Se pone en marcha el Consorcio de Libros Accesibles, que se suma a la iniciativa destinada a poner fin al “Hambre de libros” de las personas con dificultad para acceder al texto impreso

Ginebra, 30 de junio de 2014
PR/2014/762

La Organización Mundial de la Propiedad Intelectual y un grupo de asociados principales están poniendo en marcha una nueva alianza para fomentar el número de libros en formato accesible a fin de que sean utilizados por cientos de millones de personas en todo el mundo que son ciegas, tienen discapacidad visual u otras dificultades para acceder al texto impreso, la mayoría de las cuales viven en regiones menos desarrolladas.

Vídeo: Video | En YouTube

Los asociados del Consorcio de Libros Accesibles (ABC) han inaugurado oficialmente la nueva entidad de múltiples sectores interesados en una ceremonia celebrada en Ginebra.

(Fotografía: OMPI)

El ABC se ha creado con el fin de aplicar los objetivos del Tratado de Marrakech para Facilitar el Acceso a las Obras Publicadas a las Personas Ciegas, con Discapacidad Visual o con Otras Dificultades para Acceder al Texto Impreso a nivel práctico por medio de la labor en tres esferas: compartir las capacidades técnicas en los países en desarrollo y en los países menos adelantados a fin de producir y distribuir libros en formatos accesibles, promover la edición integradora y crear una base de datos a nivel internacional para el intercambio de libros accesibles. El Tratado de Marrakech fue adoptado por los Estados miembros de la OMPI el 27 de junio de 2013 y entrará en vigor una vez que haya sido ratificado por 20 naciones.

“La puesta en marcha del Consorcio de Libros Accesibles fomenta las iniciativas mundiales para aumentar el número de libros disponibles a fin de que sean utilizados por las personas con dificultad para acceder al texto impreso” dijo el Director General de la OMPI Sr. Francis Gurry. “Nos congratula ver que las partes interesadas del ABC están plenamente comprometidas a colaborar y velar por el éxito de esta iniciativa”, añadió.

Según la Unión Mundial de Ciegos (“UMC”), más del 90% de todo el material publicado resulta inaccesible para las personas ciegas o con problemas de visión. A esta escasez de obras publicadas en formatos accesibles se la ha denominado “hambre mundial de libros”.

“El Consorcio de Libros Accesibles proporciona un medio práctico de abordar el enorme problema de la falta de libros en formatos accesibles en el mundo actual” dijo la Sra. Maryanne Diamond, ex-Presidenta de la Unión Mundial de Ciegos y Presidenta de la Alianza Internacional de la Discapacidad. Las personas con dificultades para acceder al texto impreso tienen derecho a la información y a la lectura en pie de igualdad con las personas que no tienen problemas de visión. El ABC proporciona una plataforma excelente para reunir a sectores interesados fundamentales a la hora de prestar soluciones globales a este problema tan grande y complicado a nivel mundial.”

“La falta de libros en formatos accesibles ha supuesto un verdadero obstáculo para las oportunidades de educación y empleo de las personas ciegas y con discapacidad visual en los países en desarrollo y menos adelantados”, dijo el Sr. Dipendra Manocha, Presidente del Foro DAISY de la India. Asimismo, señaló que “el ABC ofrece la promesa inmejorable de que por medio de la colaboración entre los principales sectores interesados podemos poner fin al hambre mundial de libros.”

Mediante la labor que lleva a cabo en el fortalecimiento de capacidades en los países en desarrollo y los países menos adelantados, el ABC contribuye a fomentar los conocimientos técnicos sobre la manera de producir libros accesibles, especialmente libros de texto en idiomas nacionales. El ABC también promueve la publicación integradora, que alienta a los editores a publicar publicaciones digitales para el público sin problemas de visión que sean igualmente accesibles para las personas con dificultad para acceder al texto impreso, un sistema denominado “accesible desde la creación”, así como fomentar la adopción de una norma de accesibilidad para todo el sector.

El Presidente de la Unión Internacional de Editores, Y.S Chi, dijo que “el Consorcio de Libros Accesibles encarna el espíritu y la colaboración que son necesarios para lograr el acceso en pie de igualdad para todos los lectores, independientemente de sus capacidades. Este tipo de logros dan a entender dónde residen los puntos fuertes de la OMPI. Los editores y la UIE tienen interés por proseguir la labor sobre la accesibilidad con la OMPI, el ABC y la Unión Mundial de Ciegos.”

Bajo los auspicios del ABC, la OMPI acoge asimismo el intercambio de libros del proyecto TIGAR (Trusted Intermediary Global Accessible Resources), una base de datos de más de 238.000 libros en formato accesible en 55 idiomas procedentes de bibliotecas de todo el mundo.

El ABC comprende las siguientes organizaciones coordinadoras: la Unión Mundial de Ciegos, el Consorcio DAISY, el International Authors' Forum, la Federación Internacional de Organizaciones de Derechos de Reproducción, y la Union Internacional de Editores.

Antecedentes para los redactores

La Organización Mundial de la Salud estimó en 2013 que unos 285 millones de personas en todo el mundo tienen alguna discapacidad visual: 39 millones son ciegas y 246 millones tienen problemas de visión. Esta cuestión posee una importante dimensión de desarrollo habida cuenta de que el 90% de las personas con alguna discapacidad visual vive en países en desarrollo y tiene menos oportunidades educativas y laborales.
Según la Unión Mundial de Ciegos (WBU), más del 90% de todo el material publicado es inaccesible para las personas ciegas o con problemas de visión. Para referirse a la escasez de obras publicadas en formatos accesibles a estas personas se ha acuñado la expresión “hambre mundial de libros”.

Según las estimaciones de la WBU, en regiones desarrolladas del mundo como América del Norte y Europa, la tasa de empleo de personas ciegas es del 25% aproximadamente, en comparación con menos del 10% en zonas en desarrollo como África, Asia y América Latina.

En junio de 2013, los 187 Estados miembros de la OMPI adoptaron el Tratado de Marrakech para Facilitar el Acceso a las Obras Publicadas a las Personas Ciegas, con Discapacidad Visual o con otras Dificultades para Acceder al Texto Impreso. En este Tratado se establece el marco jurídico internacional para ampliar sustancialmente el acceso a obras en formato accesible.

Ese Tratado, que entrará en vigor tras su ratificación por 20 signatarios, exige a las Partes Contratantes que adopten disposiciones en sus respectivas legislaciones nacionales que permitan reproducir, distribuir y poner a disposición del público obras publicadas en formatos accesibles (como el braille), mediante la aplicación de limitaciones y excepciones de los derechos de los titulares de obras protegidas por derecho de autor. El Tratado prevé asimismo el intercambio transfronterizo de ejemplares en formatos accesibles a través de organizaciones que atiendan a las personas ciegas, con discapacidad visual o con dificultad para acceder al texto impreso.

Sobre la OMPI

La Organización Mundial de la Propiedad Intelectual (OMPI) es el foro mundial en lo que atañe a servicios, políticas, información y cooperación en materia de propiedad intelectual. En tanto que organismo especializado de las Naciones Unidas, la OMPI ayuda a sus 192 Estados miembros a establecer un marco jurídico internacional equilibrado de P.I. para satisfacer las necesidades de la sociedad a medida que evolucionan. Además, ofrece servicios para la obtención de derechos de P.I. en diversos países y para la solución de controversias. También ofrece programas de fortalecimiento de capacidades para ayudar a los países en desarrollo a gozar de las ventajas que trae consigo la utilización de la P.I. Facilita, asimismo, el libre acceso a bancos de información exclusivos sobre P.I.

Para más información, diríjase a la División de Noticias y Medios de Comunicación de la OMPI:
  • Tel: (+41 22) 338 81 61 / 338 72 24
  • Correo-e