Los emprendedores africanos marcan el camino de la adaptación al cambio climático

Diciembre de 2016

Por Maëli Astruc, División de Desafíos Mundiales, OMPI

El desarrollo y la instalación de tecnologías verdes destinadas a atenuar las consecuencias más graves del cambio climático, y a adaptarse a ellas, son elementos fundamentales en las iniciativas para la creación de sociedades resilientes y sostenibles.  Además tienen una importancia especial en África, uno de los continentes que más se verá afectado por el cambio climático.

FOTO: POR CORTESÍA DE Tusk Engineers

En este contexto, es una buena noticia que se estén desarrollando numerosas iniciativas en todo el continente con miras a afrontar las enormes dificultades que deparará el futuro.  En la vanguardia de esta tarea a nivel local se sitúan las empresas, y prueba de ello es la exposición de tecnologías verdes centradas en África que se celebró en el marco de la Conferencia de las Partes en la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (COP 22 - CMNUCC) en Marrakech, en noviembre de 2016.

La exposición fue organizada por la plataforma de tecnologías verdes de la OMPI, WIPO GREEN (véase el recuadro), el Instituto Nacional de la Propiedad Industrial de Francia (INPI) y la Oficina de la Propiedad Industrial y Comercial de Marruecos (OMPIC).  En ella se mostraron las innovaciones de 44 pequeñas y medianas empresas (pymes) establecidas en África o centradas en el mercado africano. 

"La exposición permitió a las empresas participantes darse a conocer en el mundo entero.  Esta oportunidad para establecer contactos ayuda a las empresas a promocionar sus tecnologías y a acelerar la instalación de estas en zonas en las que se necesitan soluciones urgentemente", señala Anatole Krattiger, encargado de supervisar la plataforma de WIPO GREEN en la OMPI.

"Esta exposición me ha permitido mostrar a los africanos que tenemos la capacidad para solventar los problemas a los que nos enfrentamos.  Lo único que necesitamos es trabajar juntos y tener confianza en nuestro potencial ", dice Isidore Nzeyimana, director ejecutivo de Tekutangije en Rwanda, uno de los participantes en la exposición.

En el marco de la reciente entrada en vigor del histórico Acuerdo de París (véase el recuadro), y en paralelo a los importantes debates en materia de política celebrados en la COP 22 con miras a seguir estimulando la respuesta mundial a la amenaza del cambio climático, la exposición puso de manifiesto de forma muy práctica la labor que las empresas están realizando sobre el terreno para impulsar la innovación con miras a mitigar el cambio climático y adaptarse a él.

Más de 180 empresas, procedentes en un 80% de los casos de 22 países africanos, solicitaron participar en la exposición, lo que refleja el dinamismo de las pymes africanas en el desarrollo de tecnologías destinadas a la obtención de agua potable y de una agricultura y una energía limpias, áreas consideradas prioritarias por la CMNUCC.

Las dos siguientes invenciones muestran los tipos de tecnologías que se están desarrollando en África para hacer frente a las dificultades medioambientales a nivel local: la primera es una bioletrina en Uganda, y la segunda un sistema de riego a distancia por teléfono móvil en el Níger.

WIPO GREEN - El mercado de tecnologías sostenibles

WIPO GREEN es un mercado interactivo en el que se promueve la innovación y la difusión de tecnologías verdes poniendo en contacto a los proveedores de tecnologías y servicios con las personas que buscan soluciones innovadoras.

El Acuerdo de París sobre el Cambio Climático

El histórico Acuerdo de París sobre el Cambio Climático entró en vigor el 4 de noviembre de 2016.  Hasta el momento, y según la CMNUCC, los países que han ratificado el Acuerdo son responsables de, al menos, el 55% de las emisiones de gases de efecto invernadero a nivel mundial. 

La secretaria ejecutiva de la CMNUCC, Patricia Espinosa, ha proclamado que el Acuerdo es "un logro político extraordinario que abre la puerta a un cambio fundamental en la visión que todos tenemos del cambio climático, y en la preparación y actuación ante él, mediante la introducción de medidas más eficaces en todos los niveles gubernamentales, empresariales, de inversión y de la sociedad civil".

Tecnología de bioletrinas en Uganda

La degradación del suelo, un saneamiento inadecuado y la falta de acceso a energías limpias son problemas importantes a los que se enfrentan los agricultores africanos y las personas de poblaciones rurales.  Según la Fundación Bill y Melinda Gates, el 40% de la población mundial no tiene acceso a instalaciones sanitarias adecuadas, una de las causas por las que aproximadamente 700.000 niños fallecen cada año por diarrea.  Además, el uso de combustibles sólidos para cocinar y para la calefacción, como la madera, los residuos agrícolas, el carbón y el carbón vegetal, es una de los causas de la alta contaminación del aire en los hogares que ocasiona 4,3 millones de muertes prematuras al año según la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Rachael Nabunya Kisakye, ingeniera de proyecto en la compañía ugandesa Tusk Engineers, ha desarrollado una bioletrina tras descubrir la interrelación entre la degradación del suelo, el saneamiento inadecuado y las energías limpias.

"La idea de la bioletrina surgió pensando en la pesada carga que supone cocinar para las mujeres africanas, cuando de hecho disponen de una fuente de energía que apenas utilizan.  La solución es la bioletrina", dice la Sra. Nabunya.

El concepto

"Una bioletrina es un retrete ecológico conectado a un digestor de biogás que convierte el excremento humano en un fertilizante de calidad que puede manejarse sin peligro con fines agrícolas.  El proceso también genera gas combustible (biogás) que puede utilizarse para cocinar y para la calefacción y el alumbrado.  Con este completo sistema se abordan en un mismo ciclo cuestiones energéticas, sanitarias, medioambientales y de producción agrícola, cosa de la que estamos muy orgullosos", explica la Sra. Nabunya.  Su bioletrina mejora la higiene, el saneamiento de la comunidad, el nivel de vida y el medio ambiente en general mediante una mejor gestión de los residuos y la producción de biogás y fertilizante de alta calidad.

La inventora de la bioletrina, Rachael Nabunya Kisakye, preparando
una tapa de cámara de inspección para la bioletrina
(foto: por cortesía de Tusk Engineers).

Los digestores de biogás y las bioletrinas se colocan en zonas comunitarias (centros sociales, escuelas, iglesias y hospitales) para que todo el mundo pueda acceder a ellas fácilmente.  También se instalan unidades sueltas en emplazamientos al servicio de 20 o más hogares en los que cada familia contribuye al pago de todos los costos mensuales correspondientes.  "Cada casa está conectada al digestor de biogás mediante un medidor electrónico de gas que envía información a un procesador central para calcular la factura", señala la Sra. Nabunya.

Uso de recursos disponibles para hacer frente a las dificultades locales

La bioletrina se fabrica combinando productos disponibles para la venta, incluidos digestores de biogás de la India y China, y lámparas de biogás, manómetros y hornos de este último país.

La empresa aspira a crear el digestor perfecto, y para ello tiene previsto seguir desarrollando la invención a fin de obtener mejoras en el rendimiento de su bioletrina.  "Tenemos previsto utilizar un agitador que facilite una digestión correcta y extraiga la máxima cantidad de biogás del digestor.  También utilizaremos un sistema que haga circular de forma automática el agua de los excrementos de vuelta a la cámara de mezcla.  Todavía hay muchas dificultades técnicas que superar hasta que desarrollemos nuestra bioletrina "de ensueño", pero cuando lo hagamos tenemos previsto proteger la invención", dice la Sra. Nabunya, y señala a continuación que la empresa está documentando todos los detalles de diseño, operación y mantenimiento de la bioletrina.  "Si nos copiasen la invención en este momento, no podríamos garantizar el resultado esperado", advierte.

"La innovación consiste en aprovechar los recursos disponibles, como tecnologías, mano de obra y máquinas, para hacer frente a las dificultades inmediatas.  No se trata solo de ser novedoso, sino también de poder superar obstáculos a nivel local y hacer que el mundo sea un lugar mejor para vivir", señala la Sra. Nabunya.

La idea es implantar el producto a nivel nacional

Actualmente la empresa está probando su tecnología en diversas comunidades, y ha construido bioletrinas que ha conectado a más de 150 digestores de biogás domésticos y a 40 digestores institucionales fijos de entre 6 y 70 metros cúbicos con diseño en forma de cúpula.

"En estos momentos estamos trabajando en Gulu, al norte de Uganda, donde hemos conectado un digestor de 50 metros cúbicos a 10 bioletrinas, dice la Sra. Nabunya.  "Nuestro objetivo es llegar a toda la población rural de Uganda".

Con un biodigestor de 45 metros cúbicos pueden generarse 15 metros cúbicos de biogás en 24 horas.  "Los hornos de biogás disponibles actualmente en el mercado consumen 0,15 metros cúbicos de biogás por hora a máxima apertura.  Esto significa que la bioletrina de 45 metros cúbicos puede proporcionar un máximo de 100 horas de biogás a más de 20 familias", explica la Sra. Nabunya.

Ahora que ha terminado de instalar sus centros de demostración, Tusk Engineers quiere iniciar una campaña por todo Uganda para dar a conocer el producto en el mercado.  "Nuestra campaña se centrará principalmente en el mercado desligado de la red eléctrica de Uganda para que nuestra tecnología pueda adoptarse y utilizarse ampliamente", dice la Sra. Nabunya.

Una solución inteligente de gestión del agua en el Níger

La telefonía móvil ha transformado la vida de millones de africanos.  La mitad de la población del continente tiene un teléfono móvil, y la innovación en esta tecnología es uno de los sectores de más rápido crecimiento, en particular en los ámbitos de la cibersalud y la banca electrónica.  Pero también están apareciendo innovaciones "electro-ecológicas" que revolucionan el sector y que pueden promocionar de forma apreciable un uso más eficiente de los recursos naturales.

Construcción de un digestor de biogás.  Tras descubrir la interrelación entre la degradación del suelo, el saneamiento inadecuado y las energías limpias, Rachael Nabunya Kisakye de Tusk Engineers ha desarrollado la bioletrina, un retrete ecológico conectado a un digestor de biogás que convierte el excremento humano en un fertilizante de calidad para la agricultura, y en biogás para cocinar y para la calefacción y el alumbrado (foto : por cortesía de Tusk Engineers).

Abdou Maman, experto en TIC del Níger y fundador de Tech Innov, ha desarrollado una solución para que los agricultores controlen sus sistemas de riego a distancia mediante el teléfono móvil.

La escasez de agua es un problema grave, y mejorar las prácticas agrícolas, entre ellas el riego, es una prioridad absoluta para muchos países de la región, como se señala en los informes de evaluación de las necesidades de tecnología del Centro y Red de Tecnología del Clima de la CMNUCC.

La tecnología de la información es un potente catalizador del desarrollo para África puesto que ayuda al continente a recuperar terreno perdido en un tiempo récord.  Los emprendedores deberían hacer buen uso de ella y proteger sus innovaciones.

Abdou Maman

"Desde muy pequeño he visto cómo los agricultores han regado sus tierras de forma rudimentaria y se han apoyado únicamente en la fuerza física", dice el Sr. Maman.  "Hoy en día, a pesar de la existencia de tecnologías avanzadas que están a su alcance, el problema persiste.  Como entusiasta de las TIC decidí recurrir al potencial tecnológico y natural de la región para solventar las dificultades recurrentes relativas al riego".

Mejora de las prácticas agrícolas

Gracias al sistema de riego a distancia de Abdou Maman, los agricultores pueden controlar sus instalaciones de riego desde cualquier lugar y en cualquier momento.  Además de controlar el flujo de agua con su teléfono móvil, pueden obtener y enviar datos hidrológicos y meteorológicos en tiempo real y a distancia, incluidos la temperatura, el contenido de humedad en el suelo, la pluviosidad, la radiación solar y la velocidad del viento.  El sistema incorpora y sincroniza una estación solar o eólica, un mecanismo de bombeo (bomba solar), una red normalizada de distribución de agua y un equipo de telecomunicaciones.  El sistema promete mejorar la productividad agrícola y la gestión del agua en África.  Gracias a él las actividades agropecuarias serán una opción más atractiva para la juventud, se incrementará el índice de penetración de telefonía móvil, se generará más tráfico de datos para los operadores de esta tecnología y se aliviará a las jóvenes de la tarea que supone cargar agua, para que tengan más tiempo para ir a la escuela.

"La mayoría de los países del Sahel y del Sáhara tienen características climáticas y ecológicas similares por lo que sufren las mismas dificultades relativas a la gestión del agua.  Nuestra solución puede aplicarse fácilmente en estas zonas.  Hay una alta demanda de nuestro sistema en países como Burkina Faso, el Camerún, Côte d’Ivoire, Malí, el Senegal y el Togo", explica el Sr. Maman.

La empresa ugandesa Tusk Engineers está probando actualmente su tecnología en diversas comunidades, y ha construido bioletrinas que ha conectado a más de 150 digestores de biogás domésticos y a 40 digestores institucionales.  El objetivo de la empresa es "llegar a toda la población rural de Uganda". El sistema de riego a distancia de Abdou Maman incorpora y sincroniza una estación solar o eólica, un mecanismo de bombeo (bomba solar), una red normalizada de distribución de agua y un equipo de telecomunicaciones (foto : por cortesía de Tusk Engineers).

¿Por qué es importante la propiedad intelectual?

El Sr. Maman desarrolló su concepto de sistema de riego a distancia en 2010, y su primer prototipo un año más tarde.  Fue el ganador del concurso de emprendedores sociales en África organizado por France Telecom, y recibió otros prestigiosos galardones por su trabajo.  En colaboración con Orange Niger y dos bancos locales empezó a comercializar su aplicación en 2013.  "Nuestro sistema está patentado y protegido por la Organización Africana de la Propiedad Intelectual (OAPI) en virtud de la patente núm. 16025 BOPI Núm.07BR / 2013.  Esta patente protege mi invención e implica que puedo generar algunos ingresos a partir de ella.  La patente también me sirve de apoyo en mi trabajo de comercialización de la aplicación a gran escala", dice el Sr. Maman.  "La tecnología de la información es un potente catalizador del desarrollo para África puesto que ayuda al continente a recuperar terreno perdido en un tiempo récord.  Los emprendedores deberían hacer buen uso de ella y proteger sus innovaciones".

"El sistema de propiedad intelectual juega un papel fundamental ya que alienta a los inventores a invertir en el desarrollo de nuevas tecnologías", señala Anatole Krattiger de WIPO GREEN.  "En el marco de este sistema los innovadores se sienten reconocidos y se ven recompensados por los nuevos productos y servicios que lanzan al mercado y que tienen éxito comercial.  En concreto, la información técnica a la que puede accederse gratuitamente cuando se publican las patentes es muy probable que sirva de inspiración a otros innovadores para seguir trabajando en invenciones ya existentes y para superar los límites tecnológicos establecidos.  Es importante destacar que el sistema de propiedad intelectual es además otro de los mecanismos para estructurar la transferencia y la difusión de tecnologías".

Estos dos ejemplos son solo la punta del iceberg de lo que está pasando en el campo de las tecnologías verdes en África, pero ofrecen una idea de la visión, la determinación y la genialidad de los innovadores africanos, y de hasta qué punto estos reconocen la importancia de proteger sus innovaciones cuando desarrollan tecnologías nuevas y más eficaces destinadas a mitigar las graves consecuencias del cambio climático y a adaptarse a ellas.

El propósito de OMPI Revista es fomentar los conocimientos del público respecto de la propiedad intelectual y la labor que realiza la OMPI, y no constituye un documento oficial de la Organización. Las denominaciones empleadas en esta publicación y la forma en que aparecen presentados los datos que contiene no entrañan, de parte de la OMPI, juicio alguno sobre la condición jurídica de ninguno de los países, territorios o zonas citados o de sus autoridades, ni respecto de la delimitación de sus fronteras o límites. La presente publicación no refleja el punto de vista de los Estados miembros ni el de la Secretaría de la OMPI. Cualquier mención de empresas o productos concretos no implica en ningún caso que la OMPI los apruebe o recomiende con respecto a otros de naturaleza similar que no se mencionen.