Francis Gurry fue director general de la OMPI del 1 de octubre de 2008 al 30 de septiembre de 2020.

Mesa redonda sobre el Índice Mundial de Innovación 2018: Innovar hoy para un futuro más limpio y más ecológico

30 de octubre de 2018

Por Edward Harris, División de Comunicaciones, OMPI

Para quienes esperan una revolución rápida y sencilla en el ámbito de la “energía ecológica”, que permita superar el cambio climático, el Índice Mundial de Innovación 2018: La innovación es energía puede utilizarse para graficar el camino a seguir, a pesar de unas estadísticas poco alentadoras: las proyecciones del Índice Mundial de Innovación indican que para 2040 el mundo necesitará hasta un 30% más de energía que lo que necesita hoy en día, y los enfoques convencionales de incremento del suministro de energía no son sostenibles a la luz del cambio climático. Además, el Índice Mundial de Innovación 2018 muestra que la capacidad inventiva en materia de tecnologías ecológicas ha alcanzado su pico hace aproximadamente un lustro y está menguando lentamente desde entonces.

Ello significa que un futuro sostenible, desde el punto de vista del medio ambiente, plantea la necesidad de nuevas ideas –ahora mismo. Ese fue el mensaje que se desprendió de una mesa redonda de alto nivel llevada a cabo el 29 de octubre, organizada conjuntamente por la OMPI y el Centre for International Environmental Studies en el Instituto de Altos Estudios Internacionales y de Desarrollo, de Ginebra.

El director general de la OMPI, Francis Gurry estuvo a cargo de la conducción de una mesa redonda compuesta por seis renombrados expertos internacionales; una charla de 90 minutos en que la que se dio un vistazo a todo el panorama de posibles contribuciones positivas: desde las impresionantes novedades en el ámbito de las tecnologías de almacenamiento, impulsadas en parte por la industria automotriz, hasta las novedosas políticas gubernamentales destinadas a modificar las pautas de consumo de energía eléctrica incentivando al mismo tiempo la investigación y el desarrollo en tecnologías ecológicas, pasando por los nuevos usos de la cadena de bloques.

Lo que se dice sobre la innovación

“La innovación es lo que más se necesita hoy en día,” dijo el anfitrión del evento, Philippe Burrin, director, del Instituto Universitario de Ginebra, al dar la bienvenida al Instituto a cientos de participantes. “La innovación es muy importante para todos nosotros, y hace necesario contar con un sistema muy estable.”

“Cuando se plantean desafíos sociales, por ejemplo el del cambio climático, la única manera de hacerles frente es cambiando la forma de hacer las cosas, y eso quiere decir innovación”, dijo el Sr. Gurry en su discurso de apertura. “El camino de la innovación nos sacará de esta crisis, así será finalmente, valiéndonos además, naturalmente, de muchos, muchos sistemas de apoyo”.

El coeditor del Índice Mundial de Innovación Bruno Lanvin, de INSEAD informó a los integrantes de la mesa redonda y el público acerca de las conclusiones del Índice Mundial de Innovación 2018, que ha ido adquiriendo renombre mundial por su clasificación de 126 economías de todo el mundo, encabezado desde hace años por Suiza, como el país más innovador del mundo.

(Foto: OMPI/Berrod)

El Sr. Lanvin señaló una tendencia preocupante que se desprende claramente del Índice Mundial de Innovación 2018: el número de familias de patentes sobre tecnologías ecológicas llegó a su punto más alto en 2012 tratándose de invenciones realizadas, por lo general, unos 18 antes de la publicación de la patente. Ello significa que el punto más alto de la actividad inventiva se dio alrededor de 2010. Desde entonces, se ha observado una disminución anual en el número absoluto de familias de patentes hasta 2015; una reducción, entre el extremo más alto y el más bajo, cercana al 4% —se ha pasado de 113.547 familias de patentes ecológicas en 2012 a 109.266 familias en 2015.

De manera similar, las solicitudes internacionales PCT publicadas alcanzaron su nivel más alto en 2013; les siguió una disminución del 11 %, aproximadamente, entre 2013 y 2017.

Sin embargo, “las innovaciones energéticas se están produciendo en todo el mundo y no debemos dejar que nos nuble la vista el hecho de que son las grandes empresas y los principales laboratorios los que están llevando la delantera en varios ámbitos. Naturalmente, existen nuevas baterías, nuevas maneras de transmitir energía”, dijo el Sr. Lanvin. “Sin embargo, hay innovación energética en las zonas más pobres de África, hay innovación energética en Asia sudoriental. Hay innovación en todos lados, no solo en las tecnologías, sino en los modelos empresariales y las pautas de consumo. Es decir que tenemos mucho que aprender de todos los lugares del mundo”, dijo al iniciar el debate de la mesa redonda.

El embajador Omar Zniber, representante permanente de Marruecos ante la Oficina de las Naciones Unidas en Ginebra y otras organizaciones internacionales con sede en Suiza, hizo referencia a la experiencia de su país en el sector de la energía, describiendo las políticas gubernamentales proactivas destinadas a alentar la utilización de fuentes renovables de energía y disminuir la dependencia de los combustibles fósiles, señalando que “no nos queda más remedio que pasar a las energías renovables”.

En su calidad de presidente de la mesa redonda y al resumir los debates, el Sr. Gurry dijo que hay motivos para ser optimistas, añadiendo que del debate se desprende que al panorama energético es más optimista que lo que la gente cree y diciendo: “Lo que me queda del debate de esta noche es lo siguiente: el panorama energético es mucho más optimista de lo que yo creía. Y ese es un mensaje importante”. “Podemos confiar en que la innovación en el sector energético traerá cosas positivas”.

Más información