El impulso de la ARIPO al ecosistema de la innovación en África

septiembre de 2018

Por Susan Mwiti, Organización Regional Africana de la Propiedad Intelectual (ARIPO) Harare (Zimbabwe)

El desarrollo de infraestructuras, capacidades y políticas en favor de un futuro sostenible es un elemento central de la Agenda 2063 de la Unión Africana, pero continúa siendo un desafío importante.

Las intervenciones prácticas que abordan el déficit de capacidad y que contribuyen a la transformación estructural de África son fundamentales para el desempeño y el crecimiento socioeconómico del continente (foto: Ashley Cooper pics / Alamy Stock Photo).

La persistencia del déficit de capacidad en África se debe, en buena parte, a un “desajuste” entre la formación y las necesidades cambiantes de la economía. Muchos países siguen poniendo el acento en la formación en humanidades y están lejos de alentar a los estudiantes a que adquieran conocimientos científicos y técnicos. A nivel mundial, el 80% de los licenciados en humanidades proceden de África. El 95% de los estudiantes africanos estudian Ciencias Sociales, Empresariales y Derecho, y solo el 4% estudia Ingeniería, producción y construcción. Más preocupante todavía es que solo el 2% estudia agricultura, un sector que genera aproximadamente el 32% del PIB de los países africanos.

La necesidad de fortalecer las capacidades en materia de PI para aprovechar el potencial de la innovación africana

Las intervenciones prácticas que responden a las exigencias de fortalecimiento de las capacidades y contribuyen a la transformación estructural de África son, por lo tanto, fundamentales para el desempeño y el crecimiento socioeconómico del continente. La necesidad de fortalecer las capacidades en materia de propiedad intelectual (PI) es una cuestión que requiere atención urgente. Algunos países africanos aún no disponen de una oficina de PI y, entre los pocos que sí la tienen, son escasos los que han elaborado y aplicado políticas y estrategias nacionales de PI para responder a sus aspiraciones económicas.

África tiene una larga tradición de innovación y creatividad. Aunque cuenta con recursos creativos extraordinarios, frecuentemente ha tenido dificultades para alcanzar su pleno potencial económico. La responsabilidad recae en gran medida en el desconocimiento generalizado de la función y el potencial económico de los derechos de PI y en el limitado acceso a sistemas de PI funcionales.

Los seminarios itinerantes de PI de la ARIPO

Durante los últimos cuatro años, en un intento de eliminar este déficit, la Organización Regional Africana de la Propiedad Intelectual (ARIPO) ha estado organizando seminarios itinerantes sobre PI en sus 19 Estados miembros. Conseguir un mejor aprovechamiento de la PI para la competitividad y el desarrollo de las empresas en África fue el tema central de los seminarios de 2014 y 2015, dirigidos a altos funcionarios gubernamentales encargados de la formulación de políticas y legisladores, por un lado, y la comunidad empresarial, por el otro. En relación con el primer grupo, el objetivo era demostrar la importancia de una política eficaz de PI que fomentara el desarrollo social y económico, y la necesidad de crear marcos legales de PI sólidos y eficaces a nivel nacional mediante, por ejemplo, la firma de diferentes acuerdos regionales e internacionales de PI. Al tender la mano a la comunidad empresarial, el objetivo era destacar el papel que pueden jugar los derechos de PI para fomentar la rentabilidad y el crecimiento empresarial.

Nuestro objetivo es sensibilizar a la comunidad investigadora sobre la necesidad urgente de desarrollar políticas institucionales sólidas de PI para estimular la innovación y la comercialización de los resultados de la investigación.

Fernando dos Santos, Director General, ARIPO

En 2014, se celebraron seminarios itinerantes en Eswatini (anteriormente Swazilandia), Gambia, Liberia, Mozambique y Sierra Leona. Estas iniciativas allanaron el camino de Gambia para la ratificación del Protocolo de Swakopmund sobre la Protección de los Conocimientos Tradicionales y las Expresiones del Folclore (ver recuadro) y aceleraron diversas reformas legislativas en materia de PI. El año siguiente, los seminarios se celebraron en Ghana, Kenya, Lesotho, Rwanda y Zambia.

A principios de 2016, los seminarios pasaron a centrarse en el fomento de la creatividad y la innovación en pro del crecimiento económico y el desarrollo en África, en consonancia con el objetivo de la ARIPO de impulsar el desarrollo de un ecosistema de PI en la región y apoyar las iniciativas nacionales en favor del aprovechamiento del valor de los recursos innovadores y creativos a nivel local.

En 2016, se celebraron seminarios itinerantes en Botswana, Namibia y Uganda, y el año siguiente en Malawi y la República Unida de Tanzanía. Hasta la fecha, 2.030 personas han participado en los seminarios, que se han celebrado en 15 de los 19 Estados miembros de la ARIPO.

Sede central de la Organización Regional Africana de la Propiedad Intelectual (ARIPO), Harare (Zimbabwe) (arriba). La ARIPO trabaja para promover el desarrollo del ecosistema de PI en la región y apoya las iniciativas nacionales para rentabilizar el valor de los recursos innovadores y creativos a nivel local (foto: Cortesía de ARIPO).

La sensibilización de la comunidad investigadora de África

Desde 2017, la ARIPO ha dirigido sus iniciativas en materia de divulgación a las universidades e instituciones de investigación, reconociendo su importancia estratégica como generadoras de PI. El objetivo en este caso ha sido alentar a esas instituciones a elaborar y aplicar políticas de PI eficaces y que la comunidad investigadora comprenda mejor el modo de gestionar eficazmente los activos de PI y las opciones que están a su disposición cuando quieran proteger y comercializar esos activos en los mercados nacionales, regionales e internacionales.

Los seminarios abordan una amplia variedad de temas, entre ellos: principios y conceptos de PI, principios básicos de la redacción de solicitudes de patente, y aplicación del derecho de autor y derechos conexos en la era digital. En los seminarios se anima a los investigadores a dejar atrás la mentalidad del “publicar o morir” y a entregarse a la gestión, utilización y explotación estratégicas de sus activos de PI.

Participantes y ponentes en un seminario itinerante organizado por la ARIPO en Malawi. Primera fila (de izquierda a derecha): Chapusa Phiri, presidente del Consejo de Administración de la ARIPO; Dora Makwinja, presidenta del Comité Técnico sobre Derecho de Autor y Derechos Conexos; Fernando dos Santos, director general de la ARIPO; Excmo. Sr. Samuel Tembenu, presidente del Consejo de Ministros de la ARIPO, ministro de Justicia y Asuntos Constitucionales, Malawi; Joyce Banya, OMPI; Emmanuel Sackey, directivo de Desarrollo Intelectual, ARIPO (foto: Cortesía de ARIPO).

En lo que va de año, se han celebrado seminarios itinerantes en Botswana, Liberia, Mozambique, Namibia y Zimbabwe. En julio de 2018, más de 850 participantes de universidades e instituciones de investigación se habían beneficiado de los seminarios. Está previsto que el programa de seminarios itinerantes continúe en el período que va hasta 2020.

“Estamos trabajando para sensibilizar y potenciar el entendimiento sobre la PI en las universidades e instituciones de investigación de la región, porque estas organizaciones tienen la responsabilidad de generar un importante caudal de nuevos conocimientos y son generadoras potenciales de PI”, explica el director general de la ARIPO, Fernando Dos Santos. “Nuestro objetivo es sensibilizar a la comunidad investigadora sobre la necesidad urgente de desarrollar políticas institucionales sólidas de PI para estimular la innovación y la comercialización de los resultados de la investigación”, añade Dos Santos, que subraya que “la mayoría de las economías aspiran a convertirse en economías del conocimiento basadas en la innovación, construidas a partir del capital intelectual y los derechos de PI, cuyo potencial está desaprovechado en gran medida en muchas universidades e instituciones de investigación africanas”.

Un reciente análisis sobre el estado de la PI encargado por la OMPI reveló que la mayoría de las universidades e instituciones de investigación africanas tienen muchos problemas para formular las políticas y estrategias institucionales de PI necesarias para proteger el producto de sus investigaciones. Estas conclusiones llevaron a la ARIPO y a la OMPI a elaborar una serie de Pautas para la formulación de políticas de propiedad intelectual para universidades e instituciones de I+D en países africanos a fin de prestar asistencia técnica en la formulación y aplicación de los modelos de políticas institucionales de PI que les permitan aprovechar el valor comercial del producto de sus investigaciones. Está prevista una serie de proyectos piloto para seguir impulsando estas iniciativas. “Creemos que estas iniciativas contribuirán enormemente a ayudar a las universidades e instituciones de investigación a encauzar sus labores de investigación hacia la utilización de la PI como medio para obtener resultados que supongan el mayor beneficio posible para la sociedad", dice el Sr. Dos Santos.

Por su parte, la comunidad investigadora africana se ha mostrado  abrumadoramente dispuesta a subirse al carro del uso estratégico de la PI. Más de 40 universidades de 15 países africanos han expresado interés en participar en estos proyectos piloto. El objetivo es entablar contacto con cada una de ellas para prestarles apoyo en la utilización de las pautas para la formulación de sus políticas institucionales de PI.

El fomento del talento en materia de PI en África

Durante la última década, la ARIPO también ha estado trabajando para aumentar el número de personas con aptitudes en materia de PI en África. En colaboración con la OMPI y la Africa University de Mutare (Zimbabwe), la ARIPO ha financiado desde 2008 un programa de maestría en propiedad intelectual (MIP). Hasta la fecha, casi 300 estudiantes de 26 países africanos se han graduado en este programa.

En 2016, la ARIPO realizó un estudio de seguimiento de los graduados del MIP. El estudio reveló que muchos de los graduados trabajan actualmente en los sistemas nacionales de PI de sus países. Muchos de ellos están formulando leyes y políticas en materia de PI en el ámbito nacional e institucional, mientras que otros están dando clase en universidades o compartiendo sus conocimientos sobre PI a través de diversos programas nacionales de sensibilización.

A fin de seguir incrementado el número de personas con aptitudes en materia de PI, la ARIPO también colabora desde agosto de 2018 con la Kwame Nkrumah University of Science and Technology de Kumasi (Ghana) en la puesta en marcha de un programa de maestría en propiedad intelectual. En mayo de 2019, se lanzará otro programa de maestría en colaboración con la Universidad de Dar es Salaam, en la República Unida de Tanzania.

Los problemas persisten, a pesar de los avances

Participantes en el seminario de PI celebrado en la National University
of Science and Technology de Bulawayo (Zimbabwe). Hasta la fecha,
más de 2.000 personas han participado en los seminarios de la
ARIPO, que se han celebrado en 15 de los 19 Estados miembros
de la ARIPO (foto: Cortesía de ARIPO).

Aunque se han conseguido avances considerables, todavía queda mucho por hacer. El número de profesionales de la PI en África sigue siendo escaso y queda lejos de lo que el continente necesita si quiere aprovechar su potencial de innovación. Según la OMPI, en 2016 las oficinas de PI en África recibieron una pequeña parte – solo el 0,5%– de los 3,1 millones de solicitudes de patentes presentadas en el mundo.

“La falta generalizada de sensibilización en África con respecto a la PI explica el bajo porcentaje de solicitudes internacionales presentadas en virtud del Tratado de Cooperación en materia de Patentes (PCT) y la escasa aceptación de los servicios de apoyo ofrecidos por las oficinas nacionales de PI y la ARIPO”, dice el Sr. Dos Santos.

A pesar de los problemas que afronta, la ARIPO considera que se pueden hacer muchas cosas para transformar el panorama de la PI en África, en consonancia con su Plan Estratégico de Valor y Crecimiento 2016-2020. Ha llegado la hora de promover las aspiraciones y las metas de África en el campo de la PI y la innovación. La colaboración con instituciones académicas para garantizar que disponen de políticas de PI contribuirá a catalizar el desarrollo de ecosistemas nacionales de innovación, fomentar la sensibilización entre los creadores de PI y facilitar que los países africanos rentabilicen el valor de sus recursos creativos e innovadores al servicio de un desarrollo económico nacional sostenible. A través de sus programas de sensibilización y fomento de las capacidades en materia de PI, la ARIPO se compromete a apoyar los objetivos de desarrollo de África a largo plazo.

El Protocolo de Swakopmund

El Protocolo de Swakopmund sobre la Protección de los Conocimientos Tradicionales y las Expresiones del Folclore fue aprobado por los Estados miembros de la ARIPO en 2010. El Protocolo busca abordar las insuficiencias inherentes del sistema convencional de PI mediante una protección efectiva de la riqueza de los recursos naturales y culturales de África que han contribuido al progreso de las artes, la ciencia y la tecnología. El Protocolo también tiene por objetivo la prevención de la apropiación o el uso indebidos o la explotación no autorizada de estos recursos por terceros.

El propósito de OMPI Revista es fomentar los conocimientos del público respecto de la propiedad intelectual y la labor que realiza la OMPI, y no constituye un documento oficial de la Organización. Las denominaciones empleadas en esta publicación y la forma en que aparecen presentados los datos que contiene no entrañan, de parte de la OMPI, juicio alguno sobre la condición jurídica de ninguno de los países, territorios o zonas citados o de sus autoridades, ni respecto de la delimitación de sus fronteras o límites. La presente publicación no refleja el punto de vista de los Estados miembros ni el de la Secretaría de la OMPI. Cualquier mención de empresas o productos concretos no implica en ningún caso que la OMPI los apruebe o recomiende con respecto a otros de naturaleza similar que no se mencionen.