Francis Gurry fue director general de la OMPI del 1 de octubre de 2008 al 30 de septiembre de 2020.

La OMS, la OMPI y la OMC presentan un estudio actualizado sobre el acceso a las tecnologías médicas y la innovación

29 de julio de 2020

El 29 de julio, los directores generales de la Organización Mundial de la Salud (OMS), la Organización Mundial de la Propiedad Intelectual (OMPI) y la Organización Mundial del Comercio (OMC) presentaron una nueva edición del estudio trilateral sobre el acceso a las tecnologías médicas y la innovación. La finalidad de la publicación, que se basa en la primera edición publicada en 2013, es hacer comprender mejor la relación entre los distintos ámbitos normativos de la salud, el comercio y la propiedad intelectual (PI), y cómo afectan a la innovación y al acceso a las tecnologías médicas, como los medicamentos, las vacunas y los dispositivos médicos. Esta segunda edición, que contiene mejoras y se fundamenta en datos, sienta las bases del debate sobre políticas y el proceso de adopción de decisiones con conocimiento de causa en un momento decisivo para la salud mundial.

En un mensaje de video publicado el día de la presentación, el director general de la OMC, Roberto Azevêdo, subrayó la necesidad de mantener la coherencia y la colaboración en materia de políticas. Reconociendo el estrecho vínculo existente entre los ámbitos de la salud, el comercio y la PI, señaló la necesidad de disponer de “enfoques coherentes respecto de las tecnologías médicas esenciales en los que confluyan los factores determinantes y básicos de la innovación y del acceso” con el fin de “abarcar todo el proceso, desde la investigación y el desarrollo hasta la fabricación y el suministro a quienes necesitan dichos recursos.”

El Sr. Azevêdo dijo: “La estrecha colaboración entre nuestros tres organismos especializados ha producido importantes beneficios prácticos. En el ámbito nacional podrían obtenerse beneficios parecidos si se adoptara ese enfoque integrado”. Asimismo, expresó la esperanza “de que el material revisado sustente el debate sobre políticas y contribuya a fortalecer la capacidad de los gobiernos para hacer frente a los problemas de salud”. El Sr. Azevêdo recordó que “solo mediante esfuerzos conjuntos a nivel mundial podemos lograr los objetivos de salud pública que todos compartimos” y que “también resulta necesaria la cooperación para prepararse ante futuras crisis sanitarias”, objetivo al que contribuye el estudio.

En un mensaje de video, el director general de la OMPI, Sr. Francis Gurry, dijo que la nueva edición del estudio trilateral constituye un ejemplo importante de la manera en que las tres organizaciones internacionales reúnen los conocimientos especializados de que dispone cada una de ellas para abordar cuestiones fundamentales de la intersección entre la salud, el comercio y la innovación. Observó que el estudio original, publicado en 2013, tuvo una buena acogida precisamente porque ofrecía una reseña fáctica del panorama existente en cuanto al acceso a las tecnologías médicas y la innovación, así como de los múltiples agentes que participan en ellas.

Video: En una presentación virtual, el director general de la OMPI, Francis Gurry, comenta la edición actualizada del Estudio trilateral sobre el acceso a las tecnologías médicas y la innovación

“Nuestro primer deber”, dijo el Sr. Gurry, “es estudiar siempre la situación real” antes de determinar la mejor manera de mejorarla. Señaló que, a pesar de que la nueva edición coincide con la actual crisis sanitaria mundial, se acabó de redactar antes del advenimiento de la pandemia de COVID-19. No obstante, el estudio contiene una sección dedicada especialmente a este tema tan difícil y complejo. El Sr. Gurry subrayó la importancia de los enfoques interdisciplinarios y de la cooperación entre las organizaciones internacionales, ya que “la pandemia de COVID-19 pone de manifiesto la necesidad de que confluyan las políticas de salud, comercio e innovación para dar las respuestas que necesitamos a fin de hacer frente a este enorme desafío para la humanidad.”

En su mensaje de video, el Dr. Tedros Adhanom Ghebreyesus, director general de la OMS, dijo: “Deben eliminarse los obstáculos al acceso, entre ellos, los precios inasequibles, las barreras de propiedad intelectual, los aranceles injustificados y las dificultades para garantizar un examen reglamentario eficaz y eficiente.”

“En los últimos meses, hemos visto cómo los países han movilizado inversiones sin precedentes en la investigación y el desarrollo en colaboración y sin ánimo de lucro. La pandemia de COVID-19 está demostrando lo que podemos hacer cuando nos unimos para hacer frente a una amenaza sanitaria mundial que afecta a todos. Ese es el tipo de colaboración que puede salvar vidas y transformar la salud de miles de millones de personas en todo el mundo,” añadió.

¿Qué hay de nuevo en la edición revisada?

En el estudio se examinan los factores clave que determinan el acceso a las tecnologías médicas y la innovación, especialmente en lo que respecta a los medicamentos, las vacunas y otras tecnologías médicas, como los dispositivos médicos y los diagnósticos. En la segunda edición se extraen enseñanzas prácticas de la experiencia  adquirida en relación con las intersecciones entre la salud pública, la propiedad intelectual y el comercio dentro de las perspectivas más amplias establecidas por la dimensión de derechos humanos de la salud y los Objetivos de Desarrollo Sostenible.

En el estudio se registran numerosas novedades importantes desde 2013, cuando se publicó la primera edición. Entre los nuevos temas tratados se encuentran la resistencia a los antimicrobianos y las tecnologías sanitarias de vanguardia. La edición revisada ofrece datos actualizados sobre la salud, las tendencias de innovación en el sector farmacéutico y el comercio y los aranceles relativos a los productos médicos. Asimismo, contiene una reseña actualizada del acceso a las tecnologías médicas en todo el mundo y las principales disposiciones de los acuerdos comerciales regionales. Además, tiene en cuenta las novedades en la legislación y la jurisprudencia de PI.

En una sección dedicada a la COVID-19 que figura al comienzo de la publicación se ofrece una reseña fáctica de los acontecimientos y las medidas adoptadas para hacer frente a esta extraordinaria crisis de salud pública, que comenzó después de que finalizara la labor de puesta a punto de la segunda edición del estudio. En dicha sección se orienta al lector hacia las partes del estudio que tienen que ver directamente con las cuestiones que se han planteado durante la pandemia.

¿Quién debería leer el estudio?

El estudio tiene por objeto servir de instrumento de referencia para las instancias encargadas de formular políticas en el sentido más amplio: legisladores, funcionarios gubernamentales, delegados de organizaciones internacionales, organizaciones no gubernamentales (ONG), investigadores y todas las demás personas que deseen disponer de un compendio de las cuestiones que se encuentran en la intersección entre la salud mundial, la innovación y la propiedad intelectual y el comercio. Asimismo, está concebido a modo de recurso fáctico para las actividades de cooperación técnica de las tres organizaciones.

Más información