World Intellectual Property Organization

Homenaje al creador de Swatch: Nicolas G. Hayek

Agosto de 2010

Fotos: The Swatch Group Ltd.
Fotos: The Swatch Group Ltd.

La célebre industria relojera suiza perdió recientemente a una de sus figuras más destacadas tras la muerte de Nicolas G. Hayek, acaecida el 28 de junio, a los 82 años de edad. Hayek nació el 9 de febrero de 1928 en el Líbano y a los siete años emigró a Suiza, donde adquiriría la nacionalidad suiza.

Hayek, pionero y carismático empresario, cofundador y ex presidente del Grupo Swatch, es considerado por muchos como el hombre que logró reactivar la industria relojera suiza en la década de 1980, cuando ésta se vio amenazada por la producción en masa de relojes electrónicos de bajo costo. Las innovadoras estrategias que desarrolló al inicio de la década de 1980 aportaron a toda la industria relojera suiza un nuevo aliento y le permitieron recuperar su posición de líder mundial. La industria relojera suiza, que ocupa el tercer lugar entre las industrias exportadoras, por detrás de la industria química y la de maquinaria, vende casi el 95% de su producción en mercados extranjeros.

Una figura destacada

Hayek desempeñó un papel decisivo en el lanzamiento en 1983 del reloj Swatch, que se convirtió en un icono de la cultura popular.

Gracias a su excepcional talento empresarial, Hayek creó el fenómeno Swatch, que combinó “versatilidad, asequibilidad y fiabilidad” y que dio como resultado una gama de relojes de plástico de colores, modernos y económicos, adaptados a toda ocasión. El innovador mecanismo del Swatch consta de sólo 51 piezas, en contraposición a las más de 91 de un reloj convencional. Los diseños vanguardistas del Swatch marcaron una pauta en el mundo de la moda. Su bajo costo permite a los consumidores amantes de la moda tener varios relojes Swatch adaptados a sus distintos estados de ánimo y a cada ocasión. En una entrevista reciente, Hayek decía “No diseño relojes sólo para mirar la hora. ¡Diseño joyas! ¡Auténticas joyas!”

En la actualidad, Swatch lanza unos 300 modelos al año y es uno de los usuarios más importantes del Sistema de La Haya para el Registro Internacional de Dibujos y Modelos Industriales, que permite proteger los diseños de forma rentable a escala internacional, mediante la presentación de una única solicitud, en un único idioma (inglés, francés o español) y pagando la tramitación en una sola moneda (el franco suizo). La producción de cerca de la mitad de los modelos que Swatch lanza al mercado cada año queda interrumpida al cabo de seis meses, lo que los convierte en verdaderas piezas de colección. Según algunas informaciones, el valor de un Swatch fabricado con piel sintética y diseñado en 1988 habría sido recientemente estimado en 18.500 libras esterlinas (unos 28.316 dólares de los EE.UU.).

Un maestro de la mercadotecnia

Hayek fue un maestro de la mercadotecnia e introdujo ideas sencillas que fomentaron la reputación, el prestigio y la exclusividad del Grupo Swatch, que cuenta hoy con 19 marcas de reloj, entre las que se encuentran Bréguet, Calvin Klein, Longines, Tissot y Omega. En una entrevista realizada recientemente por el periódico indio MINT a Hayek, éste destacó el enfoque de la compañía respecto de la estrategia de marca. “Tenemos un único mensaje para cada una de nuestras marcas, lo cual revela en gran parte nuestra manera de trabajar”. Por ejemplo, el mensaje de la marca Jaquet-Droz es “La eternidad – el lujo supremo”. El Grupo Swatch es usuario habitual del Sistema de Madrid para el Registro Internacional de Marcas de la OMPI, una alternativa fácil de usar y rentable a la hora de registrar y gestionar marcas a escala internacional.

Swatch es actualmente el mayor productor de relojes del mundo, con más de 700 tiendas de productos Swatch a nivel mundial e ingresos de, como mínimo, 5.000 millones de francos suizos en 2009. Se han vendido alrededor de 300 millones de relojes Swatch en todo el mundo.

Nicolas Hayek inició su carrera el 1 de agosto de 1957 como consultor en gestión. En poco tiempo demostró ser un empresario hábil y una figura capaz de inspirar confianza en el mundo de los negocios. A principios de la década de 1980, un grupo de banqueros suizos le pidió que supervisara la liquidación de ASUAG y SSIH, los dos principales fabricantes de relojes de Suiza, fuertemente golpeados por la competencia japonesa. El Sr. Hayek estaba convencido de que la industria relojera suiza tenía futuro y podría recobrar su ventaja competitiva. La fusión entre ASUAG y SSIH para formar SMH (Swiss Corporation for Microelectronics and Watchmaking Industries Ltd.) en 1983 constituyó un paso decisivo en la recuperación de la industria. Igualmente importante fue el lanzamiento del Swatch: el reloj de bajo costo y alta tecnología, original y simbólico (la “S” alude a “Suiza”, el lugar de su fabricación, y a “segundo”, que sugiere que gracias a su bajo costo los clientes pueden adquirir más de uno). Con el Sr. Hayek al mando, SMH (rebautizado Swatch Group en 1998) se convirtió, al cabo de cinco años, en el fabricante de relojes más valioso en el mundo.

En una declaración, la empresa expresó: “La extraordinaria visión del Sr. Hayek le permitió reconocer y asegurar la sostenibilidad de una sólida empresa relojera con un alto valor añadido suizo”.

No obstante, el dinamismo y la influencia de Nicolas Hayek fueron mucho más allá de la industria relojera. Colaboró en la creación del SMART, un automóvil pequeño, elegante y urbano que ahora produce Mercedes Benz. Asimismo, tenía varios otros intereses comerciales, como por ejemplo en Belenos Clean Power, una empresa de energía alternativa no contaminante con sede en Bienne (Suiza). En calidad de asesor del Banco Mundial, el Comité Olímpico Internacional y numerosos Gobiernos, ayudó a crear oportunidades y puestos de trabajo para cientos de miles de personas. Él mismo reconoció: “En Europa creo que he creado unos 250.000 empleos”. En una entrevista reciente con MINT, el Sr. Hayek dirigió un mensaje a los jóvenes en el que decía: “Se crean cosas siendo emprendedor, concibiendo nuevas ideas y productos y nuevas oportunidades de empleo y riqueza.” Eso ―afirmó― es lo mejor que los jóvenes pueden hacer para el futuro.

Este hombre modesto con mentalidad práctica ha dejado, sin duda alguna, un legado imponente y perdurable. En una entrevista televisiva reciente, dijo: “No debemos olvidar nunca que todos somos… entidades muy pequeñas en el enorme universo. Por lo tanto, no debemos pensar que somos tan importantes.”

Bajo su dirección, el Grupo Swatch llegó a ser conocido como la “joya de la corona de la industria relojera”. Era un apasionado de la creatividad y amaba su trabajo; recientemente señaló en una entrevista: “Una vez escribí en la primera línea de un libro que en toda mi vida no he trabajado un solo instante. Simplemente he disfrutado de ellos. De cada instante.”

El Grupo Swatch y sus marcas

A nivel colectivo, el Grupo Swatch posee 19 marcas de relojes que abarcan “un mundo fascinante de diversidad, belleza y calidad” junto con un elevado nivel de artesanía y competencia industrial. Cada marca tiene su propia personalidad inconfundible y coloca sus productos de manera que atraigan a consumidores distintos y complementarios.

Algunas de las marcas son: Breguet, Blancpain Glashütte Original, Jaquet Droz, Léon Hatot, Omega, Tiffany & Co. (dentro de la gama de productos de prestigio y de lujo); Tissot, ck watch and jewelry, Balmain, Certina, Mido, Hamilton (dentro de la gama intermedia); Swatch y Flik Flak dentro de la gama básica, y Endura dentro del segmento privado de marcas. Esta última produce relojes para empresas y marcas, adaptados a los deseos del cliente, e interviene en la producción de modelos bajo licencia para empresas en diversos mercados. Asimismo, varias marcas del Grupo lanzaron hace poco colecciones de joyas de marca que son diseñadas, desarrolladas y producidas por Dress Your Body (DYB), la empresa de producción de joyas del Grupo Swatch.

El Grupo Swatch, líder mundial en la fabricación de relojes acabados, produce casi todos los componentes de los relojes que pone a la venta a través de sus propias marcas y del minorista Tourbillon, que reúne diversas marcas, así como para la industria relojera suiza en su conjunto. También opera su propia red mundial de distribución y es un actor clave en el sector de los sistemas electrónicos.

La empresa interviene también en las tecnologías de cronometraje y medición para deportes, aunque no forman parte de su negocio principal. Esta actividad cumple un papel esencial en la visibilidad de la marca y del grupo. Varias empresas del Grupo Swatch actúan como cronometradores oficiales en diversos eventos deportivos internacionales, entre ellos los Juegos Olímpicos.

La OMPI en Internet