World Intellectual Property Organization

El australiano Francis Gurry, nuevo Director General de la OMPI

Ginebra, 22 de septiembre de 2008
PR/2008/564

El 22 de septiembre, la Asamblea General de la Organización Mundial de la Propiedad Intelectual (OMPI) designó por aclamación al Sr. Francis Gurry, de Australia, al cargo de Director General de la OMPI, con un mandato de seis años que se iniciará el 1 de octubre de este año y terminará a finales de septiembre de 2014. Los Estados miembros felicitaron unánimemente al Sr. Gurry por su nombramiento, poniendo de relieve la gran experiencia que tiene en el ámbito de la propiedad intelectual y la profesionalidad de que ha dado prueba hasta la fecha, y que trascenderá en su cargo. 

En su discurso de aceptación, el Sr. Gurry puso de relieve las prioridades que tiene para el futuro, comprometiéndose a iniciar un proceso de realineamiento estratégico en la Organización. El Sr. Gurry se refirió, en particular, a la prioridad de dar con una respuesta eficaz a la creciente demanda de servicios de patentes en todo el mundo, y a la necesidad de analizar el futuro del derecho de autor, habida cuenta de la rápida evolución que se registra hoy en los campos comercial y tecnológico. El nuevo Director General señaló también la dificultad que supone fomentar el respeto de los derechos de propiedad intelectual, habida cuenta del comercio generalizado de productos falsificados y pirateados e hizo hincapié en la función que incumbe a la OMPI en esa tarea. Por otro lado, el Sr. Gurry dijo que se inspirará en la labor relativa al Programa de la OMPI para el Desarrollo a los fines de velar por que todos los países puedan participar más de los beneficios de la innovación y de la economía del conocimiento. El Director General electo instó, además, a obtener “resultados concretos” en las negociaciones relativas a la protección de los conocimientos tradicionales y las expresiones culturales tradicionales.
 
El Sr. Gurry dio las gracias a los Estados miembros por la confianza que han depositado en él y dejó constancia de su reconocimiento hacia el Presidente de la Asamblea General de la OMPI, Embajador Martin I. Uhomoibhi (Nigeria), la Dra. Hilde Skorpen (Noruega), Presidenta del Comité de Coordinación de la OMPI, el Gobierno de Australia y todos los que en los últimos meses han colaborado con él y le han ofrecido asesoramiento. El Sr. Gurry rindió también tributo a los anteriores Directores Generales de la OMPI y la obra que han llevado acabo colectivamente “construyendo esta Organización”. “Agradezco especialmente, en nombre de todo el personal, al Dr. Kamil Idris, los 25 años que ha dedicado al servicio de la OMPI […] así como el liderazgo que ha sabido imprimir en la Organización durante los dos mandatos que ha cumplido como Director General”, dijo el Sr. Gurry, añadiendo: “Me sumo al reconocimiento expresado por el Presidente de la Asamblea General de los logros alcanzados por el Dr. Idris, y rindo homenaje a las iniciativas que ha introducido el Dr. Idris durante sus mandatos y que han permitido dar mayor amplitud a la propiedad intelectual y aumentar la diversidad de la participación en esta Organización.”
 
Al esbozar el futuro programa de trabajo, Gurry dijo que tiene previsto que se emprendan nuevas iniciativas para garantizar que la OMPI y el sistema internacional de propiedad intelectual contribuyan a promover la innovación y la creatividad, superando los numerosos obstáculos que se plantean hoy a la sociedad.
 
El Sr. Gurry se refirió a tres factores principales que afectan a la institución de la propiedad intelectual y que “pueden hacer peligrar su capacidad para cumplir su misión básica de estimular la innovación y la creatividad y contribuir al buen funcionamiento de los mercados”. La OMPI debe anticipar y tomar las riendas para hacer frente a las consecuencias de esos acontecimientos, dijo el nuevo Director General. En primer lugar, señaló el volumen de trabajo al que tienen que hacer frente muchas oficinas de patentes y que deriva de la creciente tendencia a explotar el valor económico de la innovación mediante la adquisición de derechos de propiedad. “La consecuencia de esa tendencia es que el sistema está volviéndose víctima de su propio éxito”, teniendo en cuenta que las oficinas de patentes “se esfuerzan por trabajar afanosamente en plazos lo más oportunos posible para atender las necesidades de la economía”, dijo Gurry, añadiendo que el problema es de “una naturaleza tan crítica y urgente que debemos encontrar una solución”. “El Tratado de Cooperación en materia de Patentes (PCT) brinda una base mejor sobre la cual construir una solución futura que cualquier otra actualmente a estudio o que podamos vislumbrar hoy”, dijo el nuevo Director General, al subrayar su preferencia por una solución multilateral.
 
Con respecto a las obras creativas, el Sr. Gurry dijo que los desafíos que se plantean son aún de mayor alcance. “El modelo del siglo XX de retribuir a los creadores, artistas intérpretes y ejecutantes y a sus asociados comerciales, basado en la distribución de objetos físicos en los que están plasmados las obras, corre ahora un peligro extremo a raíz de la convergencia de, por un lado, la tecnología digital, y, por otro, el poder de distribución de Internet”, dijo el Sr. Gurry, asegurando ante los delegados que se encontrarían soluciones a ese problema, y añadiendo con convicción: “La OMPI sigue siendo el foro idóneo […] para mantener [ese] debate”. El Sr. Gurry se refirió también a la necesidad de reflexionar sobre la función que incumbe a la OMPI para solucionar el creciente problema que representa el comercio de bienes falsificados y pirateados, que se cifra, según las estimaciones que se han realizado, en más de 200.000 millones de dólares por año.
 
El Sr. Gurry subrayó la importancia de ampliar el alcance del sistema de propiedad intelectual. “De lo que se trata, ante todo, es de saber cómo puede contribuir la propiedad intelectual a reducir la brecha del conocimiento y a que los países en desarrollo y los menos adelantados participen más de los beneficios de la innovación y la economía del conocimiento”, señaló en particular, añadiendo: “De la propiedad intelectual sola no vendrá la solución a los diferentes niveles de desarrollo. Pero el consenso logrado recientemente en torno al Programa para el Desarrollo constituye una maravillosa oportunidad para que la Organización sea parte de la solución”. “Si se quiere que el Programa para el Desarrollo esté a la altura de ese deseo, creo que es fundamental que traduzcamos el consenso político en proyectos concretos y eficaces”, siguió diciendo el nuevo Director General, que propuso también que se dote de más recursos humanos y financieros a la División que se ocupa en la OMPI de los PMA.

 
El Sr. Gurry apuntó a la necesidad de un “análisis y una reflexión constantes sobre la mejor forma en que la propiedad intelectual puede obrar a favor de todos los países, independientemente del nivel de desarrollo en el que se encuentren”. A ese respecto, hizo hincapié en su objetivo de dar mayores recursos a la Organización a los fines de que efectúe investigaciones económicas y recabe las estadísticas necesarias. En palabras del nuevo Director General, esos datos empíricos aportarán al equipo de gestión los medios necesarios para anticipar los acontecimientos estratégicos que puedan darse en el futuro y tener repercusiones en la Organización.
 
El Sr. Gurry instó a que se obtengan “resultados concretos” en los debates y negociaciones sobre la protección de los conocimientos tradicionales y las expresiones culturales tradicionales. El fenómeno de “una economía mundializada y los adelantos en las tecnologías de las comunicaciones han dejado expuesta la particular vulnerabilidad de los pueblos autóctonos y sus comunidades tradicionales ante la pérdida y la apropiación injustas de los productos de sus sistemas de conocimientos tradicionales”, observó el Director General.
 
El Sr. Gurry habló también de la necesidad de poner de relieve la relevancia concreta de la propiedad intelectual para responder a los problemas mundiales que plantean el cambio climático, la desertificación, las epidemias, el acceso a la atención sanitaria, la seguridad alimentaria y la protección de la biodiversidad. A ese respecto, dijo que la historia ha demostrado que la sociedad humana recurre con frecuencia a la tecnología para solucionar esos problemas. “Por consiguiente, las políticas encaminadas a estimular la creación y difusión de tecnología guardan relación con el examen de la forma en que la comunidad mundial puede abordar esos problemas”, señaló el Sr. Gurry, añadiendo que con ese fin tiene previsto crear una dependencia en la Secretaría que se centre “en la contribución específica que la propiedad intelectual y la OMPI puedan hacer en el marco de acciones colectivas”.
 
“Tengo planeado iniciar un proceso profundo de realineamiento estratégico para los años venideros. En él se abordará la cultura institucional de la Secretaría, la eficacia con la que ejecutamos nuestros cometidos así como el alineamiento de nuestros programas, estructura y recursos a las metas estratégicas de la Organización”, dijo Gurry en lo que respecta al funcionamiento de la Secretaría de la OMPI, añadiendo que ese proceso, que irá desarrollándose “en forma calculada, sistemática y profesional, con una comunicación total y transparente”, exigirá “un esfuerzo colectivo”, proceso para el que dijo espera contar con el apoyo de todo el personal.
 
Desde que empezó a trabajar en la OMPI, en 1985, el Sr. Gurry ha ocupado varios cargos en la Organización. De 2003 hasta la actualidad, Gurry ha ocupado el cargo de Director General Adjunto encargado de los siguientes sectores y servicios: Tratado de Cooperación en materia de Patentes (PCT); Derecho y políticas de patentes y Clasificación Internacional de Patentes (CIP); normas de la OMPI; estadísticas de la OMPI; Centro de Arbitraje y Mediación de la OMPI; y conocimientos tradicionales, expresiones culturales tradicionales, recursos genéticos y biociencias. De 1999 a 2003, el Sr. Gurry ocupó el cargo de Subdirector General y Consejero Jurídico. Antes de incorporarse en la OMPI, el Sr. Gurry ejerció de abogado y ocupó varios puestos académicos. Su currículum vítae detallado puede consultarse en: http://www.wipo.int/edocs/mdocs/govbody/es/wo_ga_36/wo_ga_36_1.pdf.

 
El Sr. Gurry es el cuarto Director General de la OMPI , siguiendo los pasos de Georg Bodenhausen, de los países Bajos (1970 a 1973), Arpad Bogsch, de los Estados Unidos de América (1973 a 1997) y Kamil Idris, del Sudán (1997 a 2008). En su calidad de nuevo Director General de la OMPI, el Sr. Gurry, asumirá automáticamente el cargo de Secretario General de la Unión Internacional para la Protección de las Obtenciones Vegetales (UPOV). En virtud de un acuerdo de cooperación entre la OMPI y la UPOV, organismo internacional que fomenta la creación de obtenciones vegetales, el Director General de la OMPI hace también las veces de Secretario General de la UPOV.

Para más información, diríjase a la Sección de la OMPI de Relaciones con los Medios de Comunicación:

  • Tel: (+41 22) - 338 81 61 / 338 72 24
  • Fax: (+41 22) - 338 81 40
  • Correo-e

La OMPI en Internet