World Intellectual Property Organization

Digitalización de la cultura tradicional

Junio de 2008

Ceremonia tradicional maasai (Foto: OMPI/Maasai Cultural Heritage Foundation)
Ceremonia tradicional maasai (Foto: OMPI/Maasai Cultural Heritage Foundation)

Culturas indígenas de todo el mundo han visto como sus ceremonias rituales, su música, sus símbolos y sus artes creativas se han imitado, adaptado, copiado y vendido sin reconocimiento de su origen y sin autorización y, con frecuencia, sin respetar su importancia cultural y religiosa. Muchas comunidades consideran que es el momento de poner fin a esas prácticas de una vez por todas.   Para ello están estudiando el mejor modo de proteger su patrimonio contra esa suerte de "gratuidad universal" y, al mismo tiempo, preservarlo para las generaciones venideras.

En 2006, cuando solicitó por primera vez la ayuda de la OMPI, la comunidad maasai de Laikipia (Kenya) se enfrentaba a una situación de esa naturaleza. Tras realizar una visita de estudio, la OMPI iniciará en septiembre un programa piloto de formación para ayudar a las comunidades indígenas a catalogar sus tradiciones culturales, archivar ese patrimonio de cara a las generaciones futuras y administrar sus derechos de P.I. al llevar a cabo esas actividades.

Utilizar la tecnología para preservar la tradición

Las nuevas tecnologías digitales permiten catalogar, registrar y digitalizar las expresiones de las culturas tradicionales de un modo práctico y eficaz.  De este modo podrá satisfacerse la firme aspiración de las comunidades indígenas de preservar, revitalizar y promover su patrimonio cultural y transmitirlo a las generaciones venideras.  Sin embargo, la catalogación y digitalización de tradiciones vivas, que encarnan tanto la creatividad comunitaria como la expresión artística individual, entraña una gran complejidad. Por otro lado, sin una cuidadosa gestión de la P.I., el patrimonio cultural inmaterial, una vez digitalizado, puede quedar expuesto a la explotación ilegal.

El programa piloto de formación de la OMPI contemplará tanto la utilidad de la tecnología para las comunidades indígenas, como la necesidad ineludible de capacitar a éstas para que tomen decisiones fundamentadas sobre el modo de gestionar las cuestiones relativas a la P.I. de un modo congruente con sus valores y sus objetivos de desarrollo.  El objetivo básico del programa es transmitir a los miembros de la comunidad las técnicas y conocimientos de catalogación y archivo de bienes culturales y gestión de la P.I. que necesitan para catalogar, archivar y gestionar el acceso a su patrimonio cultural.  El programa ayudará a las comunidades a formular políticas y protocolos en materia de P.I. y elaborar instrumentos tecnológicos para gestionar el acceso al material catalogado y archivado (véase el recuadro adjunto).

El programa piloto se llevará a cabo en septiembre en colaboración con el American Folklife Center de la Biblioteca del Congreso de los Estados Unidos (Washington, D.C.) y el Center for Documentary Studies de la Universidad Duke, de Durham (Carolina del Norte).

La comunidad maasai será la primera en beneficiarse

En septiembre, dos miembros de la comunidad maasai y un experto de la entidad gestora de los museos nacionales de Kenya (National Museums of Kenya) visitarán el American Folk Life Center y el Center for Documentary Studies con objeto de cursar los programas de formación. Se impartirá un curso intensivo de carácter práctico sobre temas como la planificación de proyectos, la ética en la investigación, los métodos de archivo digital, las técnicas de catalogación, y la realización y gestión de bases de datos y sitios Web. El personal de la OMPI se hará cargo de la parte del programa relativa a la P.I., con el apoyo de la Oficina de Derecho de Autor de los Estados Unidos.

*
El programa de formación es el resultado de una
misión de expertos de la OMPI realizada en la
comunidad maasai de Laikipia (Kenya) en 2006.
(Crédito: OMPI/Wend Wendland)

A su regreso a Kenya, la OMPI hará entrega a los maasai una serie de herramientas básicas, ordenadores y programas. National Museums of Kenya prestará a la comunidad apoyo institucional permanente. 

La comunidad maasai y National Museums of Kenya serán interlocutores directos de los gestores del programa en la evaluación de esta iniciativa piloto y, juntos, formularán recomendaciones para su mejora y perfeccionamiento. Sobre la base de esas observaciones, la OMPI estudiará la conveniencia de ofrecer anualmente el mismo programa de formación a otras instituciones culturales y comunidades indígenas, en colaboración con instituciones de otros lugares del mundo que deseen participar en programas similares u ofrecerlos ellas mismas.

El Proyecto de la OMPI sobre el Patrimonio Creativo

El programa piloto forma parte del Proyecto de la OMPI sobre el Patrimonio Creativo, en el marco del cual se está elaborando una serie de instrumentos prácticos que servirán para evaluar las diferentes opciones de gestión de la P.I. al catalogar, archivar y digitalizar el patrimonio cultural inmaterial. Entre esos instrumentos figura un libro de consulta sobre los aspectos de la P.I. de interés para los museos, archivos, bibliotecas y otras instituciones culturales, en el que se considerará específicamente la gestión de la P.I. en relación con las colecciones de contenidos indígenas. 

También se está preparando una serie complementaria de directrices prácticas para las comunidades indígenas y locales sobre la elaboración de protocolos de P.I. El objetivo principal de estas directrices será capacitar a las comunidades indígenas y locales para que definan por sí mismas protocolos, contratos y estrategias en materia de P.I. con el fin de regular el uso de sus expresiones culturales tradicionales, tanto en el seno de la comunidad como por terceros. De este modo se contribuirá a que las comunidades promuevan una relación más equitativa y equilibrada con personas y entidades ajenas a la comunidad, como los investigadores y las empresas privadas.

Las comunidades indígenas gestionan el acceso

Muchos museos y otras instituciones culturales, así como algunas comunidades indígenas, han formulado protocolos y códigos de conducta. La OMPI ha puesto a disposición del público una base de datos con función de búsqueda (http://wipo.int/tk/es/folklore/culturalheritage/) en la que pueden consultarse esos protocolos, políticas, códigos y prácticas institucionales y comunitarios, así como los contratos tipo relativos al registro, digitalización y difusión del patrimonio cultural inmaterial, con especial énfasis en las cuestiones relativas a la P.I. La base de datos también contiene estudios sobre las experiencias de diversos países.

A continuación se ofrecen algunos ejemplos tomados de la base de datos para ilustrar el modo en que las comunidades están enfocando las cuestiones relacionadas con la P.I. al gestionar el acceso, control y titularidad de sus bienes culturales catalogados:

  • El Sealaska Heritage Institute, fundado por las comunidades tlingit, haida y tsimshian de Alaska para promover y proteger sus culturas, ha adoptado una Política de Derechos de Propiedad Intelectual y Cultural relativa a la protección de sus emblemas, canciones, relatos y nombres, así como una Política sobre Fotografía (con inclusión de las imágenes videográficas y cinematográficas) que establece límites respecto de la grabación de las celebraciones y actos culturales.
  • En Jamaica, la comunidad rastafari, representada por el Ethio-Africa Diaspora Union Millennium Council ha redactado un proyecto de contrato de P.I. para la filmación y grabación de sus actuaciones, así como para regular otras actividades de los medios de comunicación.
  • En Australia, la comunidad warumungu ha establecido el Mukurtu Wumpurrarni-kari Archive para conservar fotografías, videogramas digitales, archivos de sonido y reproducciones digitales de objetos y documentos culturales. El acceso al archivo digital está definido por parámetros basados en una serie de protocolos culturales establecidos por los warumungu para la visión y distribución de sus conocimientos culturales.
  • La tribu hopi, de Arizona, ha elaborado un Protocolo de investigación, publicaciones y catálogos en el que se describe el modo en que pueblo hopi desea que los demás utilicen sus recursos intelectuales y expresiones culturales tradicionales.

By Wend Wendland and Jessyca Van Weelde, Traditional Creativity, Cultural Expressions and Cultural Heritage Section, WIPO.

La OMPI en Internet