World Intellectual Property Organization

El Índice mundial de innovación 2012

Agosto de 2012

Por Catherine Jewell, División de Comunicaciones (OMPI)

Los encargados de formular políticas en todo el mundo tienen como máxima prioridad sacar a la economía mundial de la crisis y encaminarla hacia el crecimiento y la prosperidad. Para ello es necesario dar con una combinación adecuada de políticas que garanticen la sostenibilidad de las finanzas públicas, por una parte, y el crecimiento económico y el empleo, por otra. La innovación es un ingrediente indispensable de esta receta y resulta fundamental para generar un crecimiento económico sostenido. Pero ¿qué factores determinan la capacidad de innovación de un país? ¿Cuáles son los ingredientes que posibilitan que un país o una empresa transformen las ideas en bienes y servicios capaces de generar desarrollo económico y social? Los encargados de formular políticas necesitan herramientas para evaluar los resultados, y afinar y mejorar las decisiones que toman. El Índice mundial de innovación (GII) es una forma de acceder a la innovación, evaluar los resultados de las políticas conexas y perfeccionar las políticas de innovación para obtener un crecimiento máximo.

A principios de julio de 2012, la OMPI publicó de forma conjunta con la escuela de negocios INSEAD el Índice mundial de innovación 2012: Fortalecer los vínculos de la innovación en pos del crecimiento de la economía mundial. En el Índice, elaborado en colaboración con los socios especializados Alcatel-Lucent, Booz & Co. y la Confederation of Indian Industry, se informa acerca de la capacidad de innovación y el rendimiento de 141 economías. La Revista de la OMPI efectúa unrepaso de las conclusiones obtenidas.

Acerca del Índice mundial de innovación


En un vistazo: Índice mundial de innovación 2012 PDF, Global Innovation Index 2012 infographic (© OMPI 2012. Concepción: Largenetwork)

El Índice mundial de innovación mide el grado de integración de la innovación en los ámbitos político, empresarial y social de los países y de las empresas. Según explica el Director General de la OMPI, Francis Gurry, “el Índice recoge una serie de indicadores que ayudan a evaluar de forma continua la innovación y los resultados de las políticas de innovación”. El Sr. Gurry destaca además que “la propiedad intelectual estimula la inversión en investigación y anima a los innovadores a poder disponer de un marco definido que les permita comerciar con sus activos intangibles y obtener provecho de los frutos de su innovación”.

Al resaltar las practicas óptimas, el Índice ayuda a orientar el desarrollo de las políticas de innovación. En dicho estudio se recogen los resultados obtenidos en dos aspectos fundamentales: en primer lugar, la capacidad de innovar que tiene una economía (sobre la base de cinco pilares de inversión relacionados con instituciones, capital humano e investigación, infraestructura, perfeccionamiento del mercado y perfeccionamiento de las empresas); y en segundo lugar, el desempeño en materia de innovación de las distintas economías en lo que se refiere a los resultados obtenidos (sobre la base de dos pilares de resultados, que son la producción de conocimientos y tecnología y la producción creativa).

El Índice va más allá de los indicadores clásicos de la ciencia y la tecnología e intenta abarcar aspectos más amplios de la innovación. “En 2012 se han ampliado las variables con objeto de encontrar una combinación adecuada que refleje la innovación tal y como se produce actualmente”, señala Soumitra Dutta, titular de la Cátedra Roland Berger de Empresa y Tecnología de la INSEAD y creador del Índice mundial de innovación. Este año se incluyen en el Índice dos subpilares nuevos: la sostenibilidad ecológica y la creatividad en Internet. “La finalidad del Índice mundial de innovación es actualizar y mejorar el modo de evaluar la innovación. Las definiciones actuales deben reflejar un entorno determinado por el contexto, centrado en la solución de problemas e interdisciplinar”, afirma el Profesor Dutta, quien explica que el Índice “pretende contribuir a una mejor medición y comprensión de la innovación, y a determinar políticas específicas, prácticas óptimas y otros motores que promuevan esa actividad”.

Fortalecer los vínculos existentes en el ecosistema de la innovación

En el Índice mundial de innovación 2012 se subraya la importancia vital que tiene el establecimiento de vínculos sólidos entre todos los elementos que componen los ecosistemas de innovación. Los países que copan los primeros puestos del Índice han mejorado los vínculos existentes entre los distintos actores de la innovación, muy en especial en la ciencia, la educación superior, y en los sectores público, privado y sin fines de lucro. “Se aprecia una coherencia admirable en los países que ocupan los quince primeros lugares”, observa el Profesor Dutta. “Todo el ecosistema que conecta los distintos actores de la innovación funciona de manera más fluida y eficaz en esas economías”. En cambio, las importantes inversiones en capital humano realizadas por diversas economías ricas en recursos no han arrojado los dividendos esperados en cuanto a innovación debido a la falta de coordinación entre los distintos sectores.

“Las economías desarrolladas deben seguir estrechando los vínculos entre las partes interesadas en el entorno de la innovación para mantenerse a la cabeza de los sectores estratégicos”, dijo Per-Ola Karlsson, Asociado Principal y Director Gerente de Booz & Co en Europa. “Del mismo modo, las economías en desarrollo deben constituir un modelo nacional que establezca vínculos coherentes en sus sistemas de innovación. Mediante la armonización de políticas y la coordinación de esfuerzos, dichos vínculos orientan el proceso de innovación”, afirma. “Los nuevos vínculos entre las partes interesadas hacen posible que las ideas se traduzcan en resultados satisfactorios”.

Constataciones principales

Aparición de una nueva dinámica en la innovación

Los países de ingresos altos dominan la clasificación y cuentan con una ventaja significativa en lo que respecta a capacidad de innovación y resultados. A pesar de las diferencias profundas y persistentes que existen entre los distintos países y regiones, el informe señala la aparición de una nueva dinámica en la innovación, y varias economías de ingresos medios y bajos que amplían sus fronteras en este terreno. China, por ejemplo, se sitúa en quinto lugar en cuanto a resultados en materia de tecnología y conocimientos. La India, otro país con una economía de ingresos bajos, ocupa el décimo lugar en lo que se refiere a activos intangibles de creatividad y está obteniendo asimismo buenos resultados en la creación de modelos de negocio innovadores.

Los mejores clasificados

Por segundo año consecutivo, Suiza, Suecia y Singapur coparon los primeros puestos del Índice mundial de innovación, seguidos de Finlandia, el Reino Unido, los Países Bajos, Dinamarca, Hong Kong (China), Irlanda, y los Estados Unidos de América. Estos “líderes en innovación” han logrado crear ecosistemas de innovación que respaldan el capital humano y contribuyen a la estabilidad de las infraestructuras de innovación.

Asimismo, se pone de relieve otro grupo de países denominados “innovadores emergentes” (países en los que los niveles de innovación están en alza gracias a mejoras notables aunque fragmentadas de los respectivos marcos institucionales e infraestructuras de innovación, mano de obra cualificada y una comunidad empresarial más avanzada). Entre estos se incluyen países de ingresos medios como Letonia, Malasia, China, Montenegro, Serbia, la República de Moldova, Jordania, Ucrania, la India, Mongolia, Armenia; Georgia, Namibia, Viet Nam, Swazilandia, el Paraguay, Ghana y el Senegal. De entre los países de ingresos bajos que integran este grupo destacan Kenya y Zimbabwe.

En un tercer grupo se encuentran aquellos países cuyos niveles de ingresos indican un potencial de innovación elevado, pero cuyos sistemas de innovación presentan un rendimiento inferior a lo que cabría esperar, teniendo en cuenta los niveles de PIB per capita (expresado en paridad del poder adquisitivo en dólares internacionales (PPA$)). La mayoría de los países ricos en recursos entran dentro de esta categoría, en la que se produce una mezcla de economías de ingresos altos (como por ejemplo Qatar, los Emiratos Árabes Unidos, Omán, Brunei Darussalam, Kuwait, Grecia y Trinidad y Tabago) y de ingresos medios (como la Argentina, Belarús, México, Botswana, Panamá, la República Islámica del Irán, el Gabón, la República Bolivariana de Venezuela, Argelia, la República Árabe Siria, Angola, la República Democrática Popular Lao, el Yemen y el Sudán).

En el Índice mundial de innovación se refleja asimismo la eficiencia de las distintas economías a la hora de transformar en resultados la capacidad de inversión de recursos en innovación. El índice de eficiencia en la innovación muestra los países que tienen gran capacidad de innovación a pesar de no contar con un entorno demasiado favorable. Entre los 10 primeros países a este respecto hay una mezcla de países de ingresos altos y de menores ingresos: China, la India, la República de Moldova, Malta, Suiza, el Paraguay, Serbia, Estonia, los Países Bajos y Sri Lanka.

En lo que respecta a África, el Sr. Gurry señaló que el desafío principal consiste en conseguir “crear la capacidad de innovar a largo plazo y añadir valor a la base de recursos ya existente. Dicho valor añadido ha de venir de la innovación”.

“Todos los países pueden aspirar a ser economías centradas en la innovación”, afirmó Chandrajit Banerjee, Director General de la Confederation of Indian Industry. “Las economías con menos recursos son las que pueden resultar más propensas a la innovación. La innovación es un conjunto de acciones que mejoran el día a día de las personas y marca la trayectoria hacia un crecimiento sostenible e integrador más rápido”, añadió.


Primeros países/economías para una selección de indicadores del Índice Mundial de
Innovación 2012 PDF, Global Innovation Index 2012 infographic 2 (© OMPI 2012. Concepción: Largenetwork)

Resulta esencial la invertir constantemente en innovación

En el informe se subraya la importancia que reviste invertir constantemente en innovación para garantizar el desarrollo sostenible y la prosperidad. El Índice “nos recuerda oportunamente que las políticas de fomento de la innovación son fundamentales en el debate sobre la potenciación del crecimiento económico sostenible”, dijo el Sr. Gurry.

Los datos apuntan a una caída de la inversión en investigación y desarrollo (I+D) en algunas economías. “Debemos contrarrestar la presión a la baja que la actual crisis mundial ejerce sobre la inversión en innovación. Si no, corremos el riesgo de sufrir daños duraderos en la capacidad productiva de los países”, advirtió el Sr. Gurry. “Este es el momento de adoptar políticas que sienten las bases de un futuro próspero”, añadió.

Una vez reducida la inversión en innovación, señala el Profesor Dutta, “no será fácil volver a la realidad anterior y recuperar el mismo impulso positivo cuando se haya suavizado la crisis”. En su opinión, invertir constantemente en innovación resulta fundamental para salir de la crisis con solidez y aumentar la competitividad.

No obstante, también hay países como Hungría, Irlanda, Polonia, la República de Corea, Eslovaquia y Turquía, que han aumentado su inversión en I+D en los últimos años.

Una Europa de varias velocidades

Los datos ponen de manifiesto la aparición de una Europa de varias velocidades y una disparidad cada vez mayor en lo que respecta a los resultados de la innovación en esta región. Dentro de ese panorama, nos encontramos con líderes en innovación en Europa del norte y Europa occidental; algunos innovadores emergentes en el resto de Europa, como por ejemplo Malta, los países del Báltico, la República de Moldova y Ucrania, que van avanzando en la clasificación; y un atraso en la mayoría de las economías del sur y del este de Europa. Según el Sr. Karlsson, “Europa puede hacer más por impulsar su agenda de innovación, especialmente en lo que se refiere a la competitividad, o corre el riesgo de quedarse rezagada con respecto al resto del mundo”.

Puntos débiles en Norteamérica

Se observan síntomas de flaqueza en Norteamérica. Aunque los Estados Unidos de América continúa figurando entre los líderes en innovación, en el informe se ponen de manifiesto déficits en educación, recursos humanos y resultados de la innovación. El Canadá por su parte sufre un retroceso en todos los principales indicadores de innovación del Índice. El Profesor Dutta insta a estas economías a invertir en determinados ámbitos fundamentales a fin de mejorar su capacidad de innovación y mantener el nivel de resultados.

Las economías del Bric necesitan nuevos motores de innovación

Las economías del Bric (Brasil, la Federación de Rusia, la India y China) tienen en común una serie de desafíos en materia institucional y de gobernanza, y necesitan seguir invirtiendo y fortaleciendo su capacidad de innovación a fin de desarrollar todo su potencial e impulsar el crecimiento económico a nivel mundial. La Federación de Rusia ha ascendido en la clasificación este año, mientras que, por el contrario, descienden el Brasil, China y la India, siendo el Brasil el que registra una caída más acusada. Sin embargo, China y la India se han mostrado muy hábiles para traducir los focos de excelencia en resultados de innovación de gran valor. Los resultados obtenidos por China en lo que se refiere a aspectos clave en relación con los conocimientos y la tecnología solo han sido superados por Suiza, Suecia, Singapur y Finlandia.

La importancia fundamental que tiene la innovación

Aunque por lo general se está de acuerdo en la importancia vital que tiene la innovación, sigue habiendo una percepción limitada de lo que se necesita para mejorar la capacidad de innovación y los resultados, y de cómo medir esas variables. La información que aporta al respecto la metodología en evolución del Índice mundial de innovación ayudará sin duda a todos los actores del ecosistema de la innovación a afrontar y superar los diversos desafíos que plantea el fomento de la innovación. “Un índice que muestre el camino que se debe seguir y las razones para ello, es una herramienta muy útil”, comenta Ben Verwaayen, Director General de Alcatel-Lucent. Aunque el camino no sea fácil, la innovación es posible si se cuenta con la actitud, los conocimientos y las herramientas adecuados. Tal como señala Karim Sabbagh, Asociado Principal de Booz & Co., “la innovación no es un monopolio de determinada región, país, compañía o persona, sino que está al alcance de todo el mundo”.

Enlaces

La OMPI en Internet