Primeras impresiones del universo “punto-loquesequiera”

Septiembre de 2015

Por Jason Miller, miembro del Centro de Arbitraje y Mediación de la OMPI

Hace apenas unos años, el Sistema de Nombres de Dominio estaba formado por un pequeño conjunto de dominios genéricos de nivel superior (gTLD).  Actualmente, existen más de 1.000 dominios de nivel superior, y todavía hay previsto que entren más en funcionamiento.  Dominios genéricos de nivel superior tan familiares como ".com" y ".net" ahora comparten el universo de Internet con recién llegados como ".online" y ".ngo".  El Sistema de Nombres de Dominio está convirtiéndose en un mundo "punto-loquesequiera".

En los tres años transcurridos desde que la ICANN puso en marcha el programa de nuevos gTLD, no ha habido ningún nuevo dominio que haya llegado ni remotamente a desplazar la popularidad del ".com" o ".net" entre los solicitantes de nombres de dominio.

La Corporación de Asignación de Nombres y Números de Internet (ICANN), que supervisa el sistema de nombres de dominio (DNS), ha pronosticado que su "Programa de nuevos gTLD" PDF, New gTLD Program transformará la forma de utilizar Internet al introducir la competencia, la posibilidad de elección y la innovación. En los albores de la ampliación, el autor de un artículo de la Revista de la OMPI de agosto de 2012 sobre La evolución del panorama de los nombres de dominio escribió: "El tiempo dirá qué incidencia tendrá en los titulares de marcas y en los usuarios de Internet esta ampliación de más de 1.000 gTLD nuevos".

¿Qué han puesto de manifiesto estos tres últimos años acerca de los planes de ampliación del sistema de nombres de dominio de la ICANN? ¿Se han confirmado las predicciones de la ICANN, o ha perdido fuelle su Programa de nuevos gTLD? La respuesta puede diferir entre los buscadores de nombres de dominio, la población en general y los propietarios de marcas.

La ampliación de 2012

La ICANN comenzó a aceptar solicitudes de nuevos gTLD en enero de 2012.  Presentaron solicitudes entidades desde marcas (".hsbc") a gobiernos municipales (".nyc") y organizaciones no lucrativas (".hiv").

La ICANN recibió 1.930 solicitudes de 60 países y territorios.  Alrededor del 47% de los solicitantes procedía de América del Norte, el 35% de Europa y el 16% de la región de Asia y el Pacífico.  El 2% restante correspondió a solicitantes de América del Sur y África.  En reflejo del alcance mundial de Internet, la ICANN recibió 116 solicitudes de gTLD "internacionalizados", entre otros, en árabe, chino, cirílico, devanagari y alfabeto griego.  Entre estos figuran, por ejemplo, “.公司” (".empresa" en chino), y “.онлайн” (".enlinea" en ruso).

El primero de estos nuevos gTLD (“.شبكة” o “.shabaka”, ".web/.network" en árabe) entró en actividad en octubre de 2013, y a fecha de hoy están funcionando en Internet más de 700 dominios de nivel superior de la ronda de subastas de 2012.

Creación de una nueva conciencia de nombres genéricos de nivel superior

La ICANN puso en marcha el programa de 2012 con el pretexto de aumentar las posibilidades de elección de los consumidores, en parte, al facilitar la competencia entre los operadores de gTLD (conocidos como "registradores").  Los futuros titulares de nombres de dominio ya no están limitados a una estrecha gama de opciones a la derecha del punto.  Un abogado, por ejemplo, ahora puede colgar una placa digital en el registro ".lawyer" o incluso ".abogado", ".attorney", ".esq", o ".law".

En el mercado de nombres de dominio, ahora atestado, los registradores deben promover sus espacios de nombres para sobrevivir.  Algunos promueven el potencial expresivo de sus ofertas.  El registro ".sucks", por ejemplo, ha puesto un cartel fuera del estadio de béisbol Fenway Park de Boston en que proclama "NEWYORK.SUCKS" aprovechando la histórica rivalidad deportiva entre las dos ciudades, como ejemplo llamativo de cómo sus gTLD podrían servir de plataforma para el debate.  Sin embargo, en realidad, los usuarios que visitan "newyork.sucks" son recibidos con una invitación para registrar su propio nombre de dominio ".sucks".  No obstante, si bien el registro ".sucks" se ha proclamado a sí mismo como plataforma para ejercer la crítica hacia otros, ha tenido que enfrentarse a una creciente crítica por aprovecharse de las preocupaciones de los propietarios de marcas por hacer valer sus derechos, obteniendo unos derechos de registro superiores a los 2.500 dólares de los Estados Unidos, cuando al ciudadano común se le cobra menos de 250 dólares.  El Senador de los Estados Unidos de América Jay Rockefeller lo calificó de "chantaje" descarado. 

Otros promueven el valor de autenticación de sus cadenas.  El dominio de nivel superior ".vote", por ejemplo, se está comercializando entre las campañas políticas como una especie de "sello de aprobación" para los usuarios de Internet, ya que solo quienes están asociados oficialmente a una campaña pueden registrar nombres de dominio ".vote".  No obstante, tendrán que afrontar la competencia de ".voto", ".democrat", ".republican" e incluso ".gop" en los Estados Unidos. 

Otros registradores comercializan sus nuevas identidades en línea a través de programas de "fundadores".  El programa de fundadores ".  nyc", por ejemplo, buscó 50 solicitantes cuya "labor encarnase el espíritu y las oportunidades de la ciudad de Nueva York".  Entre los elegidos figuraban entidades sin fines de lucro con sede en la ciudad de Nueva York (Bike New York;  "bike.nyc"), vecindarios (Flatiron District;  "flatirondistrict.nyc") y la cultura local (Gothamist;  "gothamist.nyc").

Sea cual fuere la estrategia, los registradores de nuevos gTLD están decididos a captar la atención de los usuarios finales para evitar convertirse en comunidades digitales fantasmas.

Adopción de nuevos gTLD entre los solicitantes de nombres de dominio

En los tres años de programa, no ha habido ningún nuevo dominio que haya llegado ni remotamente a desplazar la popularidad del ".com" o ".net" entre los solicitantes de nombres de dominio.  El primer trimestre de 2015 se cerró con 294 millones de registros totales de nombres de dominio en el conjunto de dominios de nivel superior (es decir, tanto los dominios genéricos como los códigos de países):  se realizaron 117,8 millones de registros en el dominio ".com" y 15,1 millones en el dominio ".net", que, en conjunto, representan aproximadamente el 45% del total de registros.

Los nuevos gTLD, por el contrario, ascendieron tan solo a 4,8 millones de registros al final del primer trimestre de 2015, o un 1,6% del total de los registros de nombres de dominio.  Ahora bien, incluso estas cifras modestas de registro pueden indicar un nivel de adopción del usuario engañosamente alto, ya que algunos registradores al parecer regalaron nombres de dominio de nuevos gTLD a solicitantes.

Además, la mayoría de estos registros no parecen estar en uso.  Según www.ntldstats.com, a fecha de 7 de agosto de 2015, el 78% de los nuevos nombres de dominio genérico de nivel superior registrados están "aparcados", lo que significa que se transforman en sitios web de "pago por clic" sin un contenido elaborado. 

Los nuevos gTLD y los usuarios de Internet

No es casual que, así como los antiguos gTLD gozan de gran aceptación entre los solicitantes de nombres de dominio, también sigan gozando de gran aceptación entre los usuarios de Internet.  Según Quantcast, que clasifica los sitios web basándose en las visitas mensuales de los Estados Unidos, 95 de los 100 sitios más visitados - todos ellos antiguos gTLD – pertenecen al dominio ".com" y reciben entre 13 y 207 millones de visitantes estadounidenses al mes.  Por el contrario, a fecha de agosto de 2015, el sitio web más visitado correspondiente a un nuevo gTLD en los Estados Unidos es el blog educativo para padres www.beingamom.life, con tan solo 960.733 visitantes mensuales de los Estados Unidos.

Los nuevos gTLD y los inversores en nombres de dominio

El hecho de que los nuevos gTLD representen menos del 2% del total de registros y que el tráfico de Internet se encuentre muy por debajo del dominio ".com" no significa que no puedan ser activos valiosos.  Recientemente, "autism.rocks" se ha vendido por 100.000 dólares de los Estados Unidos.  Los analistas del sector no han tardado en señalar que este precio es diez veces superior al pagado por el mismo comprador para la variante del nombre de dominio ".com" ("autismrocks.com").  Si bien los precios de venta de los populares ".com" empequeñecen los que han podido observarse hasta el momento para los nuevos gTLD ("IG.com" se vendió en 2013 por 4,7 millones de dólares, por ejemplo), los nuevos nombres de dominio genérico de nivel superior todavía pueden comercializarse como mercancías valiosas.

Los nuevos gTLD y los propietarios de marcas

Si bien cientos de propietarios de marcas ya han solicitado su propio dominio ".marca", hubo muchas más marcas que optaron por no participar en la ronda de 2012 debido a la incertidumbre en torno a la adopción por parte de los consumidores.  Por la misma razón, la mayoría de las marcas que presentaron una solicitud (el 34% del total) están en modo de espera.  Algunos de los primeros en actuar, como Barclays Bank, han comenzado la migración de su presencia en la web;  el dominio "barclays.com" ahora se redirige a "home.barclays", un nuevo espacio en línea muy restringido y seguro.  Para los bancos que perdieron la convocatoria de solicitud de gTLD, existe un dominio ".bank", una ubicación en línea verificada y segura, limitada a los bancos registrados oficialmente.

Protección de la marca en el universo ampliado de gTLD

Los propietarios de marcas estaban comprensiblemente preocupados por el hecho de que el Programa de la ICANN de nuevos gTLD, si no se aplicaba con controles adecuados, provocaría un aumento masivo de infracciones de marcas y de fraude al consumidor.  Para dar respuesta a esas preocupaciones y obtener el consenso de la comunidad para poner en marcha su programa, la ICANN implantó un conjunto de nuevos instrumentos de protección de marcas.  Su utilidad, no obstante, permanece en cuestión. 

Solución de controversias

Hasta el momento, el Centro de Arbitraje y Mediación de la OMPI ha administrado cerca de 400 casos relativos a nuevos gTLD con arreglo a la Política Uniforme de Solución de Controversias en materia de Nombres de Dominio, impulsada por la OMPI (Política Uniforme).  Esto representa una pequeña pero creciente proporción de casos anuales sometidos a la Política Uniforme de la OMPI.  No obstante, los presupuestos destinados por los propietarios de marcas para hacer valer sus derechos en el marco de la Política Uniforme siguen centrados en gran medida en los antiguos gTLD (predominantemente los ".com").     

En cuanto a los esfuerzos por hacer valer los derechos sobre los nuevos gTLD, a partir de la experiencia combinada del Sistema Uniforme de Suspensión Rápida (véase el recuadro) y la Política Uniforme, parece que los propietarios de marcas vigilan principalmente los nuevos gTLD cuyos volúmenes de registro son importantes, o los que hacen referencia a su sector (por ejemplo, “canyon.bike”, “coit.cleaning” o “cliffordchance.attorney”).  Incluso cuando los propietarios de marcas se desvían de este planteamiento más estrecho, están centrando los esfuerzos para hacer valer sus derechos en los nombres de dominio que coinciden exactamente con sus marcas, rehusando por el momento perseguir los nombres de dominio que contienen errores tipográficos infractores.

Para los propietarios de marcas que deseen renunciar a los procedimientos correctivos del Sistema de Suspensión Rápida o de la Política Uniforme, cuyas marcas figuran en la ventanilla única de gestión de licencias de marcas (véase el recuadro) , pueden adquirir de forma preventiva los nombres de dominio que coincidan con sus marcas en los períodos de registro preferente.  Naturalmente, esto tiene un precio, que a menudo supone un costo de hasta diez veces la tasa de registro ordinaria.  Parece probable que, debido a la gran cantidad de nuevos gTLD, por no hablar de la creciente presión sobre los presupuestos para hacer valer los derechos, los propietarios de marcas mantienen la cautela incluso sobre el uso de este instrumento de observancia preventiva.  

La suerte aún no está echada

Todavía está por ver si el Programa de nuevos gTLD de la ICANN tendrá el efecto transformador previsto.  Las cifras de registro y el tráfico de Internet son modestos, incluso en el caso de los nuevos gTLD con mayor aceptación, y la adopción de dominios ".  marca" todavía está dando sus primeros pasos.  Sin embargo, todavía es pronto, y muchos de los nuevos gTLD que gozan de mayor aceptación (que deben subastarse de acuerdo con las normas de la ICANN) todavía tienen que ponerse en marcha.

Además, los registradores cuentan con los usuarios que buscan nuevas alternativas de gTLD a los nombres de dominio bajo la titularidad de especuladores del ".com" y su preferencia por la simplicidad de nombres de dominio más cortos y elegantes disponibles en los nuevos gTLD.  Sin embargo, más allá de estos avances incrementales, el futuro puede deparar efectos más interesantes de la ampliación del sistema de nombres de dominio.  Pioneros como Amazon y Google (ambos solicitantes de muchas cadenas ".marca" y "palabra clave") pueden empezar a buscar fuera de los confines de modelo comercial actual de la mera reventa de nombres de dominio.  Los nombres de dominio también pueden encontrar aplicación más allá de identificadores alfanuméricos, por ejemplo, en su uso en relación con el Internet de las cosas, o con otras posibilidades aún no previstas e innovadoras.

Servicios de solución de controversias en materia de nombres de dominio que presta el Centro de Arbitraje y Mediación de la OMPI

  • El Centro de Arbitraje y Mediación de la OMPI proporciona servicios no lucrativos de solución neutral de controversias en materia de propiedad intelectual, en particular las emprendidas en el marco de la Política Uniforme de Solución de Controversias en materia de Nombres de Dominio (Política Uniforme).
  • El Centro de Arbitraje y Mediación de la OMPI se encuentra en la vanguardia mundial en lo que se refiere a la prestación de servicios en el marco de la Política Uniforme, habiendo administrado más de 30.000 procedimientos desde 1999.  En 2014, el Centro tramitó 2.634 casos.
  • En 2014, los cinco primeros países por volumen de presentación de casos en el marco de la Política Uniforme fueron los Estados Unidos de América, Francia, el Reino Unido, Alemania y Suiza.  Las cinco áreas de comercio principales fueron la venta al por menor, la banca y las finanzas, la moda, Internet y las tecnologías de la información, y la industria pesada y la maquinaria.
  • El Centro de la OMPI es único entre los proveedores de servicios en el marco de la Política Uniforme;  ofrece recursos jurisprudenciales en línea gratuitamente y proporciona el reembolso de las tasas de presentación en los casos de acuerdo entre las partes (que representan cerca del 25% de los casos).

El propósito de OMPI Revista es fomentar los conocimientos del público respecto de la propiedad intelectual y la labor que realiza la OMPI, y no constituye un documento oficial de la Organización. Las denominaciones empleadas en esta publicación y la forma en que aparecen presentados los datos que contiene no entrañan, de parte de la OMPI, juicio alguno sobre la condición jurídica de ninguno de los países, territorios o zonas citados o de sus autoridades, ni respecto de la delimitación de sus fronteras o límites. La presente publicación no refleja el punto de vista de los Estados miembros ni el de la Secretaría de la OMPI. Cualquier mención de empresas o productos concretos no implica en ningún caso que la OMPI los apruebe o recomiende con respecto a otros de naturaleza similar que no se mencionen.