Francis Gurry fue director general de la OMPI del 1 de octubre de 2008 al 30 de septiembre de 2020.

Un año después: el programa regional de formación en examen de patentes de IP Australia

Junio de 2014

Por Fatima Beattie, Directora General Adjunta, IP Australia

En abril de 2013, IP Australia emprendió la tarea de diseñar e impartir un programa intensivo de formación en Internet dirigido a participantes de distintos países y husos horarios; aunque suponía un reto, merecía la pena abordarlo a tenor de los beneficios que ya se estaban logrando.

Entre los primeros inscritos en el programa regional de formación en examen de patentes, que se puso en marcha con el apoyo del Programa de Trabajo de Cooperación Económica (ECWP) que impulsan la Zona de Libre Comercio de la Asociación de Naciones del Asia Sudoriental (ASEAN)-Australia-Nueva Zelandia (AANZFTA-ASEAN), y de la Organización Mundial de la Propiedad Intelectual (OMPI), figuraban ocho examinadores de Filipinas, Indonesia, Kenya, Malasia y la Organización Regional Africana de la Propiedad Intelectual (ARIPO).

Tradicionalmente, la formación de examinadores de patentes se ha organizado según las necesidades, ha tenido una duración corta y se ha impartido presencialmente; se trata de un enfoque que no permite ni una capacitación amplia ni la adquisición de conocimientos profundos sobre la materia. Por todo ello, IP Australia decidió concebir un nuevo modelo de aprendizaje que estableciera una comunidad de aprendizaje respaldada por una red de apoyo.

Para este programa se emplea tecnología de aprendizaje a distancia, con la que se proporciona a los examinadores de patentes de distintas oficinas nacionales de P.I. una formación moderna, completa e intensiva basada en las competencias. Para el material pedagógico se ha aprovechado el marco de formación existente en IP Australia, adoptado hace varios años con la finalidad de mejorar la calidad y la coherencia de los resultados del examen de las patentes, y centrado especialmente en la investigación y el examen con arreglo a normas internacionales, de conformidad con lo dispuesto en el Tratado de Cooperación en materia de Patentes (PCT).

Quienes cursan el programa van avanzando según sus progresos, en lugar de seguir un calendario artificial concebido por los formadores. Los participantes son evaluados periódicamente, con arreglo a criterios previamente definidos, en varios conjuntos de competencias y normas de procedimiento. Al final del programa, los asistentes habrán demostrado reiteradamente su capacidad para aplicar sus competencias y conocimientos en su propio trabajo.

Patricia Kelly, Directora General de IP Australia, señaló que, durante muchos años, la organización que dirige ha contribuido activamente al desarrollo de la capacidad para el examen de patentes en distintas partes del mundo.

“Hemos impartido programas de formación, bien directamente, bien en colaboración con otras oficinas de P.I. y también con la OMPI. No obstante, estos programas de formación tradicionales han sido de corta duración; por lo general, una o dos semanas”.

“Por este tipo de limitaciones temporales, solo hemos podido ocuparnos de algunas de las competencias que necesitan los examinadores de patentes de categoría internacional. Este nuevo estilo de formación nos permite ir más allá”.

“Hemos tomado nuestra propia formación, que se imparte en IP Australia, con nuestro propio personal, y la hemos convertido en un programa de aprendizaje colaborativo a distancia”.

El programa ayuda a mejorar la coherencia y la calidad del examen de patentes en las oficinas que participan, con lo que estas consiguen que sus métodos de examen se ajusten a las normas internacionales.

2014_03_art_8_1
Participantes en el primer programa regional de formación en examen de patentes, que comenzó en abril de 2013, con delegados de IP Australia. (Fotografía: IP Australia)

Un año después

El Director General de la OMPI, Francis Gurry, felicitó a IP Australia por el éxito de este programa y comentó al respecto que siempre había estado convencido de que se trataba de una iniciativa importante para ofrecer un enfoque específico y orientado al logro de resultados en el campo del fortalecimiento de las capacidades para el examen de patentes en los países en desarrollo y los países menos adelantados. Los comentarios positivos recibidos por la OMPI de los dos primeros beneficiarios del programa, situados en África, corroboran esa opinión.

Y añadió: “Todos han elogiado la singularidad del programa y lo beneficioso que ha sido para ellos por su alto nivel, su calidad y su excelente contenido”.

Al cumplirse un año de su inicio, la Sra. Kelly señaló que el programa “ha demostrado que, gracias a la tecnología moderna, para compartir conocimientos ya no es necesario un enfoque presencial y ajustado a necesidades puntuales. Ahora es posible una coordinación fácil y eficaz, que permite que los funcionarios compartan sus conocimientos de manera más coherente”.

Patricia Kelly añadió que “los comentarios recibidos de los participantes en el programa han sido muy positivos. Algunas oficinas han señalado que la estructura del programa, con la participación tanto de quienes se forman como de los supervisores locales, facilita la introducción de cambios positivos en sus oficinas. Algunas oficinas están estudiando la posibilidad de utilizar el enfoque del programa como modelo para su propia formación nacional”.

Un apoyo eficaz

Dato’ Azizan Mohamad Sidin, Director General de la Oficina de Propiedad Intelectual de Malasia (MyIPO), dijo que “el programa regional de formación en examen de patentes ha ayudado a orientar otros programas de formación que se están elaborando en la región de la Asociación de Naciones de Asia Sudoriental (ASEAN)”.

MyIPO dirige la elaboración de un proyecto de la ASEAN denominado “Fortalecimiento de la capacidad de los examinadores de patentes: un modelo ideal de formación”, que se basa en los principios del programa impartido por IP Australia. El Sr. Dato’ Azizan añadió a este respecto: “Hemos podido aprovechar los resultados positivos del programa regional de formación de IP Australia para la elaboración de un modelo ideal de formación, con un objetivo similar al del programa australiano y con la finalidad de adoptar un enfoque más coherente y completo de la formación y la mejora de las normas de examen de patentes de la región”.

Y ahora, ¿qué?

En marzo de 2014, un segundo grupo de participantes comenzó su formación en el marco del programa. Estos 15 participantes provienen de la ARIPO, Filipinas, Indonesia, Kenya y Malasia, así como de Tailandia y Viet Nam.

La Sra. Kelly apuntó que “la asistencia de los participantes que se están formando en 2014 ha sido posible gracias a la financiación proporcionada por la ASEAN, y la OMPI sigue prestando ayuda para que participe en el programa el personal de oficinas de África”. Y añadió: “Agradecemos mucho la asistencia financiera que ha recibido el programa regional de formación en examen de patentes, ya que, gracias a ella, IP Australia ha podido admitir a un número mayor de participantes en el programa”.

El propósito de OMPI Revista es fomentar los conocimientos del público respecto de la propiedad intelectual y la labor que realiza la OMPI, y no constituye un documento oficial de la Organización. Las denominaciones empleadas en esta publicación y la forma en que aparecen presentados los datos que contiene no entrañan, de parte de la OMPI, juicio alguno sobre la condición jurídica de ninguno de los países, territorios o zonas citados o de sus autoridades, ni respecto de la delimitación de sus fronteras o límites. La presente publicación no refleja el punto de vista de los Estados miembros ni el de la Secretaría de la OMPI. Cualquier mención de empresas o productos concretos no implica en ningún caso que la OMPI los apruebe o recomiende con respecto a otros de naturaleza similar que no se mencionen.