Trato justo para los autores

Abril de 2014

Por Catherine Jewell, División de Comunicaciones de la OMPI

Como todos nosotros, los autores tienen que ganarse la vida y pagar sus facturas. Sin embargo, en un mercado cada vez más digitalizado y ante las expectativas en algunos sectores de que todos los contenidos sean gratuitos, muchos autores libran una auténtica batalla por sobrevivir y financiar su labor creativa. En diciembre de 2013 se celebró en la OMPI la inauguración oficial del Foro Internacional de Autores (IAF), una nueva organización que representa a los autores (escritores y artistas visuales) a nivel internacional. Varios destacados escritores y artistas, como Maureen Duffy, Joanne Harris, Robert Levine y Roberto Cabot, asistieron al evento para apoyar el nuevo Foro y explicar la razón por la que el derecho de autor es importante para ellos.

Diversos autores y artistas destacados, como (de izquierda a derecha) Maureen Duffy (Reino Unido), Joanne Harris (Reino Unido), Robert Levine (EE.UU.) y Roberto Cabot (Brasil), asistieron a la ceremonia de inauguración del IAF para apoyar el nuevo foro y explicar por qué el derecho de autor es importante para ellos. (Fotografiía: OMPI/Berrod)

El IAF se ha fijado el objetivo de plantear la perspectiva de los autores del mundo en los debates internacionales de formulación de políticas de derecho de autor. Se considera que ese aspecto se ha pasado por alto en esos debates durante mucho tiempo. Al invitar a las organizaciones que representan a los autores de todo el mundo a ser miembros del Foro, el IAF se propone dar a todos los autores la oportunidad de participar en los debates sobre sus derechos.

“Los problemas mundiales han adquirido tal magnitud que es preciso que contemos con un mecanismo que nos permita apoyar a los creadores a nivel mundial”, dijo la escritora Maureen Duffy, que ha desempeñado un papel decisivo para movilizar apoyo por el IAF. “Hay demasiados países en los que no hay una organización que ayude a los autores locales, por lo que muchas veces son estafados y lo serán aún más si no se les informa sobre sus derechos y de cómo protegerlos”.

Joanne Harris, autora del aclamado éxito de ventas, Chocolate (véase Joanne Harris y el vudú de la escritura), explicó que para ella, el valor del derecho de autor reside en la capacidad que confiere al creador de elegir cómo se ha de utilizar su obra. La Sra. Harris subrayó la importancia del “respeto por el creador de una obra, sea esta un texto literario, una fotografía, una pintura o una pieza musical. Lo que me interesa saber es quién utiliza y reproduce mi obra y dónde”, dijo. “No quiero que se use sin mi autorización, o que sea plagiada o representada erróneamente. Para eso existe el derecho de autor, para proteger al autor y sus obras de posibles abusos. Evidentemente, queremos que el público lea nuestros libros y deseamos ayudar a las escuelas y bibliotecas, pero también queremos tener la posibilidad de aceptar o rechazar esas peticiones”.

Representando a los autores de artes visuales, Roberto Cabot, instó a que se aplicara más extensamente el derecho de participación o de reventa, como parte de la actual campaña para asegurar que los artistas y sus familias se beneficien, en determinadas condiciones, de cualquier revaloración de sus obras en caso de reventa en los mercados del arte.

Robert Levine, periodista comprometido que se dedica a estudiar la incidencia de Internet en la creatividad, también apoyó la labor del IAF como complemento positivo en el escenario internacional de derechos de autor. “Ante tantas organizaciones que defienden los intereses de los editores y distribuidores, es alentador ver que en la OMPI hay alguien que también apoya a los autores”, dijo.

Acerca del IAF

El IAF es una plataforma mundial que tiene por finalidad asegurar que los autores estén en pie de igualdad con las otras partes con derechos e intereses en las obras de los creadores, como los editores y las bibliotecas, que ya cuentan con organismos que los representan a nivel mundial. El Foro es una organización que defiende los intereses de los artistas y escritores miembros en el mundo entero, que está interesada en entablar contactos con las organizaciones que los representan. Para obtener más información, sírvanse ponerse en contacto con katie.webb@internationalauthors.org.

Qué hace el IAF Quiénes son los asociados del IAF De qué se ocupa el IAF

El IAF organiza eventos, publicaciones y debates.

El IAF colabora con otras organizaciones que representan a los autores con el fin de complementar la labor mutua y resaltar la importancia del trabajo creativo desde una perspectiva financiera, social y cultural.

El IAF es consciente de las necesidades específicas de los creadores en las diferentes regiones del mundo.

El IAF colabora con importantes organizaciones asociadas de todo el mundo para reforzar y complementar sus actividades en esferas de interés mutuo.

La lista de los miembros se puede consultar en el sitio del IAF:

Contratos: promueve la idea de que los creadores deben participar en las negociaciones y la aprobación de contratos justos.

Remuneración: asegura la protección de los derechos de los autores en la era digital y un nivel de remuneración justa.

Derecho de autor: Sensibiliza sobre la importancia del derecho de autor.

Excepciones: asegura que en las excepciones se logre un equilibrio entre el acceso y el derecho del autor a una remuneración justa.

 

El propósito de OMPI Revista es fomentar los conocimientos del público respecto de la propiedad intelectual y la labor que realiza la OMPI, y no constituye un documento oficial de la Organización. Las denominaciones empleadas en esta publicación y la forma en que aparecen presentados los datos que contiene no entrañan, de parte de la OMPI, juicio alguno sobre la condición jurídica de ninguno de los países, territorios o zonas citados o de sus autoridades, ni respecto de la delimitación de sus fronteras o límites. La presente publicación no refleja el punto de vista de los Estados miembros ni el de la Secretaría de la OMPI. Cualquier mención de empresas o productos concretos no implica en ningún caso que la OMPI los apruebe o recomiende con respecto a otros de naturaleza similar que no se mencionen.