en Ciencias Matemáticas o Inteligencia Mecánica. También reclutamos a jóvenes investigadores brillantes de todo el mundo, trayéndolos de vuelta a África para trabajar en problemas del mundo real utilizando las matemáticas. Además, formamos a profesores de secundaria para que puedan enseñar matemáticas de una forma más interesante y persuasiva, a fin de mantener a las niñas y niños en el camino de la ciencia, la tecnología, la ingeniería y las matemáticas.

Con más de 1.900 alumnos graduados del AIMS que aplican las matemáticas a la agricultura, la salud, el comercio y la logística, la tecnología financiera, la economía circular, la energía y el suministro eléctrico, y otros ámbitos, tenemos grandes esperanzas de que África pase pronto de ser un continente de emprendimiento a ser el centro de la innovación transformadora. La cuestión del aprovechamiento del sistema de PI sigue siendo un reto fundamental, para el que debemos elaborar un plan claro que cuente con un fuerte apoyo público.

Infografías

Infographic PDF: Five Pillars of the Digital Economy Framework

Infografía: Los cinco pilares del marco de la economía digital

Descargar
Infographic PDF: Key enabling technologies of the Digital Economy

Infographic: Tecnologías instrumentales fundamentales para la economía digital

Descargar

En el NEF ya estamos viendo los frutos de nuestras iniciativas de participación pública para hacer que la ciencia resulte interesante. Nuestros programas, en particular el programa de becarios del NEF, que otorga reconocimiento a los mejores científicos en su campo que sirven como inestimables modelos de conducta, y nuestra Semana Africana de la Ciencia, de carácter práctico, organizada en más de 30 países africanos, están invirtiendo la tendencia al demostrar el impacto que pueden tener los científicos en el desarrollo de África y del resto del mundo. A menudo los jóvenes se sorprenden de que un químico industrial como el Profesor Peter Ngene, un nigeriano radicado en los Países Bajos, pueda inventar un sensor ocular a base de hidrógeno para detectar la intolerancia a la lactosa, o que un genetista como el Dr. Vinet Coetzee de Sudáfrica, pueda crear una forma no invasiva y de bajo costo para detectar la malaria. Tenemos que contar otra clase de historias sobre los científicos, historias que tienen que basarse en hechos y resultados.

La Semana Africana de la Ciencia se celebrará este año en más de 35 países. Recurriremos a actividades científicas interactivas, además de organizar encuentros entre el sector privado y quienes desarrollan su labor en el ámbito científico, para poner rostro humano a esas personas y a la importante labor que realizan en nuestros países. Este programa está dirigido por nuestros abanderados locales de la ciencia, la tecnología, la ingeniería y las matemáticas, los embajadores del NEF, jóvenes científicos, tecnólogos y empresarios, lo que hace que cada semana de la ciencia sea única y esté arraigada en un contexto determinado.

Por último, para facilitar el acceso a los trabajos científicos más importantes, publicamos una revista en línea, Scientific African Magazine, que presenta las investigaciones publicadas en nuestra revista, Scientific African, de manera comprensible para las instancias responsables de la formulación de políticas y el público. Los artículos están escritos por periodistas científicos que tienen el talento de explicar en palabras sencillas cuestiones de gran complejidad.

“Como el resto del mundo, tenemos que mejorar la forma en que aprendemos, de manera que empoderemos a la infancia africana y le demos oportunidades para adquirir las capacidades multidisciplinarias necesarias para convertirse en empleados y empleadores de gran calidad”, dice Nathalie Munyampenda, directora gerente del foro Next Einstein. (Foto: cortesía del Foro Next Einstein)

Trabajar juntos y mejor

El trabajo que venimos realizando para desarrollar el marco de innovación nos ha enseñado varias cosas. En primer lugar, ha puesto de relieve la importancia decisiva de que los participantes en las cadenas de valor trabajen juntos para determinar los obstáculos y las oportunidades y encontrar formas de abordarlos en colaboración. En segundo lugar, hemos aprendido la importancia de buscar mecanismos de financiación innovadores para atender las necesidades de financiación. En tercer lugar, es evidente que África no se pondrá al día si no creamos nuestra propia tecnología. Necesitamos investigadores, ingenieros y otro personal cualificado en el ámbito técnico. Es preciso determinar las necesidades que tenemos para las industrias de hoy y de mañana y asegurar los recursos de manera sistemática para alcanzar los objetivos en materia de personas cualificadas. Durante años, los científicos e investigadores africanos han trabajado en los principales laboratorios e instituciones de investigación de todo el mundo, llevando a cabo investigaciones pioneras en muchos campos estratégicos, como la industria aeroespacial, la ciberseguridad, los semiconductores y la salud, entre otros. Tenemos que crear un entorno para que esa innovación se produzca en África. En cuarto lugar, necesitamos un plan claro para aprovechar la PI y promover un mayor uso del sistema de PI. Y en quinto lugar, tenemos que convencer a los ciudadanos africanos de la importancia de la ciencia para el desarrollo. Esto es de vital importancia. Tenemos que hacer que se entienda mejor la razón de la necesidad de realizar grandes inversiones en estas esferas y la manera en que todos y cada uno de los africanos pueden formar parte del renacimiento científico y tecnológico del continente. Todo ello, junto con un firme compromiso político, llevará a África a nuevas cotas de desarrollo.

Notas

**El foro Next Einstein es una iniciativa del Instituto Africano de Ciencias Matemáticas (AIMS), cuyo objeto es impulsar la presencia de África en la escena científica mundial y convertir la ciencia en algo interesante y atractivo para las personas de todas las edades. El Instituto cree que el próximo Einstein saldrá de África.

El propósito de OMPI Revista es fomentar los conocimientos del público respecto de la propiedad intelectual y la labor que realiza la OMPI, y no constituye un documento oficial de la Organización. Las denominaciones empleadas en esta publicación y la forma en que aparecen presentados los datos que contiene no entrañan, de parte de la OMPI, juicio alguno sobre la condición jurídica de ninguno de los países, territorios o zonas citados o de sus autoridades, ni respecto de la delimitación de sus fronteras o límites. La presente publicación no refleja el punto de vista de los Estados miembros ni el de la Secretaría de la OMPI. Cualquier mención de empresas o productos concretos no implica en ningún caso que la OMPI los apruebe o recomiende con respecto a otros de naturaleza similar que no se mencionen.