La OMPI presenta su "Programa Digital" a los Estados Membros

Ginebra, 31 de octubre de 1999
Comunicado de prensa PR/1999/186

La Organización Mundial de la Propiedad Intelectual (OMPI) presentará a sus Estados miembros el "Programa Digital" que estableció después de una reunión de tres días que tuvo lugar en Ginebra del 14 al 16 de septiembre de 1999 y que reunió a unos 700 representantes de alto nivel procedentes de los círculos gubernamental, industrial y otros sectores interesados. Entre los representantes gubernamentales de alto rango que se dirigieron a la Conferencia Internacional sobre Comercio Electrónico y Propiedad Intelectual estuvieron el Secretario de Comercio de los Estados Unidos de América, Sr. William Daley, la Ministra de la Cultura de Francia, Sra. Catherine Trautmann, el Fiscal General de Australia, Sr. Daryl Williams y el Ministro de Industria y Comercio Internacional de Barbados, Sr. Reginald Farley.

Los representantes gubernamentales destacaron la creciente importancia que tiene el comercio electrónico para todos los países, industrializados o en desarrollo, y felicitaron a la OMPI por el trabajo que está realizando en este sector tan importante para la economía.

El Secretario Daley destacó la naturaleza vital del trabajo de la OMPI en una economía impulsada por la tecnología. "En particular, conforme crece Internet, también la OMPI tendrá una función cada vez más importante y por lo tanto espero que pueda establecerse un diálogo mundial sobre todas las cuestiones de propiedad intelectual provocadas por Internet". Además, el Secretario Daley dijo que la única manera de que Internet logre su pleno potencial es si se fortalece la protección de la propiedad intelectual. Señaló que los únicos productos que pueden entregarse en línea son productos intelectuales como la música, el soporte lógico de ordenadores y las obras literarias que gozan de protección por derecho de autor. Igualmente, destacó los beneficios de utilizar Internet para el comercio electrónico en los países en desarrollo. El Secretario Daley dijo que Internet ofrece a los artistas de todos los países, desarrollados y en desarrollo por igual, las mismas oportunidades en la comercialización de sus obras.

La Ministra de la Cultura de Francia, Sra. Catherine Trautmann, alabó el trabajo de la OMPI en lo relativo a la formulación de normas sobre propiedad intelectual. Destacó que la OMPI es el foro adecuado para ese trabajo. La Ministra francesa señaló que la comunidad internacional había establecido una institución especializada en cuestiones de propiedad intelectual. Por lo tanto, esta institución debe llevar las riendas del desarrollo de normas internacionales en su área de competencia. Esto resulta muy evidente para su país.

Destacó la importancia primordial de salvaguardar la "dimensión cultural" y el comercio electrónico así como la calidad y la diversidad del contenido en línea. Esto puede expresarse, ante desafíos económicos y técnicos de gran envergadura, mediante la defensa del derecho de autor y los derechos conexos y el apoyo gubernamental a los creadores y a industrias culturales específicas. La función de la OMPI será primordial en el futuro añadió la Sra. Trautmann, ya que coordina y complementa las acciones de los gobiernos.

El Fiscal General de Australia reiteró su sólido apoyo a la continuación del programa de trabajo de la OMPI en lo relativo a comercio electrónico y propiedad intelectual. El Sr. Williams destacó que hoy en día hay un gran volumen de ventas a través de Internet, e indicó que esto requiere la atención de quienes formulan las políticas. Señaló que el volumen de ventas en línea ya es suficientemente amplio para que ningún formulador de políticas pueda permitirse ignorar la realidad del comercio electrónico.

El Sr. Williams lanzó una advertencia contra una posible ruptura entre quienes tienen acceso a los ordenadores y a Internet y quienes no lo tienen. Dijo que existe el riesgo, que no se limita a los países en desarrollo, de que haya una brecha entre aquellos en la sociedad que poseen un acceso fácil a ordenadores y a Internet, los denominados "ricos en información", y quienes no lo son, denominados "pobres en información". Para hacer frente a este problema, indicó que el Gobierno de Australia se ha dedicado a promover la disponibilidad de instalaciones de acceso público.

El Ministro de Industria y Comercio Internacional de Barbados acogió la convocación de esta Conferencia en este momento crucial en el que los rápidos avances tecnológicos han creado oportunidades inmensas. Indicó que Internet ha roto todas las barreras del tiempo, la distancia e incluso algunas veces de costos, permitiendo que los países pequeños y remotos compitan en nuevos sectores del comercio. El Ministro destacó la necesidad de colaborar a nivel internacional para desarrollar sistemas armonizados de normas regulatorias que garanticen la integridad de las transacciones de comercio electrónico transfronterizas, protejan los derechos de los titulares y al mismo tiempo permitan la creatividad, innovación y flexibilidad, que han sido los sellos distintivos de la nueva tecnología. Solicitó la colaboración de los sectores público y privado en el desarrollo de políticas que examinen este nuevo fenómeno.

Al final de la reunión, el Dr. Kamil Idris, Director General de la Organización Mundial de la Propiedad Intelectual (OMPI), lanzó un plan de diez puntos que establece el programa digital para la OMPI. El Programa Digital de la OMPI, un conjunto de directrices y objetivos, está conforme con la determinación de la Organización de encontrar soluciones a los problemas planteados por el impacto del comercio electrónico sobre los derechos de propiedad intelectual. Refleja el deseo de la OMPI de adoptar medidas prácticas que garanticen la participación de todos los países en el proceso de definición de políticas y solución de cuestiones que permitan adaptar la legislación de propiedad intelectual a la era digital. El Programa pone de relieve la importancia de los países en desarrollo. El Dr. Idris dijo que "deseamos ampliar las oportunidades para que los países en desarrollo comercien con sus activos de propiedad intelectual a través de Internet, lo que debería ayudarles a ampliar su comercio mediante la utilización de su rico patrimonio cultural".

El Programa será presentado a los Estados miembros de la OMPI durante su reunión anual en Ginebra, del 20 al 29 de septiembre de 1999. El Director General solicitará comentarios y sugerencias de los Estados miembros y buscará el apoyo a su Programa Digital.

Para mayor información, comunicado de prensa 185 ó comunicarse con la Sección de Relaciones con los Medios de Comunicación y con el Público, en la OMPI:

Teléfono: (41 22) 338 81 61 ó 338 95 47
Telefacsímile: (41 22) 338 88 10
Correo electrónico: publicinf@wipo.int

 

Los diez puntos del Programa Digital de la OMPI son:

1) Ampliar la participación de los países en desarrollo mediante la utilización de WIPONET y otros medios, para :

- tener acceso a la información en materia de propiedad intelectual;
- participar en la formulación de la política mundial;
- aprovechar las oportunidades de utilizar los activos de propiedad intelectual en el comercio electrónico.

2) La entrada en vigor del Tratado de la OMPI sobre Derecho de Autor (WCT) y del Tratado de la OMPI sobre Interpretación o Ejecución y Fonogramas (WPPT) antes de diciembre de 2001.

3) Promover el ajuste del marco jurídico internacional para facilitar el comercio electrónico mediante:

- la extensión de los principios del WPPT a las interpretaciones o ejecuciones audiovisuales;
- la adaptación de los derechos de los organismos de radiodifusión a la era digital;
- el avance hacia la concertación de un posible instrumento internacional sobre la protección de las bases de datos.

4) La ejecución de las recomendaciones del Informe de la OMPI sobre el proceso de nombres de dominio y la continuación del establecimiento de compatibilidad entre los identificadores en los mundos real y virtual mediante el establecimiento de normas de respeto mutuo y la supresión de contradicciones entre el sistema de nombres de dominio y los derechos de propiedad intelectual.

5) Desarrollar los principios adecuados con el fin de establecer, en el momento oportuno y en el ámbito internacional, normas para determinar las circunstancias de responsabilidad de propiedad intelectual de los proveedores de servicio en línea que resulten compatibles y factibles dentro de un marco de normas generales de responsabilidad para los proveedores de servicio en línea.

6) Promover el ajuste del marco institucional para facilitar la explotación de la propiedad intelectual en interés del público, dentro de una economía mundial y de un medio global a través de la coordinación administrativa y, cuando lo deseen los usuarios, la aplicación de sistemas relativos a:

- la interoperabilidad e interconexión de los sistemas electrónicos de gestión del derecho de autor y los metadatos de tales sistemas;
- las concesiones de licencias en línea para la expresión digital del patrimonio cultural;
- la administración en línea de controversias relativas a propiedad intelectual.

7) Introducir y desarrollar procedimientos en línea para la presentación y administración de solicitudes internacionales para el Tratado de Cooperación en materia de Patentes (PCT), el sistema de Madrid y el Arreglo de La Haya, lo antes posible.

8) Estudiar y, según convenga, responder en forma eficaz y oportuna a la necesidad de medidas prácticas destinadas a mejorar la administración de activos digitales culturales y de otros tipos, en el ámbito internacional, mediante, por ejemplo, la investigación de la conveniencia y eficacia:

- de procedimientos y formularios tipo para la concesión mundial de licencias de activos digitales;
- de la notarización de documentos electrónicos;
- la introducción de un procedimiento para la certificación de sitios Web que cumplan con las normas y procedimientos adecuados de propiedad intelectual.

9) Estudiar cualesquiera otras cuestiones incipientes de propiedad intelectual relacionadas con el comercio electrónico y, cuando proceda, establecer normas en relación con dichas cuestiones.

10) Coordinar con otras organizaciones internacionales la formulación de las posturas internacionales convenientes sobre cuestiones horizontales que afectan a la propiedad intelectual, en particular:

- la validez de los contratos electrónicos;
- la jurisdicción