World Intellectual Property Organization

Mejoras en la USPTO para potenciar su crecimiento

Junio de 2011

David J. Kappos, Subsecretario de Comercio para la Propiedad Intelectual y Director de la Oficina de Patentes y Marcas (USPTO) de los Estados Unidos de América, explica las medidas adoptadas por dicho organismo para trasladar rápidamente las ideas innovadoras al mercado.

La vitalidad económica de los Estados Unidos de América siempre ha estado profundamente arraigada en la innovación. El espíritu pionero sobre el que se asienta el país ha inspirado a quienes inventaron la bombilla, descubrieron curas para enfermedades, construyeron ferrocarriles, inauguraron la época de la aviación y, más recientemente, han transformado el mundo de los negocios y las comunicaciones gracias a las tecnologías de la información.


David J. Kappos, Subsecretario de Comercio para la Propiedad
Intelectual y Director de la Oficina de Patentes y Marcas (USPTO)
de los Estados Unidos de América. (Foto: USPTO/David Snider)

Como otros países de todo el mundo, estamos afrontando los efectos de una grave recesión internacional. La recuperación económica exige un entorno innovador y propicio para la iniciativa empresarial en el que se incentive la investigación y el desarrollo (I+D) de nuevas tecnologías y ofrezca mayor seguridad a los que aporten innovaciones al mercado global.

Sin una protección rigurosa y coherente de la propiedad intelectual (P.I.), cualquier invención, por muy novedosa o revolucionaria que sea, puede ser objeto de apropiación, convirtiéndose entonces en una donación –exenta de regalías– a los competidores. En la economía globalizada de hoy, la búsqueda del equilibrio entre la protección por patente y la observancia de los derechos que confiere contribuirá a estimular el crecimiento y el empleo necesarios para lograr una mejora de las condiciones de vida y la sostenibilidad medioambiental.

Por ello, la USPTO está realizando grandes avances en la optimización del entorno de innovación y vela por que la tecnología favorezca el crecimiento, la competencia comercial sea equilibrada y se proteja el talento creativo.

Remodelación del sistema

La necesidad de simplificar y agilizar el procedimiento de adquisición de los derechos de P.I. se hizo evidente tras una revisión del anticuado «sistema de recuento» utilizado para determinar el desempeño de los examinadores de patentes. Se formó un grupo de trabajo de empleados y directivos de la USPTO y se desarrolló un nuevo sistema de incentivos gracias al cual los examinadores disponen de más tiempo para revisar las solicitudes antes de dictar las primeras medidas. La remodelación del sistema también ha posibilitado el establecimiento de nuevos canales de comunicación con los solicitantes de patentes y un diálogo abierto acerca de las solicitudes que incrementa la eficiencia y la calidad del procedimiento de examen.

La oficina ha instaurado un programa de tres vías que permite a los solicitantes determinar el plazo de examen de sus solicitudes. Las empresas con necesidades urgentes de protección de la P.I. pueden optar por un procedimiento acelerado mediante el pago de una tasa, y para aquellas ideas que requieran una evaluación más prolongada se puede elegir una vía más lenta.

Este programa brinda a los innovadores los instrumentos necesarios para definir prioridades y contribuye a reducir el retraso en la tramitación de patentes.

Aunque recientes decisiones presupuestarias han impedido el lanzamiento del programa Track 1 en la fecha prevista, se están empleando todos los recursos estructurales y administrativos disponibles para ofrecérselo al público en cuanto lo permitan los presupuestos.

Con independencia de estas dificultades, el programa refleja la creencia de la USPTO de que, en esta época en la que vivimos, los cambios tecnológicos pueden afectar a las empresas de manera inmediata.

Nuestra responsabilidad es crear una estructura de patentes y marcas que sea práctica, ágil y vinculante, que pueda adaptarse a la evolución de las necesidades empresariales y aprovechar los medios actuales para afrontarlas. A medida que las tecnologías de la información que precisa la USPTO se hacen más complejas, los sistemas que las sustentan deben aumentar su capacidad.

Adaptarse a una realidad cambiante

En otros tiempos, los productos y servicios innovadores que accedían a la sociedad podían considerarse instrumentos independientes y específicos de un mercado, un sector o una industria. Las vacunas eran fundamentalmente biológicas, los aparatos de ingeniería, mecánicos, y los productos de telecomunicaciones, electrónicos. Pero surgen nuevas ideas y la industria continúa aprovechando los últimos descubrimientos de las ciencias básicas, y resulta cada vez más obvio que la próxima generación de innovadores ha de ser interdisciplinaria. Las grandes innovaciones tienen un pie en las biociencias, otro en la informática e incluso otro en la nanotecnología. Avanzar al ritmo de esta dinámica realidad requiere un compromiso inteligente y una infraestructura eficiente.

Para que las innovaciones revolucionarias puedan llegar a los mercados con prontitud, se necesitan tecnologías de la información del siglo XXI. La USPTO es consciente de la urgencia y por ello está incrementando sus capacidades en esta materia.

El pasado año recibimos unas 35.000 solicitudes de patentes. Muchos miles de ellas tuvieron que esperar meses hasta que el personal de la USPTO pudo tramitarlas. Esta situación ha cambiado con la reciente introducción de un sistema totalmente automático mediante el cual, a través de Internet, se puede obtener instantáneamente la concesión para muchos tipos de solicitud. Con este nuevo sistema, las solicitudes se tramitan en cuestión de segundos y los examinadores de patentes pueden dedicar más tiempo a otras tareas de mayor complejidad.

Para mejorar el sistema de tecnologías de la información de la Oficina, también es necesario proporcionar a las partes interesadas instrumentos y datos que faciliten su labor. Ello implica aumentar la velocidad y la precisión de las herramientas de búsqueda y crear una wiki común para que el personal de laOficina, los profesionales y los solicitantes puedan compartir, actualizar y obtener la información necesaria. Hemos perfeccionado el Manual de procedimiento para el examen de patentes y el Manual de procedimiento para el examen de marcas –los documentos de referencia para la interacción con la USPTO–, así como su actualización con motivo de las modificaciones de la legislación y la comunicación de estas a los usuarios.

Nos complace constatar que la OMPI está ensayando el E-PCT, un nuevo sistema de acceso seguro a través de Internet que permite a los solicitantes visualizar su expediente PCT en la pantalla de la computadora, cargar y descargar datos y comunicarse con la Oficina Internacional (es decir, la OMPI) con fiabilidad.

Nuestra meta, en definitiva, es ofrecer a todos los interesados un sistema de P.I. del siglo XXI, más eficiente, más práctico, más rápido y más sólido, que sirva para resolver los problemas actuales.

Búsquedas automatizadas, portales de investigación previa al examen, automatización del flujo de operaciones, búsquedas más dinámicas de imágenes y mayor sencillez de uso: todos ellos son proyectos en curso en materia de tecnologías de la información en un organismo que se toma en serio la innovación contemporánea. La USPTO se ha comprometido a desarrollar una nutrida red de tecnologías de la información que contribuya a reforzar el sistema de patentes.

La revisión abierta de solicitudes de patentes, a prueba

Por ello, también queremos explotar las ventajas de Internet para mejorar la calidad del examen de patentes y el propio procedimiento mediante el segundo programa piloto Peer-to-Patent (P2P).

Al brindar al público la oportunidad de remitir información relativa al estado de la técnica pertinente, se amplía el ámbito del examen y aumenta su calidad. Poco después del lanzamiento del primer programa piloto, el sitio Web, alojado en la Facultad de Derecho de la Universidad de Nueva York, había recibido miles de visitas y casi un millar de elementos del estado de la técnica. Las oficinas de patentes de otros países no tardaron en seguir el ejemplo, poniendo en marcha sus propios programas piloto para la revisión abierta de solicitudes de patentes.

Aprovechando este impulso, la USPTO lanzó un segundo programa piloto en octubre de 2010 e invitó a participar en él a los solicitantes de patentes de los ámbitos de las biociencias y las telecomunicaciones. Solo en los seis primeros meses se recibieron más de 200 solicitudes, superando el número total alcanzado en los dos años del primer programa piloto, y es posible que se consiga duplicar o incluso triplicar esa cifra. Actualmente estamos intentando ampliar la participación y el ámbito del programa para crear un entorno compatible con todos los sistemas que permita el envío de observaciones por terceros en código abierto.

Aunque nuestro objetivo consiste en mejorar la calidad del examen de patentes, debemos enfrentarnos a una triste realidad: miles de ideas y empleos permanecen a la espera, en suspenso, por los plazos actuales de tramitación. A este dilema se suma el hecho de que, aunque en los últimos 50 años se han producido más avances tecnológicos que en ningún otro periodo de la historia, no se ha acometido una reforma sustancial del sistema de patentes acorde con estos avances.

Reformas radicales

En este nuevo siglo no se puede pretender que la economía del futuro se asiente en una infraestructura del pasado.

Por ese motivo, el presidente Obama, el Secretario de Comercio Gary Locke y yo hemos estado trabajando para lograr un amplio apoyo a una reforma exhaustiva del sistema de patentes, que se ha sometido al examen del Congreso.

Esta nueva legislación supondría una mejora para el sistema estadounidense de patentes, ya que aporta una mayor seguridad respecto a las patentes que se conceden y ofrece alternativas a los costosos procesos judiciales en caso de controversia. El proyecto de ley servirá de base a la reforma más profunda del sistema estadounidense de patentes de los últimos 60 años, y posiblemente de los últimos 150 años.

La propuesta de reforma, que ya ha sido aprobada por el Senado de los EE.UU. (con un aplastante apoyo de 95 votos a 5) y por el Comité Judicial de la Cámara de Representantes (32 votos a 3), equilibra los derechos de propiedad intelectual y convierte a la USPTO en el catalizador del crecimiento. La concesión de patentes se realizará con mayor rapidez y seguridad gracias al establecimiento de un sistema de «primer inventor solicitante». En los casos de oposición posterior a la concesión, una estructura más racional brindará alternativas más rápidas y económicas a la vía judicial, eliminando así obstáculos al crecimiento de pequeñas y medianas empresas y estimulando la innovación y el empleo.

Esta nueva legislación permitirá a la oficina de patentes percibir las tasas necesarias para garantizar una alta calidad y diligencia en el examen de patentes. Esto es especialmente importante en un mundo en el que los resultados económicos dependen en gran medida de la calidad y la eficiencia del examen de las solicitudes de patente. Para la USPTO, que aspira en última instancia a convertir las ideas en empleos, disponer de recursos suficientes marca la diferencia entre la eficacia y la ineficacia. La aprobación de esta ley permitirá a la USPTO mejorar la calidad de los exámenes sin aumentar el déficit, y podrá asimismo utilizar las tasas abonadas por los solicitantes para realizar de forma prioritaria la labor que tiene encomendada.

En un mundo globalizado, la reforma exhaustiva del sistema de patentes incrementará la productividad al permitir un mayor intercambio entre la USPTO y las oficinas de patentes de otros países.

Esta moderna infraestructura de patentes asegura la igualdad de oportunidades a aquellos inventores independientes y pequeñas empresas que deseen acceder al mercado internacional, fomentando con ello la competitividad estadounidense. En este sentido, estamos manteniendo activas conversaciones con socios comerciales clave, países en desarrollo y oficinas extranjeras de patentes sobre la posibilidad de armonizar normas sustantivas para que el sistema internacional de patentes acelere la actividad comercial mundial en lugar de dificultarla, como puede que suceda actualmente.

No obstante, conviene aclarar que la reforma del sistema de patentes de los EE.UU. no tiene carácter político ni pretende imponer sus normas a otros; más bien, su propósito es conseguir que el país se esfuerce todo lo posible en incrementar la eficiencia del sistema de P.I., contribuir al desarrollo empresarial, estimular el crecimiento económico e innovar de cara al futuro.

Para lograr ese propósito, la mejora de la calidad del examen y el acortamiento del plazo de tramitación de las patentes no deberían contemplarse como objetivos mutuamente excluyentes. La reducción de la sobrecarga de trabajo permite destinar esos recursos a la ampliación del ámbito del examen de patentes y la mejora de la revisión de las solicitudes, asegurando así un uso óptimo de las tecnologías en servicio de la sociedad. Ambos objetivos tienen una consideración preferente en el conjunto de iniciativas y reformas que está aplicando la USPTO, y todos podemos cooperar con oficinas de patentes de todo el mundo para potenciar la innovación del mañana y contribuir a resolver los problemas que afectan hoy al sistema internacional de P.I.

Examen acelerado para las tecnologías ecológicas

Si deseamos respaldar soluciones innovadoras para el mañana, debemos prestar atención a aquellas tecnologías que pueden dar respuesta a las preocupaciones energéticas de las generaciones venideras. Por ello, en la USPTO nos enorgullecemos de participar en la promoción de tecnologías con conciencia social. En el marco de nuestro Programa Piloto de Tecnologías Ecológicas, la tramitación de solicitudes de patente relacionadas con la reducción de las emisiones de gases con efecto invernadero, mejoras en la conservación de la energía o calidad medioambiental se acelerará sin costo adicional para el inventor.

La USPTO se ha comprometido en la construcción de un futuro energético más sostenible, estimulando la innovación e impulsando el sector medioambiental mediante la creación de empleos que puedan ofrecer al mundo alternativas a usos perjudiciales de la energía.

La inversión estatal en nuevas infraestructuras e investigación –elementos clave para la innovación– puede crear un entorno adecuado para la inversión privada y el desarrollo de mercados competitivos en este novedoso campo.

La actividad empresarial del siglo XXI demanda una mayor inversión en I+D, la colaboración entre el sector público y el privado y tecnologías con conciencia social, y el Departamento de Comercio de los EE.UU. y la USPTO están abriendo el camino mediante la creación de nuevas oportunidades de negocio en este país.

La OMPI en Internet