World Intellectual Property Organization

Un informe de la OMPI indica que el aumento en la demanda de títulos de P.I. va cambiando los parámetros de la innovación

Ginebra, 14 de noviembre de 2011
PR/2011/700

Conferencia de prensa Vídeo, Conferencia de prensa, World Intellectual Property Report 2011 Vídeo   |   Presentación a cargo del Director General de la OMPI, Sr. Francis Gurry Vídeo, World Intellectual Property Report 2011, Presentación a cargo del Director General de la OMPI, Sr. Francis Gurry Vídeo

En el informe titulado World Intellectual Property Report 2011- The Changing Face of Innovation–una nueva publicación de la OMPI* - se explica cómo, en todo el mundo, la titularidad de los derechos de propiedad intelectual (P.I.) ha pasado a ser el núcleo de las estrategias de las empresas innovadoras. Al destacar el aumento a escala mundial de las solicitudes de patente, cuyo número pasó de 800.000 a comienzos de la década de 1980, a 1.800.000, en 2009, el informe concluye que el impulso fundamental de esta tendencia está dado por el aumento de las inversiones en innovación y la globalización de las actividades económicas.


(Foto: OMPI/E. Berrod)

En consecuencia, las políticas de P.I. se colocan al frente de las políticas de innovación. En el prólogo del informe, el Director General de la OMPI, Sr. Francis Gurry, observa que hoy en día, la innovación no sólo aumenta en los países de altos ingresos; la brecha tecnológica entre los países más ricos y los países más pobres va disminuyendo. El aumento paulatino de la innovación a escala local contribuye al desarrollo económico y social, de la mano con las innovaciones tecnológicas de nivel mundial. 

En el informe se señalan varias de las consecuencias que produce el aumento en la demanda de títulos de P.I., a saber: 

  • Cada vez hay más mercados del conocimiento, basados en derechos de P.I. Los hechos demuestran que ha aumentado la frecuencia de las transacciones comerciales y la concesión de licencias en relación con los derechos de P.I. En el plano internacional, aumentó el nivel de ingresos por regalías y concesión de licencias, que pasó de 2.800 millones de USD en 1970 a 27.000 millones de USD en 1990, y llegó aproximadamente a 180 mil millones de USD en 2009 -superando el aumento del producto interno bruto (PIB) mundial. Han surgido nuevos intermediarios comerciales, por ejemplo, las ventanillas únicas de gestión de licencias y las empresas de corretaje. 

Los hechos demuestran que los mercados del conocimiento dan a las empresas la posibilidad de especializarse, permitiéndoles ser más innovadoras y eficientes a la vez. Además, les permiten controlar qué conocimientos resguardar y cuáles compartir para aprovechar al máximo el aprendizaje -un elemento clave de las modernas estrategias de innovación abierta. 

  • Ha aumentado con particular rapidez el patentamiento de las denominadas tecnologías complejas -es decir, tecnologías creadas a partir de muchas invenciones patentables separadamente y, por lo general, con distintos titulares de esas patentes. Ello refleja en parte el cambio tecnológico; por ejemplo, corresponden a las tecnologías complejas la mayoría de las tecnologías de la información y la comunicación que han avanzado rápidamente en los últimos decenios. 

Al mismo tiempo, algunas empresas del sector de las tecnologías complejas -en particular, las telecomunicaciones, los programas informáticos, la tecnología audiovisual, la óptica y, más recientemente, los teléfonos inteligentes y las tabletas- han ido creando estratégicamente importantes carteras de patentes. Como consecuencia, preocupa que la red cada vez más densa de derechos de patente superpuestos ponga freno a los procesos acumulativos de innovación. En alguna medida, los enfoques cuyo eje es la colaboración, por ejemplo, los consorcios de patentes, pueden hacer frente a esa preocupación. Sin embargo, los encargados de la adopción de políticas deben prestar mucha atención para asegurarse de que la sobrepoblación del entorno de las patentes no esté frenando la innovación y la actividad de las empresas. 

  • A ese respecto, el correcto funcionamiento de las instituciones de patente ha pasado a ser un elemento fundamental de éxito para los sistemas de innovación, pues incumbe a esas instituciones la tarea esencial de velar por la calidad de las patentes concedidas y constituir un mecanismo equilibrado de solución de controversias. El nivel sin precedentes de actividad de patentamiento ejerce considerable presión sobre ellas; muchas oficinas de patente tienen un volumen cada vez mayor de trabajo atrasado en la tramitación de solicitudes. En 2010, el número de solicitudes no tramitadas ascendió a 5,17 millones en todo el mundo. Cabe señalar que las decisiones que toman las oficinas de patentes pueden tener profundas consecuencias en el incentivo que se da a la innovación. 
  • Muchos países han instaurado políticas destinadas a sacar provecho de la investigación pública en aras de la innovación. Un elemento de ese tipo de políticas es crear incentivos al patentamiento por las universidades y las organizaciones públicas de investigación y al desarrollo comercial posterior de sus invenciones. En consecuencia, ha aumentado marcadamente el número de solicitudes de patente presentadas por esas organizaciones. Se ha multiplicado la presentación de solicitudes de patente por las universidades y las organizaciones públicas de investigación en el marco del Tratado de Cooperación en materia de Patentes (PCT) de la OMPI, pasando de un número cercano a cero, en la década de 1980, a más de 15.000 en 2010. Este crecimiento se produjo especialmente en las economías de altos ingresos -a saber, Alemania, Estados Unidos de América, Francia, el Japón y el Reino Unido. Sin embargo, también se ha producido un aumento en muchos países de ingresos medios: en el caso de las universidades, China lleva la delantera con 2.348 solicitudes presentadas en el marco del PCT entre 1980 y 2010, seguida por el Brasil, la India y Sudáfrica. En el caso de las organizaciones públicas de investigación, corresponde tan sólo a China y la India el 78% del total de solicitudes presentadas por países de ingresos medios. 

Las reformas de política destinadas a promover la transferencia de tecnología a partir de patentes por las universidades producen variados efectos en las instituciones de investigación, las empresas, el entorno científico y la economía. 

Entre las conclusiones del informe cabe señalar las siguientes: 

  • Si bien los países de altos ingresos siguen a la cabeza del gasto mundial en investigación y desarrollo (I+D), la geografía de la innovación ha cambiado. El gasto mundial en I+D prácticamente se duplicó, en términos reales, entre 1993 y 2009. La mayor parte de ese gasto sigue correspondiendo a países de altos ingresos -aproximadamente el 70% del total mundial. Esos países gastan en I+D alrededor del 2,5% de su producto interno bruto (PIB), es decir, más del doble del índice correspondiente a las economías de ingresos medios. En las economías de ingresos bajos y medios la cuota de gasto en I+D a escala mundial ha aumentado de 13 puntos porcentuales, entre 1993 y 2009. Corresponde a China la mayor parte de este aumento –más de 10 puntos porcentuales– catapultando en 2009 a ese país al segundo puesto en orden de importancia en gasto en I+D. 
  • Los datos sobre las inversiones de mayor alcance en activos intangibles sólo están disponibles para determinados países de altos ingresos. Demuestran que ese tipo de inversión ha aumentado rápidamente; en varios países, las empresas están invirtiendo más en activos intangibles que en activos tangibles. En Europa, en Suecia y en el Reino Unido, la inversión en activos intangibles llega a ascender al 9,1% del PIB. 
  • Se desprende claramente de los hechos que la innovación va adquiriendo un carácter cada vez más internacional, por ejemplo, aumentó considerablemente la cantidad de artículos de revisión abierta en materia de ciencia e ingeniería, creados por coautores de distintos países, así como la cantidad de patentes en las que los inventores proceden de más de un país. Además, las empresas multinacionales cada vez más sitúan sus instalaciones de I+D en distintos países -y en determinadas economías de ingresos medios este fenómeno aumenta con rapidez particular. A su vez, el aumento de la participación correspondiente a los países de ingresos medios en la economía mundial está cambiando la orientación de la innovación hacia las demandas de esos países. 
  • Algunos hechos parecen demostrar que la innovación está adquiriendo carácter abierto y de colaboración, sin embargo, evaluar la verdadera dimensión e importancia de esos nuevos enfoques es todo un desafío; por una parte, es difícil trazar una distinción clara entre estrategias de innovación abierta y las prácticas de colaboración ya aplicadas en el pasado, como la I+D conjunta, la comercialización conjunta o las alianzas estratégicas. Por otra parte, no es fácil seguir el rastro a ciertos elementos de las estrategias de la innovación abierta -como las nuevas políticas internas de las empresas o los intercambios informales de conocimientos. 
  • A pesar de todo, la colaboración en el proceso de innovación puede redundar en beneficio tanto de las empresas como de la sociedad. La producción conjunta de P.I. se da mediante alianzas de I+D, en particular, por contrato o mediante la creación de empresas de capital social conjunto. Los datos sobre esas alianzas son limitados y a veces difíciles de interpretar, pero sugieren que las empresas del sector de las tecnologías de la información y la comunicación, la biotecnología y la industria químicas son las que con mayor frecuencia celebran esas asociaciones. Por lo general, la sociedad se beneficia de ese tipo de colaboración pues mejora la eficiencia y la eficacia del proceso de innovación. 

Con sus nuevas publicaciones de la serie World Intellectual Property Report, la OMPI trata de explicar y aclarar el análisis político relacionado con la P.I., haciendo su aportación al respecto, con miras a facilitar la adopción de políticas a partir de información concreta. En informes futuros se centrará la atención en otros temas de P.I.

__________________________
* La traducción al español de dicha publicación está en curso de realización.

Para más información, diríjase a la Sección de la OMPI de Relaciones con los Medios de Comunicación:
  • Tel: (+41 22) - 338 81 61 / 338 72 24
  • Fax: (+41 22) - 338 81 40
  • Correo-e

La OMPI en Internet