World Intellectual Property Organization

El Índice mundial de innovación: perspectivas y tendencias

Agosto de 2011

Profesor Soumitra Dutta
Profesor Soumitra Dutta

En junio, el INSEAD y otros socios especializados, entre ellos la Organización Mundial de la Propiedad Intelectual (OMPI), presentaron conjuntamente The Global Innovation Index 2011 (Índice mundial de innovación 2011). En esta entrevista, el profesor Soumitra Dutta1, titular de la Cátedra Roland Berger de Empresa y Tecnología del INSEAD, explica cómo el Índice mundial de innovación (GII) 2011 trata de reflejar una comprensión más profunda y elaborada del proceso de innovación y de las nuevas tendencias de la innovación en diferentes países del mundo. Asimismo, afirma que Índice mundial de innovación es "un instrumento práctico", que permite a los responsables políticos superar los obstáculos a la innovación, al permitir definir y adoptar las mejores prácticas de innovación nacional.

¿A qué motivos obedece el proyecto del Índice?

El INSEAD puso en marcha el proyecto del Índice mundial de innovación en 2007, con el sencillo objetivo de determinar qué medidas y métodos podrían reflejar mejor la riqueza de la innovación en la sociedad, e ir más allá de las medidas tradicionales, como las cifras de titulación de doctores, producción de artículos de investigación, creación de centros de investigación, concesión de patentes y gasto en investigación y desarrollo (I+D).

Hay varios factores que movieron a establecer este objetivo. En primer lugar, la innovación es importante para impulsar el progreso económico y la competitividad, tanto para las economías desarrolladas como para las economías en desarrollo. Muchos gobiernos están situando la innovación como eje central de sus estrategias de crecimiento. En segundo lugar, cada vez existe una mayor conciencia de que la definición de innovación es más vasta, que ya no se limita a los laboratorios de I+D y a la publicación de artículos científicos. La innovación puede tener, y tiene, un carácter más general y horizontal, y engloba también la innovación social y la innovación del modelo de empresa. Por último, reconocer y aplaudir la innovación en los mercados emergentes se considera fundamental para inspirar a la población, especialmente a la nueva generación de empresarios e innovadores.

¿Qué papel desempeñan los socios especializados?

En la edición de 2011 del GII, se han sumado al INSEAD como socios especializados para la elaboración del índice Alcatel-Lucent, Booz & Company, la Confederación de la Industria India y la OMPI. Estos socios especializados comparten una misma creencia en la creciente importancia de la innovación para promover el crecimiento económico, tanto en países desarrollados como en países emergentes. Han contribuido valiosamente a la investigación en que se basa el índice, elaborando capítulos analíticos del informe y participando activamente en la difusión de los resultados. Por ejemplo, la aportación de la OMPI ha resultado muy valiosa para mejorar la selección de las variables, proporcionar datos referentes a la propiedad intelectual y analizar el papel de la creatividad en la innovación. Booz & Company ha contribuido con la información de sus encuestas a los líderes mundiales de la innovación en el mundo de la empresa, y la Confederación de la Industria India ha aportado perspectivas valiosas sobre la innovación en la India y en otros mercados emergentes.

Además, para la edición de 2011, el Centro Común de Investigación (CCI) de la Comisión Europea ha llevado a cabo un análisis exhaustivo de la fiabilidad y la sensibilidad del índice. Por último, pero ciertamente no menos importante, se creó un consejo asesor formado por un selecto grupo de profesionales y expertos internacionales con conocimientos y capacidades únicas en el sector de la innovación. El proyecto del Índice mundial de innovación se ha beneficiado de los conocimientos de estos socios, y las contribuciones de otros líderes de los sectores público y privado interesados en comprender y mejorar el proceso de la innovación seguirá siendo una valiosa aportación.

¿Puede describirnos con más detalle la estructura del marco conceptual de la innovación utilizado para elaborar el índice?

El Índice mundial de innovación se basa en dos subíndices, el subíndice de recursos para la innovación y el subíndice de resultados de la innovación, cada uno de ellos construido sobre varios pilares. Los cinco pilares del índice de recursos comprenden los elementos de la economía nacional que hacen posible la actividad innovadora: 1) las instituciones, 2) el capital humano y la investigación, 3) la infraestructura, 4) el desarrollo de los mercados y 5) el desarrollo empresarial. Los dos pilares del índice de resultados comprenden los datos reales de los resultados de la innovación: 6) la producción científica y 7) la producción creativa. Estos pilares se dividen en subpilares, cada uno de los cuales se compone de indicadores individuales.

Las puntuaciones de los subpilares se obtienen calculando la media ponderada de los indicadores individuales, y las puntuaciones de los pilares se obtienen calculando la media simple de las puntuaciones de los subpilares. Una vez hecho esto, se determinan cuatro medidas (véase la figurael gráfico):

  • El subíndice de recursos para la innovación es la media simple de las puntuaciones de los cinco primeros pilares.
  • El subíndice de resultados de la innovación es la media simple de las puntuaciones de los dos últimos pilares.
  • El índice mundial de innovación es la media simple de los subíndices de recursos y de resultados.
  • El índice de eficiencia de la innovación es el cociente entre el subíndice de resultados y el subíndice de recursos.

Figura: Estructura del Índice mundial de innovación 2011

¿Podría decirnos cuáles son las economías con mayor puntuación en la edición de este año del Índice?

La edición de 2011 del Informe GII engloba 125 economías, que representan el 93,2 por ciento de la población mundial y el 98,0 por ciento del producto interno bruto (PIB) mundial (en dólares corrientes de los Estados Unidos). Antes de hablar de la clasificación específica de las economías, quisiera destacar que el informe también incluye cinco capítulos preparados por los socios especializados sobre aspectos específicos de la innovación mundial. Son contribuciones centradas en las regiones de América Latina y la India, y el tratamiento en profundidad de temas específicos, como la medición de la creatividad, la innovación en las ciudades inteligentes y el alcance mundial incipiente de la I+D.

Las 10 principales economías en la clasificación general del Índice mundial de la innovación 2011 están dominadas por Europa, con seis economías, y también figuran dos economías asiáticas y dos economías de América del Norte: Suiza, Suecia, Singapur, la R.A.E. de Hong Kong (China), Finlandia, Dinamarca, los Estados Unidos, el Canadá, los Países Bajos y el Reino Unido. Las primeras economías en sus respectivas regiones son Suiza (1ª), Singapur (3ª), los Estados Unidos (7ª), Israel (14ª), Chile (38ª), Mauricio (53ª) y la India (62ª). Por grupos de ingresos, de economías de mayores a menores ingresos, los líderes son Suiza (1ª), Malasia (31ª), China (29ª) y Ghana (70ª). China, en la posición 29ª, es la única economía en desarrollo que se sitúa entre las 30 primeras; Malasia (31ª), Chile (38ª), la República de Moldova (39ª) y Lituania (49ª) se encuentran entre las primeras 40. Entre las economías de altos ingresos, hay tres economías que van a la zaga: Grecia llegó a la puntuación mediana (63ª), seguida por Trinidad y Tobago Tabago (72ª) y Brunei Darussalam (75º).

Las 10 principales economías en el subíndice de resultados de la innovación son Suecia, Suiza, los Países Bajos, Alemania, los Estados Unidos, Finlandia, Dinamarca, Israel, el Reino Unido y el Canadá. El subíndice de resultados, al igual que el índice general, está dominado por Europa (siete economías), e incluye dos economías de América del Norte, e Israel, que obtiene unos resultados notables (8º en resultados, 14º en el índice mundial y 1º a nivel regional). Las economías mejor clasificadas en cada una de las regiones son Suecia (1ª), los Estados Unidos (5ª), Israel (8ª), la República de Corea (11ª), el Brasil (32ª), la India (44ª) y Nigeria (62ª). Las 10 primeras economías en el subíndice de recursos para la innovación son Singapur, la R.A.E. de Hong Kong (China), Suiza, Irlanda, Suecia, Finlandia, Dinamarca, el Canadá, Luxemburgo y el Reino Unido. Los líderes regionales son Singapur (1º), Suiza (3º) , el Canadá (8º), Israel (20º), Chile (36º), Sudáfrica (40º) y la India (87º).

Los 10 primeras economías en el índice de eficiencia de la innovación2 son Côte d'Ivoire, Nigeria, China, el Pakistán, la República de Moldova, Suecia, el Brasil, Argentina, la India y Bangladesh. Esta lista incluye algunas de las economías más densamente pobladas del mundo: China, la India, el Brasil, Bangladesh y Nigeria. Estos países se encuentran entre las 10 economías más pobladas de la muestra de este año, y (a excepción de Bangladesh) se sitúan en el primer puesto en el índice de eficiencia en sus respectivas regiones.

¿Qué enseñanzas pueden extraerse?

El proyecto del índice mundial de innovación permite entender varias cosas. En primer lugar, la innovación es un fenómeno mundial. No son sólo las economías de la OCDE3 las que innovan: en todo el mundo encontramos líderes de la innovación, tal como queda demostrado por la presencia de economías europeas, asiáticas y de América del Norte entre las diez primeras clasificadas en el índice mundial. Todas las regiones están representadas en la mitad superior de la clasificación de este año. Las economías BRIC4 y los mercados emergentes en general están mejorando considerablemente su capacidad de innovación: China, el Brasil y, en menor medida, la India han logrado resultados alentadores, especialmente en el índice de resultados. La importancia mundial de la capacidad de innovación, de sus efectos y de su necesidad pone de relieve que es preciso adoptar una perspectiva mundial respecto de cómo se entiende el proceso de innovación y de las premisas en que se basa.

En segundo lugar, la innovación requiere la intervención de múltiples partes. Los gobiernos deben ayudar a crear instituciones, desarrollar el capital humano y adoptar políticas más favorables hacia los mercados y la convergencia tecnológica. A su vez, las empresas del sector privado deben cumplir su parte al participar más plenamente en la financiación y ejecución de proyectos de I+D, poner a disposición capitales de riesgo, y realizar mayores inversiones en sectores con gran demanda de conocimientos especializados. No hay que perder de vista que las mayores diferencias entre las economías de altos y bajos ingresos se encuentran en los pilares de las instituciones, el desarrollo del mercado y el capital humano y la investigación.

En tercer lugar, es importante - y posible - tomar medidas que contribuyan a acelerar la innovación en un área o una economía en particular. Esto ha sido demostrado por varios casos de éxito y de prácticas óptimas en todo el mundo. El Informe ofrece a este respecto importantes vías de actuación. Han de reforzarse algunos "pilares débiles": en más de una economía, unos resultados relativamente malos en el segundo pilar (capital humano e investigación), van de la mano de niveles bajos de producción científica. Las economías de todo el mundo pueden utilizar los resultados del índice mundial de innovación para descubrir sus propios puntos fuertes y débiles, compararse con economías similares y crear un consenso en torno a las áreas deseadas de acción.

¿Con qué problemas se han encontrado para medir la innovación?

A lo largo de los últimos años, se han publicado varios estudios serios en los que se ha tratado de elaborar métodos de medida de la innovación. El Índice mundial de innovación se basa en estos enfoques, y ha procurado incorporar nuevas perspectivas a los puntos de vista tradicionales y a los nuevos puntos de vista sobre la innovación. No obstante, pensar en la innovación de una manera amplia, integral, como la que refleja el Índice mundial, es algo relativamente reciente, y todavía quedan muchos aspectos de la innovación, como los que se refieren a la economía no estructurada, que siguen siendo difíciles de definir y aún más difíciles de medir con indicadores objetivos.

Una de las ambiciones del Índice mundial de innovación es aumentar en lo posible el número de economías evaluadas en el estudio. Esto sigue siendo difícil, ya que no siempre pueden obtenerse indicadores oportunos y pertinentes a nivel mundial. Se han tenido en cuenta todos los datos oficiales disponibles de organizaciones internacionales, como el Banco Mundial, la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO) y la Unión Internacional de Telecomunicaciones (UIT), aunque muchas de las medidas fundamentales de la innovación no están contempladas en las actividades de estas organizaciones. Por último, la combinación de diversos métodos de medida en una medida simple de la innovación de una economía está llena de complejidades estadísticas y de otro tipo, especialmente si se tiene en cuenta que las economías a menudo son muy diferentes en cuanto a tamaño, población y nivel de desarrollo económico.

_______________________
1  El profesor Dutta es el Director del Índice mundial de innovación 2011 y cofundador y Director Académico del e-lab del INSEAD, un centro de excelencia de enseñanza e investigación en la economía digital.
2 En tanto que el Índice mundial de la innovación se calcula como la media de los índices de recursos para la innovación y de resultados de la innovación, el índice de la eficiencia de la innovación se calcula como el cociente entre el subíndice de los resultados y el subíndice de los recursos.
3 Organización de Cooperación y Desarrollo Económicos
4 Brasil, Federación de Rusia, India y China
 

La OMPI en Internet