Academia de la OMPI: formación en PI para el siglo XXI

Agosto de 2018

Por Francis Gurry, director general, OMPI

La celebración del 20.º aniversario de la Academia de la OMPI, el pilar de formación de la OMPI, es el momento más adecuado para reflexionar sobre la persistente necesidad de enseñanza en el ámbito de la propiedad intelectual (PI). En el contexto económico mundial actual, basado en los conocimientos, los derechos de PI son fundamentales tanto para promover como para aprovechar el valor económico de la innovación y la creatividad en apoyo del desarrollo económico. Hacer que los encargados de la formulación de políticas, las empresas, los académicos y los estudiantes comprendan mejor cómo funcionan estos derechos, y los beneficios que pueden derivarse de su uso estratégico, es una componente fundamental de los esfuerzos encaminados a promover un uso más eficaz y el respeto de los derechos de PI en todo el mundo.

Año tras año, la creciente oferta de cursos de la Academia de la OMPI
atrae a un número cada vez mayor de participantes.

Desde su creación en 1998, la Academia de la OMPI ha desempeñado un papel fundamental en la ampliación de la base mundial de conocimientos sobre PI y en el fortalecimiento de las competencias en PI de los países en desarrollo y países menos adelantados. En la actualidad, es el centro mundial de excelencia para la formación, la enseñanza y el fortalecimiento de capacidades en el ámbito de la PI. Año tras año, su cartera de cursos, cada vez más nutrida, atrae a un número creciente de participantes. Entre ellos figuran funcionarios gubernamentales, jóvenes profesionales del derecho y estudiantes de todas las edades. Con todo, debido a la evolución de las necesidades de los profesionales de todo el mundo, a la creciente demanda de instrumentos de aprendizaje interactivos de alta calidad y a los rápidos avances tecnológicos, se está impulsando la elaboración de programas de estudio sobre PI y se sigue centrando la atención en la oferta de una cartera de cursos y material de formación innovadores y asequibles.

Transformar el panorama de la enseñanza mundial en materia de PI

En los últimos 20 años, la Academia de la OMPI ha transformado el panorama mundial de la enseñanza en PI. Las estadísticas son abrumadoras: durante ese período, casi 600.000 participantes de todo el mundo han cursado estudios y formación en PI impartidos por la Academia.

Los avances en la IA auguran un gran salto en la educación y la enseñanza en todas las disciplinas, incluida la PI.

Francis Gurry, Director General de la OMPI

Cerca de 5.000 funcionarios gubernamentales de países en desarrollo, países menos adelantados y países en transición han participado en más de 428 cursos especializados de perfeccionamiento profesional. En esos cursos, organizados en estrecha colaboración con los Estados miembros, las oficinas de PI y las instituciones de PI, los participantes adquieren mediante el uso de estudios de caso los conocimientos técnicos y la formación práctica que necesitan para apoyar el desarrollo y la aplicación de políticas y sistemas de PI eficaces en sus países.

Más de 1.250 estudiantes se han graduado de los programas conjuntos de maestría de la OMPI, de los cuales más de la mitad se han beneficiado de becas financiadas por la OMPI y ya han regresado a su país de origen. A finales de 2018, 10 de las mejores universidades del mundo ofrecerán estos programas, lo que refleja la creciente demanda de especialización en la educación de nivel superior en PI.

Además, unos 3.500 jóvenes profesionales y estudiantes han participado en casi 100 cursos de verano de la OMPI organizados con asociados de todo el mundo, lo que refleja una vez más el creciente interés mundial por la PI. Hoy en día, las mujeres representan más del 50% de los participantes en todos los cursos de la Academia.

Programas específicos

Para responder a las necesidades expresadas por los Estados miembros de la OMPI, la Academia ofrece también soluciones de enseñanza y formación en PI mediante una serie de proyectos específicos. Por ejemplo, el proyecto sobre instituciones de formación judicial ofrece formación adaptada a los miembros del poder judicial. La iniciativa IP4Youth&Teachers, lanzada recientemente, apoya los esfuerzos para velar por que la educación en materia de PI forme parte de los programas académicos. Además, a través de las Instituciones Nacionales de Formación en PI, la Academia está trabajando con los Estados miembros para apoyar activamente los esfuerzos encaminados a establecer instituciones nacionales de formación en PI a fin de fortalecer aún más las capacidades nacionales de formación en PI.

Ahora bien, el efecto positivo que la Academia de la OMPI ha tenido sobre el panorama mundial de la educación en materia de PI no habría sido posible sin el apoyo activo de sus asociados estratégicos, a saber, los Estados miembros y las instituciones académicas. Estas asociaciones estratégicas y los acuerdos de cooperación proporcionan una base muy sólida para que la Academia continúe con sus programas actuales y amplíe su oferta en el futuro.

Image showing timeline of the twenty years of IP education offered by the WIPO Academy
(Imagen: OMPI)

Descargar

La enseñanza a distancia, motor de la participación

El programa de enseñanza a distancia de la Academia de la OMPI ha permitido alcanzar altos niveles de participación en los cursos. Este programa es el que más participantes tiene en sus cursos, lo que significa que la localización geográfica ya no es una barrera para una enseñanza en PI asequible.

La continua inversión de la Organización en la infraestructura de tecnologías de la información y la comunicación (TIC) de la Academia hace posible que los cursos de enseñanza a distancia relacionados con la PI estén ahora disponibles en más de 190 países a través de la plataforma electrónica de la Academia. Actualmente, los cursos a distancia se ofrecen en español, árabe, chino, francés, inglés y ruso, y cuentan con ayuda en croata, alemán, japonés y coreano. Las versiones personalizadas de los cursos ayudan a garantizar que los estudiantes se beneficien de módulos de formación y material que les sean útiles, tanto en lo relativo al idioma como a las circunstancias nacionales. Dado que la demanda de productos personalizados sigue siendo muy alta, anticipamos que esta esfera de trabajo de la Academia continuará expandiéndose en los próximos años.

Hacia una enseñanza de la PI para todos

El acceso generalizado a las TIC ha hecho que la transformación de la enseñanza y la pedagogía en materia de PI sea una realidad. Ofrece un camino fácil y asequible hacia los recursos de aprendizaje necesarios para todo aquel que esté interesado en conocer la PI y su función en la comercialización de activos.

La forma en que los estudiantes pueden acceder a una nutrida fuente de aprendizaje sobre PI se ha ido mejorando constantemente gracias a la rápida evolución de estas tecnologías: no solo por el uso de dispositivos electrónicos, que hacen realidad el “aprendizaje sin trabas”, sino también por la conexión con otros estudiantes, expertos en PI y una plétora de recursos de aprendizaje sobre PI a través de Internet y de soluciones informáticas en la nube, seminarios en línea y un número cada vez mayor de foros en línea.

La Academia de la OMPI ha sabido aprovechar estas tecnologías para contribuir a que la enseñanza de la PI sea mundialmente accesible. Reconocemos que algunos países en desarrollo y países menos adelantados siguen sufriendo problemas de conectividad y ancho de banda y hemos adaptado nuestra oferta en consecuencia. Pero queda claro que, al estrecharse cada vez más la brecha digital, un mayor número de personas de países en desarrollo y de países menos adelantados podrán beneficiarse plenamente de las oportunidades de enseñanza en PI que ofrecen la Academia de la OMPI y sus asociados. Y con los avances en la inteligencia artificial (IA) que se están produciendo, es probable que esto se convierta en realidad más temprano que tarde.

El futuro de la enseñanza de la PI: función de la IA

Los avances en la IA auguran un gran salto en la educación y la enseñanza en todas las disciplinas, incluida la PI. Las oportunidades que se abren con su uso generalizado en la enseñanza de la PI son realmente interesantes. Para los tutores, la IA promete acabar con la tarea trivial y bastante laboriosa de calificar los trabajos. Previsiblemente, habrá soluciones asistidas por IA que permitirán a los profesores crear y ofrecer un aprendizaje adaptado a las necesidades específicas de los estudiantes y sistemas de tutoría inteligente que proporcionen información específica y detallada acerca del trabajo enviado por los estudiantes.

Esto no significa que los académicos de repente se encontrarán sin trabajo; significa que tendrán más tiempo para concentrarse en los estudiantes que más lo necesitan. Los programas asistidos por IA ayudarán a mejorar la calidad de la enseñanza, las interacciones entre estudiantes y profesores y los resultados del aprendizaje. Y, por supuesto, esto permitirá a los profesores universitarios dedicar más tiempo a sus investigaciones académicas.

La IA mejora el análisis de datos

La IA y otras TIC avanzadas también permitirán recopilar, gestionar y analizar mejor los datos, con beneficios en lo relativo a la recopilación de los resultados de la investigación académica, así como mejorar la administración práctica de los cursos educativos en cuanto al diseño, la comercialización, el registro y la certificación de los cursos.

El mayor beneficio práctico que podría derivarse de la aplicación de herramientas basadas en la IA a la enseñanza en PI reside quizás en su capacidad para mejorar la forma en que se supervisa y evalúa el impacto del trabajo que realizamos. Con mejores herramientas para recopilar datos sobre cómo los participantes aplican el conocimiento y las habilidades que adquieren en los cursos de la Academia, estaremos más preparados para garantizar que los cursos respondan a las necesidades del mundo real, mejorar los resultados del aprendizaje y evaluar el impacto y el valor de la inversión que estamos haciendo. Por ello, con la mirada puesta en el futuro, la Academia de la OMPI está estudiando cómo aprovechar al máximo la IA para apoyar su labor.

Concretamente, eso supondrá la incorporación de tutores digitales a todos los cursos de enseñanza a distancia. Esto, combinado con los planes para descentralizar la gestión, la administración y la realización de esos cursos, permitirá a la Academia gestionar la creciente demanda de material didáctico personalizado. También permitirá a la Academia ampliar su alcance y responder a la creciente demanda de herramientas y servicios pedagógicos sobre PI accesibles, de alta calidad y personalizados.

La enseñanza en PI ha de adaptarse al futuro

Utilizar la IA para mejorar la eficacia y la eficiencia de la enseñanza de la PI es solo una parte de la ecuación para prestar servicios educativos de PI adecuados al siglo XXI. A medida que el ritmo de la innovación tecnológica siga cobrando impulso, los sistemas de PI tendrán que responder a las nuevas problemáticas y adaptarse a los desafíos futuros. Esto, a su vez, generará la necesidad de nuevos conocimientos en materia de PI y de investigación sobre posibles nuevos enfoques y respuestas a las cuestiones de PI emergentes, con el fin de informar sobre la mejor manera de elaborar marcos de PI nacionales e internacionales “preparados para el futuro”. Como ha sido el caso desde la creación del sistema internacional de PI en la década de 1880, los marcos de PI deben seguir la marcha de los rápidos cambios tecnológicos. Los encargados de la formulación de políticas necesitan contar con acceso a una investigación académica rigurosa en el ámbito de la PI a fin de responder eficazmente a estos cambios, y todos los que participan en la enseñanza de la PI deben dotar a las generaciones futuras de los conocimientos en materia de PI que necesitan para hacer frente a retos futuros.

Desde su creación en 1998, la Academia de la OMPI ha transformado el panorama mundial de la enseñanza de la PI. En ese período, ha formado a unos 600.000 estudiantes de todo el mundo (foto: OMPI/Berrod).

Por tanto es importante, de cara al futuro, que nos centremos no solo en cómo enseñamos la PI, sino también en qué enseñamos. Los debates actuales en torno a las cadenas de bloques, la IA, la medicina personalizada, la ingeniería genética, la agricultura de precisión, el cambio climático y la necesidad de tecnologías ecológicas adaptables para mitigarlo, así como las preocupaciones en torno a la propiedad y la gestión de los contenidos digitales, son ejemplos de las cuestiones que ocuparán la mente de los encargados de la formulación de políticas en los próximos años.

Es difícil imaginar en qué punto estarán la propiedad intelectual y la tecnología cuando la Academia de la OMPI celebre su 40.º aniversario. Pero al emprender ese camino, la Academia seguirá elaborando y ofreciendo programas con visión de futuro para responder a las necesidades cambiantes de los estudiantes y profesionales de la PI del mundo. Con ello, seguirá incorporando nuevos conocimientos dimanantes de investigaciones académicas diversas y de alta calidad en todos los ámbitos de la PI y procedentes de todos los rincones del mundo.

Si bien lo que enseñamos hoy puede no dar respuesta a todas las preguntas que puedan surgir mañana, debe, como mínimo, capacitarnos e inspirarnos para comprender las posibles implicaciones de esas cuestiones y encontrar enfoques eficaces que conduzcan a resultados satisfactorios. Del mismo modo, las investigaciones de académicos e investigadores de la PI deberían prever los tipos de retos y cuestiones de PI que pueden surgir a medida que entran en funcionamiento nuevas tecnologías transformadoras y generan nuevas oportunidades para reformar el panorama mundial de la innovación y los derechos de PI que la sustentan.

El propósito de OMPI Revista es fomentar los conocimientos del público respecto de la propiedad intelectual y la labor que realiza la OMPI, y no constituye un documento oficial de la Organización. Las denominaciones empleadas en esta publicación y la forma en que aparecen presentados los datos que contiene no entrañan, de parte de la OMPI, juicio alguno sobre la condición jurídica de ninguno de los países, territorios o zonas citados o de sus autoridades, ni respecto de la delimitación de sus fronteras o límites. La presente publicación no refleja el punto de vista de los Estados miembros ni el de la Secretaría de la OMPI. Cualquier mención de empresas o productos concretos no implica en ningún caso que la OMPI los apruebe o recomiende con respecto a otros de naturaleza similar que no se mencionen.