Reelegido el Dr. Kamil Idris al cargo de Director General de la OMPI

Ginebra, 27 de mayo de 2003
Comunicado de prensa PR/2003/348

El Dr. Kamil Idris, nacional de Sudán, fue oficialmente reelegido para un segundo mandato como Director General de la Organización Mundial de la Propiedad Intelectual (OMPI) el martes, 27 mayo de 2003. La reelección del Dr. Idris recibió un apoyo unánime durante el período extraordinario de sesiones de la Asamblea General de la OMPI celebrado los días 26 y 27 de mayo de 2003 al confirmar los Estados miembros la recomendación del Comité de Coordinación de la Organización (véase PR/2003/341) de ofrecer al Dr. Idris un segundo mandato de seis años, que empezará el 1 de diciembre de 2003. En su discurso de aceptación, el Dr. Idris se comprometió a inspirarse de los logros del pasado y a garantizar que la propiedad intelectual llegue a ocupar el lugar que se merece en el programa de los encargados de la adopción de políticas al nivel más alto y se reconozca como un instrumento al servicio del desarrollo económico, social y cultural.

El Dr. Idris puso de relieve los resultados logrados por la Organización en los últimos seis años y sus objetivos para el futuro. Durante su primer mandato como Director General, su visión de la Organización "se dirigió tanto hacia afuera - propiciando la pertinencia, la potenciación y la inclusión - como hacia dentro - propiciando la claridad, la eficiencia y la transparencia". Su propósito había sido aclarar y recalcar "el papel fundamental de la propiedad intelectual como instrumento importante para el desarrollo social, el crecimiento económico y la creación de riqueza. De ahí que la campaña de desmitificación de la OMPI se centrara en las ventajas de la creatividad y la innovación para mejorar nuestra vida cotidiana". Expresó su compromiso de fortalecer y ampliar estas realizaciones durante su segundo mandato.

El Dr. Idris puso de relieve elementos que, seis años atrás, había considerado como esenciales para el futuro del sistema de la propiedad intelectual y de la OMPI, a saber: la modernización de la gestión; la divulgación; la cooperación para el desarrollo; el desarrollo progresivo de la legislación de propiedad intelectual; y los sistemas y servicios mundiales de protección de la Organización. Después de analizar cada elemento en relación con lo que había prometido seis años atrás y con lo que la Organización había realizado durante su primer mandato, el Dr. Idris expresó su visión para el futuro.

Con respecto a la modernización de la gestión, el Dr. Idris dijo que había prometido mejorar la transparencia, el rendimiento de cuentas y la eficiencia e introducir procedimientos y servicios asistidos por tecnologías de la información. Durante su primer mandato se había logrado establecer un presupuesto por programas orientado a la obtención de resultados, varios mecanismos de supervisión y una mejora de la gestión de los recursos humanos. Además, se habían lanzado toda una serie de reformas constitucionales para racionalizar la labor de la organización y se habían emprendido varios proyectos de tecnologías de la información vitales y de largo alcance. En cuanto al futuro, el Dr. Idris dijo que la Organización se centraría en recoger los frutos de las técnicas modernas de gestión que se habían adoptado y en consolidar y perfeccionar los nuevos instrumentos esenciales basados en las tecnologías de la información.

Al pasar revista a las actividades de divulgación de la Organización, el Dr. Idris recordó el establecimiento de un programa especial destinado a aumentar la concienciación a todos los niveles acerca del papel esencial que desempeña la propiedad intelectual en la mejora de la calidad de vida de las personas. Enumeró una serie de realizaciones en esta esfera, haciendo hincapié en el aumento significativo del interés por la propiedad intelectual en los sectores público y privado desde hace varios años. El Dr. Idris expresó su voluntad de proseguir los esfuerzos para crear una cultura de propiedad intelectual y fortalecerla tanto a nivel de la adopción de políticas como a nivel de las bases. Dijo que la labor, durante su segundo mandato, tendría por objeto asegurar un respeto mayor y más global de la propiedad intelectual y hacer que se preste una mayor atención a la dimensión social de las cuestiones de propiedad intelectual.

En la esfera vital de la cooperación para el desarrollo, el Dr. Idris señaló que uno de los principales objetivos fijados durante los últimos seis años había sido perfeccionar, estructurar y adaptar las actividades nacionales y regionales. Un logro importante en este sector había sido el establecimiento de nuevos instrumentos, tales como los planes de acción de orientación nacional y regional destinados a prestar una asistencia adaptada a los países en desarrollo. La Academia Mundial de la OMPI también se había revelado como un instrumento de mucho éxito para el desarrollo de recursos humanos, en particular en lo relativo a su programa de enseñanza a distancia, con arreglo al cual, tan sólo el año pasado, se habían impartido cursos a más de 5.000 estudiantes. El Dr. Idris dijo que la Organización seguiría ayudando a los países en desarrollo a mejorar sus activos de propiedad intelectual y destacó su compromiso de fortalecer el papel de la propiedad intelectual en la adopción de políticas a nivel nacional.

El Director General puso de relieve varios logros relacionados con el desarrollo progresivo del derecho de propiedad intelectual. Entre ellos figuraban la concertación del Tratado sobre el Derecho de Patentes, la nueva Acta del Arreglo de La Haya relativo a los diseños industriales, la entrada en vigor de los "Tratados Internet" de la OMPI (el Tratado de la OMPI sobre Derecho de Autor y el Tratado de la OMPI sobre Interpretación o Ejecución y Fonogramas), así como el intenso debate en curso sobre los conocimientos tradicionales, los recursos genéticos y el folclore. El Dr. Idris dijo que, en el futuro, se insistiría en procurar que los instrumentos del sistema de propiedad intelectual fuesen accesibles para todos y se comprometió a proseguir las iniciativas tales como el Plan de Acción de la OMPI sobre Patentes, que pretende lograr dicha accesibilidad para el sistema de patentes.

Al pasar a los sistemas y servicios de protección mundial, el Dr. Idris señaló que, tal como se había prometido, estos servicios orientados hacia a los mercados habían sido perfeccionados. El Tratado de Cooperación en materia de Patentes (PCT), el más utilizado de estos servicios, había registrado, desde 1997, un crecimiento del 100% en la presentación de solicitudes, una reducción del 50% en las tasas y un aumento de 700% en la presentación de solicitudes de países en desarrollo. Destacó la significativa ampliación del alcance geográfico del Sistema de Madrid para el registro internacional de marcas y también la función de liderazgo que había llegado a asumir el Centro de Arbitraje y Mediación de la OMPI en la prestación de servicios de solución de controversias en materia de nombres de dominio. La OMPI seguiría aumentando el valor y la eficacia de estos servicios en el futuro.

Para terminar, el Dr. Idris reafirmó su compromiso de acercar aún más la propiedad intelectual al público, reconociendo la diversidad de culturas, orígenes y sistemas, y puso de relieve su convencimiento de que "la propiedad intelectual constituye la base de la existencia y la coexistencia de la humanidad, no es ajena a ninguna cultura y es originaria de todas las naciones".

Las delegaciones felicitaron al Dr. Idris por la eficiencia, visión y dinamismo con que había dirigido la Organización durante los últimos seis años. En efecto, había forjado un marco moderno, innovador y con visión de futuro para la propiedad intelectual y, bajo su dirección, la Organización había llegado a ser uno de los organismos especializados más importantes de las Naciones Unidas en la economía basada en los conocimientos. Los Estados miembros se felicitaron del impulso que había dado modernizando y racionalizando con éxito los métodos de trabajo de la Organización, por ejemplo, mediante la introducción de una apertura y transparencia mayores y una presupuestación basada en la obtención de resultados, así como la aplicación de soluciones basadas en las tecnologías, tales como el proyecto de automatización del PCT (o "IMPACT"). Los países en desarrollo se felicitaron particularmente de sus esfuerzos por hacer que la Organización examine los problemas de todos y particularmente los de los países en desarrollo. Durante los dos días, unas 100 delegaciones tomaron la palabra para felicitar al Director General por sus realizaciones y ofrecerle su continuo apoyo.

Al resumir los debates, el Presidente de la Asamblea General, Embajador Bernard Kessedjian, Representante Permanente de Francia ante las Naciones Unidas y demás organismos especializados en Ginebra, dijo que el Dr. Idris había creado un clima único de confianza dentro de la Organización gracias a su sentido del equilibro y de la justicia y a su disponibilidad para abordar los problemas de todos. Dijo que el apoyo unánime y abrumador que el Dr. Idris había recibido de todos los Estados miembros era una prueba de su éxito a la cabeza de la Organización. El Embajador Kessedjian añadió que el homenaje rendido al Director General durante la Asamblea General era un indicio de su "excepcional" dedicación a la Organización. Recalcó que el Director General había llevado a cabo su misión con "pasión, perseverancia y determinación".

Para más información, diríjase a la Sección de la OMPI de Relaciones con los Medios de Comunicación y el Público: