Cuestiones de propiedad intelectual relativas a la distribución de contenido en Internet

En los últimos años, se ha dado mucha publicidad a la distribución ilegítima de música, películas, obras de arte, fotos, guiones y programas informáticos ("contenido") por Internet. A menudo, esas descargas no autorizadas violan la legislación nacional sobre derecho de autor. Debido a la facilidad para descargar archivos digitales, la copia no autorizada de contenido ha sido un problema importante que ha causado pérdidas de millones de dólares en ingresos a los titulares de los derechos correspondientes.

Como empresa de comercio-e, es importante que proteja sus derechos de propiedad intelectual en Internet. Podrá hacerlo de varias maneras: identifique siempre claramente su contenido, con un aviso sobre derecho de autor o alguna otra indicación de titularidad. Podrá simplemente indicar a los usuarios qué pueden y qué no pueden hacer con su contenido. Nunca distribuya ni permita que se descargue contenido de terceros y que no pertenece a su empresa y asegúrese de que sus empleados comprenden la política de su empresa a este respecto.

El caso Napster en los Estados Unidos dio relieve internacional a la cuestión de la descarga no autorizada de archivos musicales. Ese caso, en el que el tribunal emitió un mandamiento impidiendo el funcionamiento del sistema de distribución de archivos Napster, era un caso de "infracción culposa" porque en la demanda se alegaba que Napster facilitaba la copia ilegal por los usuarios del sistema, no que la propia empresa Napster copiara los archivos. Otros casos seguirán poniendo a prueba el derecho en esta esfera, y podrán producirse distintos resultados en distintas jurisdicciones, pero el caso Napster nos enseña que es importante que una empresa de comercio-e se asegure de tener una política clara contra la copia no autorizada de archivos, o las acciones que alienten o faciliten esa copia.

También es importante que las empresas de comercio-e se aseguren de que los empleados no tienen acceso a copias no autorizadas de programas informáticos u otro contenido, ni las tienen en su poder o en sus sistemas. Su empresa debería prever un programa de prevención, educación y supervisión para asegurarse de que los empleados no están utilizando ilegítimamente copias de programas informáticos, a sabiendas o involuntariamente.

Todos los empleados deberían conocer esas políticas contra el uso ilegítimo de la propiedad intelectual y los directivos de alto nivel deberían encargarse de revisar periódicamente las prácticas comerciales de la empresa para cerciorarse de que esas políticas se respetan. Conviene evaluar situaciones en las que se descubre una violación de la política, para aplicar eventualmente sanciones disciplinarias.

Cada vez más empresas utilizan medios técnicos para proteger contenido en Internet, mediante marcas de agua, codificación o creando sistemas de identificación y rastreo. Los sistemas de gestión electrónica del derecho de autor son una manera que proponen los consorcios comerciales y las empresas de utilizar medios técnicos para controlar la utilización de contenido.

Para mayor información:

Sobre derecho de autor, véase:

Sobre piratería de programas informáticos, véase:

Sobre piratería musical, véase:

Sobre sistemas de gestión electrónica del derecho de autor, véase: