World Intellectual Property Organization

Japón: estimular a los “futuros” inventores

Agosto de 2010

Los concursos de invenciones para estudiantes son algo común en todo el mundo, pero cuando Tadashi Inoue, Decano y Director General a cargo del Desarrollo de Recursos Humanos del Centro Nacional de Información y Formación sobre Propiedad Industrial (INPIT), habló del “Concurso de Patentes” de su organización durante una presentación realizada en el Foro de Alto Nivel de la OMPI que se celebró en marzo de 2010 en Tokio, despertó el interés de los participantes de todos los rincones del mundo. En vista del interés en esta iniciativa, la Oficina de la OMPI en el Japón entrevistó al Sr. Inoue y su equipo para obtener una perspectiva detallada entre bastidores de la historia y el desarrollo de este interesante proyecto de divulgación.

Dar participación a los docentes

En 1999, el INPIT publicó un libro de texto estándar sobre los derechos de propiedad industrial para su utilización en los centros de enseñanza secundaria del Japón. Promovió el uso del libro de texto en las conferencias de índole didáctica alrededor del país y ofreció sugerencias sobre el modo en que podría emplearse para integrar los conceptos de propiedad intelectual (P.I.) en los programas de enseñanza. Pese a tales esfuerzos, la enseñanza de la P.I. permaneció limitada. Existía una clara necesidad de encontrar incentivos para estimular a los docentes a incorporar la P.I. en sus clases. Se tomó la decisión de crear y organizar un concurso de patentes, inspirándose en el concurso “ROBOCON”, en que los robots creados por equipos de estudiantes no titulados compiten para completar una tarea específica con rapidez y precisión.


"¡Patenta tus inspiraciones!":
Un cartel para el "Concurso de
Patentes".

Después de realizar una prueba en 2002, el concurso de patentes se lanzó oficialmente en 2003 y, desde entonces, se ha convertido en un evento anual. El objetivo principal del concurso es concienciar sobre la P.I. y aumentar la comprensión del sistema de P.I. entre los estudiantes que se especializan en las ciencias y la tecnología en los centros de enseñanza secundaria, las escuelas superiores nacionales de tecnología y las universidades. El concurso ofrece experiencia directa en el proceso de solicitud de una patente y experiencia práctica en la creación, protección y comercialización de la P.I. Ello se ajusta al Programa Estratégico de Propiedad Intelectual formulado por la Jefatura Estratégica de Propiedad Intelectual del Japón y revisado en 2009 por el Ministerio japonés de Educación, Cultura, Deporte, Ciencia y Tecnología (MEXT) para incluir la P.I. en el programa educativo nacional.

Alianzas sólidas: Una clave para el éxito

Desde 2003 hasta 2006, el Instituto Japonés de Invenciones e Innovaciones (JIII) desempeñó la función de Secretaría del concurso. El INPIT asumió esta función en 2007 y ahora se encarga de administrar, coordinar, promocionar y dirigir el concurso con un presupuesto anual de unos 11 millones de yenes japoneses (aproximadamente 130.000 francos suizos). La labor del INPIT recibe un apoyo activo de varios socios; a saber: el MEXT, la Oficina Japonesa de Patentes (JPO) y la Asociación Japonesa de Agentes de Patentes (JPAA). Alrededor de 20 funcionarios seleccionados de todas las organizaciones participantes integran el “Consejo de Enlace de los Promotores del Concurso de Patentes” que se reúne cinco veces al año para garantizar que cada etapa del concurso se coordine sin dificultades.

El MEXT facilita el enlace con las instituciones educativas y presta asistencia para la promoción del concurso en las escuelas a nivel nacional. Los docentes desempeñan un papel esencial para estimular la creatividad de sus estudiantes y promover la comprensión del sistema de patentes. Con frecuencia los estudiantes que triunfan en los concursos cuentan con profesores que los apoyan y que se muestran entusiasmados con la inclusión de la P.I. en el programa. En consecuencia, la Secretaría procura concienciar a los docentes sobre la P.I., promoviendo de forma activa el Concurso de Patentes en toda la comunidad educativa del Japón.

Para poder participar en el concurso, los estudiantes deben haber inventado algo, realizar una búsqueda en el estado de la técnica utilizando la Biblioteca Digital de Propiedad Industrial (IDPL)1 y presentar una solicitud de patente, es decir, la descripción de la invención, las especificaciones técnicas, los dibujos (o prototipo) y una lista de datos sobre el estado de la técnica. El INPIT suministra una serie de guías sobre la invención, la realización de una búsqueda del estado de la técnica y la preparación de una solicitud. Los docentes pueden emplearlas para ayudar a los estudiantes a participar en el concurso.

Las solicitudes presentadas son sometidas a un proceso de preselección para reducir la lista de candidatos. Posteriormente, una junta de selección integrada por 11 especialistas examina las solicitudes preseleccionadas. Los criterios clave para la selección son la creatividad (novedad) y la aplicación industrial de las invenciones. Tales criterios se aplican de manera congruente en todo el proceso de selección, aunque en la selección final también se toma en consideración la calidad de la búsqueda que han realizado los estudiantes en el estado de la técnica.

Una fórmula ganadora

De 2003 a 2009, el número de solicitudes presentadas en el Concurso de Patentes se quintuplicó, pasando de 56 a 262. Desde 2003, se han presentado en total 1.302 solicitudes. Cerca del 60% procedieron de estudiantes de secundaria, el 19% de las universidades y el 21% de las escuelas superiores nacionales de tecnología. El 94% de las solicitudes premiadas fueron presentadas por grupos de coinventores.

Los ganadores reciben apoyo financiero para presentar solicitudes de patente para sus invenciones (a su propio nombre). Ello incluye consultas gratuitas con abogados de patentes, el abono de la tasa de presentación (por la JPAA) y una exención (prevista en la Ley de Patentes) del pago de las tasas de examen y mantenimiento de las patentes durante los tres primeros años (en caso de obtener la patente).

Se han concedido patentes para unas 50 invenciones presentadas por los ganadores que presentaron solicitudes. Dado que las invenciones no se divulgan durante los procesos de preselección o selección, los inventores de los proyectos no premiados pueden decidir proseguir el proceso de obtención de patentes por cuenta propia.

El éxito es contagioso

El éxito del Concurso de Patentes ha dado lugar a una iniciativa similar para dibujos y modelos industriales. En 2009, se lanzó el “Concurso de Dibujos y Modelos Industriales” del INPIT y pueden participar en él una amplia gama de estudiantes (no sólo los que se especializan en ciencias y tecnología como en el caso del Concurso de Patentes). Su finalidad es aumentar el interés en el proceso de creación de dibujos y modelos industriales y la comprensión de dicho proceso. Antes de participar en el concurso, los estudiantes deben adquirir una mayor comprensión del sistema de dibujos y modelos industriales, asistiendo a un seminario, mirando unos vídeos o leyendo un libro de texto estándar sobre tal sistema.

El primer Concurso de Dibujos y Modelos Industriales realizado en 2009 atrajo la presentación de 90 solicitudes de las cuales se premiaron 27 dibujos o modelos. Al menos uno de los proyectos premiados fue presentado por un estudiante de secundaria y se prevé su comercialización.

 

Futuros desafíos


Separación del cohete/mecanismo de desprendimiento: Proyecto galardonado del “Concurso de Patentes” de 2008. En la primavera de 2009, la patente fue concedida (N° JP4291409).

Un aspecto interesante del Concurso de Patentes es que los especialistas que realizan la preselección de las solicitudes ofrecen observaciones por escrito relativas a cada proyecto. Ello garantiza que incluso los candidatos no triunfantes aprendan de su experiencia y entiendan mejor por qué motivo su invención no reunía los criterios de novedad y aplicación industrial. Ello también les ofrece una oportunidad para corregir los defectos o evitar errores similares en el futuro.

Sin embargo, el éxito del Concurso de Patentes y el número creciente de proyectos presentados han acrecentado a su vez enormemente el volumen de trabajo de los organizadores.. Ello plantea un auténtico desafío en vista de los recursos limitados de que disponen.

Otro desafío es la concentración geográfica de las solicitudes. La mayoría de los proyectos proceden del distrito de Kyushu ubicado al sur del Japón; se supone que ello se debe en gran medida a que los docentes de ese distrito tienen un gran interés en el sistema de patentes y alientan de manera activa a sus estudiantes a que participen.

Los organizadores están decididos a aumentar el número de proyectos provenientes de otras regiones, incluida la zona metropolitana de Tokio. Para ello emprenderán una gama de actividades de concienciación a fin de seguir divulgando el concurso y promover el conocimiento del sistema de P.I. entre los docentes y estudiantes de todo el Japón.

A pesar de tales desafíos, no cabe duda de que estas iniciativas motivadoras serán decisivas para que la próxima generación de innovadores japoneses comprenda mejor la utilización y los beneficios del sistema de P.I.

 

_____________________________
1  La IDPL es un servicio en línea gratuito que facilita el acceso a las Gacetas de propiedad intelectual de la JPO.
 

La OMPI en Internet