World Intellectual Property Organization

Acerca de las indicaciones geográficas

¿Qué es una indicación geográfica?

Una indicación geográfica es un signo que se utiliza para productos que tienen un origen geográfico concreto y poseen cualidades, características o una reputación derivadas principalmente de su lugar de origen. Por lo general, la indicación geográfica consiste en el nombre del lugar de origen de los productos. Un ejemplo típico a este respecto son los productos agrícolas, que poseen cualidades derivadas de su lugar de producción y en los que influyen factores geográficos específicos, como el clima y el suelo. El hecho de que un signo sea reconocido en tanto que indicación geográfica depende de la legislación nacional de que se trate. Las indicaciones geográficas pueden ser utilizadas para un gran número de productos, ya sean naturales, agrícolas o de fabricación.

La denominación de origen es un tipo especial de indicación geográfica que por lo general consiste en un nombre geográfico o una designación tradicional utilizada para productos que poseen cualidades o características específicas que cabe atribuir principalmente al entorno geográfico de producción. En el concepto de indicaciones geográficas quedan comprendidas las denominaciones de origen.

¿Se utilizan las indicaciones geográficas exclusivamente para los productos agrícolas?

La utilización de las indicaciones geográficas no se limita a los productos agrícolas. Las indicaciones geográficas pueden servir también para destacar las cualidades específicas de un producto que sean consecuencia de factores humanos propios del lugar de origen de los productos, como las técnicas y los métodos tradicionales de fabricación. El lugar de origen puede ser un pueblo, una ciudad, una región o un país. Un ejemplo es el término “Bohemia”, considerado indicación geográfica en numerosos países para calificar artículos fabricados en la República Checa con un cristal especial de la región.

¿Para qué sirven las indicaciones geográficas?

Las indicaciones geográficas hacen referencia a un lugar o región de producción específico que determina las cualidades características del producto originario de dicho lugar. Es importante que las cualidades y la reputación de dicho producto deriven de ese lugar. Habida cuenta de que esas cualidades dependen del lugar de producción, cabe hablar de un “vínculo” específico entre los productos y el lugar de origen de su producción.

¿Por qué hay que proteger las indicaciones geográficas?

Para el consumidor, la indicación geográfica denota el origen y la calidad del producto. Muchas indicaciones geográficas han adquirido una reputación que, de no ser adecuadamente protegida, podría ser desvirtuada por agentes comerciales deshonestos. La utilización desleal de las indicaciones geográficas por terceros no autorizados es perjudicial para los consumidores y los productores legítimos. Esa situación induce a engaño a los consumidores, que creen estar comprando un producto genuino con cualidades y características específicas y en realidad lo que están comprando es una imitación. Va también en detrimento de los productores legítimos, en la medida en que pierden una parte importante de sus ganancias y ven mermada la reputación de sus productos.

¿Qué diferencia hay entre las indicaciones geográficas y las marcas?

Las marcas son signos que utilizan las empresas para diferenciar sus productos y servicios de los de las demás empresas. Las marcas confieren a sus propietarios el derecho a impedir la utilización de la misma por terceros. Con frecuencia, las marcas consisten en nombres o designaciones arbitrarias. Las indicaciones geográficas indican a los consumidores que el producto procede de un lugar determinado y posee ciertas características debidas a dicho lugar de producción. Pueden ser utilizadas por todos los productores que fabriquen sus productos en el lugar designado por la indicación geográfica y cuyos productos tengan las mismas cualidades específicas. A diferencia de las marcas, los nombres que se utilizan en tanto que indicaciones geográficas suelen determinarse en función del nombre del lugar de producción.

¿Cómo se protegen las indicaciones geográficas?

La protección de las indicaciones geográficas se contempla en tratados internacionales y legislaciones nacionales en virtud de una amplia gama de conceptos, a saber:

  • leyes especiales de protección de las indicaciones geográficas y las denominaciones de origen
  • legislaciones marcarias, en el capítulo dedicado a las marcas colectivas y las marcas de certificación
  • leyes sobre la competencia desleal
  • legislación de protección del consumidor y
  • leyes o decretos específicos en los que se reconocen indicaciones geográficas concretas.

Para resumir: sin la debida autorización, no pueden utilizarse indicaciones geográficas respecto de productos que no sean originarios del lugar designado por dichas indicaciones. Las acciones aplicables en caso de infracción van desde mandamientos judiciales que prohíben la utilización no autorizada hasta el pago de indemnizaciones por daños y perjuicios, multas y, en casos graves, penas de prisión.

¿Están protegidas las indicaciones geográficas en el plano internacional?

En varios tratados administrados por la OMPI se contempla la protección de las indicaciones geográficas, en particular, el Convenio de París para la Protección de la Propiedad Industrial, de 1883, y el Arreglo de Lisboa relativo a la Protección de las Denominaciones de Origen y su Registro Internacional. A esos tratados vienen a añadirse los artículos 22 a 24 del Acuerdo sobre los Aspectos de los Derechos de Propiedad Intelectual relacionados con el Comercio (Acuerdo sobre los ADPIC) en los que se contempla la protección de internacional de las indicaciones geográficas en el marco de la Organización Mundial del Comercio (OMC).

¿En qué consiste una indicación geográfica “genérica”?

Si se utiliza el nombre el nombre de un lugar para designar un tipo determinado de producto en lugar de utilizarse el lugar de procedencia del mismo, deja de desempeñar la función de indicación geográfica. Si ese caso se plantea en un país determinado, este último puede negarse a reconocer o a proteger ese término en tanto que indicación geográfica. Un ejemplo a ese respecto es el término “colonia”, que denota un tipo especial de perfume fresco, haya sido producido o no en la región de Colonia (Alemania).

¿Qué función desempeña la OMPI en la protección de las indicaciones geográficas?

La OMPI administra varios tratados internacionales dedicados en parte o enteramente a la protección de las indicaciones geográficas (véase, en particular, el Convenio de París para la Protección de la Propiedad Industrial, y el Arreglo de Lisboa relativo a la Protección de las Denominaciones de Origen y su Registro Internacional). Además, por conducto de la labor realizada por el Comité Permanente sobre el Derecho de Marcas, Diseños Industriales e Indicaciones Geográficas (SCT), integrado por representantes de sus Estados miembros y por organizaciones interesadas, la OMPI examina nuevas formas de mejorar la protección internacional de las indicaciones geográficas.

 

La OMPI en Internet