Nuevo servicio en línea de la OMPI para renovar el registro internacional de una marca

Ginebra, 7 de abril de 2006
Actualidades UPD/2006/269

Esta semana la Organización Mundial de la Propiedad Intelectual (OMPI) inauguró un nuevo servicio que permitirá a los titulares de marcas renovar el registro internacional de su marca en línea de forma más rentable y eficaz. El nuevo servicio de "renovación electrónica", que comenzó a funcionar el 3 de abril de 2006, es un medio simple de renovar el registro internacional de una marca hasta seis meses antes de la fecha en que debe efectuarse el pago de la tasa de renovación. Puede accederse al nuevo servicio en el sitio Web de la OMPI https://www.wipo.int/e-marks.

Mediante el nuevo servicio de renovación electrónica de la OMPI, los usuarios pueden renovar el registro de su marca realizado en virtud del Sistema de Madrid para el Registro Internacional de Marcas introduciendo simplemente el número de su registro internacional. A continuación, en la pantalla aparece el nombre del titular del registro internacional, el nombre del mandatario, si lo hubiera, y la lista de los países respecto de los cuales puede renovarse el registro internacional. Tras seleccionar los países en los que se desea efectuar la renovación, las tasas que han de pagarse se calculan de forma automática.

La OMPI continuará tramitando los pedidos de renovación de las solicitudes internacionales de registro que efectúen en papel los titulares de marcas que deseen continuar con ese sistema. Se puede obtener información completa sobre el nuevo servicio en el sitio Web de la OMPI https://www.wipo.int/madrid/en/notices/.

El sistema de registro internacional de marcas administrado por la OMPI brinda al titular de la marca la posibilidad de proteger su marca en hasta 77 países mediante la presentación de una única solicitud en un solo idioma (español, francés o inglés), abonando una serie de tasas en una divisa (francos suizos). Los solicitantes que deseen acogerse al Sistema de Madrid deben pedir la protección de su marca en la oficina regional o nacional de marcas correspondiente antes de solicitar protección internacional. Posteriormente, podrá mantenerse y renovarse el registro internacional realizando un único trámite. El registro internacional efectuado con arreglo al Sistema de Madrid surte el mismo efecto que el registro de la marca en cada una de las Partes Contratantes designadas por el solicitante. Si la oficina de marcas de la Parte Contratante designada no deniega la protección, la protección de la marca será la misma que si se hubiera registrado directamente en esa oficina. En otras palabras, el sistema proporciona a los titulares de marcas un modo rentable y eficaz de garantizar la protección de sus marcas en varios países mediante la presentación de una única solicitud.

El sistema está regido por dos tratados internacionales, a saber, el Arreglo de Madrid y el Protocolo de Madrid. En el Protocolo de Madrid, que empezó a aplicarse en 1996, se incorporaron varias disposiciones, como la posibilidad de presentar solicitudes en inglés y la ampliación del plazo para notificar una denegación. El sistema pasó así a ser más flexible y atractivo para un mayor número de países. La cantidad total de Partes Contratantes en el Protocolo es de 67 y el número actual de miembros del Sistema de Madrid es de 78 (77 países y la Comunidad Europea (CE)).

Las marcas son un componente clave de toda estrategia comercial de las empresas, en la medida en que permiten identificar, promover y comercializar bajo licencia productos o servicios en el mercado y diferenciarlos de los de la competencia, lo que en definitiva contribuye a afianzar la clientela. Las marcas simbolizan la calidad de un producto y, en el actual mercado mundial caracterizado cada vez más por las transacciones electrónicas, suelen ser el único medio por el que los clientes reconocen los productos y servicios de una empresa. La protección de la marca es una forma de impedir que competidores desleales aprovechen la buena reputación de una empresa y utilicen signos distintivos parecidos para comercializar productos o servicios similares o de calidad inferior. La pérdida de reputación de una marca de prestigio o una infracción cometida contra la misma pueden ser nefastos para una empresa.

Para más información, diríjase a la Sección de la OMPI de Relaciones con los Medios de Comunicación y el Público: