Un simposio contribuye a fomentar una mejor comprensión de las indicaciones geográficas como instrumento de creación de riqueza

Ginebra, 2 de julio de 2007
UPD/2007/295

El Simposio Internacional sobre Indicaciones Geográficas, organizado conjuntamente por la Organización Mundial de la Propiedad Intelectual (OMPI) y la Administración Estatal de Industria y Comercio (SAIC) de China, celebrado en Beijing del 26 al 28 de junio de 2007, finalizó favoreciendo una mejor comprensión de la manera de aprovechar al máximo la utilización de indicaciones geográficas, aportando un valor añadido a los productos agrícolas. El Simposio congregó a más de 300 participantes, entre los que se encontraban representantes gubernamentales, fabricantes de productos protegidos por indicaciones geográficas y especialistas en la materia, con el fin de intercambiar información y experiencias y de examinar algunas de las cuestiones más destacadas en esta esfera.
 
La Sra. Wu Yi, Viceprimera Ministra de China, pronunció el discurso de apertura del Simposio y destacó la importancia otorgada por su gobierno a la utilización de las indicaciones geográficas en el sistema nacional de marcas de China para aportar un valor añadido a los productos agrícolas del país e impulsar la economía rural. Al comenzar la reunión, el Sr. Ernesto Rubio, enviado especial del Director General de la OMPI, Dr. Kamil Idris, en el Simposio, agradeció al Gobierno la organización de este importante evento y afirmó que “la celebración de este evento es muy oportuna, en particular habida cuenta de la importancia cada vez mayor de la protección de las indicaciones geográficas en el plano internacional y en el contexto de políticas nacionales destinadas a fomentar el desarrollo económico y social”.
 
El Sr. Rubio dijo que “en un mercado cada vez más global y competitivo, la diferenciación de productos está adquiriendo cada vez mayor importancia como medio para despertar el interés de los consumidores. A este respecto, junto con las marcas, las indicaciones geográficas desempeñan una función esencial al transmitir a los consumidores el valor específico de un producto. Las indicaciones geográficas ponen de manifiesto las características especiales que hacen que un determinado producto sea más atractivo que otros productos competidores en el mercado”.
 
En el transcurso del programa de tres días de duración, 24 oradores procedentes de 14 países de todo el mundo, así como expertos de la OMPI y de la Organización Mundial del Comercio (OMC), presentaron información detallada sobre la complejidad del tema y contribuyeron de manera constructiva al debate en curso sobre las indicaciones geográficas en los planos nacional e internacional.
 
En sus observaciones finales, el Sr. Rubio, tomó nota de las opiniones expresadas en relación con las ventajas y los inconvenientes de los distintos métodos de protección de las indicaciones geográficas. No obstante, añadió que “hemos sido testigos de un claro acuerdo sobre la importancia cada vez mayor que están adquiriendo las indicaciones geográficas; y de que éstas pueden brindar un instrumento de propiedad intelectual muy eficaz para fomentar la creación de riqueza y el progreso social”.
 
En el marco del Simposio, los participantes visitaron el distrito de Pinggu, cercano a Beijing y conocido por sus melocotones dulces y grandes, debido a su particular combinación de clima, tierra y situación geográfica. Se trata de un ejemplo ilustrativo del éxito de la estrategia del Gobierno de China relativa a las indicaciones geográficas. Habida cuenta de que el melocotón de Pinggu se había registrado como una indicación geográfica, se estima que el valor de mercado de la fruta ha aumentado de 1,5 a 4 yuan por kilo, aumentando así los ingresos de los agricultores de manera significativa.
 
Antecedentes:
 
Una indicación geográfica es un signo utilizado para productos que tienen un origen geográfico concreto y poseen cualidades o una reputación derivadas específicamente de su lugar de origen. Por lo general, una indicación geográfica consiste en el nombre del lugar de origen de los productos; un ejemplo típico son los productos agrícolas que poseen cualidades derivadas de su lugar de producción y están sometidos a factores locales específicos como el clima y el terreno. El hecho de que un signo desempeñe la función de indicación geográfica depende de la legislación nacional y de la percepción que tengan de ese signo los consumidores. Las indicaciones geográficas pueden utilizarse para una amplia gama de productos agrícolas, como por ejemplo, “Toscana” para el aceite de oliva producido en esa región italiana (indicación geográfica protegida en Italia, en virtud de la Ley N.º 169, de 5 de febrero de 1992) o “Roquefort” para el queso producido en Francia (indicación protegida en la Unión Europea, en virtud del Reglamento CE N.º 2081/92, y en los Estados Unidos, en virtud del registro de la marca de certificación US N.º 571.798).
 
Las indicaciones geográficas están protegidas mediante diferentes métodos en distintos países, que abarcan desde la legislación sobre competencia desleal, a las marcas colectivas o de certificación, y los registros en virtud de sistemas sui generis de protección de las indicaciones geográficas. La OMPI respalda a sus Estados miembros en la elección de sus respectivos sistemas nacionales en el marco jurídico internacional aplicable.
 
El Sistema de Lisboa para la Protección de las Denominaciones de Origen y el Sistema de Madrid para el Registro Internacional de Marcas, administrados ambos por la OMPI, proporcionan medios para el registro de las indicaciones geográficas como denominaciones de origen o marcas colectivas, respectivamente.
Para más información, diríjase a la División de Noticias y Medios de Comunicación de la OMPI:
  • Tel: (+41 22) 338 81 61 / 338 72 24
  • Correo-e