El Sistema de Madrid cumple 125 años

Agosto de 2016

Por Sara Amini, Registro de Madrid, OMPI

En abril de 2016, el Sistema de Madrid para el Registro Internacional de Marcas de la OMPI cumplió 125 años. Gracias a la visión de futuro de los responsables políticos de finales del siglo XIX, hoy en día es relativamente sencillo y económico registrar y proteger las marcas en mercados clave de todo el mundo.

Más de un millón de marcas han sido registradas en
virtud del Sistema de Madrid. Aproximadamente 630.000
–muchas de ellas nombres muy conocidos– siguen
activas. La marca más antigua registrada internacionalmente
(arriba) y aún activa es titularidad del fabricante suizo de
relojes Longines. Fue registrada por primera vez en 1893.
(Foto: OMPI/Berrod)

El crecimiento del Sistema de Madrid es una historia de cooperación internacional y de los anhelos de expansión del comercio a través de las fronteras. Como tal, es en buena medida una historia de nuestro tiempo. Las empresas de hace 125 años ambicionaban comerciar con sus socios extranjeros, y en la actualidad las fortunas de las empresas dependen en gran medida de su capacidad de hacerse con nuevos mercados y de diferenciarse de sus competidores, desde la confianza de que sus marcas pueden ser protegidas.

El Sistema de Madrid se estructura en torno a dos tratados: el Arreglo de Madrid relativo al Registro Internacional de Marcas, de 1891, y el Protocolo concerniente a ese Arreglo, de 1989, que introdujo nuevas funciones y flexibilidades que han hecho posible la expansión mundial del Sistema.

El Sistema de Madrid simplifica la gestión de la cartera de marcas. Presentando una única solicitud internacional en un solo idioma a través de sus oficinas nacionales de marcas, y pagando tasas en una única divisa, los solicitantes pueden obtener protección en numerosos mercados de exportación. La gestión posterior de los derechos de marca también se centraliza y resulta sencilla.

En respuesta a la creciente demanda de derechos de marca –una herramienta de negocios indispensable que alienta la fidelidad de los clientes y que impulsa el valor empresarial– el Sistema de Madrid se ha convertido en un pilar central del régimen internacional de marcas. Miles de grandes y pequeñas empresas de todo el espectro comercial han utilizado, y siguen utilizando, el Sistema de Madrid para proteger sus marcas en los mercados mundiales. Más de un millón de marcas han sido registradas acogiéndose al Sistema. Aproximadamente 630.000 –muchas de ellas nombres muy conocidos– siguen activas. En 2015, se presentó un número récord (49.273) de nuevas solicitudes internacionales de registro de marcas en virtud del Sistema.

La marca más antigua registrada internacionalmente y aún activa es la del fabricante suizo de relojes Longines. La marca fue registrada por primera vez en 1893. Justo el año pasado, Micromax se convirtió en el registro internacional de marca número 1.250.000, presentado por el fabricante indio de teléfonos móviles del mismo nombre; esa cifra pone de relieve el creciente interés mundial en la protección internacional de las marcas.

A finales de julio de 2016, el Sistema contaba con 97 miembros que abarcan 113 territorios. El Sistema está en camino de convertirse en una instancia verdaderamente global, ya que hay más países preparados para aprovechar las ventajas de los procedimientos sencillos, manejables y asequibles del Sistema.

Micromax, la principal compañía india de productos electrónicos, registró la marca internacional número 1.250.000 en virtud del Sistema de Madrid de la OMPI en julio de 2015. (Foto: Micromax Informatics Limited)

Evolución constante

A lo largo de sus 125 años de existencia, el Sistema de Madrid ha evolucionado. Con cada novedad, el objetivo ha sido adaptarse a las necesidades cambiantes de un mercado mundial cada vez más interconectado.

Más allá de la adopción del Protocolo de Madrid en 1989, hay que destacar acontecimientos importantes como la incorporación del inglés (1996) y el español (2004) como nuevos idiomas de trabajo junto al francés, su idioma original de trabajo desde 1891.

La tecnología que sustenta el Sistema está en constante evolución para ayudar a los usuarios a lo largo de la vida útil de su marca. En la última década, se han puesto en marcha diversos servicios en línea para reforzar el Sistema. Entre ellos figuran los servicios de Renovación electrónica (desde 2006), de Consulta en tiempo real del estado de la tramitación (desde 2010), de Gestor de carteras del Sistema de Madrid (desde 2012), de Designación posterior en línea (desde 2014), y la incorporación más reciente, el servicio Madrid Monitorque permite a los usuarios hacer un seguimiento de todas las actividades y novedades relacionadas con la situación de las marcas registradas en virtud del Sistema.

El crecimiento del Sistema de Madrid es un testimonio de la visión de futuro de sus miembros fundadores, que reconocieron la importancia crucial de las marcas en el comercio mundial. Su éxito se debe también a las miles de empresas que en todo el mundo, día tras día, presentan nuevas marcas de productos. Y finalmente, pero no por ello menos importante, hay que dar las gracias a los cientos de examinadores de marcas y los encargados de la formulación de todo el mundo que trabajan para asegurar la integridad del sistema y su continua evolución. Brindemos por los próximos 125 años.

El propósito de OMPI Revista es fomentar los conocimientos del público respecto de la propiedad intelectual y la labor que realiza la OMPI, y no constituye un documento oficial de la Organización. Las denominaciones empleadas en esta publicación y la forma en que aparecen presentados los datos que contiene no entrañan, de parte de la OMPI, juicio alguno sobre la condición jurídica de ninguno de los países, territorios o zonas citados o de sus autoridades, ni respecto de la delimitación de sus fronteras o límites. La presente publicación no refleja el punto de vista de los Estados miembros ni el de la Secretaría de la OMPI. Cualquier mención de empresas o productos concretos no implica en ningún caso que la OMPI los apruebe o recomiende con respecto a otros de naturaleza similar que no se mencionen.