Convenio de París para la Protección de la Propiedad Industrial

El Convenio de París, adoptado en 1883, se aplica a la propiedad industrial en su acepción más amplia, con inclusión de las patentes, las marcas, los dibujos y modelos industriales, los modelos de utilidad, las marcas de servicio, los nombres comerciales, las indicaciones geográficas y a la represión de la competencia desleal. Este acuerdo internacional fue el primer paso importante para ayudar a los creadores a proteger sus obras intelectuales en otros países.

Miembros

Información adicional

  • Guía para la aplicación del Convenio de París para la Protección de la Propiedad Industrial
  • Artículo 6ter

Notificaciones

Las notificaciones sólo están disponibles en inglés y francés.