Índice Mundial de Innovación 2018: ¿Cuáles son las economías que innovan con eficiencia?

31 de julio de 2018

Por Edward Harris, Sección de Noticias y Medios de Comunicación, OMPI

¿Por qué algunas economías innovan con más eficiencia que otras y su inversión en innovación se traduce en importantes resultados con mayor rentabilidad?

Si bien el aspecto más conocido del Índice Mundial de Innovación 2018 es la clasificación que realiza de 126 economías, la OMPI y sus asociados en el Índice Mundial de Innovación revelan asimismo detallada información gracias a la evaluación que también hacen de los 80 indicadores del Índice Mundial de Innovación, que van desde el gasto en I+D y educación hasta las solicitudes internacionales de patente, pasando por la creación de aplicaciones móviles.

Una serie de conclusiones pone de manifiesto cómo algunas economías hacen más con menos – se trata de “innovadores eficientes”– lo que ofrece una herramienta importante a los Estados miembros de la OMPI y demás interesados en el fomento de las economías innovadoras.

Los más exitosos entre esos innovadores eficientes han logrado combinar las políticas de manera de maximizar el rendimiento de la inversión en innovación en todos los sectores la economía.

¿Cuáles son las economías que pueden calificarse como innovadores eficientes?

En el gráfico que figura más arriba, la línea gris indica los valores predictivos de los recursos y resultados en materia de innovación para todas las economías estudiadas, por grupo de ingresos. Las que se encuentran por encima de la línea son, comparativamente, innovadores eficientes. Las que se encuentran por debajo de la línea aún tienen trabajo por hacer. El cuadrante que se sitúa en el margen derecho, arriba, muy lejos de la línea, constituye la situación óptima: recursos de valor elevado (por ejemplo, la disponibilidad de investigadores o graduados en ciencia e ingeniería) que, utilizados con eficiencia, permiten arrojar resultados de valor elevado (por ejemplo, manufacturas de alta y media alta tecnología).

En esa situación se encuentran países como Suiza (CH), los Países Bajos (NL), Suecia (SE) y los Estados Unidos de América (US). Algunas de las conclusiones que se desprenden del Índice Mundial de Innovación son las siguientes:

  • Entre los países de altos ingresos, Suiza, los Países Bajos, Suecia, Alemania, Irlanda, Luxemburgo, así como Hungría se destacan por la producción de muchos resultados en relación con el nivel de recursos empleados. Por ejemplo, en el Índice Mundial de Innovación 2018, Suiza es el principal país en los dos ámbitos que miden los resultados en materia de innovación: producción creativa y producción de conocimientos y tecnología. Dicho de otra forma, traduce con eficiencia en resultados su inversión en innovación.
  • Entre los países de ingresos medianos altos, China presenta un rendimiento claramente superior en cuanto a la eficiencia, debido, entre otros factores, a determinadas fortalezas como la creación de conocimientos, incluyendo el índice de solicitudes de patente y publicaciones, así como la incidencia de los conocimientos, incluyendo las marcas y los diseños industriales. Se trata de una de las dos únicas economías de ingresos medianos altos, junto con Malasia, que tienen niveles de recursos y resultados comparables con los del grupo de ingresos altos.
  • Entre las economías de ingresos medios bajos, Ucrania, la República de Moldova y Viet Nam se destacan con un mejor rendimiento de lo previsto para el nivel de recursos empleados. Viet Nam, por ejemplo, presenta un rendimiento superior en el aumento de la productividad por trabajador, y es el principal país de su clase en el ámbito de las exportaciones netas de alta tecnología. Asimismo, es relativamente fuerte en el ámbito de la exportacion de productos creativos y la creación de aplicaciones móviles.
  • Entre los países de bajos ingresos, la República Unida de Tanzanía y Madagascar son innovadores eficientes.

La “innovación eficiente” es tan solo una de las muchas maneras de que se vale el Índice Mundial de Innovación para analizar su rico conjunto de datos, con lo cual la minuciosa información que contiene no se utiliza solo para su ya renombrada clasificación, sino que añade un amplio espectro de perspectivas y comparaciones que pueden ayudar a los encargados de la formulación de políticas y los líderes del sector comercial a encontrar el camino correcto para alentar la actividad innovadora.

bal Innovation Index parses its rich data set, taking the GII insights beyond its reputed ranking - and adding an array of perspectives and comparisons than can help policy makers and business leaders find the right way to stimulate innovative activity.