World Intellectual Property Organization

Cuando la innovación es un juego de niños

Noviembre de 2006

(Foto Frimmel Smith)
(Foto Frimmel Smith)

Termina otro día de escuela en Acornhoek, una comunidad rural del semiárido este de Sudáfrica, los niños gritan y se ríen mientras se dan vueltas los unos a los otros en un colorido carrusel. Las mujeres vuelven a casa llevando cubos de agua. Los chicos corren detrás de un balón de fútbol.

Esta escena encierra más de lo que uno ve a simple vista. A cuarenta metros de profundidad, cada giro del carrusel propulsa una bomba. A 16 vueltas por minuto, se bombea agua sin esfuerzo hasta un tanque contiguo de 2.500 litros, que abastece a toda la comunidad con sólo abrir el grifo.

* 
Con una hora de juego, se extraen unos 1.400 litros de agua. Las vallas publicitarias contienen mensajes sobre salud y generan ingresos publicitarios que permiten financiar el mantenimiento. (Foto PlayPumps International)

Cubriendo el tanque hay cuatro vallas publicitarias con mensajes sobre educación, salud pública y prevención contra el VIH/SIDA, así como anuncios publicitarios, que generan ingresos suficientes para financiar el mantenimiento de este sistema durante diez años.

La idea se le ocurrió primero a un ingeniero y perforador de pozos, Ronnie Stuiver. Cuando recorría el país perforando pozos, los niños, fascinados, se agolpaban a su alrededor; la mayoría tenía una energía desbordante y muy pocas posibilidades de desfogarse jugando. Ideó un carrusel sujeto a una bomba sencilla, que funcionó. Sin embargo, fue necesario el enfoque empresarial del ejecutivo publicitario Trevor Field, que descubrió la bomba en una feria de agricultura en 1989, para transformar esta ingeniosa invención en una solución innovadora y sostenible para uno de los problemas más acuciantes de la región.

Punto de inflexión

Con otros dos colegas empresarios, el Sr. Field adquirió del inventor la licencia del concepto y creó la empresa Roundabout Outdoor. A continuación, desarrollaron y patentaron el sistema de bombeo de agua PlayPumpTM. Durante años, el proyecto siguió siendo modesto, hasta que en 1999 el Presidente Nelson Mandela abrió una escuela con un carrusel PlayPump y se subió a él. Las fotografías de la prensa cautivaron la imaginación de los donantes e inversores. Así surgió la colaboración entre la organización sin ánimo de lucro PlayPumps International y grandes patrocinadores privados y gubernamentales. Al año siguiente, Roundabout Outdoor ganó el premio de la Feria del Desarrollo del Banco Mundial, lo que le reportó mayor visibilidad y nuevos fondos.

Hoy en día, hay unos 700 sistemas PlayPumpTM instalados en comunidades desfavorecidas en Sudáfrica, Mozambique y Swazilandia, que han cambiado la vida de más de un millón de personas.

*
Los niños de Boikarabelo se lavan en el agua que ellos mismos han bombeado mientras jugaban. El acceso al agua potable mejora la higiene y el saneamiento y, por lo tanto, reduce las enfermedades. (Foto Frimmel Smith )

Un claro ejemplo es el pueblo de Boikarabelo. La periodista Kristina Gubic describe la situación. A dos horas en coche de Johannesburgo, Boikarabelo alberga a 700 personas que viven en casuchas de chapa. Antes, los habitantes de este lugar tenían que caminar entre rocas y pastos hasta el límite de una granja para sacar agua de un manantial subterráneo. El mero hecho de llevar el agua indispensable para cocinar y lavar era una tarea agotadora. Hoy en día, cada familia tiene un huerto y hay ropa colgada por todas partes. La escuela está construyendo invernaderos para que las comidas escolares dejen de depender de donativos esporádicos como antes. Con coles, espinacas y frijoles para completar la dieta a base de maíz, la alimentación de los niños ha mejorado notablemente.

El impacto social y económico llega aun más lejos. El agua potable previene las enfermedades que impiden que los niños vayan al colegio y los padres puedan trabajar. Liberadas de la dura tarea de transportar agua, las chicas tienen tiempo para ir a la escuela; y las mujeres más mayores de Boikarabelo han abierto un pequeño negocio de artesanía. Al otro lado de la calle, otro vecino ha empezado a criar pollos, que vende al supermercado local. "Como puedo traerles agua potable y lavar las jaulas, están más sanos, así que puedo pedir un buen precio por ellos", dice este lugareño.

*
(Foto PlayPumps International)

El proyecto sigue ganando velocidad. Si PlayPumps International alcanza su objetivo, 10 millones de personas en toda el África subsahariana se verán beneficiadas en los próximos tres años.

Más información: 

www.playpumps.org

La OMPI en Internet