World Intellectual Property Organization

Primer Proceso de la OMPI relativo a los nombres de dominio de Internet: Archivo

Información básica 

En junio de 1998, la Organización Mundial de la Propiedad Intelectual (OMPI) emprendió un proceso internacional con miras a formular recomendaciones para las cuestiones de propiedad intelectual relacionadas con los nombres de dominio de Internet, incluida la solución de controversias. El Proceso de la OMPI relativo a los nombres de dominio de Internet concluyó el 30 de abril de 1999 con la publicación del Informe Final sobre el Proceso de la OMPI relativo a los nombres de dominio de Internet. Las recomendaciones resultantes del proceso de la OMPI relativo a los nombres de dominio de Internet estáran disponibles para la nueva organización, la Internet Corporation for Assigned Names and Numbers (ICANN), que ha sido creada para ocuparse de los aspectos técnicos y de política del Sistema de Nombres de Dominio de Internet (DNS). También se han distribuido a los Estados miembros de la OMPI a fin de que sean examinadas durante las Asambleas Generales de los Estados miembros de la OMPI, en septiembre. 

La organización y administración del DNS ha sido un tema objeto de intensos debates en el mundo entero desde hace varios años. El origen de esos debates es el deseo de asegurar que la administración del DNS se institucionalice de tal manera que el sistema pueda adaptarse al creciente volumen de tráfico registrado en Internet y que se pueda administrar en forma competitiva y abierta, teniendo en cuenta los intereses de todas las partes involucradas en Internet. 

Una de las cuestiones más importantes suscitadas durante los debates es la de la relación entre los nombres de dominio y las marcas. Si bien, inicialmente, los nombres de dominio tenían por objeto tan sólo la función de facilitar la conectividad entre ordenadores a través de Internet, debido a que son fáciles de recordar y de utilizar, han llegado a convertirse en identificadores comerciales. Actualmente, se utilizan en forma rutinaria en la publicidad con el fin de indicar la presencia de una empresa o de un negocio en Internet. Las empresas han empezado a darse cuenta del importante potencial de los sitios web como medio para proporcionar información y ofrecer productos o servicios directamente a los consumidores. 

A medida que ha ido expandiéndose la red Internet, los nombres de dominio han entrado en un creciente conflicto con las marcas comerciales. Esa posibilidad de conflicto surge por la falta de conexión entre el sistema de registro de las marcas, por un lado, y el sistema de registro de los nombres de dominio, por el otro. El primer sistema (marcas) lo administra una autoridad pública (gubernamental) sobre una base territorial (nacional o regional) que da lugar a derechos que el titular de la marca puede ejercer en el territorio pertinente. El segundo sistema (nombres de domino) lo administra generalmente una organización no gubernamental sin ninguna limitación funcional: los nombres de dominio se registran por orden de llegada y ofrecen una presencia mundial en Internet. 

Ciertas personas explotan sin ningún escrúpulo el potencial de conflicto inherente a ambos sistemas, registrando regularmente como nombres de dominio propios las marcas de otras personas o empresas (ocupación ilegal del ciberespacio). Los conflictos entre los nombres de dominio y las marcas presentan características inusitadas que amplían la capacidad del sistema judicial ordinario. Ese sistema también tiene una base territorial, de manera que no siempre puede dar una solución global a un conflicto con dimensiones mundiales. Además, los litigios pueden ser lentos y costosos, características que pueden producir una situación de hecho en la que resulta más rápido y menos costoso para el titular de una marca volver a comprar sus derechos respecto de un nombre de dominio que tratar de recuperar esos derechos entablando un litigio. 

La relación entre los nombres de dominio de Internet y las marcas se abordó a comienzos de 1996 en el marco del Comité Internacioinal Ad Hoc (IAHC), que elaboró el "Memorándum de entendimiento sobre el espacio de nombres de dominio de nivel superior genéricos del sistema de nombres de dominio de Internet" (gTLD-MoU), en mayo de 1997. A la luz del asesoramiento prestado por la OMPI sobre cuestiones relacionadas con la propiedad intelectual y la solución de controversias, el IAHC (ulteriormente denominado Comité de Supervisión de Política (POC) elaboró un sistema de solución de controversias para los conflictos eventuales entre marcas y nombres de dominio. 

Un acontecimiento importante en torno a estos debates sobre la futura organización y administración del sistema de nombres de dominio ha sido la publicación de una "Declaración de política sobre la administración de los nombres y direcciones de Internet" (Número de registro 980212036-8146-02) del Departamento de Comercio de los Estados Unidos de América ("el Libro Blanco"). El Libro Blanco es el resultado de extensos debates públicos celebrados a nivel internacional. Éste contiene el siguiente pasaje:

" El Gobierno de los Estados Unidos procurará el respaldo internacional para instar a la Organización Mundial de la Propiedad Intelectual (OMPI) a que inicie un proceso equilibrado y transparente que incluya la participación de los titulares de marcas, y de los miembros de la comunidad de Internet que no son titulares de marcas, para 1) elaborar recomendaciones destinadas a lograr un enfoque uniforme para la solución de controversias en materia de marcas/nombres de dominio relacionadas con la "ciberpiratería" (por oposición a los conflictos entre titulares de marcas con derechos legítimos en pugna), 2) recomendar un procedimiento de protección de las marcas famosas en los dominios de nivel superior genéricos, y 3) sobre la base de los estudios realizados por organizaciones independientes, tales como el Consejo Nacional de Investigación de la Academia Nacional de Ciencias, evaluar los efectos que tendría en los titulares de marcas y otros derechos de propiedad intelectual, el añadir nuevos gTLD y procedimientos de solución de controversias conexos. Esas conclusiones y recomendaciones podrán presentarse a la junta de la nueva entidad para que las examine conjuntamente con su política en materia de registro y registradores, y con la creación e introducción de nuevos gTLD."

Con la aprobación de los Estados miembros, la OMPI ha emprendido ese proceso combinando consultas virtuales por Internet con consultas reales efectadas en distintas regiones del mundo. La OMPI se ha esforzado por obtener la más amplia participación tanto desde el punto de vista geográfico como sectorial. En la realización de este proceso, que duró aproximadamente diez meses, la OMPI ha estado asistida por un grupo de expertos representativo a nivel de países y de sectores. Se adjunta un calendario, en el que se indican las distintas etapas del proceso. 

Los resultados del Proceso de la OMPI relativo a los nombres de dominio de Internet, así como las observaciones relativas a su puesta en práctica, se expusieron durante el testimonio (inglés) del Sr. Francis Gurry, Subdirector General y Consejero Jurídico de la Organización Mundial de la Propiedad Intelectual ante el Subcomité de tribunales y propiedad intelectual del Comité de Asuntos Jurídicos del Congreso de los Estados Unidos (28 de julio de 1999) .        

La OMPI en Internet