Ceremonia marca el 50° aniversario del Arreglo de Lisboa

Ginebra, 6 de noviembre de 2008
UPD/2008/307

Unos 200 participantes, incluidos los representantes oficiales de 50 países, se unieron al Director General de la Organización Mundial de la Propiedad Intelectual (OMPI), Francis Gurry, en la ceremonia realizada en Lisboa, el pasado 31 de octubre, para celebrar el 50° aniversario de la adopción de un acuerdo internacional que facilita la protección internacional de las denominaciones de origen. 

El Sr. Gurry señaló la importancia de las indicaciones geográficas como un medio de diferenciar los productos en un mercado cada vez más global y normalizado. Hizo hincapié además en el enorme potencial que ofrecen las indicaciones geográficas, en particular para los países en desarrollo, en cuanto les permiten cosechar los frutos del valor añadido por las características únicas de determinados productos procedentes de esos países, incluidos los productos derivados de los conocimientos tradicionales. El Sr. Gurry instó a los Estados miembros a demostrar la misma determinación y espíritu pionero que los grandes exploradores portugueses para contribuir a la evolución futura del Sistema de Lisboa.
 
El Arreglo de Lisboa relativo a la Protección de las Denominaciones de Origen y su Registro Internacional, adoptado en Lisboa el 31 de octubre de 1958, ofrece un marco jurídico internacional para cuya aplicación los Estados miembros disponen de un amplio margen de flexibilidad sin que ello afecte la eficacia de la protección acordada a las indicaciones geográficas registradas internacionalmente.
 
La ceremonia siguió a la conclusión del Foro sobre Indicaciones Geográficas y Denominaciones de Origen, organizado por la OMPI en colaboración con el Instituto Nacional de Propiedad Industrial (INPI) de Portugal, que tuvo lugar los pasados días 30 y 31 de octubre. En el Foro se trataron una serie de temas, en particular las posibles mejoras del Sistema de Lisboa; los retos a los que se enfrenta el Sistema de Lisboa y cuestiones relacionadas específicamente con la protección y el registro internacional de las indicaciones geográficas y denominaciones de origen de países en desarrollo.
 
El Foro sirvió para fomentar una comprensión más adecuada del Sistema de Lisboa, y a él se van a añadir una serie de debates internacionales de carácter más formal programados para principios de 2009 en el marco de un grupo de trabajo establecido en septiembre de este año por la Asamblea de la Unión de Lisboa. Dicho grupo de trabajo examinará las posibles formas de mejorar los procedimientos de conformidad con el Arreglo de Lisboa.
 
En paralelo a la ceremonia, el Sr. Gurry mantuvo también varias reuniones bilaterales con altos funcionarios portugueses, en particular el Sr. João Tiago Silveira, Secretario de Justicia de Portugal, el Sr. Manuel Heitor, Secretario de Ciencia, Tecnología y Educación Superior de Portugal y el Sr. António Campinos, Presidente del Instituto Nacional de Propiedad Industrial (INPI) de Portugal
 
Antecedentes
 
La denominación de origen es un tipo especial de indicación geográfica que por lo general consiste en un nombre geográfico o una designación tradicional utilizada para productos que poseen cualidades o características específicas que cabe atribuir principalmente al entorno geográfico de producción. Entre los ejemplos de denominaciones de origen registradas en virtud del Sistema de Lisboa a destacar, se encuentran los siguientes:  Oporto (Portugal), Habana (Cuba), Champagne (Francia), Tokay (Hungría), Prosciutto di Parma (Italia), Tequila (México), cristal de Bohemia (República Checa) o agua mineral de Borjomi (Georgia). En el concepto de indicaciones geográficas quedan comprendidas las denominaciones de origen.
 
Los consumidores perciben las indicaciones geográficas como indicadores del origen y de la calidad de los productos. Muchas indicaciones geográficas han adquirido una reputación que, de no ser adecuadamente protegida, podría ser desvirtuada por empresas deshonestas.  La utilización deshonesta de indicaciones geográficas por terceros no autorizados es perjudicial para los consumidores y los productores legítimos. Esta situación induce a engaño a los consumidores, que creen estar comprando un producto genuino con cualidades y características específicas, mientras que los productores legítimos se ven privados de realizar negocios provechosos y la reputación de sus productos resulta perjudicada.
 
Aunque muchas indicaciones geográficas y denominaciones de origen atañen a productos agrícolas, otros productos con identidad exclusiva de una región específica también pueden beneficiarse de este tipo de protección que ofrece el sistema de propiedad intelectual. Debido al carácter cada vez más global y competitivo del mercado, las indicaciones geográficas y las denominaciones de origen resultan una valiosa herramienta de comercialización para la diferenciación de productos; dicha diferenciación, a su vez, está adquiriendo una mayor importancia como medio para despertar el interés de los consumidores. Junto con las marcas, las indicaciones geográficas desempeñan una función esencial al transmitir a los consumidores el valor único o específico de un producto; para ello, se ponen de manifiesto las características especiales que hacen que un determinado producto sea más atractivo que otros productos competidores en el mercado.
Para más información, diríjase a la Sección de la OMPI de Relaciones con los Medios de Comunicación:
  • Tel: (+41 22) 338 81 61 / 338 72 24
  • Fax: (+41 22) 338 81 40
  • Correo-e