Francis Gurry fue director general de la OMPI del 1 de octubre de 2008 al 30 de septiembre de 2020.

Discurso del director general – 2018

Asambleas de la OMPI – 24 de septiembre a 2 de octubre de 2018

[Cotéjese con el texto pronunciado]

Ver el video Video

Excelentísimo señor embajador Duong Chi Dung, presidente de la Asamblea General de la OMPI,
Excelentísimos señoras y señores ministros, representantes permanentes y embajadores,
Distinguidos delegados:

Es para mí un gran placer sumarme al presidente de la Asamblea General de la OMPI para dar una cálida bienvenida a todas las delegaciones que asisten a las Asambleas de 2018. Es muy gratificante ver una participación tan amplia, señal del compromiso con la Organización por parte de tantos Estados miembros y del apoyo que estos le brindan.

Doy las gracias al embajador Duong por su liderazgo, su compromiso y su sabia orientación a lo largo del año pasado como presidente de la Asamblea General. Asimismo, quisiera expresar nuestro agradecimiento a los demás embajadores y representantes de los Estados miembros que han dedicado tiempo y energía para presidir otros órganos rectores, comités y grupos de trabajo de la Organización. El buen funcionamiento de la Organización y el avance de su labor dependen de la generosidad y el compromiso de quienes desempeñan esas importantes funciones.

La propiedad intelectual (PI) sigue cobrando cada vez más importancia económica y social en todo el mundo. Este mayor protagonismo está impulsado por un cambio tecnológico rápido, profundo y generalizado, que está configurando el futuro de la economía y valorando cada vez más el conocimiento en su expresión económica y comercial como activo intangible.

Este cambio en la posición de la PI se manifiesta de muchas maneras: en la demanda de derechos de PI, en la atención que se le da a la PI en las estrategias industriales y de innovación de los gobiernos y las empresas, en los debates comerciales así como en las noticias y análisis informativos que manejan los medios de comunicación y el público en general.

Si usamos la demanda, uno de los indicadores del cambio, como ejemplo, podemos ver que el alcance del cambio es muy considerable. En 2016, el último año respecto del cual disponemos de estadísticas completas de los Estados miembros, se presentaron en las oficinas de propiedad intelectual de todo el mundo 3,1 millones de solicitudes de patente, 7 millones de solicitudes de registro de marcas y 963.000 solicitudes de registro de dibujos y modelos. Son cifras prodigiosas y representan incrementos en los últimos 20 años del 189%, 253% y 388%, respectivamente. Esos enormes aumentos se explican de muchas maneras, siendo las más prominentes el hecho de que la economía está dominada por la tecnología, que la actividad económica tiene ahora una naturaleza global, y que han aparecido nuevos actores como consecuencia de cambios geopolíticos, lo que ha dado lugar a que la innovación tenga un carácter más multipolar. Vale la pena detenerse en la última de esas explicaciones y hacer una pausa para observar que Asia es ahora la principal fuente de donde proceden todas las solicitudes de derechos de PI que se presentan en todo el mundo, representando en término medio más del 60% de los distintos derechos de PI.

Una mayor actividad de PI en todo el mundo ha repercutido positivamente en la Organización. Esa influencia benéfica se aprecia de mil maneras.

El aumento de la demanda de derechos de PI en el mundo se traduce en unas tasas de crecimiento positivas tanto en el número de miembros de los sistemas mundiales de PI de la OMPI como en su utilización, a saber, el Tratado de Cooperación en materia de Patentes (PCT), el Sistema de Madrid para las marcas, y el Sistema de La Haya para los dibujos y modelos industriales, así como en la utilización de los servicios que brinda el Centro de Arbitraje y Mediación de la OMPI. El PCT recibió 243.500 solicitudes internacionales en 2017, lo que supone un aumento del 4,5% respecto del año anterior, en tanto que el Sistema de Madrid recibió 56.200 solicitudes internacionales, un aumento del 5% respecto de 2016, y el Sistema de La Haya recibió 19.429 solicitudes de registro de dibujos y modelos, lo que supone un aumento del 3,8% respecto del año anterior. En 2017, al Centro de Arbitraje y Mediación se sometieron 3.074 controversias sobre nombres de dominio en Internet y 52 mediaciones y arbitrajes internacionales sobre controversias internacionales más generales en materia de propiedad intelectual, lo que representan dos cifras récord. Los resultados obtenidos en lo que va de 2018 indican tendencias similares a las de 2017 para todos esos sistemas.

Los servicios que presta la Organización en el marco de los diversos sistemas mundiales de PI generan el 92% de sus ingresos. El sólido rendimiento de esos sistemas, junto con la gestión prudente y claramente definida de los gastos, constituye la base de la estabilidad financiera de la Organización. Hemos concluido el bienio 2016-2017 con un superávit global de 55,9 millones de francos suizos. En la consecución de este resultado, los logros en la gestión financiera comprendían la contención de gastos de personal, el pago de todos los préstamos pendientes en relación con el recinto y los edificios de la Organización y la inversión del efectivo básico y estratégico de conformidad con la política de inversiones revisada aprobada por los Estados miembros.

Sigue aumentando de manera constante la adhesión a los tratados administrados por la Organización. El Tratado de Marrakech para facilitar el acceso a las obras publicadas a las personas ciegas, con discapacidad visual o con otras dificultades para acceder al texto impreso es el tratado de la OMPI que ha avanzado con mayor rapidez, no solo el año pasado, sino también probablemente en la historia de la Organización. Al cabo de cinco años, se han producido 41 adhesiones. Está previsto que la Unión Europea se adhiera al Tratado la semana que viene, con lo que ascenderá a casi 70 el número de países que han adoptado el Tratado. Muchos más Estados se están preparando para adherirse al Tratado y ya podemos tener la seguridad de que en un momento dado el Tratado tendrá alcance universal, lo cual supondrá un gran logro para la Organización.

Existen muchas otras esferas en las que la creciente importancia de la PI queda reflejada en la participación entusiasta de los Estados miembros en los servicios y programas de la Organización. Abunda la cooperación entre los Estados miembros en los sistemas y plataformas de TI que facilita la Organización. Las Oficinas de más de 80 países utilizan el IPAS, el sistema de TI que ha creado la Organización para la administración y la gestión de las oficinas. Nuestras bases mundiales de datos, que se basan en la cooperación de los Estados miembros, amplían su cobertura y ofrecen una gama sofisticada de herramientas a los usuarios. Nuestra red de CATI, los centros de apoyo a la tecnología y la innovación, ha crecido hasta alcanzar la cifra de 642 centros presentes en 76 países. Todas estas plataformas de cooperación, y otras más, ofrecen la oportunidad para estrechar la cooperación centrada en los datos y brindan oportunidades de fomento de la eficacia, la calidad y la transparencia en el sistema de PI en todo el mundo.

La dimensión de desarrollo está presente en todos los aspectos de la labor de la Organización. Las plataformas de TI que acabo de mencionar se dirigen principalmente a los países en desarrollo, los países menos adelantados y los países en transición, quienes hacen un amplio uso de ellas. Cada año aumenta la demanda de fortalecimiento de las capacidades, a medida que la PI impregna un espectro cada vez más amplio de actividades económicas y sociales. La Academia de la OMPI experimenta niveles de participación sin precedentes en el amplio abanico de cursos que ofrece, tanto presenciales como en Internet.

Los programas de la Organización prestan apoyo a los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) de muy diversas maneras. Los Estados miembros toman parte activa en la labor de delinear más precisamente las distintas interacciones con los ODS en el Comité de Desarrollo y Propiedad Intelectual (CDIP). También hemos adoptado el espíritu de los ODS al crear nuevos vínculos de cooperación “aglutinando a los gobiernos, el sector privado, la sociedad civil, el sistema de las Naciones Unidas y otras instancias y movilizando todos los recursos disponibles”[1] por medio de varias alianzas entre el sector público y el privado, como WIPO Re:Search y el Consorcio de Libros Accesibles (ABC), dos ejemplos muy dinámicos, exitosos y en pleno crecimiento. Esta semana se anunciará la creación de una nueva alianza entre el sector público y el privado, PAT-Informed. Se trata de una alianza con arreglo a la que 20 de las empresas farmacéuticas más grandes del mundo proporcionarán datos que vinculan a las patentes y a los medicamentos en todo el mundo con el fin de facilitar la labor de adquisición. Una organización no gubernamental que se ocupa de la adquisición de medicamentos y que ha probado la nueva base de datos, calculó que dicha base aumentaba en un 30% la eficacia del proceso de adquisición.

Tengo el enorme agrado de informar de que las dos nuevas iniciativas anunciadas durante las pasadas Asambleas han dado copiosos frutos. La primera fue el establecimiento en la Secretaría, en el Sector de la Infraestructura Mundial, de un Centro de Aplicaciones Tecnológicas Avanzadas (ATAC). El Centro ha creado dos aplicaciones de inteligencia artificial de clase mundial. Una de esas aplicaciones atañe a la traducción automática neuronal. Esa tecnología se usa de manera generalizada en relación con nuestras bases mundiales de datos y en la labor de traducción de la Organización. Se ha cedido en licencia, de manera gratuita, a 14 organizaciones internacionales para contribuir a mejorar la eficiencia, los costos y la calidad de la labor de traducción. La segunda aplicación de IA consiste en un sistema de búsqueda y reconocimiento de imágenes pionero en el mundo que presta asistencia en la tramitación de solicitudes de registro de marca y de dibujos y modelos, y en la búsqueda de elementos gráficos preexistentes por parte de los usuarios en relación con las marcas, dibujos o modelos que tienen previsto proteger.

Esas dos aplicaciones de IA responden a la necesidad de recurrir a la tramitación asistida por máquinas para ocuparse del volumen de solicitudes que genera la creciente demanda de títulos de PI. De hecho, el volumen mundial de solicitudes de títulos de PI impulsa de manera natural la evolución de la inteligencia artificial. Estamos trabajando con otras aplicaciones de IA y, a nuestro juicio, se trata de un ámbito muy prometedor para fomentar la cooperación internacional en la administración de la PI, compartiendo conocimientos y sistemas que también tendrán una importante dimensión de creación de capacidades.

La segunda iniciativa es el establecimiento de una dependencia en la Oficina del Consejero Jurídico que se dedica a la administración judicial de la PI a fin de coordinar los programas de la Organización que guardan relación con la judicatura y promoverlos de nuevas maneras. Además, se ha creado un grupo asesor integrado por jueces. A ello cabe añadir la clase magistral sobre causas de PI organizada en Beijing, en agosto de este año, en colaboración con el Tribunal Popular Supremo de China, que ha tenido muy buenos resultados. La primera sesión del Foro de la OMPI de Jueces de PI se celebrará en noviembre en Ginebra. Es una iniciativa que sigue suscitando mucho interés por parte de los Estados miembros.

El ámbito en el que la Organización se enfrenta a los desafíos más importantes para seguir avanzando es la adopción de normas, circunstancia que por desgracia constituye un fenómeno común a todas las organizaciones internacionales en este momento. La incapacidad para avanzar en la esfera normativa es una cuestión compleja que se debe a numerosas razones. Sin embargo, tiene lugar en un momento inoportuno porque los cambios tecnológicos están generando profundos cambios económicos y sociales. Se plantean muchas cuestiones en relación con esos cambios y su incidencia. Una serie de cuestiones atañe a los derechos de propiedad intelectual y a su idoneidad para satisfacer las necesidades de la economía de los conocimientos o de lo inmaterial, basada en los datos. Hay quien cree que puede haber lagunas en el sistema de PI cuando se aplica a los datos y a la inteligencia artificial. En mi opinión, sería adecuado entablar el diálogo sobre estas complejas cuestiones en el seno de la Organización. Con esto no quiero decir que el mundo se halle de ninguna manera a punto de formular nuevas normas. Se trata más bien de plantear las cuestiones adecuadas antes que de ofrecer respuestas. Todos podríamos beneficiarnos del intercambio de conocimientos, opiniones y puntos de vista sobre esas cuestiones a fin de promover una visión común.

En relación con el proyecto de orden del día de la actual serie de reuniones de las Asambleas, hay varias cuestiones institucionales que siguen sin resolver en cuanto a la composición del Comité de Coordinación y el Comité del Programa y Presupuesto, así como a las oficinas en el exterior. También hay algunas cuestiones sustantivas, en particular las que se refieren a la eventual convocación de una conferencia diplomática para la adopción del tratado propuesto sobre el Derecho de los diseños y a trazar un nuevo camino hacia una eventual conferencia diplomática sobre los organismos de radiodifusión. Sería un logro extraordinario, además de una señal positiva para el multilateralismo, que los Estados miembros pudieran finalizar las Asambleas habiendo resuelto al menos una de esas cuestiones pendientes, si no varias de ellas.

Antes de concluir, quiero rendir tributo al maravilloso personal de esta Organización, que cuenta con muchos funcionarios sumamente profesionales, cualificados, dedicados y talentosos que se esfuerzan por que la Organización obtenga resultados y sirva los intereses de sus Estados miembros. A ellos debemos en gran medida los resultados positivos de los últimos 12 meses. El desarrollo de nuestro capital humano, la retención del talento y el florecimiento de la diversidad geográfica y de género son objetivos básicos de la gestión. A ese respecto, también quiero reafirmar nuestra determinación fundamental con la eliminación de todas las formas de explotación y abuso sexuales y nuestro apoyo de las iniciativas del secretario general y muchos otros para poner fin a esos actos de explotación y abuso. Nuestro objetivo de crear un lugar y un entorno de trabajo respetuosos es incondicional.

Deseo a todas las delegaciones que las reuniones de las Asambleas sean muy fructíferas y se traduzcan en resultados positivos para la Organización.

Footnotes

1 Párrafo 39 de la resolución de la Asamblea General de las Naciones Unidas en la que se adoptaron los ODS, el 25 de septiembre de 2015.