Patentes sobre métodos comerciales y programas informáticos

Hoy en día, en los Estados Unidos, un número cada vez mayor de métodos informáticos y comerciales queda protegido por patentes (http://www.uspto.gov/web/menu/pbmethod/). En el Japón, los programas informáticos y los métodos comerciales son patentables siempre y cuando se los considere técnicos, y no ideas puramente abstractas (véase el sitio Web de la Oficina Japonesa de Patentes http://www.jpo.go.jp/infoe/tt1211-055.htm). En virtud del Convenio sobre la Patente Europea y de la legislación sobre patentes de varios países miembros de la Organización Europea de Patentes, los programas informáticos y los métodos comerciales en sí mismos quedan aún expresamente excluidos de la protección por patente. Sin embargo, en la práctica, el enfoque ha cambiado en los últimos años como resultado de debates largos, intensivos y controvertidos, y de muchas decisiones. Hoy en día, se considera que la gran mayoría de solicitudes no reivindican programas o métodos comerciales abstractos, sino que describen medios técnicos, como redes de computadoras, para ejecutar esos programas o métodos. Para ser inventivos, los programas o métodos deben resolver un problema técnico de una manera no evidente; dicho en otras palabras, no es el ingenio comercial lo que los hace patentables (véase el sitio Web de la OEP en http://www.european-patent-office.org/news/pressrel/2000_08_18_e.htm y http://www.european-patent-office.org/epo/pubs/oj000/7_00/7_3070.pdf. En algunos otros países, los programas informáticos y los métodos comerciales todavía no pueden patentarse.

Algunos ejemplos de métodos comerciales son: las patentes sobre la utilización de un solo clic para pedir productos en una transacción en línea, sobre un sistema en línea de contabilidad, y un sistema en línea de incentivo mediante premios. Mucho se ha escrito acerca de las patentes sobre métodos comerciales. En la mayoría de los países, puede patentarse un amplio espectro de invenciones. En una empresa de comercio-e, es conveniente procurar asesoramiento jurídico para saber si un nuevo método comercial elaborado por su empresa puede patentarse.