World Intellectual Property Organization

Innovación colectiva: soluciones comunes con futuro

Junio de 2010

Una nueva forma de colaborar, de aprovechar los conocimientos especializados en todo el mundo sobre una gran variedad de temas; una nueva forma de acrecentar los buenos resultados de las empresas y de obtener soluciones creativas a problemas mundiales acuciantes.

¿En qué consiste esta nueva tendencia? Se trata de un cambio de paradigma en la gestión de la innovación que implica la vinculación entre empresas e interlocutores externos a fin de satisfacer las necesidades de innovación y que se conoce como “innovación colectiva”.

En una era en que el panorama tecnológico cambia rápidamente y en condiciones económicas difíciles, mantener la ventaja competitiva puede depender de la disposición de la empresa a abrirse a las ideas e invenciones que vienen de fuera. En palabras de Bill Joy, cofundador de Sun Microsystems “No importa quién seas, la mayor parte de los individuos más inteligentes trabajan para otro”. Esta es una realidad comercial que anima a las empresas a buscar fuera de sus propias estructuras de investigación y desarrollo (I+D) y a aprovechar los recursos externos de conocimientos. Apartarse del modelo tradicional de la investigación en empresa, objeto de estrecha vigilancia, y de la resolución exclusivamente interna de los problemas, para ir hacia un modelo más volcado al exterior puede llevar tiempo, pero es una actitud que ofrece perspectivas de generar beneficios tangibles en crecimiento y viabilidad a largo plazo de la empresa.

El término de innovación colectiva (open innovation) fue acuñado por el Profesor Henry Chesbrough, Director Ejecutivo del Center for Open Innovation, Universidad de California (Berkeley) ya en 2003. En su libro Open Innovation – The New Imperative for Creating and Profiting from Technology (La innovación colectiva: el nuevo elemento imprescindible para crear tecnología y sacarle provecho) la define como la creciente tendencia de las empresas a buscar fuera ideas y personal competente. Explica que la innovación colectiva da por sentado que las empresas pueden y deben hacer uso de ideas tanto externas como internas, así como de los canales internos y externos para llegar al mercado, ya que la empresa trata de desarrollar su tecnología. Adoptar el principio de la innovación colectiva puede mejorar las estrategias empresariales y llevar al máximo sus posibilidades de éxito.

Un panorama de la innovación en constante evolución

El surgimiento de un mercado del conocimiento hace de la innovación colectiva una opción inteligente por muchos motivos:

  • Las empresas pueden sacar provecho de un personal que a un alto nivel de preparación suma la condición de estar cada vez más dispuesto a ir de un lugar a otro. Cuando los empleados cambian de trabajo, se llevan lo que saben y facilitan de hecho la circulación del conocimiento entre las empresas.
  • Un mercado de capital riesgo en ascenso en determinados sectores crea las condiciones para un mayor desarrollo o comercialización de ideas con perspectiva de futuro, más allá de la empresa en la que surgen, y también aumentan las posibilidades de conceder licencias y de establecer derivados.
  • En vez de una empresa que gestiona la investigación en exclusiva, el desarrollo, la financiación y la comercialización de un producto, todas o cada una de estas etapas pueden repartirse entre varias entidades. De esta forma, muchas más empresas en la cadena de valor podrán contribuir al proceso de innovación.

Cómo encontrar los asociados

Con objeto de adoptar planteamientos de innovación colectiva, las empresas deben poder acceder a la información sobre los últimos avances en un campo determinado y sobre los posibles asociados con los que pueden poner sus recursos en común para desarrollar nuevas tecnologías. La consecuencia de ello es un aumento de la demanda de mecanismos de innovación colectiva por Internet que ofrecen estos servicios vitales.

Una de las comunidades en Internet de este sector es la Red iBridge, con sede en los Estados Unidos, que ofrece herramientas, recursos y establece relaciones para que los usuarios puedan descubrir e intercambiar las investigaciones e innovaciones potenciales en sus primeras etapas. De esta forma, tanto el sector como los científicos, investigadores y empresarios tienen la posibilidad de encontrar información sobre las prácticas óptimas e iniciar proyectos de investigación en colaboración, en una extensa gama de especialidades. El foro permite a los usuarios establecer licencias directamente con los laboratorios de investigación. Al dar acceso a números de patentes automatizados conectados a la base de datos Google Patents y la OMPI, los usuarios que consultan la red pueden ver fácilmente donde, por ejemplo, hay patentes pendientes sobre ideas nuevas e interesantes.

Los que buscan y los que encuentran soluciones

Los Sres. Alpheus Bingham y Aaron Schacht, directivos de Eli Lilly, conscientes de que las ideas inteligentes abundan en muchos campos del conocimiento y en todas partes del mundo, crearon InnoCentive en 2001. Esta plataforma mundial de Internet, apodada la e-Bay de la innovación, permite que los “buscadores”, los que tienen problemas de investigación difíciles, se conecten con los “descubridores”, los que proponen soluciones inventivas. InnoCentive es, en efecto, un portal para la innovación colectiva donde las empresas, las universidades, los órganos del sector público y otros pueden conectarse a un abundante fondo de conocimientos especializados, en una gran variedad de ámbitos. InnoCentive se preocupó desde sus inicios por dotarse de una estructura institucional que protegiera los derechos de propiedad intelectual (P. I.), tanto de los que buscan como de los que resuelven. David Ritter, Director Técnico de InnoCentive, cree que para competir en el mundo de hoy las empresas deben encontrar la manera de innovar más rápidamente, con sus recursos actuales. En su opinión, la innovación colectiva ya es un mecanismo básico fundamental.

Los individuos que optan por resolver un problema específico de los que figuran en la plataforma deben firmar un acuerdo de confidencialidad, antes de recibir la información necesaria para empezar a buscar una solución. Si la entidad solicitante lo selecciona, se concede una compensación monetaria predeterminada por un valor comprendido entre 5.000 dólares estadounidenses y 1 millón de dólares. Una vez que la persona cuya solución se elige ha aceptado la compensación, la P.I. se transfiere al solicitante. Si esa persona ya es titular de una patente para la solución seleccionada, el derecho de aplicar la patente al problema planteado se transfiere a la entidad solicitante. El éxito del modelo de InnoCentive se basa en su marco contractual. Estos acuerdos prevén auditorías de los laboratorios de I+D y se garantiza que las soluciones examinadas, pero no adquiridas por los solicitantes, no aparezcan posteriormente en sus carteras de propiedad intelectual, protegiendo así los intereses de los que propusieron soluciones pero no fueron seleccionados.
Un número cada vez mayor de participantes, aproximadamente un 10% hasta la fecha, crea equipos a fin de poner en común sus competencias y aumentar sus posibilidades de éxito. InnoCentive ha respondido a esta evolución espontánea lanzando un nuevo mecanismo encaminado a prestar apoyo y fomentar estas y otras formas parecidas de organización de redes, mediante la creación de espacios de trabajo compartidos y una estructura institucional para gestionar las cuestiones relativas a la P.I. en relación con estas modalidades de colaboración.

Ideas a borbotones

El Profesor Karim Lakhani, de la Harvard Business School, ha estudiado la eficacia de este proceso de resolución de problemas. Es interesante que descubriera que muchas de las soluciones seleccionadas eran obra de personas cuya competencia era ajena a la especialidad en que se había presentado el problema. Cuanto más alejados se consideraban de esa especialidad, mayores eran las posibilidades de éxito.

Los investigadores de la empresa tienden a buscar en su propio terreno de especialización, con lo cual disminuyen el abanico de posibilidades. Una entidad mundial como InnoCentive permite a los investigadores tener “borbotones de ideas”, y a los que plantean los problemas lo que el Sr. Lakhani llama “diseminar una búsqueda” e invitar a los expertos de todo el mundo y de una gran variedad de especialidades a concentrarse en un problema determinado. El modelo InnoCentive demuestra el valor de un fecundo intercambio de planteamientos y soluciones para catalizar los descubrimientos innovadores.

InnoCentive sólo da a conocer las soluciones a los problemas si, tanto el solicitante como el autor de la solución, convienen en ello. Uno de estos casos es el del fructífero creador de soluciones Tom Kruer que trabajó con su hijo Nathan para crear un repelente de mosquitos que funciona con energía solar, para SunNight Solar Corp. Observaron que el calor y la transpiración humanos atraen a los mosquitos y ésa es la base de la solución que encontraron: utilizan un material de cambio de fase no tóxico, en este caso cera de cambio de fase. Un material de cambio de fase es una sustancia capaz de almacenar y de liberar grandes cantidades de energía al pasar del estado sólido al líquido y viceversa. La cera de cambio de fase que puede simular temperaturas cercanas a la del cuerpo humano, se utiliza para almacenar el calor del sol durante el día. El calor liberado cuando el material de cambio de fase se pone bajo techo se combina con la transpiración humana absorbida por una banda que se ha usado durante el día y que se coloca entonces en un dispositivo en forma de cono que atrae y mata los mosquitos. La empresa está actualmente en proceso de crear un prototipo de este ingenioso invento.

La especialización también es una ventaja

Algunos foros de innovación colectiva están orientados a áreas específicas de investigación. Por ejemplo, el Pool for Open Innovation against Neglected Tropical Diseases (Fondo de innovación colectiva contra las enfermedades tropicales olvidadas), de la organización sin fines de lucro BIO Ventures for Global Health, facilita el acceso a la P.I. y la tecnología a los investigadores que se ocupan de estas enfermedades. Las empresas farmacéuticas o universidades dispuestas a colaborar aportan las patentes pertinentes o los correspondientes conocimientos a un fondo al que pueden acceder los investigadores de todo el mundo que tengan las competencias necesarias. El objetivo final es permitir que se acelere el ritmo para un mayor desarrollo de fármacos y que aumente más rápidamente la probabilidad de hallar soluciones eficaces a estas enfermedades potencialmente mortales. En mayo de 2010, el Technology Innovation Agency (Organismo de Innovación Tecnológica) de Sudáfrica se convirtió en el primer organismo oficial que entró a formar parte del Pool. Se propone fomentar la capacidad del país de crear terapias eficaces para enfermedades como la tuberculosis y la malaria.

De lo individual a lo colectivo

La innovación colectiva puede tener una gran incidencia en las políticas y estrategias de una empresa, sus empleados y la cultura institucional, en una palabra, en sus metas básicas. Al apoyar deliberadamente las actitudes de la empresa que aceptan las concesiones mutuas en que se basa la innovación colectiva, los empleados pueden desarrollar su creatividad beneficiando así a la empresa.

El enfoque abierto ya permite reactivar empresas cuyo crecimiento estaba estancado, tanto las pequeñas como las grandes empresas, y abre el camino para que los frutos de la investigación universitaria pasen del laboratorio al mercado. La innovación colectiva también pone en juego las ideas de los inventores independientes y los individuos que en todas partes del mundo aportan soluciones. Entraña el paso de lo individual a lo colectivo: una solución ventajosa para todos de proporciones potencialmente mundiales.


BOX

La OMPI y el fomento de la innovación

La OMPI colabora con sus Estados miembros para prestar apoyo al desarrollo las estructuras, las políticas y las competencias necesarias para nutrir la capacidad de innovación local. La innovación se promueve mediante una variedad de acuerdos que pueden abarcar los modelos más tradicionales, como la concesión de licencias, la subcontratación, los contratos de I+D y las empresas conjuntas. Otras opciones son las tendencias más recientes, a través de Internet, que fomentan la innovación centrada en el cliente, por ejemplo la “participación colectiva” y los “concursos de ideas” para promover la creación de soluciones complejas, colectiva y sin fines de lucro. La P.I. desempeña un papel fundamental en cada uno de estos modelos. Las iniciativas de creación de capacidad de la OMPI en materia de fomento de la innovación prestan especial apoyo a la creación de redes de colaboración para la innovación. El objetivo es localizar y conectar a los numerosos actores con recursos complementarios en la búsqueda de soluciones creativas y válidas que sean mutuamente ventajosas. En esas redes de colaboración interviene una gran variedad de interlocutores, entre otros, organizaciones intergubernamentales internacionales, no gubernamentales, el sector privado y los particulares que componen la red.

El acuciante problema del derrame de petróleo

InnoCentive, sumándose a otras actividades mundiales al respecto, ha lanzado recientemente un nuevo llamado sobre el “Emergency Situation Challenge” dirigido a todos los que en el mundo entero puedan aportar soluciones a fin de evitar que la explosión en la plataforma petrolífera y el actual derrame de petróleo sigan causando daños en el Golfo de México. Este desafío excepcional es una respuesta espontánea a una situación de emergencia sin precedentes.

InnoCentive señala que lo hacen “porque consideramos que nuestra base de colaboradores puede ayudar y que harán todo lo que esté en sus manos para que las soluciones lleguen a los interlocutores adecuados. Este es un experimento y creemos que nuestros colaboradores responderán a este llamado de ayuda”. En el llamado se explica claramente que los que aporten soluciones tendrán la propiedad de cualquier idea que presenten, pero se los exhorta a dar a InnoCentive y a todos los intervinientes en la emergencia una licencia gratuita, perpetua y no exclusiva para utilizar la información presentada específicamente para este “Challenge” que se utilizará en esta crisis del derrame de petróleo.

Si tiene una solución, visite el sitio de InnoCentive.

La OMPI en Internet