Marcas notoriamente conocidas

Las marcas de fábrica o de comercio notoriamente conocidas gozan de protección en la mayoría de los países contra los signos que se consideren reproducción, imitación o traducción de dichas marcas, siempre y cuando corran el riesgo de crear confusión en el sector pertinente del público. Las marcas notoriamente conocidas están habitualmente protegidas, independientemente de que estén registradas, respecto de productos y servicios que sean idénticos, o similares hasta el punto de crear confusión, a los que constituyen la base de su reputación. En muchos países, bajo determinadas condiciones, también están protegidas en el caso de productos y servicios que sean diferentes. Cabe observar que, a pesar de que no existe una definición exhaustiva y de común acuerdo sobre lo que constituye una "marca notoriamente conocida", los países pueden aprovechar la Recomendación Conjunta relative a las disposiciones sobre la protección de las marcas notoriamente conocidas.

 

La protección de las marcas notoriamente conocidas

Numerosos países protegen las marcas notoriamente conocidas que no estén registradas de conformidad con las obligaciones internacionales contraídas en virtud del Convenio de París para la Protección de la Propiedad Industrial y el Acuerdo sobre los Aspectos de los Derechos de Propiedad Intelectual relacionados con el Comercio (el Acuerdo sobre los ADPIC). En consecuencia, no solamente las grandes empresas, sino también las PYME tienen la oportunidad de alcanzar una buena reputación entre sus clientes de manera tal que sus marcas sean reconocidas como notoriamente conocidas y adquieran la protección sin solicitar su registro. No obstante, es recomendable solicitar el registro de las marcas, teniendo en cuenta que muchos países prevén la protección ampliada contra la dilución de las marcas notoriamente conocidas y registradas (Artículo 16.3 del Acuerdo sobre los ADPIC), es decir, en el caso de que la reputación de la marca quede menoscabada por el uso no autorizado de dicha marca por otros.

Le conviene saber que varias legislaciones sobre marcas ejecutan las disposiciones relativas al Artículo 16.3 del Acuerdo sobre los ADPIC y únicamente protegen las marcas notoriamente conocidas y registradas bajo las siguientes condiciones:

  • en caso de que los productos y servicios para los que se utiliza la otra marca, o para la que se solicita protección, no sean idénticos o similares a los productos respecto de los que la marca notoriamente conocida haya adquirido su reputación.
  • en caso de que el uso de la otra marca indique una relación entre estos productos y el titular de la marca notoriamente conocida, y
  • en caso que corra el riesgo de que sus intereses resulten perjudicados por dicho uso.