Evalúe los activos de propiedad intelectual útiles para el comercio-e

Un primer paso importante para cualquier empresa de comercio-e es realizar un inventario de sus activos de propiedad intelectual. Compile una lista con las patentes, solicitudes de patente o innovaciones que haya realizado y que en su opinión puedan ser invenciones patentables. También anote cualquier elemento que pueda constituir derecho de autor, por ejemplo programas informáticos, diseños, documentación o escritos técnicos, guiones de programas informáticos, elementos de interfaz de usuario, esquemas, obras de arte, diseños del sitio Web, música, fotos, etcétera. En la mayoría de los países, la protección del derecho de autor es automática y no se exige registro (aunque por lo general se aconseja efectuar el registro en el depositario de derecho de autor, si existe).

Ahora anote qué signos distintivos o nombres utiliza la empresa, mas allá de que éstos hayan sido registrados o no. Esos signos gozarán de protección como marcas de fábrica o de comercio tras su registro en la oficina de propiedad industrial del país correspondiente, o si así lo dispone la legislación, gozarán de dicha protección a través del uso de la marca. Puede tratarse de nombres de productos, en la medida en que ese nombre no sea sólo una descripción del producto (por ejemplo, "sal", "tejido", "buen programa informático", "computadoras rápidas"), así como de logotipos y nombres comerciales.

Anote cualquier secreto comercial, es decir información que tiene valor comercial para usted, que no es generalmente conocida y que no podría simplemente ocurrírsele a una persona razonable. Aquí se incluyen elementos como fórmulas de productos, listas de clientes, estrategias comerciales, planes para el perfeccionamiento técnico de productos, etcétera. Escriba cualquier otro elemento intangible que considere valioso.

Finalmente, apunte cualquier contrato que en su opinión pueda afectar los activos de propiedad intelectual que acaba de enumerar (por ejemplo, un contrato de consultoría con la empresa de diseño que realizó su sitio Web, un acuerdo de desarrollo con una universidad, una autorización de su empleador anterior, acuerdos de no divulgación, acuerdos con los empleados).

El paso siguiente será mostrarle su lista a un abogado y preguntarle cuánto costaría un "examen de los activos de propiedad intelectual". Ese examen sirve para saber qué elementos de propiedad intelectual tiene su empresa y determinar cómo proteger, explotar y aumentar su valor. El abogado, que debería tener conocimientos de propiedad intelectual, lo asesorará sobre la mejor manera de utilizar el sistema jurídico para proteger su propiedad intelectual, para explotarla de la mejor manera posible en línea y fuera de línea, y para aumentar su valor como activo de la empresa. Si no puede consultar a un abogado, diríjase a la oficina de propiedad intelectual de su país para ver si disponen de recursos que puedan serle útiles.

Para mayor información