Arabia Saudita se sube al carro de la innovación basada en la IA

Septiembre de 2018

Por Catherine Jewell, División de Comunicaciones, OMPI

El Dr. Ahmed Al Theneyan, viceministro de Tecnología, Industria y Capacidades Digitales de Arabia Saudita, habla sobre las aspiraciones de su país de impulsar la innovación y el crecimiento económico mediante la utilización de tecnologías digitales avanzadas, con el objetivo de llevar a cabo su ambicioso programa de reforma Visión 2030.

Arabia Saudita ha emprendido un programa de reforma y transformación económica denominado Visión 2030. La digitalización y la IA son elementos fundamentales para llevar a cabo esa transformación (Foto: HansMusa / iStock / Getty Images Plus).

¿Qué papel desempeña la inteligencia artificial en el plan Visión 2030 de Arabia Saudita?

Arabia Saudita ha emprendido el programa de reforma y transformación económica más ambicioso de su historia. Se está llevando a cabo un amplio abanico de iniciativas para lograr los objetivos de Visión 2030. La digitalización y la inteligencia artificial (IA) son algunos de los principales motores de esta profunda reforma. Nuestras iniciativas en materia de digitalización apoyan los objetivos de Visión 2030 de diferentes maneras, especialmente mediante el desarrollo de una infraestructura de tecnología de la información y de las comunicaciones (TIC) adaptada al siglo XXI. Todas las tecnologías dependen de esto y, por lo tanto, es una prioridad absoluta.

También estamos trabajando en la mejora de los conocimientos digitales de los trabajadores a fin de que se adapten a la IA y a tecnologías como la Internet de las cosas y la cadena de bloques, y en el desarrollo, mantenimiento y gestión de las soluciones y los servicios que surgirán de la transformación producto de Visión 2030. Estamos ante una empresa enorme que implica una gran reforma educativa para cuidar de que los estudiantes adquieran los conocimientos digitales necesarios para los empleos del futuro. Por esta razón, estamos incorporando los conocimientos digitales en la educación primaria. Para dar respuesta a los cambios que se producen en las demandas laborales, estamos colaborando con el Ministerio de Educación con el objetivo de que los programas de enseñanza escolar y universitaria satisfagan las necesidades futuras y desarrollen competencias en áreas como la IA, la ciencia de los datos, la seguridad de los datos, etcétera. Es algo absolutamente necesario. Tenemos que preparar a la próxima generación para los empleos del futuro.

También estamos construyendo un sólido sector tecnológico local para apuntalar los programas de la iniciativa Visión 2030. Nuestro objetivo no es solo satisfacer la demanda local, sino también exportar nuestra tecnología y competir con los principales proveedores a nivel internacional. Los programas de Visión 2030 también fomentan la innovación, el uso generalizado de datos abiertos – que en nuestra opinión es el combustible del siglo XXI – y una gestión más eficaz.

Creo que la IA y la robótica tienen un potencial enorme para mejorar nuestras vidas y aumentar la productividad. Solo hay que aplicarlas y utilizarlas de manera adecuada.

Dr. Ahmed Al Theneyan, viceministro de Tecnología, Industria y Capacidades Digitales de Arabia Saudita

En resumen, Visión 2030 asume el compromiso de construir ciudades y comunidades sostenibles, mejorar la salud y el bienestar de nuestros ciudadanos, potenciar la calidad de la educación, ofrecer trabajo decente y fomentar un crecimiento económico basado en la innovación. Es un compromiso gigantesco, razón por la cual estamos emprendiendo los programas de manera gradual; el primer paso es crear la infraestructura técnica y favorecer su uso. La transformación y la innovación llegarán a continuación. La IA constituye el eje central de este empeño. Está presente en todos los aspectos de Visión 2030.

¿Qué motivó sus iniciativas en materia de digitalización?

Actualmente todos los países dependen de la tecnología – especialmente de las nuevas tecnologías – para desarrollarse de manera sostenible. Los programas  de Visión 2030 están concebidos para fomentar una gestión más eficaz a través de una mayor automatización, y para eso es necesaria la digitalización. Para mejorar las vidas de los ciudadanos son necesarias ciudades inteligentes, que requieren sistemas y servicios basados en la IA y la Internet de las cosas. La digitalización es un elemento que facilita los programas de desarrollo y la estamos aplicando para promover los objetivos de la iniciativa Visión 2030.

¿Qué impacto tendrá la innovación en Arabia Saudita?

La innovación es un concepto muy amplio que también incluye el modo de enfocar las cosas. Es una actitud y una cultura. En lo que se refiere a las TIC, nuestras actividades de innovación, y las de otras agencias asociadas del gobierno y del sector privado, se centran en el fomento de una cultura de emprendimiento e innovación. Por ejemplo, estamos creando una red de laboratorios de innovación en la que los estudiantes y los empresarios puedan desarrollar sus ideas, aprender y poner a prueba modelos de negocio innovadores, y proponer soluciones que puedan contribuir a promover los objetivos de la iniciativa Visión 2030. Alentamos activamente a los empresarios a poner en práctica sus ideas a través de estos laboratorios de innovación, que también nos permiten fomentar un mayor conocimiento en innovación, emprendimiento y propiedad intelectual (PI). Estos laboratorios han sido bastante exitosos. Recientemente presentamos una plataforma de innovación llamada FekraTech (que en árabe significa su idea) y en una única ronda de innovación recibimos unas 4.000 propuestas. Una de las invenciones más destacadas es un bot conversacional basado en la IA llamado Nahla, que ayuda a personas con enfermedades crónicas, como la diabetes, a conocer su dolencia y afrontarla de manera más adecuada.

Nuestro objetivo es alentar a los jóvenes a que se conviertan en empresarios en lugar de demandantes de empleo y proporcionarles los conocimientos prácticos que necesitan para desarrollar y comercializar sus ideas.

¿Qué papel desempeña la PI para alcanzar los objetivos de la iniciativa Visión 2030?

En marzo de 2017, el Gobierno anunció la creación de la nueva autoridad saudí de PI (SIPA). Su mandato consiste en reglamentar, fomentar y proteger los derechos de PI en el Reino. Previamente, esas responsabilidades recaían en diversas entidades gubernamentales. Unificar la PI bajo una única agencia gubernamental contribuirá a nuestro empeño de transformar Arabia Saudita en una economía avanzada basada en el conocimiento, la innovación y el emprendimiento.

Arabia Saudita anunció recientemente una inversión de 500.000 millones de dólares de los EE.UU. para crear una ciudad megainteligente llamada Neom. El proyecto se define como “la tierra del futuro, donde las mentes más privilegiadas y los mejores talentos estén facultados para concretar las ideas innovadoras e ir más allá de los límites fijados, en un mundo basado en la imaginación.” (Foto: Sweet Mango / iStock / Getty Images Plus)

Con motivo del Día Mundial de la Propiedad Intelectual del presente año, Su Excelencia el Dr. Maji Bin Abdullah Al Qassabi, ministro de Comercio e Inversiones y presidente de la Junta Directiva de la SIPA, presentó la nueva estrategia de la entidad. El objetivo es crear un entorno nacional de PI que apoye la creación de un ecosistema favorable para la innovación y el desarrollo empresarial; un entorno que favorezca la expansión de las pequeñas y medianas empresas, atraiga la inversión extranjera y fomente los objetivos de desarrollo económico del Reino. La estrategia de la SIPA incorpora las mejores prácticas internacionales en materia de PI y está concebida para fomentar la innovación. Con la existencia de un sistema de PI sólido, las empresas podrán aprovechar el valor económico de sus ideas y defenderse mejor frente al robo de las mismas. Nuestro objetivo es que Arabia Saudita se convierta en un destino atractivo para los innovadores y los empresarios.

¿Qué otras oportunidades ofrece la IA para el fomento del desarrollo de Arabia Saudita?

Estamos apostando por la IA y estudiando la manera de aplicarla de modo innovador, responsable y ético a fin de poder alcanzar los objetivos de Visión 2030. Hasta la fecha, el Gobierno ha invertido unos 3.000 millones de dólares de los EE.UU. para crear la infraestructura que permita al país estar preparado y convertirse en un líder en el uso de la IA en Asia.

Estamos trabajando en la mejora de las vidas de nuestros ciudadanos utilizando la IA para tener mejor educación, salud y servicios, y, por supuesto, mediante el establecimiento de ciudades inteligentes. Recientemente, anunciamos una inversión de 500.000 millones de dólares de los EE.UU. para la construcción de una ciudad megainteligente llamada Neom, un nombre que significa nuevo futuro. La labor de construcción de esta ciudad inteligente, sobre una superficie de 26.000 kilómetros cuadrados, comenzará en 2020. Neom irá mucho más allá de las ciudades inteligentes en su concepción actual y favorecerá un estilo de vida en torno a las tecnologías más punteras del futuro. En Neom todo guarda relación con la IA, la inteligencia de datos y la Internet de las cosas. Nuestro programa de reforma municipal también prevé el desarrollo de ciudades inteligentes que estén entre las cinco mejores a nivel mundial, con el objetivo de mejorar la vida de sus residentes. No obstante, el Gobierno no puede alcanzar estos ambiciosos objetivos por sí solo. Por esta razón, estamos colaborando con socios del sector privado.

¿Qué tipo de consecuencias tendrá la IA?

Creo que la IA y la robótica tienen un potencial enorme para mejorar nuestras vidas y aumentar la productividad. Solo hay que aplicarlas y utilizarlas de manera adecuada. Una vez que lo hagamos, obtendremos buenos resultados en cuanto a la productividad y el bienestar.

La automatización y la digitalización no son algo nuevo. En la década de 1980, cuando la digitalización comenzó a despegar, la gente decía que las computadoras acabarían con el empleo. En realidad, ocurrió lo contrario; crearon más empleos e incrementaron significativamente la productividad y la calidad de nuestras vidas. Muchos estudios indican que el efecto neto de la digitalización será positivo. Evidentemente, desaparecerán algunos trabajos rutinarios, pero aparecerán otros nuevos y de mayor valor. Somos muy optimistas acerca de la transformación que generará el programa Visión 2030, que está creando muchas oportunidades de adaptación para que los trabajadores se hagan cargo de los empleos del futuro.

También hemos puesto en marcha programas especiales para empoderar y facultar a las mujeres para que trabajen en el sector de las TIC. Nuestro objetivo es duplicar la participación de las mujeres en el sector y estamos logrando avances. Actualmente, aproximadamente el 45% de los licenciados en informática son mujeres, por lo que creo que alcanzaremos el objetivo antes de lo previsto.

¿Cuáles son los grandes desafíos que afrontan al poner en marcha el plan de digitalización?

La introducción de toda tecnología nueva implica riesgos y oportunidades. El potencial de la IA es enorme, pero tenemos que asegurarnos de que estamos creando el entorno adecuado y de que contamos con políticas eficaces y apropiadas. Uno de los principales desafíos es el desarrollo de capacidades digitales. Ya disponemos de programas para formar a unos 20.000 estudiantes y crear 20.000 puestos de trabajo en el ámbito de las TIC. Hasta la fecha, hemos formado aproximadamente a 7.000 personas, principalmente en los sectores de la ciencia de datos, la IA y la seguridad cibernética. También estamos trabajando con la comunidad internacional, otras agencias gubernamentales y el sector privado para aplicar marcos políticos y regulatorios adecuados y eficaces, a fin de que estas tecnologías se empleen debidamente. Asimismo, estamos trabajando con nuestros socios para asegurar la existencia de estructuras eficaces de gestión de los datos, con el objetivo de garantizar su calidad. Esto es algo extremadamente importante para los sistemas basados en la IA.

¿Qué opina sobre el sesgo de los algoritmos en la IA?

Esta es una cuestión de alcance mundial. La regulación eficaz de los datos, su protección y la privacidad son fundamentales para fomentar la confianza en la IA. La historia nos recuerda que, con una gestión adecuada, estas cuestiones se pueden abordar con eficacia. Toda tecnología nueva trae consigo desafíos relacionados con la confianza, la aceptación, los conocimientos, las capacidades, etcétera. Los acometeremos creando un entorno, unas políticas y unas estructuras de gestión adecuadas.

¿En general, la gente de Arabia Saudita es receptiva a las innovaciones relacionadas con la IA?

La mayoría de nuestra población la forman jóvenes con buenos conocimientos informáticos. Nuestro pueblo es muy inteligente y adopta con mucha rapidez la tecnología, con la que está familiarizado. Esta es una gran oportunidad para nosotros. Solo tenemos que aprovecharla aplicando un ecosistema adecuado, así como una gestión y reglamentación eficaces.

¿Qué le depara el futuro a Arabia Saudita?

Visión 2030 acarreará cambios fundamentales en la economía y la sociedad, y mejorará significativamente la calidad de vida de nuestros ciudadanos. Estamos entusiasmados con las aspiraciones nacionales y con el camino que hemos emprendido. Las cosas están ocurriendo más rápido de lo que imaginábamos; lo que antes era cuestión de años, ahora es cuestión de días. La gente está entusiasmada con Visión 2030, una iniciativa que ya está empezando a arrojar resultados tangibles.

El propósito de OMPI Revista es fomentar los conocimientos del público respecto de la propiedad intelectual y la labor que realiza la OMPI, y no constituye un documento oficial de la Organización. Las denominaciones empleadas en esta publicación y la forma en que aparecen presentados los datos que contiene no entrañan, de parte de la OMPI, juicio alguno sobre la condición jurídica de ninguno de los países, territorios o zonas citados o de sus autoridades, ni respecto de la delimitación de sus fronteras o límites. La presente publicación no refleja el punto de vista de los Estados miembros ni el de la Secretaría de la OMPI. Cualquier mención de empresas o productos concretos no implica en ningún caso que la OMPI los apruebe o recomiende con respecto a otros de naturaleza similar que no se mencionen.